n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Archive for diciembre 2008

It Was a Very Good Year

with one comment

Para todos ustedes, banda de jovenzuelos, que no hacen nada mas
que escuchar a Tokio Hotel (^_^), la frase que da titulo a este post es de una canción
de Frank Sinatra.

En concreto, por edad, la parte que me toca es esta (El sollozo
es mio):

 When I was thirty-five
(sigh)
It was a very good year
It was a very good year for blue-blooded girls
Of independent means
Wed ride in limousines
Their chauffeurs would drive
When I was thirty-five

 Mi santa si es de “Independent means” (Aunque es mas de la línea
Red-blooded) pero ya les digo que ni chofer, ni limusina. Maldito Frank.

 Escribo esto porque el otro día, viniendo de vacaciones, no
tuve otra que escucharme la canción de la nieta del autor de esto
sobre la nochevieja. (Despeñaperros radio wavelenght, que le dicen, solo una
emisora y solo canal sur radio, alias el canalillo).

 En fin, odio la canción, pero no se si debido al atracón de
turrones o a que me esta sentando fatal volver al trabajo, he pensado que no estaría
mal hacer balance. Las cosas que piensa uno, con un exceso de azúcar en sangre,
pueden llegar a sorprenderle.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

diciembre 29, 2008 at 20:50

Publicado en cogitationes privatae

Z For Zaha

with 2 comments

Veo, veo

¿Que ves?

Una cosita,

¿Con que letrita?

  z_like_zorro

Con la “Z”

 z_like_zorro_22

¿Zelf Zentered? ¿Zurrealizta? ¿ZAHA?

Se trata de un nuevo proyecto de vivienda (¿?) de la Emperatriz del Archiuniverso, Zaha Hadid, en Londres, y o es eso, el juego del veo-veo, o aquí la ínclita se esta dando un homenaje o sus súcubos ya no sabén como hacer más la pelota.

Si, ya, ya se que está reflejada, pero es poco sutil en ambos casos.

O podría ser también, que vuelve el justiciero enmascarado, pero esta vez en lugar de espada, lo que trae es una subcontrata de fachadas ventiladas de titanio.

De negro y con la Z. Ya saben. Todos a una,

A Z that stands for Zorroooooooooo…Zorroooooooo….makes the sign of the Z

Written by Jose María Echarte

diciembre 26, 2008 at 19:31

Publicado en General

El Canto de Un Duro

with one comment

Cuando estudiaba, gobernaba entonces Herodes en Galilea si no recuerdo mal, tuve un profesor del que no diré el nombre que parecía bastante asqueadito del camino que la arquitectura “sin-bolica” y “sin-gular” estaba ya por aquel entonces tomando.

Recuerdo una frase cuando nos comentaba algún proyecto de los primeros de la arquitectura Rock&Roll, la frase siempre era parecida y siempre empezaba con:

“Este tío, el chiste lo ha hecho con….”

El chiste venia a ser el McGuffin de Hitchcoken versión arquitectónica. Con una diferencia, mientras que el McGuffin era una excusa para avanzar la trama y no tenia mayor importancia per se, el chiste era omnipresente.

 

La frase que no dejaba de ser una forma coloquial de dirigirse a nosotros, encerraba un vaticinio bastante Nostradamus, la metáfora tontorrona y el chiste malo se iban a apoderar posteriormente de muchos de los edificios más publicitados (Más caros y mejor Repagados) del mundo mundial.

 

Lo que vino después, ya lo conocemos todos. Excesos elefantiásicos, modificados a-galore, proyectos estrella(de la muerte), inconsistencias técnicas que no funcionan ni con los cubos de un niño de tres años.

 

Un nuevo rococó tecnificado y musculado hasta la hipertrofia que no ha hecho sino dejar muchas de las vergüenzas de esta profesión al descubierto.

 

La crisis económica que nos toca, parecía significar el final de este estilo imperio, en el que volutas y molduras se cambiaban por titanios e interiores salidos del Maya sin la más mínima reflexión consciente. Ya saben, la historia se compone de romanicos y goticos, renacimientos y rococos, modernos y postmodernos, y parece seguir la curva ciclica de la bolsa.

 

Y sin embargo, pese a todo, el chiste sigue. Nuestro negocio es el chiste. Y el chiste va bien.

El nuevo edificio para la sede del BBVA de H&DM, no deja de aparentar ser eso un chiste. Una alfombra a la que se le corta un pedazo que se coloca verticalmente.

Y lo más divertido, porque a estas alturas si uno no se ríe le puede dar una llantera atroz, es que la forma del recorte, no es otra que la de un duro de canto.

 

No cabe sino preguntarse, dado que es la sede de un banco, ¿Metáfora de la hucha?

 

¿Quiere el edificio decirnos, de forma sutil (modo ironia on) “meted las moneditas en este banco”?

 

¿O de forma tremendamente subversiva lo que nos dicen H&DM es que los duros están mejor debajo de la alfombra, con la que esta financieramente cayendo? [Esta ultima opción, seria sin lugar a dudas la más interesante, por lo que tiene de perversa]

 

Sea como sea, y dejando de lado el parecido con otras propuesta recientes, uno, que es de Almería (And proud of it!!), conoce cierto monumento situado en Roquetas de Mar (Croquetas del Mal, para los Conoisseurs)

 

Se trata del, no se rían, monumento a la peseta

Dejare de lado las connotaciones urbanísticas que se me ocurren, y el hecho de que no haya nadie mejor a quien ponerle un monumento que al vil metal en su ultima y postrera versión lenteja aluminósica.

 

Lo que me interesa es el parecido con el edificio del BBVA.

Y oigan puestos a hacer la metáfora y el chistecito, dejense de humor ingles y tiremos mas por muchachada nui.

Nada de vergüenzas, pongan una peseta, un peseton, o un euro si prefieren, alegoría perfecta del destino, y mas que previsible del coste.

 

O del sobrecoste, claro.

Written by Jose María Echarte

diciembre 22, 2008 at 11:37

Agent Desmitificateur

with 21 comments

Cuando uno estudiaba, periodo
mesozoico, segunda mitad, a la vuelta de la segunda glaciación como quien dice,
había una serie de nombres de arquitectos que eran intocables.

Pesados como losas de mármol,
arrimarse a ellos era como tocar el santo grial, como blandir la excalibur,
como pasarle la lengua a las cuerdas de la guitarra de Jimmy Hendrix o como
rozar si quiera la bolita de la blackberry de Edans.

Todo lo que hacían era magnifico y
perfecto. Magnas eran sus obras, grande su cacumen. Sabias sus frases, agudos
sus comentarios.

Eran los Maestros. Con mayúsculas.
Los Senseis. La caña de España (O de donde fuera). En otras palabras, eran el
recopin con bodoques.

Todos se imaginan de quienes les
hablo. Le Corbusier, Mies Van Der Rohe, Frank Lloyd Wright y Louis Khan, eran
la división de honor. La Champions League. Las top models. El acabose, y ya
puestos, el empezose también.

Les seguía de cerca un grupete
apretado de secundarios de lujo, Aalvar Aalto, Aldo Van Eyck, McKintosh,
Stirling, Los Eames (menos), De la Sota, Oiza….

Vean, esta profesión es mitómana por
naturaleza. Mucho. Somos el equivalente vestido de negro Prada y con gafapasta
de una chica de 15 años que se desmaya al ver a los Jonas Brothers ondear la
melena.

Así que imaginaran que el hecho de que
desde el segundo cero de carrera te repitan sistemáticamente que “Los maestros
esto…”, “Los cuatro grandes lo otro…”, no hace sino incrementar esta tendencia endémica
a la adoración deifica del personal, sea este un fumador de puros berlines con
mala leche o un relojero con gafas de pasta y cierta tendencia a la misoginia.

Sin embargo uno se hace mayor, y si
esta equipado con un cierto carácter irónico (vulgo mala leche) algo de
curiosidad y, a que negarlo, su puntito petardo, va descubriendo que ni es oro
todo lo que reluce ni todo es tan grande como parecía. O al menos, que todos
somos humanos.

Muchos de ustedes conocerán estas
historias, algunas caen en el terreno de la leyenda urbana, algunas otras no
tanto. Si son estudiantes, y no las han oído nunca, recuerden que mitificar
nunca es bueno, porque en todos los armarios hay cadáveres.

1.- Mies decía que todos los
arquitectos deben ir bien vestidos, porque nunca saben cuando les pueden dar un
premio. Se ve que la sección francesa de los CIAM no recibió el memorando y se dedicaba a
menear el bullarengue lechosillo
por las costas de Niza.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

diciembre 16, 2008 at 20:25