n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Poderoso Caballero es el Brochazo

with 6 comments

A brochazos.

A brochazos.

El brochazo gordo jamás ha sido excesivamente beneficioso para nada. Cuando se emplea para calificar a toda una profesión, una que ejercen 50.000 profesionales y que estudian más de 30.000 alumnos, el brochazo (con ciertos tintes de venganza justiciera) resulta aun más definitorio de quien lo emplea.

Así, leo la columna de Don Carlos Colón en Diario de Sevilla, en la que, no nos llamemos a engaño, la estructura es bien simple. Si nunca hemos protestado (Falso), debemos de estar protestando ahora con ocultas intenciones.

Vayamos por partes.

Nos deja Don Carlos muy claras cuales cree que son esas intenciones en el título que, les diré, es tan facilón como torticero: “Poderoso caballero…”. Entiendo que el final es “Don Dinero”, y que con ello, y de nuevo a brochazos, intenta Don Carlos decirnos que las protestas de los arquitectos se deben a esta razón, no entendida como la honesta pretensión de ganarse la vida dignamente con aquello para lo que uno se ha formado, sino como la avaricia de quien no tiene otra intención que la de forrarse inconmiserablemente, caiga quien caiga y a costa de lo que sea.

Verá, Don Carlos, de esos 50.000 arquitectos a los que tan alegre como subrepticiamente tilda usted de codiciosos destructores de la ciudad, un 71% está en paro, subempleado (Falsos autónomos en absoluta precariedad) o no llega a mileurista. Del resto, solo un 24% consigue ganarse la vida como arquitecto con unos ingresos que superan el límite de los 1.000 euros.

Sepa, Don Carlos, que pocas profesiones como la de arquitecto están devorando a sus jóvenes (Y ya no tan jóvenes) por la vía de la expatriación forzosa con escasas posibilidades de retorno (Eso que cierta imbecil a cargo de un ministerio llamaba “Espíritu aventurero”). Hablamos de quienes se marchan fuera a lo que sea. Con una mano delante y otra detrás, ante la imposibilidad de ejercer siquiera de algo mínimamente similar a lo suyo.

Así que puede que Don Dinero sea un caballero poderoso. No lo se de primera mano. No tengo el gusto ni lo he tenido en los catorce años que hace que salí de la escuela. No lo hemos tenido el 90% de los profesionales, porque por si no lo sabe, Don Carlos, el 10% de la profesión acumula el 90% del seguro decenal, es decir, de los metros construidos. Que quiera usted henchirse de justa venganza (Con espada de fuego o sin ella) no justifica que ignore que ni todos somos Jurgen Mayer, ni lo hemos sido, ni desde luego pretendemos serlo.

Entiendo eso si que es un poderoso caballero para ese 50% de profesionales que está en paro (Con un 40% en larga duración) pero no porque añoremos –como parece usted afirmar- ponernos el riñón como Creso a cargo de destrozar su querida Sevilla… sino porque no les llega para pagar la hipoteca o la merienda de los críos, lo cual es –entenderá- bastante diferente y convierte su alegre final en el que se regocija de cuantos comentarios están contra los profesionales de la arquitectura en una repugnante chanza que maldita la gracia que me hace, mientras la leo con el skype encendido y compruebo que de mis compañeros de carrera (Créame, ninguno calza Ferrari, ni alterna con Norman Foster) más de dos tercios tienen al lado banderas de lugares donde más lejos es ya dar la vuelta.

Respecto al resto, me permitirá que no vaya punto por punto, más que nada porque de todos o al menos de los más conocidos (Las setas, sin ir más lejos) ya he hablado antes. Y le recuerdo: soy arquitecto, busque mejor en otra ocasión. Y como yo muchos compañeros y sobre todo muchos estudiantes que se baten el cobre por la profesión (Tiene usted a mano la semana cultural de la ETSAS, para comprobarlo y para evitarse los brochazos la próxima vez).

[Le diré, eso si, que siguiendo su razonamiento debe la sociedad merecerse lo que está pasando, dado que de toda su lista de asuntos ni uno solo transcurre sin el concurso de una decisión política y le recuerdo que a esos políticos… los votamos todos.

Le diré que si los arquitectos son muy malos, como decía Cano Lasso, los clientes son igual de malos o peores. Y le diré que junto a todos los errores que hayamos cometido –y que nadie niega- con la misma fuerza hay grandes aciertos y grandes profesionales que se esfuerzan por entregar a la sociedad lo mejor de si mismos, a veces en condiciones de precariedad absoluta, cobrando menos –tarifas oficiales de la Junta- que los de la limpieza con diez años de responsabilidad civil y penal de regalo. Que por cada Jurgen Mayer, hay mil arquitectos que cumplen con sus clientes y con sus ciudades. Profesionales que denuncian las tropelias del poder. Colectivos que trabajan con comunidades, con asociaciones de vecinos, con barrios, criticos serios y libres, responsables. Arquitectos que pelean por acercarnos a la sociedad… Pero es evidente que es más fácil sacar el rodillo de pintar paredes]

Si lo que no le gusta es el Colegio, no se preocupe… a mí tampoco en muchas de sus facetas. Y no seremos en esta casa sospechosos de no haber puesto negro sobre blanco la pasividad de los años del desquiciamiento económico (Y le repito, somos arquitectos). Empero, le hago lo suficientemente inteligente como para saber que la responsabilidad exclusiva no es de los colegios, ni de los arquitectos. Lo es de la sociedad, lo es de su clase política a la que los anteriores votan (Valencia es un buen ejemplo, donde a pesar de Calatrava –quien por cierto es a todos los efectos suizo- el PP cosecha mayorías absolutas como si no hubiera mañana… porque quizá no lo hay) y lo es, no se llame a engaño, la prensa (generalista y especializada) que se hartó de cantar las bondades de la era del icono (con fotos en doble pagina y technicolor y sin preguntarse jamás como se pagaba aquello) para pasar de la noche a la mañana sin una mínima reflexión a caer del guindo sobre el dispendio que todos conocíamos y que solo algunos en su día (Y algunos son de su ciudad) denunciamos.

Le recuerdo, que pese a llevar el nombre “de colegios profesionales”, el objetivo de esta ley no es otro, en ultima instancia, que el de eliminar sociedad civil (por mucho que esta –y los colegios con ella- necesiten una adaptación a los tiempos que corren). El de eliminar la capacidad critica de uno de los sectores profesionales mejor formados del mundo (Incluyo a TODOS, ingenieros, arquitectos, aparejadores…) para transformarlos en esclavos de corporaciones y constructoras que dispongan de ellos como carne de cañón rebajada de precio. Si nosotros somos malos, y no le niego que como en botica de todo haya, créame que ellos son peores. Son, no creo que esto le pille de nuevas, los principales responsables –y beneficiarios- de la mayoría de las felonías que usted enumera. Puede que sea usted de los de perder un ojo para que los demás perdamos los dos… pero créame: Si todo eso le parece infame, vaya abonándose al librium ante lo que se le avecina.

Y así, pese a que los colegios son lo que son, habla usted del sustento de 50.000 profesionales. Y mire, por ser muy claros: si vamos a la prensa, tenemos en este país para dar y repartir. Magníficos periodistas, magnificas publicaciones, gente muy valida y muy decente, periodistas de investigación a los que habría que poner en los altares, copiadores de notas de prensa bendecidas por el partido, apesebrados, incapaces, periodistas que cambian de parecer al son de la música que toca la partitocracia de turno, órganos de partido que se hacen pasar por diarios independientes, corruptos, honestos de la mayor honestidad, ocultadores de la crisis, amigos de la conspiración y hasta la chica de la pagina tres de El Marca.

La diferencia es que, al menos en lo que mi respecta, y por muy mal que piense que lo hacen algunos –que no todos-, cualquier ley que comprometa la independencia de la prensa y la lamine hasta convertir a sus profesionales en mercenarios al mejor postor como pretende hacer la LSCP con la arquitectura, siempre me parecerá repugnante.

Por muchos comentarios (Hasta 23, ojo. Cuidado) a favor que tenga.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

abril 24, 2014 a 14:17

Publicado en Actualidad, LSP

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Jose M me gustaria saber por qué dices que con esta Ley nos convertimos en carne de cañón de corporaciones y constructoras. Y por qué se elimina nuestra capacidad critica. Gracias

    sara

    abril 24, 2014 at 14:47

  2. No sé quién es este señor de la columna, ni me importa, pero si tiene una columna en un diario supongo que será periodista, opinólogo o similar. Y como siempre he dicho, manda cojones que sea un periodista el que eche en cara a otros profesionales el silencio contra el poder y contra los desmanes políticos, cuando probablemente su gremio es el más mercenario, el más arribista y el más vendido a politicastros y demás fauna. Y ya que parece que su forma de medir las opiniones populares es contar los comentarios a favor y en contra en un diario de internet, que haga la prueba a poner una noticia sobre la profesión de periodista. Seguro que nos íbamos a reír mucho…

    Raúl Álvarez

    abril 24, 2014 at 15:25

  3. Sara, te cuento porque lo creo:
    Los motivos que se esgrimen para la ley en lo tocante a cambiar el sistema competencial son falsos. No lo “exige” Europa, que se da por satisfecha con la modificacion del sistema de Colegios. Y desde luego no redunda en beneficio de la ciudadania por la via del incremento de la calidad por competencia.
    Existen mas de 50.000 arquitectos en España. Con un 50% de paro, parece evidente que la oferta supera ampliamente la demanda. En cuanto a precios, la baja ronda ya el 60-70% de los honorarios estimativos (Ya de por si bastante exiguos tras la aprobacion del CTE). Contando con unos minimos (poder comer, pagar al personal, producir aquello que te encarguen etc) que hay que cubrir, y que ya en muchos casos NO SE CUBREN (Dumping laboral, patrocinado en muchos casos por las administraciones publicas) la competencia vendra si o si de la rebaja de calidad (Menos horas, contratos precarios del personal etc).
    Pero esta no es la realidad en la que debemos fijarnos (pese a ser MUY real), que emplea un ejemplo torticero: El cliente -ciudadano- particular a la busqueda de arquitecto (O de lo que sea) mirando curriculums.
    La realidad es que lo que se busca es favorecer una masa laboral uniforme en la que -cafe para todos- todo el mundo valga para todo (se haya formado para ello o no) y se dedique a pisarse la cabeza via reduccion de salarios de forma que se deje el sector en manos de escasas megacompañias constructoras que aprovechen el rio revuelto (y la matanza salarial) en su beneficio. [No es baladi que el sistema de Proyecto y Obra sea de los favoritos del partido del gobierno cuando llegan al poder y tienen que licitar]
    De esta manera no solo se elimina la actual especializacion, que se produce por titulos habilitantes y competencias basadas en planes de estudio generados por el gobierno (Y esto hace que el cambio incurra en los terminos de la pura estafa de trilero) sino que se convierte algo que es fundamental en todo tecnico que se precie y que es su capacidad racional critica en un lujo imposible frente a una superviviencia de guerrilla en la que se le transforma en un engranaje poco especializado y facilmente sustituible.
    Don Carlos hace referencia a 10 años al principio de nuestra democracia en que -segun el- esta critica al poder se produjo. Coinciden esos diez años con unos en los que en politica, en España, hubo muchos ingenieros, arquitectos y otras profesiones mas… ¿liberales?. Si algo caracterizaba a estos profesionales era su capacidad critica, que casaba poco con la partitocracia del “amen-Jesus” y de ponersele a uno el culo de acero a base de hacer pasillo en la sede del partido y de cultivar escoliosis de tanto asentir a lo que dijera el lider. Es decir: eran gente que en un momento dado sabia decir que no. Y con ello se les lamino y elimino, a favor de gentes como las que ahora ocupan la primera linea de la politica de este pais.
    No soy tan inocente como para no saber que en nuestras profesiones (Y nos incluyo a todos, pues si los edificios son muy vistosos…. las radiales son igual de dilapidadoras) han pasado por una epoca de adocenamiento al calor de la bonanza burbujeante de la decada pasada, pero esto es simple y llanamente un ataque a todo el sector, al que se pretende convertir en algo que moleste poco, cobre menos y a ser posible, emigre en masa y deje de quejarse.

    [Añada usted lo siguiente, que los ingenieros gracias a Dios conocen poco y que los arquitectos venimos sufriendo hace decadas: La carga formativa profesional se traspasa a los buscadores de empleo en vez de ofrecerse como una inversion empresarial del contratante. Esto es: Para poder optar debes llegar ya con una formacion que debes haberte procurado tu, mediante practicas mal remuneradas, minijobs, internships sin cobrar, o tirando del dinero familiar, de forma que la empresa en cuestion solo tenga que esperar a ver quien sobrevive a la batalla de machetazos salariales para seleccionar lo que quede. Repito, esto es algo comun en arquitectura donde existen becarios SIN SUELDO de 45 años. ¿Resultado? precarizacion del empleo a punta de pala]

    Jose María Echarte

    abril 24, 2014 at 15:39

  4. Excelente artículo, José María.
    Efectivamente el “análisis” que hace este señor Colón sobre nuestro colectivo y nuestra situación lo único bueno que tiene es que haya provocado tu razonada, estructurada y seria respuesta.
    Mucho ánimo y buena suerte.

    Antonio García Herrero

    abril 25, 2014 at 14:37

  5. Gracias Antonio!

    Jose María Echarte

    abril 25, 2014 at 19:22

  6. Leí ayer la columna de este señor, (frustrado arquitecto segun rumores circulantes) y me quedé de piedra. Un día, aparece en la portada de este periódico la acertada noticia sobre la protesta del COA Sevilla ante la LSCP, y al día siguiente este desafortunado artículo de opinión.
    Me alegra leer una pronta respuesta, a este tal Colón, con calidad de palabra y de razonamiento.
    Gracias José M.

    Sugas

    abril 26, 2014 at 11:36


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: