n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Mis Problemas con BIG

with 34 comments

Imagen de la portada de "Mis Problemas con Amenabar" de Jordi Costa y Darío Adanti

Sospecho que me pasa en esto como a Jordi Costa con el “Buen chico genial” del cine español. Que no entendemos como nuestros respectivos problemas (Quizá problema es mucho decir, pero ustedes me entienden) con nuestros respectivos iconos no son más entendidos, y que la inmediata genialidad, unánime y asumida por decreto, con la que se baña a ambos (El suyo cinematográfico y el mío arquitectónico) nos pone la mosca detrás de la oreja.

No es la primera vez que me preguntan que fue de mi agria polémica con Bjarke Ingels, ¿Por que no me gusta su desenfadado discurso, sus alegres explicaciones y sus jolgorios arquitectónicos de colores CMYK? He prometido explicarme, al menos explicarme en la medida de lo posible y muy limitado de mis capacidades y así, desnudando mi negra alma, contar toda la verdad nada más que la verdad y solo la verdad, sobre:

MIS PROBLEMAS CON BIG:

Comencemos por el principio. La irrupción de Bjarke Ingels y BIG (Nunca unas iniciales revelaron tanto, salvo por la constructora española DIOS S.A.) se produce en plena época de la arquitectura icono. Por mucho que el propio Bjarke nos cuente lo contrario (En esto no es el único, y ni siquiera el mas descarado), es una tendencia que abraza con pasión, con lujuria incluso, dedicándose a ella durante los primeros y muy expansivos años de introducción como nuevo Enfant terrible de la arquitectura mundial.

No es otra cosa que un icono desmesurado, en todos los términos, el proyecto más paradigmático de esta época, el edificio-símbolo para china, el llamado REN, publicitado con profusión en conferencias por todo el mundo en las que se nos contaba la enorme casualidad de que el diseño del edificio coincidiera con el símbolo chino “Pueblo”. Personalmente, ni yo ni V creemos en las casualidades.

El edificio es formalmente muy cuestionable en esa explicación simplista de ser una torre que acaricia el suelo. Una explicación que requiere de un exceso de voluntarismo por parte del espectador informado y que se soporta en un render para un TED Talk pero que resiste mal un análisis en profundidad.

Poco se acariciara con una estructura que por pura lógica deberá hiperdimesionarse por el banal motivo de dar presencia real a una forma tan antieconómica y estructuralmente complicada (La curva favorece el empuje, por mucho que la cosa tenga dos patas antisimetricas).

El edificio es así, ante todo y casi podríamos decir que contra todo, un puro icono. Una imagen publicitaria sobredimensionada. Ni siquiera aporta una ventaja de ningún tipo a un esquema que tampoco es que sea lo mejor que ha dado la ultima producción de arquitectura: el del edificio en altura con “cosas” (Puntas inclinadas, pasarelas, bulbos y demás subespecies), el primo del pueblo venido a la ciudad del rascacielos de toda la vida, necesitado de perifollos inútiles que le hagan olvidar sus orígenes, tan despreciados en otros tiempos no tan lejanos (En los 90, las “torres” eran el mal en la ETSAM).

Recuerdo que hace años en Alicante hubo un concurso para unir los dos extremos de la bocana del puerto deportivo que da frente a parte de la ciudad. Entre muchos proyectos excelentes se encontraba uno que tomaba como premisa la ejecución de un rascacielos en forma de “A” (Suponemos que de “Alicante”), con una pata en cada dique. Las proporciones eran aproximadamente las mismas que las del “Ren”. En comparación con el despliegue de medios Bjarkesiano, la imagen de aquella “A” era infinitamente peor, los render de una inocencia que movía casi a la ternura, los fotomontajes poco realistas…. pero las ideas, las intenciones y el fondo del asunto eran sencillamente las mismas.

¿Por qué aquella “A” despertaba la unánime critica (razonable y razonada) por su inconsistencia como proyecto meditado y serio, con capacidad de respuesta a lo planteado por unas bases, que eran por lo demás ejemplares, y sin embargo el REN arranca aplauso tras aplauso cuando se esta haciendo, básicamente, lo mismo?

No es desdeñable que haya algo que BIG hace mejor que nadie. Publicitarse. Videos, conferencias, charlas. Nada malo hay en ello y es práctica habitual en la profesión. Lo que no lo es tanto es la frivolidad superficial con la que se cuenta un proceso que (Una de dos) de ser literalmente como se nos explica es una chufa, o de ser una cobertura edulcorada para audiencias frívolas constituye una simplificación adulterada y tremendamente torticera de la realidad.

El video del edificio 8, en el que Bjarke Ingels nos explica la génesis del proyecto es una suerte de manejo digital de plastilinas pixeladas en el que el autor nos cuenta las decisiones básicas que configuran una construcción que no es precisamente un pequeño pabellón sino un enorme edificio de apartamentos.

Acciones como la de “Simplemente girar la base de la torre” ni son tan simples, ni son tan casuales. Ni consisten únicamente en retorcer un trozo de foam virtual. Implican decisiones estructurales, ambientales, espaciales, y por tanto económicas, de gran calado que se traducen aquí en un giro de manos de prestidigitador que enseña el as de corazones y esconde el truco. Un truco que, como ocurre con la magia, solo los muy los absolutamente entregados creerán inexistente.

El video, yendo a lo particular, emplea 10 minutos en explicarnos el “urban layer cake”, algo que es tan común y corriente en cualquier edificio existente, en cualquier parte del mundo, que resulta de todo punto engolado tratar de presentarlo como una solución novedosa por la única vía de ponerle un nombre rimbombante. Locales y oficinas en los bajos, viviendas en medio, áticos arriba… es una solución tan experimentada como incluida en el acerbo mental de cualquier profesional. Y sin embargo, genera una admiración extraña que parece adocenar cerebros con la misma facilidad que abre bocas.

El final de esta operación es “Una simbiosis arquitectónica”. Es, curiosamente, una que conocemos desde la Unite D’habitacion, o quizá incluso antes. Es la misma de cualquier bloque medianamente común en cualquier ciudad de tamaño medio. Es la del bloque en el que yo vivo. El apilamiento de usos ahora es “Una simbiosis arquitectónica”. Sirva este ejemplo como piedra de toque del resto sobre la profundidad innovadora de los conceptos manejados.

Si esto es simplismo elevado a la categoría de arte, la operación de “Atar un nudo” en el bloque (Un simple achaflanado intermedio) que produce ese “8” tan vendible como imagen, es la reinvención del plan Cerda y de sus prototipos de manzana un siglo después, y probablemente con mas complicaciones.

Ya solo falta estirar y comprimir en altura, ¿La excusa? Las viviendas emplean la energía para calentar y las oficinas para enfriar (Se ve que en invierno las oficinas en Holanda cierran, o que es costumbre trabajar con visones o que los sufridos ciudadanos se han comprometido a no enchufar el aire acondicionado en verano). Así que el edificio se aplasta, estira, empuja y desplaza…. et voila. Lo mismo de antes pero en inclinado y por supuesto con unas mermas de espacios inútiles que no son nada despreciables pero que no parecen importar cuando de lo que se trata es de maquillar un bloque tremendamente convencional para que parezca lo contrario…. sin dejar de ser lo que es.

Porque a la postre, ¿Qué tenemos aquí? Un bloque de oficinas y viviendas. Con la distribución que tienen los bloques de oficinas y viviendas hace ya mas de un siglo. O al menos nada que sobrepase otros edificios que en su día si marcaron una diferencia en el concepto habitacional. Unos patios extrañamente achaflanados, y unas compresiones y dilataciones en sección que lejos de ser una ventaja suponen unos espacios de total desperdicio que deberán compensar unos soleamientos en piezas que son, por otra parte, 100% pasantes (O al menos eso deja ver la maqueta, ya que poco mas sabemos del complejo, de sus circulaciones, de sus distribuciones o de sus usos, aspectos estos que suelen ser determinantes en un edificio de esta dimensión).

Sabemos eso si, que con tres movimientos de manos, cual David Coppefield holandes, Bjarke ha creado un nuevo icono. No es lo malo que así se nos venda lo que no deja de ser común y corriente. No es lo malo que el mago emplee de ayudante a Amber Valetta para que todo quede más sexy y para distraer a la audiencia ya de paso. Lo malo es que pese a la ayudante espectacular, o quizá porque la ayudante es espectacular, el truco es malo. Se ve. Se nota. No sorprende –No debería sorprender- a nadie.

El mago ha confiado demasiado, o casi exclusivamente en que todas las miradas irían a la espectacular ayudante y no al manejo de palancas y resortes.

Me preguntan a veces porque considero “malo” que Bjarke haga lo que hace como lo hace. Personalmente me da igual. Me importa muy poco. Duermo igual de bien. Para que nos entendamos ustedes y yo, no me importa nada si Bjarke decide reinventar la casa del Fascio con esquema de “Apriete aquí, empuje allá”. Ni siquiera me importan los resultados. No son lo peor que he visto. Tampoco me parecen nada del otro mundo. Me parecen, por épocas, en exceso formales y, de continuo, tremendamente simplistas.

Pero no se trata de eso.

Me importa en cambio que se defienda lo divertido que es BIG oponiéndolo a la seriedad de otros profesionales. Craso error este, lo divertido no esta reñido con lo serio. Es mas, la excelencia en la diversión se alcanza cuando es seria. Me importa y me preocupa esa confusión de diversión con frivolidad, pues no otra cosa es lo que supone elevar a los altares a Bjarke Ingels solo por que su ayudante en el escenario es espectacular. Y ello porque lo que transmitimos parece ser un hecho que me niego a aceptar: el de que importa más “como cuentes las cosas” que “las cosas que estas contando” o quien las cuente. La forma esta superando al mensaje y eso siempre me produce escalofríos. Nadie niega que BIG domine el marketing como nadie en esta profesión, pero eso simplemente hace el envoltorio más agradable y parece lógico que se profundice algo más en el contenido y en quien lo porta.

Este es mi problema. Es quizá privado, no lo se. Si se que para mi esta fundamentado en la facilidad con la que la falta total de capacidad critica de esta profesión encumbra aquello que se presenta con la suficiente parafernalia. Aunque sea lo de siempre, o aunque sea tremendamente cuestionable: un icono mas, con pies de barro, que responde en muchos casos a decisiones tan poco creíbles como fáciles de explicar dentro de un proceso de producción que parece basarse en la facilidad para publicitar los resultados. Así, no podía ser de otra manera, “Yes is more” es el lema perfecto para este ejercicio de superficialidad, que personalmente encuentro preñado de un simplismo excesivamente tentador y que no hace sino subirse al carro del “Yes we can” omnipresente. “Yes we can” siempre me ha parecido poco serio, irresponsable incluso, si no viene seguido de “¿But should we?”.

Mientras estas dudas me asaltan, hagan el favor de no confundir churras con merinas. No se trata de que BIG sea mejor o peor que esos horrores que pueblan el panorama arquitectónico (O más bien constructivo) español. Es probablemente mejor y mas vendible, más visual, más cercano a un lenguaje que todos hemos aprendido a manejar y que resuena en nuestras cabezas con la familiaridad que produce la inmersión.

Pero no se trata, repito, de eso. Se trata de que por mucho que Hannah Montana venda millones de discos y tenga DVD’s con muchos extras, nunca será Blind Willie Jonson, y de que en este país (Y por lo visto en Europa) la superficie suele pesar mucho mas que la densidad.

Se trata, a la postre, de que encumbrar genios por decreto sin cuestionar nada, solo sirve para ocupar los pedestales que nosotros mismos, tristemente, somos tan aficionados a crear, necesitar y adorar, independientemente de que lo que haya arriba lo merezca o no.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

noviembre 9, 2010 a 12:36

Publicado en Actualidad, crítica, General

34 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. chapó!!

    Gemma

    noviembre 9, 2010 at 12:51

  2. rechapó!!

    Gemma

    noviembre 9, 2010 at 12:52

  3. […] This post was mentioned on Twitter by Daniel Moyano and n+1, n+1. n+1 said: Mis Problemas con BIG: Imagen de la portada de "Mis Problemas con Amenabar" de Jordi Costa y Darío Adanti Sospe… http://bit.ly/dg580u […]

  4. Tu duermes?

    jamm

    noviembre 9, 2010 at 13:44

  5. Poco. Primeros dientes…. ^_^

    jmer73

    noviembre 9, 2010 at 13:49

  6. Me alegra ver, que no soy el único que le ve como el David Copperfiel -el mago, ilusionista- de la arquitectura.
    Saludos.

    D. Oiza

    noviembre 9, 2010 at 15:15

  7. sólo puedo decir… gracias!!!

    Mochi

    noviembre 9, 2010 at 17:44

  8. Bueno, en cualquier caso, esta arquitectura dura lo que dura la sorpresa, 3 o 4 seg.- como dice Carlos Puente.

    fernando

    noviembre 9, 2010 at 19:31

  9. Lo realmente chungo ha sido tener a adoradores (LITERAL) de esta gente como profesores de la carrera, y las consecuencias que ello acarrea… atentos! las hordas BIG (y similares) vienen pisándonos los talones. ¡Corred insensatos!

    Jorge

    noviembre 9, 2010 at 19:54

  10. Hola a todos.

    Yo este tio me recuerda a Jaime Oliver…es un cocinero? SI (Si?)… lo es porque cocina, o sabe cocinar, pero mas que eso es una estrella MEDIATICA.

    El problema es que lo que hace es muy atractivo, engancha, y quiza deberiamos plantearnos porque o cual es el mecanismo que posibilita su exito.

    Personalmente esto harto de los Personalismos, es cierto que hay una linea en cada autor, pero a mi me gustaria hablar de proyectos concretos, algunos de ellos realmente me encantan por su claridad y simplicidad, y hay otros que sencillamente paso, como ese ejemplo de la ARQUITECTURA GRUYERE, que dicho sea de paso, no es el unico que la promueve.

    En cuanto a las implicaciones estructurales, instalaciones, programaticas, etc, si que es cierto que me encantaria ver como hace para que el proyecto gane solidez en su materializacion. De hecho hay mucho proyecto y poca obra. (Abrimos un debate de esto? Valoramos los proyectos o la obra construida?).

    Es una arquitectura de los ICONOS, del espectaculo y parecia que nos habiamos librado de ella. Que le vamos a hacer, es lo que es y tiene sus consumidores como cualquier otra cosa. Y viendolo desde ese punto de vista, pues el tio es muy inteligente, todo un mago como tu dices. (a quien le importa la seriedad cuando nos presentamos un concurso donde lo importante es ganar??)

    Un artista amigo mio dice que los artistas, cuando tienen que salir al mercado, son como las putas, se trata de seducir, de ensenar los ligeros y de desatar la debilidad…(si si, te hare todo lo que quieras)…y creo que BIG hace lo mismo. Funciona? SI, si funciona porque no? pues de eso se trata. Acaso no hemos ido a concursos todos a ver las flipadas que se presentan? O es que no os suena eso de “bueno los concursos en nuestro estudio nos los tomamos como una oportunidad de explorar y bla bla bla”

    Es muy flipado, un asalto a mano armada a la profesion, pero yo se lo pongo a la gente y le gusta, que le vamos a hacer!

    Luis Blanes

    noviembre 9, 2010 at 22:39

  11. Ya dije aquí, tiempo atrás, que en los tiempos actuales, uno hace arquitectura para sí, y no para los clientes (el pope RK ya describía este hecho-ver psicologías).
    Si tenemos en cuenta que BIG proyecta para BJORK, M.GONDRY, JAY-Z, RODNEY MULLEN ( http://www.youtube.com/watch?v=1U-cgn3cEGA ) , que lleva en el mp3 electrónica y hip-hop y que el lema en PLOT era PASADLO BIEN creo que le acompaña.
    Para mi es evidente que no son Blind Willie Jonson (estas casas serían para gente acompañada de un Whiskey a lo Donald Draper); ni un cómic es Shakespeare, ni un slogan publicitario es Espronceda, ni un videoclip es MOZART, ni un partido de fútbol es un ballet por mucho que Messi se empeñe.
    Otro tema es, como dice el sesudo ALAIN FINKIELKRAUTT, que bajo el paraguas de cultura, a su sombra se mete de todo y eso nos ha llevado a un infantilismo que empieza a ser preocupante.
    Unos se infantilizan y los otros se radicalizan; zombies versus fanáticos.
    Si esa arquitectura respuesta a ese infantilismo ha de hacerse, la verdad es que prefiero que la haga BIG a otros que hay por ahí.

    oscarq

    noviembre 10, 2010 at 14:24

  12. Yo no le tengo ninguna manía en especial, es más tiene alguna obra con aspectos interesantes y generalmente cuando tiene algo construido está bien hecho; ahora bien suscribo prácticamente todo el artículo, algunos de sus edificios son, a nivel conceptual, puro Venturi, de una simpleza y banalidad terribles y quizas tenga algo que ver con el espíritu de los tiempos, pero la realidad es que si Bjarke consigue algún logro para la arquitectura será el conseguir difundir la arquitectura fuera de los arquitectos, que bien pensado sería un gran logro de conseguirlo, pero arquitectónicamente hablando no tiene ni un solo concepto que sea novedoso, ni arriesgado y generalmente es bastante “chorras” aunque luego pueda obtener resultados decentes.

    Aunque tenga que ver solo de pasada es sorprendente como en una época en la que en los escritos todo el mundo se llenaba la boca de la palabra informalismo, no solo haya sido la de mayores excesos formales, total luego se van a quedar el 95% en el papel, y además ha puesto de moda el ornamento que llevaba en el ostracismo la tira de años

    albertof.

    noviembre 10, 2010 at 15:35

  13. Venturi era un macarra, :)

    Difundir la arquitectura fuera de los arquitectos a través de BIG es menospreciar el trabajo de los arquitectos que trabajan para la gente y no para el símbolo. Aunque primero hay que ver qué es lo que parece ser Arquitectura, incluso entre los propios arquitectos, y arquitectura (parece ser bastante menos nombrable)

    Bea S.

    noviembre 10, 2010 at 16:05

  14. Contemplado desde mi hiperrealismo, desde un mundo donde las cosas se siguen haciendo con ladrillos, pasta y monocapa, donde los ingresos son mínimos, donde nuestra valoración y respeto sencillamente hace tiempo que no existen, donde el día a día es como es… divagar sobre si un edificio con aspecto de y griega invertida (no ye) y sus autores son esto o lo otro o lo de más allá… pues la verdad. Pues eso.

    Yo robot

    noviembre 10, 2010 at 18:36

  15. La presentación del edificio 8 ese es acojonante y el edificio en si, en principio, es tremendamente atractivo. Si son viviendas, locales y oficinas a vender por un promotor privado y este obtiene un beneficio, o incluso sale “lo comido por lo servido”, será buen arquiecto. Si esa promoción deja pérdidas o la edificación tiene algún tipo de aporte público extra, VPO vaya, entonces es un “artista” por conseguir colocar el edificio, al estilo Lyle Lanley en “Marge contra el Monorrail”. La historia lo juzgará en cualquier caso.
    Saludos.

    JCM

    noviembre 11, 2010 at 0:12

  16. Una vez más, me siento completamente reflejado con tu artículo JMER. ‘El de que importa más “como cuentes las cosas” que “las cosas que estas contando” o quien las cuente’ es algo que hace muuucho tiempo estamos sufriendo sin ir más lejos en las escuelas de arquitectura. Pasan y pasan los años y en algunos casos parece que sólo importa que esté bonito, que luzca y dé esplendor, que 3ds, fotomontajes e imágenes 1001 veces phothoshopeadas deslumbren al profesorado y estimulen sus neuronas. ¿Cada vez se sabe leer menos la arquitectura o es que da gustillo que te masturben la mirada a golpe de paneles coloridos?

    Gon

    noviembre 11, 2010 at 2:36

  17. Cuando se ningunea lo COTIDIANO,y se olvida uno de lo ORDINARIO, de que proyecta para la SRA. GÓMEZ o el SR. PALOMO sólo quedan dos posiciones naturales (hecho histórico), (1)que es extremarse o radicalizarse, y (2) que se “dope” para ser feliz.
    Si A. PEREZ REVERTE copa todas las librerías, o si WILL SMITH y toda su prole llenan las pantallas sólo hace que acelerar el proceso por generar un odio espontáneo al personaje.
    Un día amaneció Mª ANTONIETA sin cabeza, que hasta entonces disfrutaba en su VERSALLES de cuento infantil; los ninguneados, sin nada que perder avanzaban por PARÍS… (ahora sí,divagando).

    oscarq

    noviembre 11, 2010 at 10:53

  18. A favor de BIG. En contra de tronos y pedestales para él o para cualquiera. La arquitectura de los premios creados ad hoc por políticos es miserable. Hacerse fotos con él por razones absurdas quizá también.
    Señalarlo como la injusticia mayor de la arquitectura actual es la mayor injusticia de la arquitectura actual. O sea,sí, pero no.

    paco

    noviembre 11, 2010 at 17:59

  19. A favor de que José María explique de manera tan convincente sus fobias!

    paco

    noviembre 11, 2010 at 18:00

  20. Gracias a todos por debatir chicos y chicas!!!

    Mochi…. que me pone usted colorado. Por cierto gran blog el suyo.

    Fernando, Jorge, estoy de acuerdo, el peligro (O quiza peligro es muy fuerte…) el asunto (mejor) es que sigamos entronizando al personal, en una suerte de “A rey muerto, rey puesto” que no parece tener fin.

    Luis, lo que me preocupa no es que funcione o deje de funcionar. Precisamente el ejemplo de los concursos es muy explicativo de los peligros del “Contarlo bonito, pero hacerlo de aquella manera”.

    JAjajaja. Estoy de acuerdo Bea. Venturi was a Pimp. And a big one. But in his time maybe he was necessary…. Tengo sentimientos encontrados con Venturi, lei con fervor el “Learning las Vegas” en su momento…pero los resultados “virales” del asunto que me parecen lamentables en muchos casos.

    Es cierto que ese punto de vista existe y es tan valido como el mio Javier, pero no lo es menos que lo logico seria que existieran al menos analisis mas profundos de lo de BIG que la admision como infalibles de sus videos y conferencias. Por otra parte el que comentas es un sistema de valoracion que ofrece peligros….y este es otro debate interesantisimo ¿Que define a un buen arquitecto?. Espero que no el premio Pritker, esa alhaja concedida por cierta cadena hotelera que esta rozando los niveles de aleatoriedad del Premio Planeta.

    Esta muy bien que divages Oscar, no apologies needed. Siempre me parece que el mejor ejemplo para esto es comparar “Empire Strikes Back” con “La Amenaza Fantasma”. La primera, a pesar de los efectos especiales, no dejaba de ser una road movie en el espacio con un gran guion de Lawrence Kasdan, la segunda… sin los efectos… se quedaba en nada.

    Jajaja. Gracias Paco, ya sabes que estas desnudeces del alma me ponen nerviosisimo…. Por otro lado, no creo que lo de BIG sea la mayor injusticia de la arquitectura actual… esa se la reservo al valenciano universal. Si me parece sintomatico de un cierto continuismo en las formas de transmision-comunicacion de arquitectura. Entiendo que mis problemas con BIG son mios, y que hay compañeros que tras analisis profundo encuentran valores que para mi no lo son tanto, y eso me parece correcto. Sin embargo me epata como bien sabes la unanimidad que suele acompañar estos fenomenos que acaban siendo mediaticos….(Y quiza solo buscada y superficialmente mediaticos)

    Jajajaja. Tengo mas fobias, ya las explicare en cuanto me recupere. ^___^

    jmer73

    noviembre 12, 2010 at 13:29

  21. Supongo que cada uno tenemos nuestras fobias…La mía? El integrismo.
    BIG hace cosas mejores y peores, y lo cuenta muy bien, y sonríe mucho. A mí no me moelsta lo más minimo, ni creo siquiera que sea para tanto, ni por lo arquitectónico ni por el odio que genera (léase “odio” con comillas). Completamente de acuerdo con Paco.
    Lo que no me gusta es que se le ataque por el hecho de que está en un pedestal, porque eso me parece muy fácil.
    Divagar sobre quién pone el pedestal es divagar sobre los fundamentos de nuestra sociedad, la del espectáculo, que lo mismo nos permite escribir en este blog que tener Valencianos Universales.

    ¿Una vez más, o conmigo o contra mí…? Ni tanto, ni tan poco.

    Daniel - CCAD

    noviembre 12, 2010 at 14:50

  22. Sólo añadir que en el amplio muestrario de gente que uno tiene para hacer-destinar un proyecto(público o privado), del gran porcentaje de gente anónima-cotidiana-normal porqué elegimos a alguien particular a la hora de hacer un proyecto. Que la Sra. GÓMEZ no toca el piano ¿a qué viene ese auditorio en el sótano?
    No me veo a una BJORK aprovechando la acústica del Hall de 55m de altura del Ayuntamiento de TALLÍN, ni a uno con monopatín circulando por la MEZQUITA Danesa y así sucesivamente.
    Si no se hacen proyectos para la gente corriente, que además es la que acaba pagando el artilugio, tampoco justifiquemos que los queremos hacer cultos o particulares, que es el otro lado de la pregunta. La escuela de canto está en otro sitio… y no el ayuntamiento.
    Mientras, la Sra. GÓMEZ seguirá yendo a hacer trámites al Ayto., resulta que lo piensan para que se desplacen grafiteros a pintar sus grandes muros , cante BJORK, JAY-Z y sus colegas se marquen un rapeado , eso sí… que los ciudadanos normales paguen la calefacción de ese inmenso volumen.
    Este problema no sólo es de nuestro Lyle Lanley en particular, sino de una gran parte de la profesión.

    oscarq

    noviembre 12, 2010 at 17:10

  23. Buenísimo.

    Inès

    noviembre 13, 2010 at 16:57

  24. que tiernos vosotros, que aún discutís, fervorosos, pensando que la arquitectura tiene una respuesta, y que no es más que, como en el resto de profesiones del diseño (porque ahora ya todo es diseño, duro o blando, molón o rancio, porque no queremos ser ingenieros, científicos…) hacer lo que te sale de los cojones, perfumarlo, colorearlo, construir la mentira (SIEMPRE ES MENTIRA!) y venderlo.
    ¿que hay falta de responsabilidad? sí
    ¿que los espacios no cumplen? claro que no
    ¿que se vende la idea y no el resultado? lo dudabamos?

    al final todo acaba siendo una lucha de idearios vacíos, porque con el tiempo, te das cuenta de que el ideario es siempre un vacío, un facilismo.

    cuando empecé a leer este post creí que iba a ser un juicio acerca del funcionamiento de BIG como estudio (ya que me interesa saberlo, por su peculiaridad de darle este peso tan criticado a la venta, saber cómo se gestionaba la información dentro, cómo se toman las decisiones), pero no es más que otra crítica académica. me gustaría tener una lista de gente que sea auténtica, que lo haga bien, que sean sinceros,… porque me da que está vacía. (igual sale uno o dos, supongo)

    big es la misma mierda que todos. pero como dicen a la hora de hacer curricula, todos estan igual, pero ellos saben hacer el pino. por eso ganan.

    yo quiero hacer el pino con ellos, que se me da muy bien.

    cetres

    noviembre 13, 2010 at 22:57

  25. cetres, para saber eso, tendrás q ir allí y ver la cocina del estudio, literally. aún así, no es fácil hacer el pino tb como ellos.
    Suscribo a oscarq en esto:
    “Unos se infantilizan y los otros se radicalizan; zombies versus fanáticos. Si esa arquitectura respuesta a ese infantilismo ha de hacerse, la verdad es que prefiero que la haga BIG a otros que hay por ahí.”
    Voy a meter una cuña publicitaria. Cuando nosotros fuimos a comienzos del 2008 a entrevistarle a su estudio, ya se veía venir lo que iba a pasar, aunque sólo había construido en la capital danesa. Qué hay de malo en que un tío triunfe en su tierra? Ah, bueno, que pasa lo mismo que con Calatrava en Valencia… y si luego sale fuera y le va bien porque habla el lenguaje de los políticos y mandamases? Ah, que pierde la Arquitectura con mayúsculas, esa de los umbrales, los resbalamientos de la luz, los sabios juegos de volúmenes y demás. Pues yo digo que hala, que pierda, que a mí me da igual. Este tío sólo va a construir el 0,00001% de lo que se está construyendo, y no va a ser de lo más malo, por tanto, qué más da que se lleve un trozo grande de tarta. Y nuestras ciudades de mierda? Y nuestros barrios de ensanches lamentables? Qué importa lo que haga Bjarke en Kazajistán?Nada, y si sale en las revistas, mejor para él, el mundo sigue girando y mientras él está en el foco y nos quejamos de lo malvado y listo que es, por debajo se sigue construyendo la misma basura de siempre que vemos a diario al asomarnos al balcón. Para mí, no es demasiado importante si le va bien o aún mejor a Mr. Ingels.

    paco

    noviembre 14, 2010 at 14:41

  26. Completamente de acuerdo con Paco.

    Daniel - CCAD

    noviembre 14, 2010 at 19:43

  27. Paco, en general estoy de acuerdo con tu postura. Aunque para mí tampoco sea muy importante si le va bien o mejor… me alegra que surjan estudios como este, que triunfen en la medida que este capitalismo-constructivo les permita, que sean capaces de proponer nuevas soluciones formales y técnicas a los eternos problemas de la arquitectura y que les dejen hacer (que en España es mas bien poco).

    Estoy harto de vivir en aburridas, insulsas y pobres cajas de ladrillo que no aportan ningún avance de confort estético y ambiental, que no buscan una mejor orientación solar, que no ofrecen una mejor interactuación con los vecinos o con el entorno, que escatiman a la hora de ofrecer nuevas y mejores experiencias de utilización de los espacios, que la única “riqueza” sea la de aumentar las cuentas bancarias de los promotores y constructores de este país (sin olvidar a los politicuchos de turno). Así que bravo por BIG que han sabido hacerse un small hueco (¿0,00001%? quizás en España es un poco menos…).

    Pablo de Souza

    noviembre 14, 2010 at 19:51

  28. también totalmente de acuerdo con paco, aunque, siguiendo con la mierda que se hace aquí, empiezo a ser coprófilo. me gusta ver como absolutamente todo es una basura, y en apología a la arquitectura ombliguista, vean la televisión.

    pd: de momento con hacer el pino a secas me basta. el interes en este estudio es el siguiente: los arquitectos no son dioses, por lo tanto, tengo certeza de que mr ingels no controla el diseño de marketing, el solo dice “me gusta” al más puro estilo facebook; y siendo su arquitectura en tan alto porcentaje marketing (Y ME ENCANTA, porque no lo niega), es posible que el sistema jerárquico interno no tenga una estructura tradicional.
    porque sea como sea, al final, la arquitectura es cosa del sistema de procedimiento, no del producto final; todos podemos hacer cubitos blancos, y cada uno lo adorna de una manera…

    cetres

    noviembre 14, 2010 at 19:53

  29. […] formar un nombre reconocible sin tener que añadir, inventar o suprimir nada. El cacareado estudio BIG, tuvo que añadir a su nórdico nombre y apellido, la letra inicial de la palabra "Group". Diego y […]

  30. En palabras del propio BIG el mes pasado:
    “Mi contable me ha dicho que el año que viene debo de ser el despacho más caro del mundo”.
    Él si lo tiene claro.
    JMER: Los del lado oscuro lo tenemos muy claro.

    oscarq

    noviembre 15, 2010 at 20:02

  31. Lo mejor de todo es qie tus problemas con BIGson unilaterales.
    BI es BI y tu eres un blogger de provincias de un pais provinciano.
    Ala

    Zaera

    noviembre 16, 2010 at 0:50

  32. Pringao? Resentido?
    Boy Scout?
    Me recuerdas a un locutor de radio Toledo que dijo en los 60 que los Rolling eran unos degenerados.

    El [mismo] Zaera

    noviembre 16, 2010 at 0:57

  33. No estoy en desacuerdo con Paco y Daniel. No es lo que mas me importa que BIG se pegue la hincheta a construir, y de hecho ya digo… es probablemente mejor que mucho de lo que se perpetra. Mi critica es otra y esta relacionada con la falta de analisis y la aceptacion por el envoltorio que ocurre en la mayoria de los casos. Quiza estoy mas de acuerdo con la definicion de “infantilismo” y la idea de que le podia haber tocado a BIG o a cualquier otro representar el papel de cabeza visible del asunto. Es quiza ese infantilismo per se lo que me produce aversion (You know…) independientemente de quien lo protagonice o en que medida lo haga. Sobre todo porque tengo la sensacion de que es el mismo que hemos vivido estos años pasados a base de iconos pero cambiado de chaqueta y que tiene mucho que ver con lo que comenta Oscar.

    Jajajaja, gran frase Oscar. ¿Mas caro o mas productivo?

    Zaera, no hace falta que te cambies de nombre con cada mensaje porque veo tu IP, y asi nos ahorramos espacio. Pero vamos, que si es por estar entretenido, tu mismo. De todas formas esditare tu comentario de “El otro Zaera” a “El mismo Zaera”. EL resto de lo tuyo, en la linea. ¿De provincias? ¿Eso es un insulto? No, really…¿Are you from the past?.

    jmer73

    noviembre 16, 2010 at 10:02

  34. […] formar un nombre reconocible sin tener que añadir, inventar o suprimir nada. El cacareado estudio BIG, tuvo que añadir a su nórdico nombre y apellido, la letra inicial de la palabra […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: