n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Liberal, pero sólo lo normal

with 2 comments

 

Greenspan

All the liberals in the house say yeeeaaah

El último premio Pritzker ha traído consigo cierta polémica. Salvo honrosas y perspicaces excepciones, la mayor parte del debate se ha centrado en la falta de oportunidad de premiar a un jurado reciente y –sobre todo- en la pataleta de Patrik Schumacher al respecto en las redes sociales.

No es nuevo que Schumacher adopte un papel impostado de rebelde –rebelde con contratos millonarios, ya se sabe- camino de la santa cruzada para liberar a la disciplina de lo que él considera corrección política, buenismo o, por ser claros, elementos que no deberían formar parte del debate arquitectónico.

Trasluce tras estos ataques virulentos de espontaneidad (llamémoslos así, siendo generosos) un posicionamiento en el que se confunde la tecnología con la modernidad, lo complicado con lo complejo y el puro formalismo de efecto sorprendente y espectacular (en el más debordiano sentido de la palabra) con la evolución disciplinar.

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

enero 26, 2016 at 0:54

Publicado en General

Impostura Social

with 12 comments

ESTUDIOELEM

Calcule el lector cuántos de los personajes de la foto cobran un sueldo.

Que no le doy ningún valor al premio Pritzker, al que en esta casa llamamos premio Hoteles Hyatt, no es a estas alturas ninguna novedad. Olvidos, bandazos y una cierta tendencia a premiar “lo que se lleva” componen un cuadro –gótico- en el que lo menos importante parece ser la arquitectura y lo más mantener ese estatus de “nobel de la arquitectura” tan falso como impostado y que está en realidad más próximo a los Oscars que a los premios suecos: se trata de defender un equilibrio de fuerzas y poder inamovible empleando como excusa la excelencia (artística o técnica para los primeros, de otros tipos –según va tocando- para los segundos).

No resulta pues extraño que el premio de este año haya recaído en Alejandro Aravena, antiguo jurado del asunto –hasta 2014- y director de una Bienal de Venecia que promete ser una exaltación de nuestra capacidad para redescubrir la rueda a bombo y platillo desde las posturas más desmemoriadas posibles. Simplemente es un escalón más en una pérdida de valor de un galardón que únicamente mantiene vivo el hecho de ser de las pocas cuestiones relacionadas con la arquitectura que la prensa generalista tiene a bien recordar. Un poco más pronunciado quizá, y un poco más revelador de los mimbres estomagantes con que se construye la estructura del relato profesional.

Analicemos la cuestión….

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

enero 13, 2016 at 22:38

Toda Arquitectura es Política

leave a comment »

PDR_PROYECTOS

La maqueta… es que no me ha dado tiempo….

Les hago a ustedes gentes de bien, informadas sobre lo que ocurre a su alrededor. Ya saben, la profesión viene con una cierta curiosidad innata que es conveniente alimentar y cuidar, proteger para que no devenga en contemplación acumulativa y arropar para nunca perder. El día que dejamos de sentir curiosidad es el día que empezamos a ser un poquito más grises.

Tras la pléyade de debates con que las televisiones han trufado esta campaña electoral –que será recordada como la más mediática, sin que esto sea a priori ni bueno ni malo- me queda como siempre una duda… ¿Por qué nunca hay candidatos arquitectos?

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

diciembre 15, 2015 at 13:25

You Can Call Me Susan

leave a comment »

A Bullet Tooth Tony le pagan con contrato.

A Bullet Tooth Tony le pagan con contrato.

Avi: Should I call you Bullet? Tooth?

Bullet Tooth Tony: You can call me Susan if it makes you happy.

Snatch. Guy Ritchie, Columbia TriStar Home Entertainment, 2000.

Hace años vi el documental “NOMA, at boiling point”, en parte llevado por un cierto interés –que permanece- según el cual las concomitancias entre la deriva hacia una concepción simplificadamente artística de la arquitectura y de la cocina de alta gama han recorrido caminos paralelos en lo mediático y, lamentablemente, en lo laboral.

La hipótesis, que conocerán si son lectores habituales de esta santa Casa, es que la elevación impostada de dos profesiones –que pueden, alguna vez, llegar a ser sublimes, pero que son a priori y ante todo técnicas- a los altares de un concepto banalizado de lo artístico traería aparejada –y estaría sustentada en- la existencia de un meritoriaje laboral próximo al de los guilds medievales en el que la mejora del personal y su aprendizaje se emplea como moneda de cambio perverso para sustituir al justo pago por el trabajo realizado.

Así, en un mecanismo de traslación de la explotación, se asume la “necesidad” de ser explotado –oculta falsamente tras el ambiguo nombre de “formación”- para poder incluir en el currículo un hito que se considera necesario para llegar, a su vez, al nivel donde uno pasará de explotado a explotador.

El sistema, a la par que repugnante, se demuestra evidentemente falso (Solo hay que mirar los números de explotados en arquitectura o de stagiares en algunos tres estrellas) y sólo favorece a aquellos que lo han establecido. Cuestiona además la viabilidad de un modelo que necesita para ser funcional –y por tanto rentable- de mano de obra altamente especializada y gratuita, una disfunción difícil de soportar en cualquier otro sector y que se obvia en estos campos escudándose en la cuestión artístico –formativa.

¿Qué encontré en el documental?

Veámoslo.

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

noviembre 10, 2015 at 13:53

Contratos Asombrosos

with 3 comments

A la derecha el contrato tipo Foster. A la izquierda el de cualquier arquitecto español.

A la derecha el contrato tipo Foster. A la izquierda el de cualquier arquitecto español.

No estaba muerto, estaba de parranda.

Quiero decir… el contrato de Norman Foster. Sí, el de la ciudad de la justicia. Que no estaba desaparecido. Es que se había traspapelado. Lo que viene a querer decir en román paladino que era un contrato tan DE VERGÜENZA que era mejor decir que lo habían perdido y aguantar el chaparrón. [Aquí lo tienen para su solaz]

Pero ojo, no me entiendan mal. Déjenme ponerlo claro en una sola frase que espero pase al eterno mármol de la historia:

Norman, eres mi ídolo.

Así, negro sobre blanco. Me ha salido del alma oigan. Las cosas claras y el chocolate espeso. No te beso, Norm (permite que te tutee) porque me pillas lejos, pero estaría dispuesto a ello. Con lengua. Que hayas pedido lo que has pedido y sobre todo QUE TE LO HAYAN FIRMADO, eso, Norm, es como conseguir que diez tostadas de mantequilla caigan por el lado que no está untado mientras un gato cae de espaldas. Como hacer que se ría el señor Spock. Como que Mark Hamill actué. Como conseguir que Calatrava haga un cubo. Dentro de otro cubo. Es sangre de unicornio hecha contrato. Es el vellocino de oro. Es lo más. Lo último. Lo insuperable.

Más allá de ese contrato, Norm, no hay nada. Ese contrato es el Nirvana. Yo quiero vivir en ese contrato. Morir en el si fuera menester. Me lo estoy imprimiendo y lo voy a tirar sobre la cama para restregarme con sus cláusulas. Desnudo. En plan sucio, lo admito, tal es el poder erótico-administrativo que ejerce sobre mí.

A partir de ahora, Norman, en mi mesilla de noche estarán El lobo estepario, El guardián entre el centeno…y este contrato. Estoy por tatuármelo en plan Prison Break, no te digo más Norm.

Dicho esto, y mirando ahora a nuestros queridos representantes electos…

¿EN QUE NARICES ESTABAN USTEDES PENSANDO PARA FIRMAR ESTO? ¿Se puede ser más paleto? ¿Más snob? ¿Más inculto? ¿Más negado y más absolutamente irresponsable?

Yo también sonreiría Norman.

Yo también sonreiría Norman.

Porque oigan, contra el vicio de pedir está la virtud de no dar. O, todo lo más, de aplicar la ley. O, ya puestos, de tirar de experiencia y usar los contratos que nos hacen a los demás.

Pero no desesperemos, compañeros arquitectos -ahora os miro a vosotros-. Sepamos ver la oportunidad que se esconde ante semejante hallazgo. ¿Cómo, se preguntan? Lean, lean.

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

noviembre 2, 2015 at 11:24

Publicado en General

Por Allí Hay Dragones

with one comment

Hic sunt dracones

Hic sunt dracones

Hic sunt dracones. Por allí hay dragones. Horrores localizados que parecen no ser de nuestra incumbencia. A los que la distancia nos hace lamentablemente impermeables. Últimamente es una cuestión que me interesa. Y en parte porque siendo habitantes del primer mundo no somos ajenos a ella como la crisis de los refugiados sirios huidos de una guerra entre –como diría Kissinger, premio Nobel de la paz por cierto- “nuestro hijo de puta” y una banda de fanáticos ha puesto lamentablemente de manifiesto (Llamarles “emigrantes” me parece una muestra de metalenguaje perversa).

Y si bien todos somos de alguna manera (Y de muchas) culpables, resulta un mecanismo perverso y muy occidental el emplear esa generalización como lente borrosa con la que –asumida la barbaridad o al menos banalizada, interiorizada- no profundizar en aspectos particulares de la aplicación de eso que, tan solemnemente, llamamos principios. Deontología. Ética. Un mínimo.

No es nuestra disciplina ajena a estas cuestiones. Si me apuran cabría decir que no lo es en absoluto en este siglo XXI en el que las predicciones de Guy Debord sobre la espectacularización de la sociedad parecen a estas alturas, tras 16 ediciones de Gran Hermano, debates políticos en los que se miden las alturas de las sillas y el juicio de OJ Simpson, una aproximación muy comedida a la realidad.

La arquitectura es un fin, en ocasiones, y un medio muchas veces. Para cierta casta gobernante ambas situaciones coinciden: El fin es la gestión del poder. La propaganda pura y dura. La exhibición de musculo, caridad mal entendida o control absoluto. El medio, lamentablemente es la propia disciplina, convertida así en un objeto formalizado y vacío. Descargado de ese mínimo ético, lo que producimos troca en una fachada falsaria cuyo objetivo es en muchas ocasiones ayudar al lavado de corrupciones varias, obviando el atropello a los derechos humanos básicos o el absolutismo fascista más repugnante.

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

octubre 26, 2015 at 11:43

Patton, Gary Cooper, los 7 Magníficos y las Tizas de Jimena

leave a comment »

The tanks are coming... the tanks are coming...

The tanks are coming… the tanks are coming…

Este texto es un relato, libre, de la pequeña charla que he dado como parte de OPENHOUSEMADRID.

[Aprovecho para agradecer a Paloma Gómez la invitación, a Anatxu Zabalbeascoa su moderación –no es fácil lidiar con arquitectos- y a Anna su ayuda para que todo saliera perfecto. Y a todos los ponentes por su generosidad]]

El título es raro. Lo sé. Yo soy algo raro… así que no debería extrañarles queridos lectores. Sin embargo, trataré de ser más claro.

Yo soy de Almería. También es un sitio raro. Lo digo con cariño, no crean. Con el cariño de Radiohead al cantar I’m a creep, I’m a Weirdo. Con el cariño del emigrado interior que vuelve a su tierra cada vez para descubrir cómo va cambiando sin su presencia, siendo la misma y diferente a la vez, ajena y sin embargo propia.

En Almería, vean, hay una catedral. Es –creo que se van haciendo ustedes a la idea del asunto- una catedral rara. Una catedral fortaleza. De planta de cruz pero sin brazo corto, el acceso se produce por la fachada lateral, quedando la portada relegada a un papel secundario. Y junto a la catedral, una plaza.

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

septiembre 29, 2015 at 11:31

Publicado en General

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores