n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

#LSCP / Movilización, Dialogo… y Crítica

leave a comment »

Todos a una.

Todos a una.

Ayer se retransmitía la asamblea extraordinaria del CACOA desde el COA de Granada. Es la primera vez -que yo recuerde- que el CACOA emite una de sus asambleas en streaming. ¿El tema? La próxima aprobación de la LSCP (Ley de servicios y colegios profesionales, AKA: El fin.)

Lamento decir que el seguimiento ha sido mínimo

Cosa curiosa, cuando media asamblea la han pasado nuestros representantes entonando el cántico ya conocido de que “no conseguimos comunicarnos con los colegiados”.

Como empezar, cuando lo metafórico es tan claro.

Queridos representantes, resulta a todas luces un despropósito anunciar una retransmisión en streaming… y luego hacerla por Ustream, donde la publicidad campa a sus anchas con lo que hemos perdido más de medio debate (intervenciones enteras devoradas por funestos anuncios).

Resulta también peculiar hacerlo sin proponer un hashtag oficial para al menos estimular un cierto debate vía twitter. Como resulta peculiarísimo que el CACOA no tenga cuenta de twitter. Tampoco muchos de los COAs andaluces.

Y oigan, créanme que agradezco el esfuerzo por retransmitir (Y que dentro de que me quejo –los anuncios han sido EXASPERANTES- es de justicia felicitar la iniciativa, y entender que ha sido la primera y que a partir de aquí todo es mejorar) pero esto está más que inventado. No hace mucho la mesa redonda Palabra de Arquitecto, organizada por Domenico de Siena y el Museo de la Biblioteca Nacional con el hashtag #palabradarq alcanzaba el millón de impactos. Y el tema, no por menos interesante, palidecía ante la perspectiva de ver a nuestros interlocutores directos (O semidirectos) con el poder hablando sobre la mayor amenaza que enfrenta la profesión.

Así que, si lo querían más claro, no podían ustedes haber puesto más negro sobre blanco uno de los principales problemas al respecto: Una profesión completamente desmovilizada fruto de unos errores de comunicación absolutamente incomprensibles.

Y, entenderán, no me vale el clásico peloteo político entre CSCAE, CACOA, COAs, en este jugar al tuya-mía en el que todos acabaremos sin duda perdiendo y que a mi personalmente me tiene hastiado. No en esto. Si algo tiene de útil (Lo hemos repetido mil veces) la estructura colegial –y más en Andalucía- es que hay UN COA por provincia, con lo que la proximidad a la hora de informar, galvanizar y activar a la profesión tiene una primera y clarísima línea de defensa: Ustedes.

Ojo. No se entienda que en la critica (entiendo que constructiva) uno apoya una u otra causa, reacción esta muy propia de este país en el que el pensamiento critico suele traducirse erróneamente por partidismo. Hace tiempo que nuestra estrategia es bien clara, y que a ella nos remitimos: El CSCAE es el interlocutor principal. Lo es legalmente. Por tanto, si el CSCAE se ocupa –no hay otra- del dialogo, deben los COA ocuparse de movilizar SIN DESCANSO a sus colegiados, labor esta en la que lamento decir que –en nuestra opinión- se podía haber hecho muchísimo más de lo que se ha hecho que, en algunos casos, roza lamentablemente la caída del guindo con estupefacción impostada, al año y medio de haberse visto las orejas al lobo (Lo que la hace aun más increíble).

Dicho esto, aplaudimos cualquier acción que lleve aparejada esa galvanización de la profesión. Sea la del COA Sevilla el otro día, que apoyamos sin duda (O las anteriores), sea el muy clarificador debate en semanas anteriores desde el COA Madrid en el que se retrataron los representantes de los otros colegios y el gobierno (Marchándose este ultimo, lo que da idea de su vergonzosamente escaso interés por el tema) o sea cualquier otra. Podremos estar de acuerdo o no con la factura –somos muy libres- pero entenderán que en esto, todo nos parezca poco.

Es por este camino por el que entendemos que debemos transitar, con cada vez menos tiempo, y con cada vez más pasos dados en nuestra contra, en un momento en el que la situación empieza a parecer ya desesperada. Comuniquen. Activen. Movilicen. Dialoguen. Repártanse las tareas. Coordínense.

Para bien o para mal este toro pasara. Esperemos que para bien, evitándonos así el subrepticio plan de convertir a las profesiones técnicas en un reservorio de mano de obra barata al servicio de grandes corporaciones (Objetivo ultimo de la ley), y el decaimiento de la especialización técnica que ha generado unas de las profesiones más reconocidas a nivel mundial para sustituirlo por una competencia falseada, basada exclusivamente en la explotación, el abaratamiento irracional de costes y la eliminación del criterio de responsabilidad, trocado este ultimo por el acuchillamiento entre profesionales a cambio de un plato de lentejas.

Los plazos, y esto es cada vez más claro, dan para lo que dan… que ya va siendo poco. Habrá que emplear lo que tenemos en su mayor capacidad de funcionamiento. Con precisión suiza. Sin resquicios. La ineficacia NO ES UNA OPCION. La pelea interna tampoco.

Sin embargo, flaco favor nos haremos si terminada esta crisis no acometemos un análisis consciente y sin líneas rojas de lo sucedido. De por qué una profesión cuyos integrantes mantienen una elevada capacidad de adaptación se rige con una estructura institucional anquilosada y de tan escasa eficacia.

No es, lamentablemente, la primera vez que nos vemos en una de estas. Quizá en ocasiones anteriores la amenaza no ha sido tan virulenta, no estaba en juego la esencia misma de lo que hacemos, pero les recuerdo otros casos de las mismas hechuras: La aprobación del CTE, la perdida de los honorarios mínimos, el seguro decenal, el proceso de Bolonia, la Certificación Energética (esta ultima más reciente). En todas ellas nos hemos dejado más pelos de los recomendables en la gatera. De todas hemos salido trasquilados y en ocasiones peor de lo que entramos. Y a través de todas ellas hemos mantenido un sistema institucional que vez tras vez se ha demostrado incapaz de adaptarse a la situación, de movilizar al personal o simplemente de transmitir a la sociedad lo que hacemos. Uno que puede funcionar (Y lo hace) en el día a día colegial, en el micromanagement… pero que falla estrepitosamente en los grandes números, en el panorama más amplio de lo macro.

Créanme, no se trata de un juicio moral. Desde ya les digo que -habiendo sido vocal y conociendo el patio- siempre que escribo sobre los COA, le otorgo a todo el mundo el beneficio de suponerle la bondad (pese a que las decepciones ocurran). Se trata de un simple criterio de funcionamiento, tan aséptico como pueda este entenderse. De esta saldremos, esperamos que con bien, porque todo pasa… y será el momento de acometer una reconversión racional de un sistema que da muy poco más de si y que se pierde en una burocracia mal articulada que en ultima instancia esta consiguiendo aquello que nunca jamás debió de llegar a suceder: Que los propios profesionales abandonen sus instituciones, alienados tras años de inmovilismo.

Para todo lo demás, para defendernos, para comunicar lo que pasa, para participar en lo que haga falta, hemos estado y seguiremos estando aquí. Llevamos haciéndolo desde hace años con los escasos medios de que disponemos y sobre todo, sin abandonar un espíritu crítico que entendemos debe ser marca de una profesión como la nuestra y que debe llevarnos siempre a buscar la excelencia. En lo profesional. En lo personal.

Y en nuestras instituciones.

 

 

Anuncios

Written by Jose María Echarte

abril 23, 2014 a 19:24

Publicado en Actualidad, LSP, profesión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: