n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Real Work.

with 2 comments

san-precarious-archpaper

San Precario. Patrón de los precarios de la tierra.

El caso de Ishigami en el Serpentine Pavilion del que hablamos hace poco ha tenido un giro inesperado.

En parte, la situación que veremos a continuación empezó con el anuncio del promotor de la campaña #Archislavery, Adam Nathaniel Furman (Thank you!), de que poseía informaciones similares sobre otros arquitectos. Entre ellos, Alejandro Aravena y su estudio Elemental.

No es algo novedoso para quien esto escribe. Hace años que publicamos los correos obtenidos por Masters Of Concrete y el modus operandi de lo que el estudio llamaba “internship positions” estaba en su página web a la vista de todos.

Sin embargo, hoy despertábamos con la noticia en Dezeen de que Elemental ha decidido terminar con esas “internship positions” que en realidad son “unpaid interhsip positions” y en nuestro análisis son trabajadores sin sueldo (veremos porque).

Podríamos alegrarnos, y haríamos mal. El comunicado enviado por Elemental a Dezeen apesta a victimismo. A no creer que han hecho algo cuestionable en absoluto. Incluso, y he aquí lo interesante, el comunicado ofrece una imagen mucho peor que la que ya conocíamos. Mientras tanto Aravena sigue siendo un laureado del Pritzker y de la Medalla del RIBA.

Empecemos por el principio.

En Elemental (siempre según la noticia) defienden sus interhsips porque suponen “a fair exchange [of] time for experience”.

Seamos claros. No se intercambia ‘tiempo’. Se intercambia trabajo (como ahora veremos). Y todo intercambio de trabajo —en caso de querer llamarlo así— supone un salario justo.

De forma preventiva, y antes de leer algunas respuestas: No hay ninguna diferencia en el caso de que los trabajadores estén aprendiendo. La formación es una inversión del empleador, no un pago en especies. Todo trabajador aprende (por la sencilla razón de que no desconecta el cerebro cuando lo hace) y no por ello se le paga menos. ¿O preferiría el señor Aravena trabajadores que no aprendieran? Es ridículo tener que volver a insistir, pero allá va: A mejores trabajadores, mejor producto, mejor empresa, mejor para todos.

¿No quieres formarlos? Perfecto. No lo hagas. Contrata profesionales con experiencia y págales.

Como medida de relaciones públicas, el comunicado de Elemental refiere a una encuesta que desarrollaron en 2015 entre sus interns para, según ellos, “hacer mejoras”.

Estas consistieron, y cito de nuevo, en “food, medical insurance, a quality workspace for everyone”.

Olvidan en Elemental que quizá, me voy a aventurar, la mejora principal hubiera sido cobrar por el trabajo realizado.

Pero vayamos al detalle. La encuesta es de 2015.

En 2015 estos supuestos adalides de la arquitectura social se dieron cuenta que existen los seguros médicos en los centros laborales y el derecho a un espacio digno en el puesto de trabajo. Que ofrezcas como empresa la excusa de que estas dando a tus trabajadores lo que es básico (y en la mayor parte de legislaciones laborales, obligatorio) es un buen ejemplo de lo kafkiano de la situación.

Pero no acaba aquí la cosa. En su delirio, Elemental ofrece el testimonio que una antigua Intern como ejemplo de aceptación del modelo. De éxito.

El texto no tiene desperdicio. Es estomagante.

Lo es sin ambages y desde el principio. Desde el título que incluye la expresión “[…] working at Elemental”. Desde el primer párrafo cuando la becaria afirma:

“The internship is unpaid which is part of Elemental’s approach: interns are expected to make an effort at gaining new knowledge and partaking in real work.”

Traduzco. No se paga. Se ve que no pagar es “Elemental’s approach”. Y se ve que no pagan porque los becarios tienen que hacer un esfuerzo por aprender y participar en trabajo real (O sea, trabajar).

Dejando de lado que esa es la descripción de cualquier trabajo (aprender y trabajar) y lo inmoral de la excusa, atendamos al termino “real work”. ¿A qué se refiere?

Pues a esto:

“And when I say “real”, I don’t mean making coffee or filling in forms, I mean working on current projects without being divided into interns and “others” and accepted as a proper member of the team”

BECARIA_ARAVENA_1

Trabajo real. En proyectos reales. Sin distinción y como parte del equipo. Un trabajo por el que no se está cobrando. La definición exacta de explotación laboral en la legislación española (sin ir más lejos) y en la mayoría de las europeas.

¿Cómo llegó esta becaria a esa situación? ¿Cómo puedo mantenerse 5 meses (esa fue la duración de su estancia) sin un salario? Tranquilos. Ella misma lo aclara.

“For a year I worked two jobs to save up money. But application period coincided with the economic crisis in Russia — I had to say goodbye to a large share of my savings. In the end, help came from my parents and for that support I’m really grateful.”

Repito. Insisto. Trabajó en dos empleos durante un año. Gastó la mayor parte de sus ahorros. Tuvo que pedir dinero a sus padres. Y todo para desarrollar (esas son sus palabras) trabajo real, en proyectos reales, para un tercero y sin cobrar.

La realidad, es que, si todo trabajo es un intercambio económico, el intercambio en este caso incluye a la becaria y a sus padres que, de facto, financiaron a Elemental pagando su manutención. Esto es: ella misma se pagó una suerte de salario. Elemental, que recibió los réditos de ese trabajo realizado queda fuera de este proceso. Obtiene los beneficios a coste cero.

En otras palabras: La becaria pagó por trabajar.

En pleno siglo XXI. En una profesión que se precia de su compromiso social. En un estudio que se precia de lo mismo con denuedo. Alguien pagó por trabajar.

Me van a permitir que no entre mucho más en la descripción, que me repugna. No por la becaria, victima de un sistema impuesto, clasista, reaccionario y alentado por aquellos que se benefician de la precariedad, sino por su uso por estudios que mantienen estas practicas depredadoras.

Me permito no obstante llamar su atención sobre esta frase:

Hablando de sus condiciones de trabajo:

“When interviewed, Aravena himself often says that work should not be a strain on your health”

Porque debe ser que trabajar en dos empleos durante un año, gastar la mayoría de tus ahorros y pedir dinero a tus padres no afectan a la salud. Puro socialwashing. Pura hipocresía.

No me resisto a este ultimo extracto:

“[…] there hasn’t been a single case of an intern receiving a job offer from Elemental upon completing the internship. I think that maybe Elemental simply doesn’t need any new employees: the team is just the right size, the projects turn out successfully and everyone is satisfied with the results.”

BECARIA_ARAVENA_3

Estimada becaria, no necesitan nuevos empleados porque ya los tienen.

Si estás trabajando en proyectos reales, como parte del equipo (esas son sus palabras y entiendo que Elemental las aprueba cuando han empleado el texto en su comunicado) y tu trabajo produce un rédito, sorpresa: Eres un empleado.

Eres un empleado, uno muy especial: El que no cobra.

Eres un unicornio laboral: El trabajador que no solo no cobra, sino que ha tenido que trabajar para pagarse la posibilidad de trabajar. Para poder comer. Para poder vivir. Estás, claramente, financiando a tu ‘empleador’.

Así que no. No es que como apuntan en el comunicado desde Elemental “we could not afford to pay the interns”. Si están haciendo trabajo real, como parte del equipo, sin distinción (Y eso es lo que dice la becaria que pone el propio estudio como ejemplo) lo que no estás haciendo es pagar a quien trabaja para ti. Y si no puedes pagarlos, sorpresa de nuevo, no los tengas.

El nivel de surrealismo, de ficción tolerada y repugnante, que ha alcanzado esta profesión es este. El de unos señores que creen que lo que se dice en este testimonio les deja en buen lugar cuando en realidad revela lo perverso del sistema. Cuando en realidad es peor.

Cuando lo que cuenta, eliminadas las fotos de Instagram, es que se ha trabajado en proyectos reales sin cobrar. Durante 130 días. Aproximadamente 5 meses.

Da igual las vueltas que le demos. Da igual lo majo que se sea. Da igual que se tenga un Pritzker y una medalla del RIBA.

Un trabajo honrado requiere un sueldo honrado.

Y todo lo demás, me sobra. Y me viene sobrando hace años.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

marzo 29, 2019 a 15:04

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Suscribo palabra por palabra. Su Pritzker se basa en la explotación.

    AM

    abril 1, 2019 at 11:53

  2. Esto me recuerda a algún catedrático del que no voy a decir el nombre…
    Hizo trabajar al que a mi modo de ver tendría que haber sido uno de los mejores arquitectos de españa. Mientras era su tutor del PFC le hacía de negro por un sueldo miserable creando las obras cumbres del catedrático por las que recibió jugosos premios… y cuando se acercaba la convocatoria el tipo le decía que no estaba preparado y que tenía que pulir más el proyecto.
    Eso ocurrió al menos durante dos años y ya os digo que no sé si finalmente terminó el PFC. El hijopuuuuta del catedrático en cuestión lo estrujó cuando estaba madurito, sacándole todo el jugo que tenía y después lo tiró a la basura. Yo dejé esa universidad enferma para seguir mi camino en otra y no supe más de él… una desgracia para la arquitectura española (y no sé si mundial).
    Como siempre, dais en el clavo!
    Besos y abrazos!!! E.

    Eduvino Del Amor

    abril 2, 2019 at 20:41


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: