n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Entre Fogones y Plotters

with 12 comments

Ayer mismo nos deleitaba A3 con un reportaje sobre el submundo del dinero negro y la economía sumergida.

Creanme que lo vi con la sana, sanísima, esperanza de que apareciera algún estudio de arquitectura y no una colección de naves industriales perdidas en oscuros polígonos. No hubo suerte, pero hubiera sido magnifico dado que el contraste entre las obras de postín y resplandor de algunos estudios e incluso (Allow me the frivolity) su aspecto general moderno e impoluto, contrastarían muy mucho con la podredumbre laboral que reina en ellos.

[Si creen que soy tan malo como para ser capaz de escribir  Antena3 “sugiriéndoles” que este podría ser un gran reportaje….. creen ustedes bien]

Curiosamente, hoy se publica una reseña en The Guardian sobre libro de próxima aparición que promete contarnos lo entresijos nunca vistos de ElBullí. Por ser mas concretos, los entresijos de los trainees (Otrora aprendices) que pululan por la cocina del mejor restaurante del mundo durante los seis meses al año que permanece abierto.

Dudo que la autora, a la que se ha garantizado según nos cuentan acceso completo al día a día de las cocinas, tenga entre sus intenciones desvelarnos una cara de Adrià que muchos obvian embelesados entre su imagen dibujada por Matt Groening y sus espumas: La de que el éxito del restaurante en su funcionamiento mas domestico se asienta sobre una suerte de peaje laboral consentido un tanto difícil de defender.

La descripción de la vida del aprendiz bulliesco que hace el libro no deja de tener su miga:

Trece horas en jornadas continuadas. No hay sueldo, más allá de una comida al día y de un lugar donde dormir. Un retraso en la hora de llegada supone el despido (Este termino me parece de chiste, dado que no se cobra) inmediato. Los aprendices no solo se ocuparan de llevar a la realidad las creaciones Adrianescas, sino también de fregar la cocina hasta dejarla como los chorros del oro. Si Adrià considera que algo no se esta haciendo como es debido… la jornada puede acabar (Tras esas 13 horas) con una sesión de entrenamiento que uno solo puede imaginar como el comienzo de “Full Metal Jacket” …. en algo mas limpito y al hidrogeno liquido.

Y ojo, hablamos de cocineros con una cierta experiencia, en ningún caso de rookies sin idea de hacer una simple bechamel.

Que las concomitancias entre la cocina modernísima de nuevo cuño (¿Molecular?) y la arquitectura mas “ego” y amante de la especulación son enormes no es nada que vayamos a descubrir a estas alturas. Podríamos quejarnos de que la relación entre ambas se quede casi siempre en una superficialidad comme il faut que banaliza cualquier posible interés que pudiera existir en analizar los procesos que han llevado a Adrià et altri a ocupar el puesto que ocupan. Permítanme la metáfora, algo conveniente, pero en esto como en tantas otras cosas, la espuma nos impide ver el fondo del plato. Lejos de estas cuestiones, lo que uno sospechaba, y la reseña parece confirmar, es que los parecidos van más allá de esa pasión especulativa tantas veces carente de objetivos y se adentran en lo puramente laboral y organizativo. En la intendencia misma de una estructura que se nutre del trabajo de otros a los que no trata especialmente bien.

No me negaran que la descripción de la jornada del aprendiz medio en ElBulli no les resulta extraña y espeluznantemente familiar. Quizá sin la comida y, lamentablemente, sin la cama que muchas veces hubiera sido necesaria ante la inminencia de una noche en blanco porque hay una entrega.

Me temo que en el caso de Adrià, como en el nuestro, no faltaran las explicaciones escasamente afortunadas. En general todas comienzan por un “Trabajar (Ejem) en ElBulli 6 meses te abre las puertas de cualquier restaurante del mundo”, algo que uno no niega pero que transforma las conquistas laborales del pasado siglo en un retorno al derecho de pernada feudal en el que quien mas poder acumula (Y más medios tiene para ejercerlo sin control) es quien más puede sojuzgar sin consecuencias. Les sonara también esta excusa en lo nuestro: Julen Asúa y Nieves Merayo de Multido lo cuentan mejor que nosotros en la (terrorífica) crónica de unas charlas en el COAM en las que algún iluminado con pocos escrúpulos proponía cobrar a los trabajadores porque se estaban “formando”.

Sospecho que los mismos mimbres justificativos tendrá la experiencia del aprendiz en Roses.Cabe preguntarse en ese caso si Adrià cobra menos por los menús por el hecho de que los ejecutores estén en prácticas. Si no es así, y me apostaría la mano de firmar proyectos a que no lo es, la ecuación esta incompleta y la excusa es tan perversa como falsa su premisa. Adrià no tiene una escuela, tiene un restaurante. Los “entrenandos” no cobran, pero el entrenador si, y no precisamente a precio de menú del día.

En cualquier caso, sea con un Kyocera pelando anémonas o con un ratón haciendo secciones, el error proviene además de la consideración (lamentablemente endémica en España) de la formación como un regalo que se hace al trabajador. Si bien esta perspectiva interesa a quienes se lucran de unas condiciones totalmente distópicas en la relación contratador-empleado, lo cierto es que en mercados laborales mas decentes que el nuestro la formación es una inversión de la empresa que revertirá lógicamente en su propio beneficio (A mayor y mejor formación, mejores trabajadores, mejores trabajos realizados, mejor funcionamiento de la empresa).

Comprenderán pues mi suspicacia (Que mantengo hace años) ante las pomposas declaraciones de muchos chefs (Adrià entre ellos… quiza el primero de ellos) sobre la investigación, la docencia, los talleres y la pedagogía de lo experimental, cuando la realidad es muy otra: 32 trabajadores gratuitos durante ½ año, todos los años. La misma suspicacia que me produce escuchar esas palabras en boca de arquitectos de quienes sé que mantienen estructuras productivas más próximas al campo de algodón de Tara que a una empresa con una actitud laboral sana. Hay grandes profesionales que son grandes maestros, pueden ambas circunstancias darse de forma conjunta, pero flaco favor estaríamos haciéndonos todos si asumiéramos dentro de la normalidad que aquel que mucho tiene que enseñar puede, en justa retribución, hacerlo saltándose cualquier mínima reserva, arrogándose la capacidad de vivir en una realidad paralela donde la normalidad laboral (E incluso legal) no tiene jurisdicción. Flaco favor hacemos a quienes con decencia (Y esfuerzo) contratan y forman elevando a la misma categoria a quienes simple y llanamente, y por mucho que ellos hablen de “talleres”, se aprovechan.

Y quizá lo que mas moleste de ambos casos (Tan similares como son) sea la disculpa idolatra, el mirar para otro lado o el no llamar a las cosas por su nombre basados en una mitificación aduladora de la figura del triunfador-genio al que adornamos de cualidades de las que muchas veces, lamentablemente, carece. Nadie niega la genialidad de Adrià ni la de tantos arquitectos que sin embargo han convertido las aulas en centros de reclutamiento y las paginas de las revistas del sector en carteles del tío Sam vestido de negro y con gafas de pasta gritando “I want you for my competition army”.

Con el tiempo uno ha acabado por pensar que el fin nunca puede justificar los medios y  que las ventajas o los posibles resultados (Llámese experiencia, llámese formación, llámese peaje…) palidecen frente a lo muy reprochable de los métodos para conseguirlos.

Nota del autor / CODA: Los autores del magnifico articulo de Multido enlazado en el texto, que no en vano lleva el apropiado titulo de “Todo nos parece una mierda”, Julen Asúa y Nieves Merayo habitan desde fechas recientes en China. Si les parece que lo de arriba son temas menores, simples pataletas…o si alguien va a intentar justificar lo injustificable, puede antes dedicar unos minutos a pensar en un país (Este) y unas estructuras que han conseguido que muchos de sus mejores profesionales salgan corriendo lo más lejos posible. La perdida de talento de estos años, de estas desestabilizaciones del mercado laboral mas propias de un suburbio del Manchester protoindustrial del siglo XVII que de un país del primer mundo del XXI, tengan por seguro que las pagaremos con creces.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

abril 12, 2011 a 18:47

12 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Lastima que yo soy una de las que se ha ido…. talento desaprovechado no sé, no diré si lo tengo o no pero ganas de trabajar y cobrar acorde al trabajo realizado si he tenido siempre…. Porque para cobrar lo mismo que dando clases particulares o limpiando por horas y con los mismos derechos (o sea, ninguno) yo no estudié arquitectura.

    amarilis

    abril 12, 2011 at 21:53

  2. Lo clavaste.
    Tres en uno:
    -Contra los pedantes y cursis que comparan cocina y arquitectura. No lo soporto. Y esta es la comparacion que faltaba.
    -Contra los “genios” del I+D de este pais, esos que hablan de activar la economia, de exportar, de vender algo de aqui…Talento?? y no llevan suelto encima. No exportan nada en realidad, sino que fuerzan al exilio.
    -Contra el absurdo poder mediatico de estas figuras deleznables, y a traves del mismo mecanismo.

    Lo clavaste. Bravo.

    Y no me cansare de insistir en que lo que todos estos Zoolander mediaticos se merecen, sencilla y llanamente, son portadas y retratos que reflejen las cuentas de sus plantaciones, tablas, graficos, toda suerte de datos objetivos, asociados a su CARA, por supuesto.

    Trumbo

    abril 12, 2011 at 23:48

  3. Enhorabuena (una vez más) por esta magnífica entrada (es, como muchas otras, para imprimirla y enmarcarla) y muchísimas gracias por la mención que haces de nuestro texto.

    Que sepáis que, pese a estar tan lejos, no dejamos ni un sólo día de aprender con las palabras que escribís en el blog… palabras que nos hacen poder seguir respirando tranquilamente ya que vemos que todavía queda mucha gente valiente con sentido crítico y ganas de que las cosas no sigan siempre por el camino que les conviene a “los dueños de los tinglados”.

    Por otro lado, tenemos que decir que siempre nos hemos opuesto tajantemente a ser “carne de cañón” de ninguna estrella mediática (lo cual no significa que en alguna ocasión puntual no lo hayamos sido) y hemos luchado contra ese virus que nos inyectaron en la carrera (y que aún hoy muchos arquitectos jóvenes llevan en la sangre) que hace que estemos dispuestos a aceptar cualquier cosa con tal de trabajar para fulanito y menganito. Hemos conocido a arquitectos que llorarían de felicididad si tuvieran que trabajar disfrazados de mono y con el ordenador apoyado en el suelo, sin mesa ni silla, siempre y cuando estuvieran trabajando para una de las estrellas del momento. Hemos escuchado conversaciones que nos han provocado vergüenza ajena… conversaciones más propias de fanáticos religiosos que idolatran a uno de sus dioses ciegamente, que de profesionales técnicos con una cualificación elevada y una educación privilegiada.

    No se puede desestructurar un sistema laboral hasta el punto de creer que “todo vale” con tal de ser una marioneta de un arquitecto de nombre.

    Ser un esclavo de alguien anónimo es igual de vergonzoso que ser un esclavo de una estrella mediática. No queremos que nuestra profesión acabe siendo una carrera de grupies desmelenadas que lanzan sin control sus sujetadores a sus ídolos y a sus celebrities de moda mientras gritan, lloran y patalean de emoción al verles aparecer en el escenario.

    ¿Cómo podemos defender critero, honestidad y profesionalidad sin no nos respetamos ni siquiera a nosotros mismos?

    Nos quejamos de un mercado que hemos ido modelando nosotros mismos cegados por la luz que desprendían las estrellas de un photocall repleto de bajezas morales, muy poca noción de responsabilidad y nula profesionalidad.

    Hay que saber decir NO. Hay que saber decir CONMIGO NO CUENTES. Hay que hacerse valer, porque sinceramente creo que todos lo valemos.

    Un abrazo enorme desde Shanghái.

    Seguiremos contando lo que vayamos aprendiendo y viviendo por aquí… dure lo que dure esta aventura.

    Julen y Nieves

    abril 13, 2011 at 11:17

  4. Mientras la profesión sigue haciendo concursos de orinar: presumiendo de premios a los que sólo pueden licitar 4, y como NAPOLEÓN, dándose medallas de chapa por levantar un buzón (sin piernas pero con tu medallita) , para mantener a la tropa animada ( 2 siglos después y estamos igual, mira que era listo el enano).
    (Hoy sin guerras había que reinventar el caramelo vía currículum; ya se substituyó la paga extra por la cesta de NAVIDAD y así, en los exámenes apareció el “cambiazo” en lugar de la chuleta)
    Aquí, desde la pandereta y la tortilla, el palillo y el chiste fácil, saludos a Shanghái; todo sigue igual.

    oscarq

    abril 13, 2011 at 12:45

  5. Totalmente de acuerdo. Es indignante cómo determinadas actitudes (starchitect explotador y acólitos felices de ser explotados) pervierten un sistema laboral que, por lo menos en teoría, tiene la defensa del trabajador cómo una de sus prioridades, y que además supone una de las bases del estado de bienestar europeo, el cual, debido entre otras muchas cosas a ese tipo actitudes, se nos está yendo al garete a marchas forzadas.
    Sin embargo, o precisamente por eso y aún suscribiendo cada linea del post que mencionas “Todo nos parece una mierda”, me ha extrañado que sus autores hayan decidido emigrar precisamente a China, donde el sistema es todavía más propio del “Manchester del S. XVII”, con la diferencia de que allí estarán en el lado de los que se aprovechan y no del de los explotados. Vaya, que no me parece que ese movimiento sea demasiado coherente con la crítica del sistema.

    Javier

    abril 13, 2011 at 14:19

  6. Yo creo que hay que no hay que mezclar churras con merinas. la situación que tenemos en el sector de la arquitectura es efectivamente lamentable, pero para demostrarlo o apoyarlo no hace falta hablar de El Bulli. De hecho creo que es contraproducente. Ignoro si la situación general de los cocineros es parecida a la nuestra, pero hasta donde yo sé, no lo es. Que exista un sitio como El Bulli no es ningún problema, como no sería ningún problema que el tema de trabajar gratis o incluso pagando ocurriera de manera marginal en el mejor estudio de arquitectura del mundo. Con no trabajar allí (yo desde luego, no la haría), problema solucionado. El problema es cuando es algo generalizado, como nos ocurre a nosotros, y en sitios que no le llegan al bulli, siguiendo con el paralelismo, ni a la suela del zapato.
    Ferrán Adriá es el mejor cocinero del mundo (dicen), el bulli es un laboratorio, casi una institución cultural, digamos. No produce beneficios, por cierto, sino pérdidas. Te lo creas o no. Este punto también es importante. Crucial, creo yo. El concepto de explotar está ligado al beneficio que se saca del trabajador. Adriá no se lucra a costa de sus trabajadores. A costa de sus trabajadores (que, por cierto, podrían trabajar bien pagados en muchos restaurantes, como de hecho ya hacen antes de entrar ahí)hace posible una cosa que de otro modo sería imposible. Trabajar en el bulli no es tener un empleo para llegar a fin de mes. Es como hacer un master. Y el que no quiera que no lo haga. Lo que pasa en El Bulli no desestabiliza el mercado. Insisto que el problema es cuando eso está generalizado. Que eso ocurriera en casi cualquier restaurante medio reconocido, o incluso nada reconocido donde, además de trabajar gratis, no se aprendiera nada, que es lo que nos ocurre a nosotros. Que son empresas en toda regla, que se lucran, y que se lucran a nuestra costa.
    Estoy totalmente de acuerdo en lo que dices respecto a la arquitectura y los derechos de los trabajadores. Pero El Bulli no tiene nada que ver con la arquitectura ni con el mercado laboral, creo yo. Dicho esto, yo paso del bulli y de ferran. ;-)

    bea

    abril 13, 2011 at 19:32

  7. Creo que hay mas paralelismos de los que imaginas…. muchos de ellos basados en la mitificacion de la figura del buen profesional (O del genio, si prefieres). Y tienes razon ^^, no me lo creo. No me lo creo ni de lejos. Y aunque no me lo crea, da igual, el salario de un trabajador no depende de los benficios de su empresa. O si, pero no de esta forma directa que viene a ser la de “Como pierdo, no pago” o “No pago para poder hacer algo maravilloso”.

    Por otra parte sospecho que en la licencia de ElBulli pone “Restaurante” y no “Laboratorio experimental”. Sospecho tambien que cobra los menus, y que aquello no es una universidad. Existe una figura que es el contrato de practicas o incluso el del autonomo recurrente. lo otro, para mi tiene un nombre y no es precisamente bonito. Por supuesto se podra recurrir al “Esto siempre se ha hecho asi”, pobre excusa porque en general, todo siempre se ha hecho asi… hasta que deja de hacerse. Y solo hace falta alguien que quiera dejar de hacerlo.

    Evidentemente ElBulli solo hay uno pero me es indiferente. Es quien mas capacidad tiene quien quiza mas deberia cuidar ciertas cuestiones, de lo contrario me da la impresion de que se esta provechando de su posicion de preeminencia (Que nadie discute) para saltarse la normalidad y cuando estas cosas ocurren, siempre hay alguien que pierde.

    En cualquier caso Bea el ejemplo es una excusa: dada la habitual presencia de la figura de Adria en muchos discursos de escuelas de arquitectura y su notable influencia en ciertas actitudes que venimos observando hace tiempo, nos llamaba la atencion este paralelismo que parece decir que, en España, los que han llegado a cierta posicion pueden apretarle las clavijas a los demas sin que nadie se cuestiones lo mas minimo su comportamiento. Estoy completamente de acuerdo en que lo malo es que en lo nuestro no son solo “Los Bullis” los que actuan asi, sino tambien los “Casa Pepe”. ^___^

    jmer73

    abril 13, 2011 at 19:56

  8. Hola Javier… te contestaría pero me da pereza explicar las motivaciones y las causas que motivan y mueven a cada persona para que trabaje o viva en el lugar donde acabe viviendo o trabajando. Desde luego, no te voy a explicar mi vida, porque no me gusta dar explicaciones a la gente con prejuicios…

    “China malo. España menos malo” dices tú. Me gustaría de verdad que vinieses aquí y lo comprobases con tus propios ojos.

    Aquel que está del lado del explotador, lo hará igualmente en China que en Boyullos de Arriba. Aquel que tenga otras aspiraciones en la vida las desarrollará de la misma manera allá donde vaya.

    Hemos conocido aquí a gente que trabaja más que nadie, profesionales como la copa de un pino, con una historia personal envidiable, y con una experiencia laboral más que digna… y están trabajando en empresas honestas que respetan la labor que realizan día tras día.

    Pero bueno… como parece tú conoces mejor que nadie nuestras motivaciones y nuestros anhelos, así como la situación laboral de todos los arquitectos expatriados en Shanghai (según tú, explotadores en potencia)… y vemos que tus prejuicios te hacen ver las cosas de una manera muy concreta… dejaremos que igualmente seas tú el que nos diga qué venimos a hacer aquí, cómo queremos trabajar, y lo que queremos hacer…

    Eso sí… sentado cómodamente en el sofá de tu casa…

    Ya nos irás contando..

    Julen y Nieves

    abril 13, 2011 at 20:24

  9. Hola Julen y Nieves… no era mi intención ofender a nadie, y por supuesto que lo desconozco todo de vuestros motivos para viajar a China, que supongo que serán muchos más que los meramente laborales.

    Mi comentario no pretendía ser una crítica personal y me disculpo si así lo ha parecido. Simplemente quería dejar constancia de la, desde mi punto de vista, incongruencia de aquellos (y, repito, no digo que sea vuestro caso concreto, que ignoro) a los que se les llena la boca de críticas a la situación española, a lo explotadores que son un gran número de estudios de arquitectura en este país (que lo son) y luego aprovechan su estatus de técnico cualificado para irse a China, donde van a encontrar trabajo con relativa facilidad gracias a un crecimiento brutal (aumentos anuales del PIB sostenidos en torno al 9%-10%) basado, sobre todo, en una ingente cantidad de mano de obra barata, de trabajadores con unas condiciones laborales precarias y sin apenas derechos ni prestaciones sociales que los asistan. Esto es, explotados.

    Por supuesto, como muy bien decís, el explotador lo hará igual en Boyullos de Arriba que en China, y lo único que controla el nivel de explotación es el sistema social en el que se encuentre. Por eso me indigno al ver las condiciones en las que funcionan algunos estudios españoles (muchos, demasiados), pero unas condiciones que, por lo menos por ahora, son ILEGALES. En China (y en muchos otros sitios ojo, que no digo que China sea el demonio) son LEGALES. Aquí saboteamos un sistema que, con sus imperfecciones, nos favorece como trabajadores y ciudadanos, y en China reforzamos un sistema que se basa en la explotación de mano de obra barata y sin derechos.

    Como es evidente, la crítica no es personal, cada uno hace lo que puede y espero que os vaya muy bien. La crítica es a un movimiento que lleva en marcha ya unas 3 décadas, con hitos como la caída del muro en el 89 y la entrada de China en la OMC en el 2001, ejemplificado en la deslocalización, pero no limitado a ésta, que ha ido eliminando la necesidad que tenían las empresas de aceptar unas reglas de protección social y derechos laborales. Movimiento que favorecemos tanto si nos quedamos en España trabajando en la galera de Fulanito como si nos vamos a China a currar.

    En fin, depués de este rollo que simplifica un poco un tema muy complejo, saludos y que os vaya muy bien, China debe de ser un sitio fascinante para vivir.

    Javier

    abril 14, 2011 at 13:00

  10. Te agradezco las matizaciones que has hecho, Javier… Lo que a nosotros nos dejó un poco helados de tu anterior comentario fue la frase de “…me ha extrañado que sus autores hayan decidido emigrar precisamente a China, donde el sistema es todavía más propio del “Manchester del S. XVII”, con la diferencia de que allí estarán en el lado de los que se aprovechan y no del de los explotados…” ya que dabas por supuesto que nuestra intención (o la de muchos otros arquitectos que deciden venir aquí o a otras partes del mundo) es pasarse directamente al lado oscuro y convertirse en explotadores por defecto.

    Nosotros aceptamos críticas, discusiones y todo tipo de diálogos e intercambios de puntos de vista… pero nos cuesta mucho aceptar especulaciones, acusaciones o suposiciones… y con más razón cuando ni siquiera hemos tenido tiempo de sumergirnos de lleno en el mundo laboral de aquí ya que ahora mismo estamos en un momento de retorno temporal a la universidad y otros menesteres. Te pido disculpas igualmente por la exaltación en mi respuesta… pero es que no entendíamos por qué se nos convertía en culpables hasta no demostrar lo contrario sin otorgarnos ni siquiera el beneficio de la duda. Mil disculpas, también por nuestra parte.

    Por otro lado, tienes razón en lo que comentas de China… hay muchos problemas aquí y somos conscientes de ellos… aunque si te digo la verdad hasta que uno no llega aquí no ve la realidad del día a día… Nosotros no hemos venido a cambiar china, ni a cambiar el mundo, al igual que cuando estábamos en España veíamos imposible poder hacer nada para cambiar el sistema de allí y lo único que podíamos hacer era decir NO a determinadas situaciones que no nos gustaban.

    Cada historia que te encuentras por aquí es un mundo. Cada persona tiene detrás una situación diferente. Hay arquitectos explotados, los hay que están explotados porque ellos lo buscan ya que así son felices (el masoquismo laboral traspasa fronteras) y los hay que están explotados sin buscarlo. Hay arquitectos que están en unas condiciones inmejorables. Los hay que no encuentran nada que les guste. Los hay que encontraron el trabajo de su vida rápidamente. Los hay con sueldos bajos y proyectos buenos. Los hay con sueldos altos y proyectos malos. Los hay con sueldos altos y proyectos buenísimos. Los hay que han montado su empresa. Los hay que trabajan a destajo. Los hay que tienen su horario y lo cumplen a diario exceptuando momentos puntuales. Hay otros que cada día salen del trabajo de madrugada.. Etc, etc, etc… Hay una variedad muy amplia de situaciones. Eso si… aún no he visto a nadie sin contrato, ya sea arquitecto chino o extranjero. Y eso me hace pensar que, muchas veces estereotipamos las cosas hasta tal punto que nos creemos que aquí está todo el mundo hacinado en naves industriales trabajando a golpe de látigo 23 horas al día por un dólar de sueldo a la semana… y resulta que la desvergüenza laboral española supera en ocasiones a la de otros paises que supuestamente tienen peores condiciones laborales.

    Aquí hay de todo… como en botica… Creo que lo que uno encuentre dependerá en gran medida de lo que uno busque, o de lo que uno esté dispuesto a aceptar.

    No hace falta ser “o bueno o malo”… o “explotador o explotado”… simplemente se puede estar a gusto trabajando sin sentirse esclavo de nadie o sin hacer esclavo a nadie, disfrutando con lo que se hace y tratando de hacer las cosas bien… y aquí hay mucha gente lo ha logrado.

    Nosotros hemos venido a probar. A aprender. Si no nos gusta lo que vemos, o no nos convence lo que encontramos… nadie nos obliga a quedarnos. Habrá que probar, fallar y (ojala) acertar.

    China tiene problemas, claro está. Como en todos los destinos que uno elija habrá pros y contras. Pero Shanghai (aunque también habrá explotaciones al más alto nivel) funciona un poco al margen de china. Es una metrópoli que poco tiene que ver con zonas industriales donde se esclaviza a mano de obra barata.

    Como hemos dicho antes… habrá de todo… pero lo que uno encuentre dependerá en gran medida de lo que venga a buscar.

    Creemos que ahí está el quid de la cuestión… en China, en Brasil o en España…

    Y voy a dejarlo aquí que si no luego no voy a tener nada que contar en el blog…… ^___^

    Julen y Nieves

    abril 14, 2011 at 17:02

  11. Gracias por el post, que creo que está muy bien.
    Hay algo más que creo que hace falta decir: los derechos laborales son algo que no cayó del cielo, hubo gente que a lo largo de la historia se los trabajó. Y ahora nos toca.
    Somos unos cuantos (cada vez más) los que tenemos claro que solo desde un sindicato de arquitectos fuerte, se podrá controlar (y se puede) este desmadre, que al final perjudica a todos. Pero para eso se necesita que todos los que os quejais os afilieis..http://www.sindicatoarquitectos.es/afiliacion.html
    Os iremos contando los avances. Desde muchos ángulos. Desde la defensa de la legalidad (denuncias); desde la defensa de un convenio laboral para arquitectos OBLIGATORIO como tienen los ingenieros, con un mínimo salarial digno. Desde la asociación de ideas y de información (asesoría laboral) . Ayer dimos una charla en Barcelona sobre cooperativas.
    Tenemos como colectivo (los arquitectos empleados) una parte (pequeña, la mayor parte sabemos de quien es) de la culpa de lo que nos pasa. Nos dan de bofetadas y pedimos más. Si queréis un colectivo crítico que se defienda y responda, o simplemente no queréis que un stablishment arquitectónico mafioso os someta a sus reglas, afiliaos. .
    Mediante trabajo voluntario y mucho tiempo, unos cuantos hemos creado una armadura de defensa de los derechos de los arquitectos empleados en estudios si os interesa, utilizadla. Su eficacia depende de vosotros. Si creeis que debe existir pero “que lo hagan otros” sabed que con esa inacción mermais las posibilidades de éxito y de defensa de vuestros propios derechos. El sindicato sois vosotros y lo que queráis hacer con vuestro futuro profesional. Si lo queréis solucionar, afiliaos. Si no, pues nada, a seguir de cháchara en los foros, (un poco de psicoterapia no viene mal) , y a poner mañana Lunes buena cara al jefe no sea que te rescinda el no-contrato con no-sueldo. Saludos

    Afiliado x

    abril 18, 2011 at 0:16

  12. Algo tarde, pero el anuncio no tiene desperdicio!!!

    PD. Ya falta menos para la serie del estudio de arquitectura… jeje

    Ydna

    mayo 27, 2011 at 10:47


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: