n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

IN & OUT

with 12 comments

 

Bottoms up, my friends

 

Cada vez que alguien me habla de nuevas hornadas, y no son de magdalenas, empiezo a cargar mi fiel winchester 73. ¿Saben de lo que les hablo verdad?

Es esta una tendencia básica de una prensa desnortada que vive de poner y quitar reyes con el furor que caracteriza a los que lejos de atenerse a unos principios de responsabilidad, se sujetan únicamente al interés por ser los guardianes de la llama prometeica, los portadores del anillo único y los Obi Wan Kenobis de nuestra fuerza (Joven Skywalker)

No, no se trata de los arquitectos que aparecen, de los que no aparecen, de los que podrían aparecer o de los que deberían aparecer en el artículo de EPS de esta semana. No se me vayan por ahí, que no es el caso. No se trata de la heterogénea mezcla hecha a salto de mata sobre recientes bienales, catálogos próximos y baños urgentes de bytes, tan valida o tan invalida como cualquier otra. Repito, todos conocíamos a los arquitectos que refleja el articulo y no se trata de eso.

Vayamos a las generales de la ley. El articulo no es tanto sobre los que aparecen en el, como sobre quien lo escribe. Como lo son en general todos los que en pleno siglo XXI siguen pensando que hablar de arquitectura es hacer una lista, cambiar el rey muerto por otro que este vivito y coleando y que, de ser posible, nos dure un poco mas y no nos deje tan mal como los anteriores, que menuda nos liaron con esa manía de pasarse de presupuesto en estos tiempos que corren en que la gente esta muy mirada con la cosa económica.

Si alguno de ustedes ha leído en su vida un Cosmopolitan (Lo digo sin acritud, lectura recomendadísima) vera que existe entre las paginas del principio una sección recurrente llamada In&Out. Si son como yo, que los leo de tiempo en tiempo y sin seguir un orden especifico, entraran en la esquizofrenia de descubrir que lo que hace un mes estaba en el lado del IN esta ahora en el lado del OUT. Los 80, sin ir más lejos, ocupaban el lado OUT por prescripción facultativa, para después pasar a ocupar el sector IN sin recuerdo alguno de su denostado pasado. Los pantalones de campana fueron OUT, despues no podian ser mas IN y ahora son un OUt que ni los de McEnroe en los malos tiempos.

Por si no saben como funciona esto de la moda les diré que hay una profesión, la de cool-hunter dedicada a “cazar” tendencias  y elaborar informes para las grandes marcas de moda que convierten así lo que ya esta en la calle, en forma de tendencia espontanea, en mainstream.

Es decir que nos venden lo que ya hacíamos perfectamente empaquetado y listo para deglutir. Y la elección del verbo deglutir es de todo menos casual.

A eso es a lo que se ve reducida la arquitectura en los medios generalistas, en este texto en particular. A una suerte de IN&OUT que olvida un pasado en el que lo mas de lo mas era el espectáculo puro y duro para venir a descubrirnos lo que ya sabíamos y ya conocíamos pero, eso si, con el extra de haber salido en la publicación X de renombre mundial y con mas premios que Katherine Hepburn. Empaquetado, encapsulado para el gusto de la masa que lejos de un afán digno por profundizar y conocer prefiere la pastillita de Soma de fácil digestión.

Todo conduce a este cambio de paradigma, de criterio o, ya puestos y por el camino mas frívolo, de look. La prensa se acostó un día espectacular y se levanto a los sones de REM descubriendo que había puesto todos los huevos en una cesta que llevaba muy mal camino, y entre la ducha y el café decidió que los diez años anteriores no existían. Wipe Out, que le dicen en autocad. Simplemente OUT, que dirían en el siempre sexy Cosmo. Si han seguido ustedes con cierta asiduidad lo que se viene publicando verán que la tendencia es clara. Que estrellas de renombre mundial se hacen un revamp en forma de documental con la voz de Deyan Sudjic (Si amigos, aquel de La Arquitectura del Poder) y que nos cuentan que hay que hacer mas por menos (etiqueta esta que empieza a sonarme tan peligrosa como la de sostenible). Que se pregunta al personal por su peinado  en plan “and now for something completely different” y que se nos vende lo que ya conocíamos entre taxonomías aclaratorias e intentos de desmarque que ni Roberto Carlos cuando corría por la banda. Todo, para acabar al estilo Philipp Johnson, sin enseñar a pescar pero dando los peces.

Hablábamos hace poco de responsabilidad, un término que no solo afecta a quienes producen arquitectura sino de una manera u otra a todos los que forman parte de este mundillo. Una responsabilidad que sigue brillando por su ausencia cuando la tendencia (y nunca mejor dicho) es otra vez la del listado, la del grupo de elegidos presentados a la manera hipercool que suele destilar cierto tipo de publicación [Y repito, no entro en el particular de cada uno de los elegidos sino en las formas y el trasfondo de la pieza. Se da el hecho de que admiro el trabajo de bastantes de ellos y de que en el caso particular de José Maria Sánchez en concreto pienso que es uno de los mejores arquitectos que conozco]

Difícil aplicación esta, la de las formas de una revista de moda, a la arquitectura. La llevamos sufriendo demasiados años sin que los medios parezcan interesados en sacarnos de ese corralito.

Los vestidos pueden siempre esconderse en el fondo de un armario esperando que, con los años, vuelvan a ocupar la columna favorecedora y que ponérselos sea entonces un ejercicio de eso que ahora llamamos vintage y que toda la vida se ha llamado “el que guarda halla”. La arquitectura en cambio, es más difícil de colgar de una percha. La arquitectura, la de este siglo, la socialmente responsable y comprometida….debería ser algo mas. Es algo más. Y como tal debería ser tratada.

About these ads

Written by Jose María Echarte

octubre 13, 2010 a 10:15

12 comentarios

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. No sé porqué le has cogido manía a AZ. Es cierto que el artículo humea a base de bien y el título no veas, pero a mí me ha parecido genial que Lucía Cano y José Selgas salgan en portada, la verdad.
    La arquitectura sigue interesando mucho a los políticos, no sé si tanto a la gente. Tanto Sudjic hace años como Moix ahora nos lo recuerdan sabiamente.
    Simplemente, hay que estar, dar un paso al frente. Lo demás, por desgracia, no sirve, en mi opinión, por invisible, es así de triste.

    paco

    octubre 13, 2010 at 10:29

  2. No me parece mal que salga nadie en portada. De hecho es que no entro en el listado, salvo en Jose Maria, al que tengo un aprecio especial.

    Me parece bien que se hable de arquitectura pero… ¿Estos “descubrimientos” con forma de advenimiento sorpresivo? No los acabo de ver claros. Repito que me parece que son mas sobre quien descubre que sobre los supuestos descubiertos. (No entro Paco en el texto en si, que tendria mucho que cortar, sino en lo que “humea”, como bien dices).

    jmer73

    octubre 13, 2010 at 10:33

  3. Paco, lo de que hablen de tí aunque sea mal está claro, y el listado de equipos es de una talla enorme, pero JMER tiene toda la razón, lo advenedizo de la postura, es realmente vergonzante.
    AZ (paralelismos con AR aparte) tiene una posición de responsabilidad enorme, y ejercerla con ese nivel de frivolidad es terrorífico…

    Miguel Villegas

    octubre 13, 2010 at 11:20

  4. yo siempre estoy de acuerdo con jmer pero me gusta buscar algún punto de discordia para no parecer su amigo, jejejej

    paco

    octubre 13, 2010 at 17:35

  5. Cuesta admitir que esto es una monarquía y no una república. Dicho esto:
    “¡El rey ha muerto!. ¡Viva el Rey!”

    oscarq

    octubre 13, 2010 at 18:23

  6. Jmer, AZ escribe para el gran público, sobre todo cuando lo hace desde EPS con un reportaje así, entiendo yo. Lo que cuenta es Alicia en el País de las Maravillas y los arquitectos ya saben cuánto hay de verdad y de humo en todo ello pero el público no-informado tiene que seguir viendo algo de glamour -aunque poco- y eso es lo que AZ les ha dado con ese reportaje: glamour crítico intelectual social político y algunos posados estupendos.

    paco

    octubre 13, 2010 at 18:34

  7. Paco, me habré vuelto idiota ya (ya sin remisión) pero mi pobre intelecto no ve en ese texto ni crítica, ni intelectualidad, ni nada parecido… ¿Nos iluminas?

    Lou y yo escribimos hace tiempo para un periódico local y nunca jamás tratamos al gran público como si fuera una panda de borregos…

    Miguel Villegas

    octubre 13, 2010 at 20:25

  8. miguel, lees con poca atención mis comentarios, que no deben resultarte nada interesantes.
    si lo lees con más atención, verás que me refiero a AZ que es la que utiliza la palabra crítico en el título o por ahí, social, intelectual, político, alguno de los susodichos, no yo, es una apariencia o pátina, no es que yo diga que lo hay, sino que ella es lo que ofrece en el reportaje, en apariencia.
    AZ por otro lado no trata a nadie como una panda de borregos. simplemente son registros diferentes, no es lo mismo escribir en AV que en EPS o en Tectónica, eso os lo dijeron en el periódico local donde escribiais, verdad?

    paco

    octubre 14, 2010 at 17:00

  9. Niños, no pelearse que saco a La Impaciente del saco.

    Paco, entiendo la necesidad de “Endulzar la pildora” que diria Mary Poppins, pero de ahi a convertir un reportaje sobre “Nuevas respuestas” en un catalogo de posados mas o menos trendy (Ejem, si me lee Pilar me casca) media un abismo. Esas afirmaciones de “Ni modernos ni decosntructivistas” no se ajustan mucho a la realidad y ni siquiera son para facilitar su comprension… aunque ya digo, no quiero entrar en el desmenuzado del texto en si.

    Por otra parte, sin entrar en el borreguismo o no, creo que el problema es que se ofrece la informacion sobre temas relevantes en monodosis, en plan Tyler Durden. Algo que de para sobrevivir en una conversacion de 5 minutos pero no para realmente generar un interes legitimo por aprender, por comprender (Sin necesidad de ser un catedratico de nada). Aqui podriamos abrir otro debate, “Tiene La Esteban la fama que tiene porque lo merece o porque no hacen otra cosa que sacarla en la tele” (Por favor no malinterpretar, me refiero a la relacion Oferta-demanda-consumo-produccion de contenido).

    Tu crees que es tan distinto AV de EPS? (Sonrisa maldadifica aqui).

    jmer73

    octubre 14, 2010 at 18:25

  10. Por un momento he visto a Eduardo Arroyo recordando a la platea que 10 minutos de tele encumbran a cualquiera; por eso, a darle al video de autopromoción.
    Ferran Adrià se lo auto-produce; BIG sale en TED.. me vienen al recuerdo los triunfitos en cuanto veían salir un micrófono.
    El pope de la arquitectura, R.K. nos recordaba en su “delirio” que “cuando no se construye nada, por lo menos se puede pensar mucho” (proliferan los despachos pensantes).

    Ala, a ver si acabamos retratados como William Van Alen y su silueta de NY.

    oscarq

    octubre 14, 2010 at 21:14

  11. jeje!!!
    estoy contigo jmer. Hace tiempo que dejé de invertir dinero en revistas de arquitectura justo por lo que en este artículo se expone. Hay mejores sitios donde aprender, lo que hace falta es tener ganas, invertir tiempo y saber mirar.

    Viendo la información que se da en los medios “especializados” (tipo AV, el croquis, o demás, lo mismo me da), no es de estrañar que en los medios generales (tipo periodicos) se publiquen artículos de este tipo.

    El problema, para mi reside en lo que comentas, en que se invierten unos medios en producir un artículo sobre arte o arquitectura, que para lo único que sirve es para confundir y marear al personal. El mismo dinero y esfuerzo invertido en artículos más didácticos, quizá harían que nuestra profesión resultara más próxima a la gente de la calle.

    levante

    octubre 14, 2010 at 23:12

  12. Si el tema deriva hacia la promoción y los arquitectos y la tele, en unos días os cuento una de indios.

    Yo sí creo que es diferente escribir en AV o en EPS. Evidentemente no es lo mismo hablar a alumnos de 1º o a alumnos del fin de carrera. No hay nada malo en reconocer que hay gentes diferentes, auditorios diferentes y por tanto, discursos diferentes. Pero ojo! Que el discurso sea diferente no quiere decir que el contenido sea para tontos, o para ventilarlo en un ascensor como quien dice “parece que llueve” al vecino que viene empapado de la calle.

    Simplificar un discurso, incluso endulzarlo o edulcorarlo, no implica que el meollo sea diferente.

    Si hay un problema, se puede pintar de rosa, pero seguirá habiendo un problema. Otra cosa es si se quiere hablar del problema, o del rosa que nos distrae.

    Daniel

    octubre 14, 2010 at 23:13


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 312 seguidores

%d personas les gusta esto: