n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

La Escopeta Urbanística

with 8 comments

Jaume Canivell, a punto de untar todo lo untable

Para quienes no hayan visto la magnifica “La Escopeta Nacional” de Berlanga, la película narra las desventuras de Jaume Canivell, industrial catalán, fabricante de porteros automáticos, cuando en un intento por colocar de la mejor manera su producto organiza una cacería en una finca Madrileña a la que asiste la flor y nata de régimen franquista. La finca es propiedad del marques de Leguineche que esta allí exiliado (A 40 km de Madrid O_O) con su muy distópica familia.

Obra maestra del cine español, L.E.N. es un retrato inmejorable de la sociedad española de la época…. Y casi de cualquier época. Con ministros trincones, advenedizos de todo tipo, vividores, fuerzas vivas, amantes, rolletes, empresarios de corte gangster y, como no podía ser menos, promotores inmobiliarios.

Una de las mejores escenas (Junto con la escena de “La Colección”, no les diré más para no estropearles el visionado) es aquella en la que, durante la cena, el personaje del promotor inmobiliario, airado, se levanta con este discurso:

Zonas verdes, zonas verdes. Las zonas verdes en el campo, que para eso hemos puesto el automóvil al alcance de todo el mundo. Lo que hay que hacer en las ciudades es construir, construir y construir. Hasta el último metro cuadrado. La culpa de todo esto la tiene la puñetera prensa. ¿Pero cómo es posible que el régimen dé estas muestras de debilidad? El periodista que se desmande, a la cárcel, Romerales. ¿Os habéis fijado en la Casa de Campo? Yo cada vez que la cruzo tengo que tomarme un Librium. Millones y millones de metros cuadrados de un terreno fabuloso, allí, perdidos, sin producir nada; pero caerá, caerá. Ya la tenemos rodeada.

El otro día me acordaba al leer un comentario de Pilar Pinchart (De Skafandra) en el que destacaba la tendencia de estos últimos años de los arquitectos a centrarse excesivamente en las “intervenciones” y no abordar acciones mas radicales en lo tocante al urbanismo. Intervencionistas nos llamaba, no sin su punto de humor negro.

No puedo sino coincidir con la skafandrista. Sin restar valor a las intervenciones varias que se han sucedido sobre la geografía patria, (O restándoselo a algunas, pero este no es hoy el asunto) la pregunta que pica en la base de la nuca de las mentes malpensantes como la mía es si este excesivo intervencionismo no es el caramelo envenenado de una casta política que ha aprendido perfectamente a jugar al palo y la zanahoria.

Si las intervenciones, mas o menos acertadas o mas o menos hype, son la zanahoria, el palo es el hecho de que los principales problemas urbanísticos de este país no provienen del ámbito de la ilegalidad más perruna y barriobajera  (Malayas, Pretorias, Costureros y similares). Con todo lo desagradable, folclórico, panderetero y vergonzante de estos casos, no son sino gotas de agua en un inmenso mar de despropósitos que son, en la mayoría de los casos, legales. Y no me refiero evidentemente a la “belleza” de edificios, parquecillos variados y manzanas cerradas. Me refiero a lo que se ve a escala 1:10.000.

Me refiero al Algarrobico y todo lo que le rodea (Con informes favorables para parar un tren de mercancías ruso circulando por la tundra).

Me refiero al “polígamo habitacional” de Seseña (Con sus dimes y diretes, probablemente legal y autorizado por ayuntamientos y consejerías varias)

Me refiero a la recua de planes generales andaluces redactados al calorcito de la LOUA y que son una mala continuación de una película que ya en su versión original era de echarse a llorar.

Me refiero a esos planes de ordenación del territorio que son más un viva al sol que una realidad aplicable y que parecen hechos con la ley de las compensaciones en la mano: para no dejar a ningún alcalde ni a ningún presidente de comunidad de municipios totalmente descontento. Ni totalmente feliz a ningún ciudadano.

Me refiero a ese urbanismo entendido como caja de caudales, del que se han aprovechado municipios, comunidades autónomas y gobiernos de cualquier color, pelo y tendencia, subvirtiendo de forma clara los muy encomiables (Y despreciados) motivos de cualquier ley de ordenación urbanísticas de la plétora que conviven en este país.

Hace tiempo que lo venimos diciendo. Estando bien que seamos intervencionistas como el que mas, es el momento de retomar la gran escala. El planeamiento de ordenación. El planeamiento general. El momento no podría ser mejor (Dentro de lo malo). Los tiempos son mas lentos (Crisis y nobleza obligan) y si para algo puede servir este hiato es para pensar bien, despacio y con cabeza, lo que la anterior década se hizo mal, rápido y con las tripas.

Es, en suma, el momento de tomar, al asalto si fuera menester, una disciplina en la que tenemos mucho, muchísimo, que decir. En el pasado curso de Arquiredes el siempre lucido Javier Fernández hablaba de un urbanismo 2.0, mas participativo, alejado del actual y de sus muchísimas lagunas y carencias reales. ¿Es quizá ese urbanismo 2.0 el que recuperara los valores innegables que debería tener la disciplina? ¿El que nos permitirá abandonar el trillado camino del urbanismo hecho con el catastral debajo a favor de uno mejor, nuevo,  pensado para los ciudadanos y para un horizonte de 20, 25, 50 años?

Aquí juegan un papel fundamental las Escuelas, formando futuros profesionales y dejando de considerar el urbanismo como el pariente pobre. Tambien nuestras propias instituciones (cuando tengan un hueco entre subirnos las cuotas e inventarse incumplibles reglamentos de visado) para poner seriamente negro sobre blanco las verdades urbanísticas de este país y para alentar la necesidad de una cierta reconstrucción de procedimientos, disciplinas, legalidades de medio pelo y malas practicas que solo la costumbre da por buenas.

[Ojo, seriamente es sin echarnos la culpa a nosotros mismos, como hizo nuestro anterior presidente en un arranque de pasión por el sepukku, no sabemos aun si tras un visionado de una maraton de peliculas de Kurosawa]

Si creen que el dialogo de la película de Berlanga es exagerado, una astracanada… no se sorprendan al saber que es el pan nuestro de cada día. Es hasta incluso moderado para lo que uno ha llegado a oír (Se lo juro por mi coleccion de Futurama). Si ellos son radicales, nosotros deberemos serlo más.

Porque la opción del exilio, en su versión marques de Leguineche, esta difícil para los que no tenemos finca.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

octubre 21, 2010 a 20:59

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] This post was mentioned on Twitter by cómo crear historias and n+1, n+1. n+1 said: La Escopeta Urbanística: Jaume Canivell, a punto de untar todo lo untable Para quienes no hayan visto la magnifica… http://bit.ly/biPYJC […]

  2. recuperar el urbanismo en las escuelas! qué vitruvio te oiga!!!! y hacer un PFC que sea un plan parcial o un ARI? o un plan territorial… venga a construir con ladrillazo y renders! el urbanismo se lo han quedado los abogados! ( y sus amigos concejales ) que Cerdà se apiade de nosotros…

    la “industria” de la construcción sigue agazapada tanto para vender lo que queda esparcido a 60km de madrid, como para fagocitar enormes bolsas de terrenos ferroviarios, municipales, estatales, etc que los politicos están vendiendo para llenar el cofre… no me hubiera parecido mal si esto se hubiera hecho al revés y hace tiempo…

    en fin, aunque no tenga un citröen de año 20 y un terreno, si creo que es una opción arreglar el pajar de mi abuelo, desbrozar la huerta (junto con el ordena y los apuntes de la carrera) y refundar el mundo…

    mike

    octubre 21, 2010 at 23:12

  3. La opción de Mike es bastante más que interesante, después de la frugalidad que hasta ahora propugnamos y nos autoaplicamos viene la autarquía familiar, osease al campo y a tratar de vivir de la huerta propia, o mejor a una playa del caribe a comer pescado.

    Por lo del urbanismo de 1:10000, el otro día al acabar el último capítulo de Rubicon (nada del otro mundo pero entretiene) con los análisis que los protagonistas realizan se me vino a la mente ese tipo de urbanismo que creo que nunca se hace, el de los deseables, los posibles y los probables, a corto, largo y medio plazo… ¿Os imagináis sistemas de simulación atmosférica aplicados a crecimientos territoriales?

    Miguel Villegas

    octubre 22, 2010 at 8:53

  4. amén

    fernando martinez

    octubre 22, 2010 at 11:09

  5. Tienes mucha fe en las escuelas, JMER. Te dejo un extracto que resume la esperanza que puedes tener en ellas:
    “Tú estás en clase, y oyes una voz que va hablando de del hormigón, de los ensanches urbanos, de una silla de RIETVELD… Y te dices –¡No podría callar este imbécil ¡ ¡Cómo se atreve a hablar si no sabe lo que dice! Un respeto al hormigón, a la ciudad del s.XIX, a Rietveld y a los posibles profesores cuyo puesto está ocupado por ese que habla, por respeto a tus compañeros y a ti mismo, por odio a los que toman apuntes, por odio a ti mismo –que estás callado-, por odio al profesor –que sigue hablando”.
    ¡“En la escuela tienes a los mejores profesores. Cualquiera puede ir a escucharlos, no importa curso ni horario. No pasan lista.
    Se sabe inmediatamente que son los mejores, porque siempre están ahí cuando los necesitas –apenas llegas y están a punto de empezar, sin faltar ningún día, sin nunca llegar tarde. Porque hablan a tu nivel –no son de esos que esconden su inseguridad tras un lenguaje oscuro. Y porque, como más sabes, más te dicen. Nunca se cansan de dar clase, no envejecen, no tienen la cabeza puesta en su despacho o en el escalafón. No conspiran entre ellos. Sólo viven para enseñarte arquitectura.
    ¿Qué de cuál Escuela estoy hablando? De la tuya.
    ¿Qué quiénes son esos rara avis? No, no son ninguna minoría, son, al contrario la mayoría de tus profesores. Sí, te esperan en la Biblioteca para darte clases particulares.
    Escoge. Deserta las aulas. No vayas a clase. Ve a la Biblioteca –ellos te esperan-.”
    TEXTO DE J.QUETGLAS (1995) Profesor y Catedrático UPC

    oscarq

    octubre 22, 2010 at 16:25

  6. gracias por la cita, la skfandra.

    skfandra

    octubre 23, 2010 at 14:56

  7. Si tienes fe en el otro punto del artículo, los POLÍTICOS (instituciones y COAs) lo llevas igual de mal que con las escuelas.
    Cuando O-bama parecía más espabilado que Zapatero (por aquello de HARVARD), va y se le ocurre destruir ( bulldozing http://www.telegraph.co.uk/finance/financetopics/financialcrisis/5516536/US-cities-may-have-to-be-bulldozed-in-order-to-survive.html ) esos barrios en decadencia de Detroit-Baltimore-Philadelphia… no sabemos si para emplear a los parados construyendo de nuevo, o para no pagar el mantenimiento de infraestructuras (porque regalarlas no entra en las opciones).
    Aquí, de momento los PEPITOS pueblan el horizonte (ver imagen impactante del artículo BRIJUNI http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=2722 y están algunos ocupados y todo).
    Como al tren de la corrupción todo el mundo subió en alguna parada(Pepiteros a levantar la mano), ahora a nadie interesa detenerlo: tren LAPORTA, tren MILLET, tren SESEÑA, tren 4 millones de FUNCIONARIOS –quien más quien menos ha colocado un pariente-…. Sólo aquellos que tienen la “cara limpia” y “nada que perder” se movilizarán en cualquier sentido y por desgracia son escasos .
    Pero como Ana Rosa, aparecerán ahora sin vergüenza a decir que hay que hacer más adosados , o más trabajo haciendo plana ESPAÑA. La huida hacia adelante, la de la especie humana.
    No se caracterizan los de la segunda solución (instituciones públicas y privadas) de JMER por pensar mucho (más bien nada) , y en estos tiempos, sin dinero, malfollados, y mal cagados es dónde los cerebros hacen acuse de un rendimiento muy bajo ( y ahora, además, malmetidos y doblados).

    oscarq

    octubre 25, 2010 at 19:45

  8. Como siempre felicidades para n+1 por seguir poniendo el dedo en la llaga, y al igual que Miguel, estamos muy de acuerdo con Mike.

    El gran problema de todo es que a nadie le importa lo que decimos.
    El gran mal ya está hecho, a golpe de “abogados” haciendo planes generales o arquitectos que solo dibujan lo que dicen los políticos y políticos que solo dicen lo que conviene a grandes promotoras.
    La gran mayoría de nuestras ciudades han crecido de manera lamentable, y nadie ha protestado demasiado.

    Aunque ya tarde, hay que ver los mecanismos que tenemos para que los futuros crecimientos o consolidaciones de nuestras ciudades, se hagan por el triunvirato: técnicos competentes, políticos comprometidos, y ciudadanos participativos.
    Casi nada.

    Respecto al rescate del texto de Quetglas por parte de Oscarq, solo decir que es uno de nuestros preferidos y tiene más razón que un santo.

    Stepienybarno

    octubre 26, 2010 at 10:53


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: