n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Archive for septiembre 2013

Una Breve Reflexión

leave a comment »

(1) "Se torea como se es" Juan Belmonte

(1) “Se torea como se es” Juan Belmonte

Vaya por delante que nuestro conocimiento de la Trienal de Lisboa proviene de las críticas leídas al respecto. De las unas y de las otras sin excepción.

A tenor pues de lo leído y del próximo CongresoXpress de Arquitectura –del que recibimos una invitación (¡Gracias!) – y a la vista del debate generado, nos cabe una reflexión (sirva como avance extendido de lo que pensamos decir) no por breve menos firme.

Uno no tiene nada en contra de que nadie performe lo que le de la gana. O, por aclarar, lo tiene y entiende que es una cuestión propia que afecta a un sector (El artístico, o mejor dicho el Bussines-artístico) diferenciado, con el que mantengo (más allá de mi interés o falta de el) pocos puntos de contacto.

Diferente cuestión acontece cuando entran en escena dos palabras muy de moda actualmente: Reinventarse y Arquitectura, que combinadas me parecen un dislate de proporciones peligrosas. Y no, no me refiero a la expresión coloquial, sino al trasfondo que subyace en toda una corriente –muy consciente- que ha emprendido lo que Fredy Massad denomina –acertadísimo- una huida hacia la periferia difusa [Por contrapartida a la huida hacia delante que supuso el final y el pre-anuncio de la crisis].

Esto es: Independientemente de que uno se dedique a construir y proyectar, a estar en obra, a hacer helados, cupcakes, exposiciones, a editar libros o a –porque no- performar, estaríamos hablando de cuestiones ocupacionales que, salvo los lógicos cambios y adaptaciones, no implican que aquello que hace de la disciplina que ejercemos lo que es deba trocarse por un nuevo e impostado ideario compuesto de una suerte de sinopsis (mala, por lo absolutamente perentoria y liviana) de disciplinas tangentes.

O, dicho de otra forma: Uno entiende que la Arquitectura se basa (Cualquiera que sea la definición que quieran emplear, incluidas las más cursis) en un fuerte e ineludible compromiso social extensivo (Y que no solo alude a cuestiones mínimas e higienistas) y un ejercicio altamente serio de la responsabilidad y la honestidad, que no solo es la legal, sino la necesaria que dimana de la cuestión anterior.

Cumplidas esas bases mínimas –imponderables, al menos para nosotros-, cumplido este “cómo se es” de la celebre frase de Juan Belmonte (1), el resto es lo que tradicionalmente hemos llamado, y perdónenme la sencillez, “buscarse las habichuelas”.

Cambiaran las formas, los procesos, las relaciones cliente – arquitecto o incluso desparecerán tal y como las conocemos para ser sustituidas por otras nuevas, habrá más dinero o menos dinero… Nada que no ocurra en cualquier profesión, nada que no sea el resultado evolutivo normal de cualquier actividad humana. Nada que necesite de este “reinventarse” si este implica la huida sin análisis de lo pasado hacia terrenos no por más inexplorados más favorecedores ni menos idénticos a los yermos de los que venimos. Quien no analiza su pasado va camino de replicarlo, con más glamour.

Necesita la disciplina de esta profunda reflexión. De este –por una vez- detenerse y rehacer principios muy sencillos, muy elementales… pero también imprescindibles. Principios que afectan a la estructura profesional, a las relaciones entre arquitectos, a la recuperación de una necesaria posición de servicio que abandone la imagen de demiurgos caprichosos y artistizados más cercanos a un impostado gurú de la moda que a un técnico responsable (haga balaustres o haga premios Pritzker) y que tantas “alegrías” nos ha traído (La ultima la LCSP o, al menos, sus peregrinas excusas ministeriales).

Principios que asuman que todo proyecto –sea este una magdalena o un edificio, una performance o un plan parcial- nace de la autocrítica y la necesita para ser útil a la sociedad, lejos de cenáculos, adoradores, marchantes y otros círculos de interés cuya función como marchantes en el negocio de la arquitectura de moda (Que lo hay) se confunde equivocadamente con la de investigadores, o incluso con la de críticos. La critica –entendida como herramienta fundamental de la disciplina próxima a la investigación- no puede ser un negocio de quitar y poner reyes intocables.

Principios, en suma, que se expresan de forma muy sencilla y de los que se puede y se debe hablar de forma clara y sin tapujos, sin que sea necesario poner a un señor vestido de político manguta “performando” un latrocinio de dinero público para que el debate sobre este aspecto nos quede más “accesible”. Confundimos con cierta frecuencia exposición y accesibilidad con banalización y simplificación. Una simplicidad que resta fuerza a esa bella sencillez (No son la misma cosa) de la que hablamos: dura, sólida y, sobre todo, molesta con un poder que parece encantado con estas nuevas derivas tan artísticas como, en muchos casos, inanes e inofensivas.

Sin arreglar todo lo que no funciona en las bases de esta profesión (Aquello que ha generado tantas cuestiones tan poco enseñables, tan vergonzosas y que uno encuentra en espíritu aun tan presente pese al cambio de look) poco más importara aquello a lo que nos dediquemos. Poco más importara como “nos buscamos las habichuelas”. Correremos además el peligro de seguir construyendo una tramoya vacía, una ruina glamourizada, sin sustento firme ninguno y tan podrida al cabo como el anterior sistema del que dice renegar –sin hacerlo- pero con el agravante de haber perdido, aun más, por el camino aquello que nos hace necesarios (No obligatorios) y que nos acerca a una sociedad en la que lo somos. Creanme, no más que otros, pero necesarios.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

septiembre 27, 2013 at 12:54

Publicado en Actualidad, crítica, profesión

Privateers

with one comment

Esto, con el dinero que hay, no se puede... ¿Abordar?. Arrrrr!

Esto, con el dinero que hay, no se puede… ¿Abordar?. Arrrrr!

La semana pasada se cumplía lo que hace tiempo en esta santa casa venimos auspiciando como el más que probable final de muchos de los señoriales (Y muy publicitados) mostrencos que pueblan la geografía arquitectónica pública patria.

La Generalitat Valencia, propietaria a través de una sociedad pública de La Ciudad de Las Artes y Las Ciencias, ese parque temático del “All Calatrava”, privatizará el complejo cediendo su gestión por un periodo de 15 años.

Así, pese a que la Generalitat venderá el proceso como un ejemplo de gestión responsable (En aras del nuevo Dios omnipresente –y aplicado vectorialmente, es decir solo en una dirección- la Austeridad) la realidad es que resulta vergonzosa la nula responsabilidad asumida por una casta política que creyó ser Los Borgia por la parte mecenas (con dinero ajeno, por supuesto) y de serlo en algún momento lo fue únicamente por la parte Lucrecia.

¿Son los únicos responsables, no obstante? Veamos.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

septiembre 24, 2013 at 12:33

Stadium CopyCATS

with 7 comments

We are some angry japanese anime CATS!!

We are some angry japanese anime CATS!!

Ahora que todos nos hemos tomado ya nuestro correspondiente relaxing cup of café con leche (Que si es en la Plaza Mayor is a little bit caro de narices, pero one day es one day) y tras descubrir –o enterarnos, porque era algo ya conocido- que es mejor no tener las instalaciones construidas (Porque como todo el mundo sabe, de una cosa construida no hay posibilidad de cobrar…”convolutos”), se nos vienen encima unos añitos divertidísimos de ir viendo los mostrencos olímpicos con que nos van a deleitar en Japón las archistars de turno (Y de siempre).

Para empezar, unos aperitivos, con el estadio olímpico. Pasen y vean y descubran porque Hello Kitty y Doraemon están con estas caras de pocos amigos.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

septiembre 10, 2013 at 13:34

El Nueve Por Ciento

with 7 comments

Ready, stady, PAY!

Ready, steady, PAY!

Tiene uno la sensación hace ya muchos años de que el Barón Pierre de Cubertain está en su tumba revolviéndose cada vez que se acerca otro “año olímpico”.

Seamos sinceros, todo el asunto de los comités de selección, visitas, inspecciones, ciudades y demás zarandajas suena a cuento chino, a sobornos (Tan feos como los que le costaron el cargo a Samaranch), a una cosa en la que Alberto de Mónaco tiene voto y en la que Iñaki Urdangarin tuvo alguna responsabilidad (Lo que ya de por si es para echarse a temblar), y a una fiesta cuyo pastel se reparten entre cuatro corporaciones (Nike, Adidas et altri y un largo etcétera de prestadores de servicios especializados).

Por lo demás, las llamadas a la unidad eterna, el amor de los pueblos y otras demagogias simplistas, pierden todo su significado en una autentica orgía de dinero público y de medios económicos en la que lo interesante es ver si fulano corre mucho o poco mientras la realidad se deja de lado (Se ve que no da bien en cámara).

Sin embargo, estas podrían ser (Aunque la corrupción del COI, como la de la FIFA están mas que vistas en sucesivos escándalos que parecen solo la punta del iceberg) cuestiones personales.

Madrid opta ahora (Y van…) a la candidatura a unos Juegos Olímpicos en 2020 (Segun el logo, en 20020, que igual erá más acertado). La obsesión megalómana de un Alcalde que dejo su ayuntamiento como el mas endeudado del país ha sido heredada por esa indigente intelectual que es Ana Botella (Y no crean que esto es una cuestión partidista: Sus oponentes electorales han demostrado una vez tras otra ser tan escasitos (La playstation de Simancas) y tan inanes (Rafa Quien) como ellos.

Lo malo, déjenme ser claro, es que ahora existe la posibilidad de ganar. Con una Turquía salpicada por los casos de dopaje (Que tiene uno para si que no son la excepción sino la norma en todo el deporte de alta competición) y un Japón “post-Fukushima” tratando de demostrar que por comer tofu en Tokio no te va a salir un tercer ojo como al pez de los Simpsons, cabe la maldita posibilidad de que esta vez nos llevemos este premio envenenado.

Veamos en profundidad.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

septiembre 6, 2013 at 13:56