n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Howard Roark, Unemployed

with 29 comments

 

El amigo Roark, añorando los buenos tiempos

 

Para los que han visto “El Manantial”, Roark es la figura por excelencia del arquitecto héroe. Lo es hasta el extremo de no venderse nunca, de acabar trabajando de cantero por un quítame allá esos frisos (Lo que no le viene mal, porque por el camino conoce a la epatante Patricia Neal) o incluso de agarrar los carchutos de dinamita y hacer un statement estilístico-moral por la vía del derribo. ¿A quien no le gustaría ser Howard Rourke? Está macizo, las enamora, los clientes le buscan y juega con material explosivo. Eso, en mi tierra, es un total win.

Sin embargo, planteémoslo así, ¿Es posible Howard Roark en España, siglo XXI?

En el curso de Arquiredes surgió la polémica entre Paco González y Miguel Villegas. Sin entrar en el particular del asunto en esa ocasión, let’s look at the big picture, dado que el debate se ha extendido a través de los siempre afiladísimos Brijunis en LCV y tangencialmente con Stepyen&Barno. Dentro de poco Paco nos ofrecera su intervencion en el debate en forma de post, contribuyendo aun mas a hacerlo todo mucho mas divertido (Como siempre ocurre cuando se dialoga con gente interesante).

¿Qué estructura profesional necesitamos? O mejor aun, ¿Cual es la que podrá sobrevivir ante los cambios que se avecinan en el futuro?

Hagamos algunas consideraciones….

En Arquiredes Miguel defendía una postura cercana al concepto de artesano. Pequeños estudios que se entregan al cliente hasta extremos insospechados y que producen objetos preciosos hechos a mano. Sin embargo voy a discrepar. El problema fundamental de este concepto proviene de, con la iglesia hemos topado, los factores económicos que lo definen.

Todos hemos oído el ejemplo, “Yo cobro mas porque yo hago un Armani, si lo quieres mas barato esta Zara, pero la calidad no será la misma”. No gustándome los paralelismos con el mundo de la moda, esta frase esconde una falacia. Armani (Chanel, Dior….etc) pierden cantidades ingentes de dinero con la elaboración artesanal de vestidos. La pasarela, la Haute Couture, a mano y exclusiva, artesanal, es simplemente ruinosa y se sustenta invariablemente sobre la producción, en masa e industrializada, de perfumes y líneas de cosméticos y sobre el pret a porter made in China a cascoporro con unas técnicas muy similares a las del Zara del que parecía nos alejábamos.

En resumidas cuentas, el nivel artesano se permite porque es publicidad (¿Investigación?) para la “casa”, pero se mantiene sobre la producción en serie.

Como dato curioso, el ejemplo paradigmático de la arquitectura controlada hasta el extremo y artesanal que empleaba Saenz de Oiza (Aquella leche de una sola vaca) era su coche Morgan. Diseñado, pensado y ensamblado enteramente por un solo artesano-productor-diseñador-industrial. Morgan monta hoy en día motores BMW y Ford como forma de subsistencia antes de caer presa de la falta de productividad (Como Jaguar que pertenece a TATA o Aston Martin que pertenece a Prodrive). Sintomático

Algo parecido ocurre con la arquitectura (Aunque, repito, no me gusta mezclar ambos mundos). El concepto artesano supone un nivel de gastos y de inversión brutal (Por mucho que hayamos aprendido a reducirlos) que en muchos casos debe ser complementado con otras actividades para permitir su mantenimiento. Alimentar el alma, y la cuenta corriente conjuntamente parece cada vez mas complicado. En parte porque las dificultades para cobrar en consonancia a lo invertido son extremas y en parte porque otros conceptos de artesanía “pagable” funcionan de forma diferente y se basan en productos que pueden consumirse de forma repetida, cosa que no ocurre con la arquitectura. Difícilmente un cristiano se hará dos viviendas (Si es una mujerriquista puede, pero en general no), pero si se comprará varios trajes aunque sean de Saville Row.

Puede no obstante esta posición entenderse como un escalón previo y necesario para crecer, es decir, no como un fin en si misma sino como el necesario origen desde el que todo el mundo, en mayor o en menor medida, ha partido. Lo que no crece, por definición, se estanca y si bien todos hemos comenzado en el salón de casa, lo ideal es alcanzar un tamaño cómodo que permita equilibrar la cuenta de gastos y resultados para que el concepto “empatar” deje de celebrarse como si fuera la goleada del 12-1 a Malta y se empiece a repartir beneficios. No nos engañemos, analizando el mercado nuestra hora tiene un valor que varia en función de la edad, la experiencia real, la especialización, los gastos fijos y variables etc, podemos conscientemente y por otros intereses obviar ese valor y gastar “solo” nuestro tiempo, pero lamentablemente las hipotecas, los alquileres, ASEMAS y demás zarandajas no son tan comprensivos con este gratis et amore.

Existe no obstante un factor que pone en crisis esta estructura microgestionada. No es derivado exclusivo de la crisis pues venia gestándose desde hace muchísimo tiempo y los (penosos) factores económicos actuales no han hecho sino descubrirlo. El sistema de proliferación de estudios pequeños es totalmente insostenible desde un punto de vista numérico. Somos cada vez mas profesionales y el ratio “Habitante/Arquitecto” se reduce a paso de gigante de la mano del de producción de viviendas una vez colocada o en vías de colocarse la generación baby-boom y con la lección aprendida de la burbuja inmobiliaria como espada de Damocles sobre nuestras decapitadas cabezas. ¿Es posible el microestudio por tanto? Como siempre, depende. No es lo mismo Madrid, 22.000 arquitectos afilando el cuchillo, que Bolllullos de la Cogolla, Arquitectos=0, pero leyendo detenidamente la LCSP observaremos que las dificultades para cumplir los requisitos de contratación van siendo cada vez mas insalvables para estructuras pequeñas y que los sucesivos cambios normativos que nos afectan (CTE, LCSP etc) parecen querer de forma solapada que nos integremos en sistemas algo mas complejos. ¿Trabajo de guerrilla en red? Es una opcion valida que me parece básica para el futuro y que aun esta por afinar. Comandos comprometidos frente a ejercitos convencionales.

En el otro extremo del espectro, existe la posibilidad de aprender de nuestros sempiternos competidores, los ingenieros de caminos. Tradicionalmente mucho mas organizados, con estudios cuya media de tamaño es por lo general mayor que los nuestros y que han conseguido gestionarse de forma mucho mas efectiva.

Nos referimos por efectiva a englobar varias disciplinas (Hablando de multidisciplinariedad), a contratar de forma legal, a gestionar tiempos y gastos por proyecto, a establecer un sistema de trabajo ordenado (Generalmente jerárquico). Los Brijunis se refieren a ello como organización “Hoja de Excel”, una definicion precisa dado que hay mucho Excel en ingeniería aunque el sistema es infinitamente mas complejo.

¿Es el futuro la concentración? Quizá lo sea en cierta medida. Menos estudios, mas sólidos, organizados y rentables y que además tendrían el efecto secundario de permitir algo que es completamente incongruente en esta profesión: El hecho de que prácticamente no se pueda hoy en día trabajar por cuenta ajena de forma legal para un estudio de arquitectura. No entro en mis opciones personales, simplemente se trata de asumir que si bien emprender es la evolución que me parece más natural, debe existir la posibilidad de trabajar para un tercero sin estar siempre en precario, en caso de que esa sea la elección, tan valida como cualquier otra. (Mis únicos contratos “de verdad” han sido en ingenierías, y llevo ya diez años dando tumbos).

Los peligros de esta estructura son evidentes: exceso de jerarquía, rigidización de los procesos de trabajo e incluso la eliminación de todo aquello que no alcance la categoría de “rentable” (Investigaciones, concursos de ideas, producción teórica etc…)

¿Es posible entonces un camino intermedio? Es decir, ¿Puede eliminarse la división entre “obra alimenticia” y “obra enseñable” que actualmente esta tan patente (Y tan marcada a fuego) como cargada de injusta moralina? Y no nos referimos exclusivamente a la producción de balutrencos (Combinación de balaustre y mostrenco) en serie, sino a aunar una producción para promotores privados, evidentemente diferente en ciertos aspecto de la que proviene de encargos públicos, con la investigación y la obra publica, generalmente sujeta a un concurso, o incluso con la apertura de nuevas vías de financiación y trabajo consideradas hasta ahora menores.

Volviendo al ejemplo anterior, ¿Es posible sustentar una producción más artesanal, al límite de lo rentable, sobre unas bases de producción diversificadas? ¿Puede un estudio dedicarse con la misma intensidad a la producción de concursos de obra publica y a (pongamos por ejemplo) la realización de proyectos para apertura de entidades bancarias, las tasaciones, los peritajes o cualquier otra actividad? La combinación se antoja complicada pero no es imposible y quizá, en parte, en saber ver más allá de la carga de prejuicios de ciertos conceptos este parte de la solución.

Junto a estas consideraciones macro, esta la mas básica y micro, la que produjo el debate en Arquiredes y que, dejando de lado en que estructura acabaran integrándose los profesionales, parte de la base de que hay muchas cosas que los arquitectos podemos hacer y no hacemos, sencillamente porque nadie nos ha dicho que podemos o debemos hacerlas. Mucho me temo que el sistema universitario sigue empeñado en producir “genios” listos para formar sus propios estudios y proyectar desde el minuto uno (Objetivo el Croquis) con la tinta del sello oficial aun fresca en el titulo, y secretamente preparados para engrosar las filas de explotados sin remisión, sin que se ofrezca otra posibilidad u opción que no sea la de tener clientes ideales (Léase y en exclusiva: la administración, dado que la señora Fansworth ya murió).

¿Podría, debería, ocurrir que para algunos estudiantes proyectos deje de ser la asignatura estrella y pase a serlo organización de obras? ¿Qué lo fuera por ejemplo mecánica del suelo y cimentaciones? ¿Qué se pudiera hacer un PFC de urbanismo, un plan parcial por ejemplo, sin temor a hacer un pan como unas tortas? ¿Y un PFC de Organizacion de Obras? ¿Qué se pudiera ser funcionario, asesor, investigador, técnico en aires acondicionados o urbanista sin circular por lo que parece en muchos casos el reverso tenebroso (Y olvidado) de la fuerza? En suma ¿Podrían llegar a presentarse todas las opciones de forma coherente sin minusvalorar ni magnificar unas y otras? Particularmente me parece una reforma tan necesaria como lejanísima.

Mientras tanto, seguimos excesivamente colgados del arquitecto héroe que, la verdad, sin dinamita pierde mucho. Lo malo es que si uno le echa un ojo a los números y analiza el devenir de la estructura profesional a la luz de los recientes acontecimientos, puede perfectamente imaginarse en el tablón de demanda de empleo de cualquier Colegio un anuncio en el que un tal Howard Roark, con experiencia en picar piedra, ligar con mujeres fatales por la vía de hacerse el duro, ganador de concursos de vivienda social y dinamitero en ciernes se ofrece para trabajar de lo que haga falta.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

octubre 15, 2010 a 9:56

Publicado en General

29 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Gracias por hacernos “cinc cèntims” de los debates surgidos en el curso de Arquiredes.

    levante

    octubre 15, 2010 at 10:20

  2. […] This post was mentioned on Twitter by cómo crear historias, n+1. n+1 said: Howard Roark, Unemployed: El amigo Roark, añorando los buenos tiempos Para los que han visto “El Manantial”, Rourk… http://bit.ly/9zAmKz […]

  3. Me extrañó la cita a mi persona…veo que está corregida ;D

    El problema fundamental está en las ETSAs, sin duda. Pero tampoco nos engañemos…la mayoría (no digo todos, sólo faltaba) preferiríamos ser profes de Proyectos que no de Acondicionamiento e Instalaciones.

    Daniel - CCAD

    octubre 15, 2010 at 11:42

  4. De acuerdo con @Daniel-CCAD, pero es que dar Proyectos tal y como se hace ahora mismo en la mayoría de las ETSAs es mucho más fácil que dar Acondicionamiento e Instalaciones, de hecho es más fácil que dar cualquier otra cosa. Si a eso le unimos que tiene muchisssshimo más glamour… pues blanco y en botella.

    Juan

    octubre 15, 2010 at 11:59

  5. Dudas, dudas de hacia donde enfocar nuestro trabajo.Crisis = Cambios, ¿qué sabemos hacer, aparte de proyectos¿ Sinceramente muchas cosas…El enfoque de las escuelas sería lo más urgente de cambiar. No tenemos porque publicar con fotos cualquier picaporte que hagamos.Pensar la ciudad…¿cómo se vive de eso? Por ejemplo ,acabo de desatascar un asunto de una parcela en el catastro, y estoy segura que sólo un arquitecto podía hacerlo, con PERI, con planos, con medición , con fotos, con explicación a técnicos de catastro, entrevistas, etc… Prueba superada, gracias a información técnica, pues bien , el dueño y su abogado llevaban años de escritos infumables y no lo habían resuelto, por no tener claras las ideas.

    maria

    octubre 15, 2010 at 12:28

  6. ¡Brillante, José María! Discusión siempre interesante, y remito a lo que dije recientemente al respecto en dos sitios:

    Post: “Y la ciudad salvó al arquitecto”
    http://www.andresmartinez.es/index.php?id=470&l=1

    Comentarios a Post de Arquitextonica “Más por menos, porqué no debemos crecer”
    http://arquitextonica.net/2010/06/14/mas-por-menos-o-por-que-no-debemos-crecer/

    Un saludo, AM.

    Andrés

    octubre 15, 2010 at 12:35

  7. Como planteamiento aperturista me parece, como poco, mucho más optimista que lo que yo realmente he estado poniendo en crisis en todas las demás discusiones. Me he cansado de escuchar que nuestro modelo está condenado al fracaso… Hace ya dos años un queridísimo familiar me decía Miguel, cuidado que viene la crisis… solo pude contestarle con sonrisa socarrona Llevamos cuatro años en crisis… Y aquí estamos…

    Adoptamos desde hace tiempo el modelo de equilibrio, el de buscar la alimentación en otros trabajos y hacer que el beneficio de estos nos permitiera comer… Y tener el estomago lleno para poder hacer concursos y otros temas. La única diferencia con tu propuesta es que nuestros trabajos paralelos no son haciendo licencias de aperturas, dignas y necesarias como lo que más, pero que ya hacen otros compañeros, nuestros trabajos que equilibran la balanza son como docente, como técnico para la administración y desde hace poco como consultores… Pero eso a algunos les parece que es engañarnos a nosotros mismos y devaluar la profesión… Ya me diréis por qué…

    Lo que he defendido siempre es la pluralidad de modelos, que no todos podemos hacer lo mismo, que condenar el modelo del vecino, además de estar mal, queda feo..

    Nosotros tenemos claro lo que NO queremos ser. De ahí a que digamos que todos tenemos que ser guerrilleros… Aunque, si hubiera algunos más, y algunos batallones menos, creemos que la cosa cambiaría…

    Miguel Villegas

    octubre 15, 2010 at 18:28

  8. Por cierto. Hace poco nos hemos planteado contratar a una compañera para trabajar con nosotros… Mientras analizábamos las posibilidades sonaba la música de Mission Impossible…

    Y en ese orden, estos dos últimos años he conocido a muchos mas compañeros despedidos de estudios medios y grandes que a estudios pequeños que hayan tenido que cerrar el chiringüito…

    Miguel Villegas

    octubre 15, 2010 at 18:31

  9. Tu actualización es mas que interesante, aunque en algunos puntos discrepo.
    Ojalá hubiera una solución para la profesión desde los puntos de vista de los microestudios y de las grandes figuras. Pero no dudes que los arquitectos-firma saldrán adelante. Y su obra es lo que hoy en dia se entiende por “arquitectura”. Reconozcámoslo.
    La arquitectura artesanal está muriendo. H.Roark no está buscando trabajo, está asistiendo a su funeral…
    El debate de la supervivencia hace ya tiempo que está sobre la mesa (una mesa a la que nos sentamos tarde) y no queremos aceptar algunas realidades irreversibles que Bolonia nos ha metido, como la que tu apuntas de la especialización y que es la única salida que se me ocurre como consuelo.
    Esto, como consuelo libera al creaor de la angustia de no poder crear.

    Saludos y animo a todos ¡

    Juanjo Cortés

    octubre 15, 2010 at 19:48

  10. Felicidades chicos por seguir poniendo encima de la mesa temas que a todos nos atañan. Y aunque se puede (y se debe) hablar mucho del tema, nosotros pensamos que todo se resume en la idea de que realmente “las dificultades para cobrar en consonancia a lo invertido son extremas”. Quizás sea triste verlo así, pero a día de hoy es casi imposible cobrar las horas invertidas por estudios pequeños que hacen (hacemos) todo de manera más “artesanal”.

    Lo de las escuelas es de traca, y es ahí donde tenemos una tarea tremenda. Como bien se apunta en el artículo seguimos con modelos trasnochados de enseñanza y que no harán sino complicar todavía más la situación.
    Mucho por pensar, mucho por hablar, mucho por hacer.
    Si no afinamos, nos vamos al garete nosotros, los arquitectos, y en consecuencia la arquitectura.

    Stepienybarno

    octubre 16, 2010 at 7:49

  11. “Difícilmente un cristiano se hará dos viviendas (Si es una mujerriquista puede, pero en general no), pero si se comprará varios trajes aunque sean de Saville Row”

    Dices.

    Una prueba de telepredicaciòn. Ningún cristiano se gasta mas en ropa que en sus casas-hipoteca.
    Y lo del héroe que añoras……
    Se te olvida una variable que no es posesion de todos , y si lo era de Roark, el Talento.
    Con este post se ha desenmascarado totalmente el resentimiento por los winners.

    Zaera

    octubre 16, 2010 at 8:10

  12. “Está macizo, las enamora, los clientes le buscan y juega con material explosivo. Eso, en mi tierra, es un total win.” Cuidado! En tu tierra los arquitectos deben ser todos hombre, en mi tierra, por suerte, no es asi.

    Beatriz Maturana

    octubre 16, 2010 at 8:13

  13. Daniel, perdona por el fallo, el enlace a lo tuyo era para otro post y no se porque lo puse aqui. La trimestral, que vuelve loco a cualquira.^_^ Oiza fue profesor de instalaciones si no recuerdo mal… Pero llevas razon, por eso creo que el cambio (Aunque necesario) es complicado. ¿No nos pasa que nos quejamos siempre de los tecnicos municipales? ¿No sera porque la tendencia habitual es a olvidar que es una opcion profesional tan valida (!y tan necesaria!) como cualquier otra?. Y lo mismo podria decirse de calcular instalaciones, estructuras, organizar cursos, o cualquier otro aspecto, como en el ejemplo que pone Maria, que me parece muy claro.

    Gracias Andres!. Habia leido el primero que me gusto mucho (y que os recomiendo a todos). Retomo los comments en el post de Miguel!!.

    Miguel, en realidad, lo que planteas es un modelo con una vertiente artesanal sustentada sobre otra mas…¿Comercial?. Es decir, es un sistema de produccion (A pequeña escala si quieres, pero sistema) con unos parametros claros que no son los de la artesania pura y dura. Lo que me planteo es si el sistema en si puede crecer sin desvirtuarse. ¿Es logico por tanto imaginar que haya un estudio con 5 tios tasando como locos, 5 haciendo Project Managerismo a cascoporro y 5 haciendo concursos que se sostienen sobre los ingresos (Mas periodicos y previsibles) de los otros 10?

    Cuando hablas de estudios grandes mucho me temo que lo son en tamaño, es decir, que lo son porque tenian a mucha gente “contratada” (Lease en la mayoria de los casos: Explotada), pero no integrada en una estructura solida; antes al contrario casi todos eran (son) estructuras engordadas artificialmente, muy poco estables y altamente disfuncionales. Sobre lo de la guerrilla, more to come soon. ^_^

    Juanjo, no estoy tan seguro de que la obra de los arquitectos firma en exclusiva sea lo que llamamos arquitectura. Hay mucha gente sencillita que hace grandes proyectos sin ese extra del trademark… En lo que si estoy de acuerdo es en que Howard esta muy mal, pero que muy mal, aunque como con todo, las variables son infinitas y no es lo mismo intentar esa via en una ciudad enorme que en un pueblo pequeño…. ¿Hay hueco aun para el microestudio? Si, evidentemente, pero no de la forma generalizada en que lo ha habido (O creemos que lo ha habido) hasta ahora. Si se dan una serie de condiciones muy particulares es una opcion posible. Pero en terminos generales no veo el futuro en ese sistema.

    Gracias Loren y Agnieszka. Coincidimos en eso, la reforma en la universidad es fundamental. No porque haya malos profesores de proyectos, o de cualquier otra cosa, creo que es como bien decis una cuestion de foco y de modelo.

    Zaera, lo unico que demuestra este articulo es que la compresion lectora la tienes a niveles subterraneos. Eso y una obsesion Freudiana con esos, como tu los llamas, winners, que deberias hacertela mirar con urgencia.

    Euh…. Beatriz…. ¿Really? ¿Eso es con lo que te quedas? No se si estas de broma o lo escribes en serio…..
    Se emplea el personaje de Roark como ejemplo y si, es un hombre; cosa que me da exactamente igual porque realmente Roark es un arquetipo, el de arquitecto-heroe, o incluso el de heroe insobornable. Tomar la frase (que tiene su carga de humor) de forma literal y quedarte solo con el hecho de que sea un hombre sin preguntarme si en mi tierra los arquitectos realmente jugamos con material explosivo es buscarle los tres pies al gato.
    (juro por otra parte que yo no escribi “El manantial”, que fue Ayn Rand (que era mujer, de hecho), que si el protagonista hubiera sido una chica me hubiera dado igual y que segun los ultimos datos, yo no mate a Manolete).

    jmer73

    octubre 16, 2010 at 9:10

  14. Todo lo que planteas es correcto pero me gustaría ampliarlo:
    => Eliminación de los colegios. Que sean voluntarios.
    => Eliminación de la obligatoriedad de arquitecto para hacer una casa. Peor que ahora no será el resultado.
    => Formación obligatoria e importante para los constructores.
    Estas cosas que comento, todas las podeis encontrar en Francia sin ir mas lejos.

    José Ant. Coderch

    octubre 16, 2010 at 9:31

  15. Cuando empece estaba solo en el despacho, en el mío, por las tardes. En el, era Sabio y Eficaz.
    Por las mañanas trabajaba en otros dos despachos de otros arquitectos, y en uno era el Sabio y en otro el Eficaz. Terminé en uno de ellos y entre en un Ayuntamiento en el que también fui el Eficaz al principio y mas tarde también Sabio. En mi despacho, deje de estar solo y me convertí en el Sabio, y me sentí muy cómodo dejando que mi socio fuera el Eficaz. Pasaron los años y deje el Ayuntamiento entregándome del todo a mi despacho, y mi socio, un día me lo dejó todo y se quedo en otro ayuntamiento. Hoy trabaja como un sabio, de manera muy eficaz de 8 a 15 y luego hace tasaciones, juega al padel y pasea en su Harley. Ahora, yo tengo un compañero de despacho mas eficaz aún que yo, con el que comparto mi sabiduría y la suya en campos como la Arquitectura, la Música, la Playa de Las Canteras y la Vida en general, y voy corriendo a todas partes en mi Harley Davison.
    No hay que perderse nada y en alguna ocasión vale la pena perderse en algo.
    Publicado, en espere de aprobación en:

    ¿Cómo aprovechar las dinámicas creativas? « La Ciudad Viva
    http://www.laciudadviva.org

    Estoy de acuerdo con todo lo que planteáis, hay que adaptarse, como llevan haciéndolo los arquitectos toda la vida.

    En las escuelas se dan cuenta antes los alumnos que los profesores y se preparan por su cuenta. Ya me encuentro en las empresas constructoras jefes de obra que son arquitectos, y el contratista ingeniero. (los dos estudiaron en Barcelona). Es un lujo hablar de arquitectura en un cordón de soldadura o una cartela. Son mas los que se están adaptando en la calle que los que escribimos en los foros.

    Animo.

    Salvador Martín Gautier

    octubre 16, 2010 at 10:06

  16. constructores, que sean arquitectos
    promotores que sean arquitectos
    inmobiliarios que sean arquitectos
    jefes de obra que sean arquitectos
    investigadores de instalaciones, de carpinterias, de materiales que sean arquitectos
    y los arquitectos de la administración especialmente municipales y de las conserjerias donde se hacen las 17 leyes de suelo, que sean LOS MEJORES… o que consulten a consultores arquitectos especialistas.
    se me olvidaba muy importante
    alcaldes arquitectos
    concejales de urbanismo arquitectos
    y tb muy importante, senadores y diputados arquitecctos
    en la actualidad tengo entendido que en las dos cámaras Congreso y Senado sólo hay un senador que es arquitecto… adivinen quien es…
    es sólo por dar ideas…

    maria

    octubre 16, 2010 at 10:15

  17. Los últimos comentarios de María y de Salvador son brillantes… nada que añadir.

    Miguel Villegas

    octubre 16, 2010 at 10:48

  18. Desde que estábamos en la escuela nos decían que el modelo de pequeño estudio estaba condenado al fracaso. Nos recomendaban que al terminar la carrera nos fuéramos al extranjero a intentar trabajar en algún estudio grande para aprender (¿aprender qué pensaba yo?). Menos mal que me gustaba hacer lo diametralmente opuesto a lo que me aconsejaban y nos quedamos en nuestro pequeño sitio intentando cambiar en los lugares que conocemos los modos de hacer cierto tipo de pequeñas arquitecturas. Sí, somos pequeños y hacemos cosas pequeñas pero también somos capaces de “proyectar” diferentes equipos para cada proyecto mediano o grande. El texto que escribió Brijuni en LaCiudadViva tiene cierto aroma a frustración y como comentaba creo que psicosomatizamos demasiado. Me aburre hablar siempre de “estructuras” (de estudio) y “formas” (de trabajo) cuando todavía no sabe para qué! O es que lo que nos jode es que los arquitectos ya no nos forramos como lo hacían los de la anterior generación?
    Tremendistas! sonrían por favor!

    TOKI

    octubre 16, 2010 at 10:49

  19. Abordais muchos asuntos en este post y no termino de entender cual es vuestra postura sobre el futuro de la profesión de arquitecto.
    Dos apuntes.
    Sobre la enseñanza. Desde luego que hay que modificar las materias y sobretodo el modelo de arquitecto que se está “produciendo”. Eso si, el PFC es aquello que nos permite integrar todo lo aprendido en un único hecho: un edificio. Nos aporta una de las características diferenciales: la visión holística. Somos ante todo arquitectos, aunque luego podamos elegir otras derivas profesionales.
    Sobre los modelos posibles para competir. Sólo veo dos opciones: el tamaño o la diferenciación (se puede ser pequeño y sobrevivir). Esa es la elección que debe hacer todo arquitecto.
    Enhorabuena por vuestra excelente publicación y saludos al resto de comentaristas.

    José Javier

    octubre 18, 2010 at 10:35

  20. Por una vez y sin que sirva de precedente coincido con Miguel en que lo dicho por María y Salvador está muy bien.
    Toki, nosotros sólo hemos puesto varios modelos sobre la mesa para discutir, creo que no hemos dicho cuál es nuestro preferido o favorito. Tampoco nos aburre el tema, otras veces sí, aunque normalmente procuramos hablar de lo que nos interesa pero otras veces, hacemos lo que sea aunque no nos guste, que para eso nos pagan.
    Por cierto que muchos, muchísimos compañeros, no hablan de forrarse, sino sólo de trabjar con dignidad como arquitecto, es casi cruel hablar de forrarse en la situación en la que mucha gente está.

    paco

    octubre 18, 2010 at 15:58

  21. MiguelV: me alegro de que por fin cuentes cuáles son tus “fuentes alimenticias”, que tan intrigado me han tenido siempre, y que según dices te permiten dedicarte sin agobios a los concursos, etc. Decirte que… no parecen demasiado diferentes de las de cualquiera de nosotros, de hecho yo las cuento como actividades comunes de un estudio. En cualquier caso, y por ponerle un nombre al dilema, la pregunta sería: ¿es la actividad del arquitecto proyectista económicamente rentable? Tú pareces dar por descontado que no, y así lo argumentas. Yo digo que depende: en cualquier caso, si se trata de cómo hacer frente a un hobby, creo que no hay discusión posible, o que en todo caso esta pregunta no es pertinente. Un fuerte abrazo, AM.

    Andrés

    octubre 18, 2010 at 20:29

  22. Paco:
    No era mi intención criticar vuestra postura. Simplemente apunto que el tema de las diferentes estructuras de estudio se habla desde hace ya mucho tiempo y que algunas veces todos nos angustiamos (no quería personalizar en vosotros la crítica) y construimos sensaciones catastróficas.
    Es verdad que la situación no está como para frivolizar con el asunto económico. El problema es la imagen que nos han dejado nuestras anteriores generaciones de arquitectos, por ahí iba la crítica del “forrarse”. En muchos ámbitos ajenos a la arquitectura siguen creyendo que somos una élite de privilegiados.
    El debate tiene que salir de nuestro ámbito agónico, me consta que ya está ocurriendo, se está haciendo visible a través de diferentes iniciativas. En todo caso, repito que no podemos ir dando pena allí donde vayamos.

    TOKI

    octubre 19, 2010 at 10:26

  23. Repito la entrada que después de 20 minutos se me ha caído internet!!
    Decía a Paco:
    No quería personalizar en vuestro artículo el hartazgo que puede suponer hablar de estructuras de estudio. Es un tema que ya se hablaba desde que estábamos en la escuela. Comparto la inquietud pero me molesta la imagen catastrofista que proyectamos muchas veces. (y hablo en 1ª persona del plural)
    Con el tema económico me molesta que seas tan demagógico en tu respuesta, sinceramente oportunista tu comentario!!
    Simplemente hablo de la herencia que nos han dejado “nuestros anteriores” pues en muchos ámbitos ajenos a la arquitectura siguen creyendo que pertenecemos a una élite de privilegiados.
    Por fortuna ya existen varias iniciativas que están logrando que el problema al que nos enfrentamos sea cada día más visible ante una gran parte de la sociedad. Sin frivolidades ni demagogia.

    TOKI

    octubre 19, 2010 at 10:37

  24. Permitidme por favor comentar sobre la entrada de TOKI.
    La imagen catastrofista de la que hablas, en nuestra opinión, no es una “proyección” como dices, sino la triste realidad, más allá de que la tuya o la mía o la del de más allá sea otra. Hablamos de un colectivo, el de los arquitectos, y la realidad supera con mucho todo este debate. Es, sencillamente, malísima.
    Sí podemos estar de acuerdo en apuntar a “nuestros anteriores” como ya hicimos en Valencia cuando Hernández Pezzi nos hizo a todos responsables de la crisis inmobiliaria. No, no, eso no, nosotros no hemos construido de cien en cien ni de diez en diez.
    Volviendo al tema. Muchísimos colegas sin encontrar curro durante más de un año y los que lo tienen ganando 1500 euros como autónomos. Vale, no seamos catastrofistas, seamos realistas.
    Nosotros, al contrario totalmente de lo que dices, pensamos que en las escuelas se ha hablado muy poco y muy mal de las estructuras de estudio. La tuya debe ser una excepción, no las conozco todas pero en las que conozco se habla poco desde luego, como siempre, porque es mucho más importante hablar del proyecto de un picaporte, no estoy siendo demagogo sino constatando hechos que he vivido en primera persona.

    paco

    octubre 19, 2010 at 10:59

  25. Coincido con ambos, (Vease Poncio Pilato…). Nahm en serio ahora, me parece interesante lo que dicen Toki sobre “Para que”. Es decir, tener claro para que son esas estructuras y que es lo que hacemos con ellas, mas alla de que la pura (Y a veces fria) logica economica imponga que sean cuales sean deben funcionar dentro de unos minimos parametros logicos (Y legales!). Es cierto que la tendencia actual es al catastrofismo, pero quiza es la reaccion normal a la anterior tendencia a la alegria exgerada (Ya sabeis, la vida son Goticos y Romanicos…). Aquellos tiempos del Hummer… (Veridicos). En parte esos “anteriores” son los que nos han dejado un regalito envenenado, no solo en cuestiones estructurales sino tambien en la depauperizacion de la profesion.

    Algo he apuntado de lo que me parece que es un camino de futuro. La Guerrila frente al ejercito de casacas rojas. Sun-Tzu contra Von Klausevitz…. Si algo sabemos hacer los arquitectos es adaptarnos.

    Eso no quita para que sin pasarse de catastrofismo uno vea el panorama mal. Con esperanza, si. Con animo, tambien (Si te dedicas a hacer concursos, estas entrenadisimo para esto). Pero siendo realistas la cosa esta fastidiadilla.

    Desde luego hace años que cualquiera con dos dedos de frente sabe que dedicandose a esto no se va a hacer millonario. O mejor, digamoslo de otra manera porque siempre cabe la posibilidad de que alguien lo consiga: Si el objetivo al empezar esta carrera es forrarte, vas de “lao”, Ladislao. Notarias es una opcion mejor. Se te bota la canica despues de 8 años con los reales en un sillon, pero eso si, como no habra problema economico, seras un excentrico y no un caso clinico.

    [Nota aside: Ibon, a nosotros en cambio en Madrid nos decian que el futuro estaba en los estudios haciendo unifamiliares luxury total. Recuerdo la frase “A eso os vais a dedicar el 99% de los que haceis la carrera”, que punteria el tio (No dire nombres…). Y fue de lo poco que nos dijeron. Era una parte de la profesion de la que ni se hablaba. Lo que si recuerdo es que de organizarse nos enseñaron mas bien poco y hombre, no digo que un añito entero, pero una cuatrimestral de nada para lo basico no habria venido mal…. podia haber sustituido al segundo cuatrimestre de legal… algunos os acordareis si estudiasteis en Madrid, ese en el que le haciamos los estudios de mercado DE GRATIS al señor catedratico. Recordadme que os cuente esto con calma otro dia]

    jmer73

    octubre 19, 2010 at 12:32

  26. No todos los “winners” tienen talento, y aunque muchos lo tienen una vez se meten en la dinámica de la arquitectura “famosa” patinan muchas veces solo por la necesidad de sorprender y epatar; pero además olvidas que algunos de los que tú llamas “winners” tienen estudios que o son una ruina o lo han sido y tienen que hacer lo que aquí se llaman trabajos alimenticios, aunque para ellos hace unos años eso supusiera hacer promociones de tropecientas viviendas en lugar de informes, peritaciones y/o clases. al margen de que alguien puede tener talento arquitectónico pero ser un negado para venderse y promocionarse

    albertof.

    octubre 19, 2010 at 22:01

  27. […] + articulo publicado en nmas1.wordpress.com etiquetas:artículo, opinion […]

    veredes

    octubre 20, 2010 at 11:03

  28. Albertoff:
    -primero tener qué decir, y luego hablar idiomas para decirlo. La sociedad los está preparando al revés. Así, tendremos capaces sin “don de gentes” y “dones de gentes” no capaces. La enseñanza va acorde a los que la imparten. Un 0 patatero.
    Ibon-TOKI-:
    -para no ser pesimista, menudo chute apocalíptico de Charlton Heston que os pegareis el 17-18 de DICIEMBRE en vuestro Festival.
    De las 36 Universidades actuales, sólo vaticinar que como el “hombre menguante”, tendrán que volver sino a las 8 del año 1970 a un término medio; no es malo, en mi época destetaba la mili, luego esa labor la hacía la Universidad saliendo de casa, para en el presente no hacerla nadie (más edificios para desballestar).
    Deseo que queden en esa criba los verdaderos “profesores”, pero como en todo quedarán los más arrodillados.

    oscarq

    octubre 20, 2010 at 15:16

  29. Bea S.

    octubre 20, 2010 at 20:48


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: