n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Contratos Asombrosos

with 3 comments

A la derecha el contrato tipo Foster. A la izquierda el de cualquier arquitecto español.

A la derecha el contrato tipo Foster. A la izquierda el de cualquier arquitecto español.

No estaba muerto, estaba de parranda.

Quiero decir… el contrato de Norman Foster. Sí, el de la ciudad de la justicia. Que no estaba desaparecido. Es que se había traspapelado. Lo que viene a querer decir en román paladino que era un contrato tan DE VERGÜENZA que era mejor decir que lo habían perdido y aguantar el chaparrón. [Aquí lo tienen para su solaz]

Pero ojo, no me entiendan mal. Déjenme ponerlo claro en una sola frase que espero pase al eterno mármol de la historia:

Norman, eres mi ídolo.

Así, negro sobre blanco. Me ha salido del alma oigan. Las cosas claras y el chocolate espeso. No te beso, Norm (permite que te tutee) porque me pillas lejos, pero estaría dispuesto a ello. Con lengua. Que hayas pedido lo que has pedido y sobre todo QUE TE LO HAYAN FIRMADO, eso, Norm, es como conseguir que diez tostadas de mantequilla caigan por el lado que no está untado mientras un gato cae de espaldas. Como hacer que se ría el señor Spock. Como que Mark Hamill actué. Como conseguir que Calatrava haga un cubo. Dentro de otro cubo. Es sangre de unicornio hecha contrato. Es el vellocino de oro. Es lo más. Lo último. Lo insuperable.

Más allá de ese contrato, Norm, no hay nada. Ese contrato es el Nirvana. Yo quiero vivir en ese contrato. Morir en el si fuera menester. Me lo estoy imprimiendo y lo voy a tirar sobre la cama para restregarme con sus cláusulas. Desnudo. En plan sucio, lo admito, tal es el poder erótico-administrativo que ejerce sobre mí.

A partir de ahora, Norman, en mi mesilla de noche estarán El lobo estepario, El guardián entre el centeno…y este contrato. Estoy por tatuármelo en plan Prison Break, no te digo más Norm.

Dicho esto, y mirando ahora a nuestros queridos representantes electos…

¿EN QUE NARICES ESTABAN USTEDES PENSANDO PARA FIRMAR ESTO? ¿Se puede ser más paleto? ¿Más snob? ¿Más inculto? ¿Más negado y más absolutamente irresponsable?

Yo también sonreiría Norman.

Yo también sonreiría Norman.

Porque oigan, contra el vicio de pedir está la virtud de no dar. O, todo lo más, de aplicar la ley. O, ya puestos, de tirar de experiencia y usar los contratos que nos hacen a los demás.

Pero no desesperemos, compañeros arquitectos -ahora os miro a vosotros-. Sepamos ver la oportunidad que se esconde ante semejante hallazgo. ¿Cómo, se preguntan? Lean, lean.

Es sabido que hace tiempo el CSCAE y los COA están intentando que se modifique la normativa de concursos de arquitectura. Dado que la ley, (LA LEY amigos, esa cosa que nos obliga en teoría a todos) dice que las adjudicaciones públicas deben cumplir los criterios de IGUALDAD, UNIVERSALIDAD y NO DISCRIMINACIÓN, aprovechemos la oportunidad y establezcamos que el principio de negociación es este:

YO QUIERO LO DE NORMAN. COMO MÍNIMO.

Y para que quede claro lo que queremos, dejémoslo por escrito en una carta de demandas que desde ya cedo al CSCAE y a todos los COA para que la envíen a cuantas administraciones sea posible y al Ministerio de Administraciones Públicas en primer lugar.

DEMANDAS (The Norman Style. La doctrina Norman de contratos)

1.- Respecto a los criterios establecidos en la Ley:

No pensamos cumplirlos. Al menos no en su espíritu. En aplicación del principio jurídico de “O nos calentamos todos o patada a la estufa” (Calenturibus plenum, patadis erunt estufam), demandamos que todos (TODOS) los contratos se resuelvan por la ya común aplicación de la cláusula “artística” empleada con Santiago Calatrava y Norman Foster (Entre otros). Porque, oigan, todos tenemos mucho arte. Ya lo decía Lola Flores. Y Paquita la del Barrio. Si David Bisbal y Bustamante son artistas, no le digo lo que somos nosotros.

Así que en tanto en cuanto no produzcan ustedes un “artistímetro” con capacidad de medición del nivel artístico de cada arquitecto traducido en un valor numérico comparable (E incuestionable), habremos de entender que esto del arte es cuestión subjetiva. Como quiera que estamos en un estado de derecho y que no les hago a ustedes unos fascistas corruptos que van por esos mundos discriminando a la gente en “artistas” y “no artistas” (o en peras y manzanas, tal vez), deberemos asumir que TODO –máxime cuando aún no se tiene el proyecto y NO SE SABE CÓMO ES- está en “potencia de artisticidad”, esto es, que todo puede ser arte, por lo que por aplicación del artículo 210.- b) de la actual Ley de Contratos de las Administraciones Publicas, esperamos que todos y cada uno de los contratos de aquí en adelante respondan a la formula del negociado sin publicidad o como se conocen habitualmente, digitales, por el artículo 33 o porque yo lo valgo.

Para que nos quede claro: El artículo dice que se podrá emplear esta figura (el negociado sin publicidad digital):

  1. b) Cuando por razones técnicas o artísticas o relacionadas con la protección de derechos exclusivos tan sólo pueda encomendarse el objeto del contrato a un único empresario.

Dado que lo único que diferencia un edificio de Norman Foster DEL QUE NO SE TIENE EL PROYECTO, es decir, del que NADA SE SABE, de otro de –pongamos- Pepe Pérez, es el hecho de que el primero es de Norman Foster y el segundo de Pepe Pérez, entendemos que lo que ustedes pretenden es aplicar la condición de único empresario al proyecto de forma que no contratan “un auditorio” sino “un auditorio de Norman Foster” que como es evidente solo puede hacer… Norman Foster (U otro señor que se llame Norman Foster, que ya sería casualidad). De ahí la unicidad. Pero, hete aquí que esta condición, repito, sin existir proyecto y sin poder juzgar si es arte o no, es aplicable a cualquier arquitecto en activo –a menos que produzcan junto al “artistímetro” una guija o bola de cristal o aparato lector del futuro incuestionable y funcional-. Así, un auditorio de Pepe Pérez solo lo puede hacer Pepe Pérez. Lo mismo ocurre con Juan Mengánez, Laura Perengánez y el 100% de arquitectos españoles. Por tanto, y aplicando la lógica más euclidiana, los principios del estado derecho, la no discriminación y la regla de tres, esperamos que a partir de ahora TODO SEAN CONTRATOS A DEDO.

[Para la resolución del posible conflicto de tener que invitar a dedo a TODOS los arquitectos de España, proponemos dos opciones:

– Piscina de barro

Cúpula del trueno]

2.- A partir de este momento, nosotros cobramos por el “Diseño”. Y lo demás lo van pagando ustedes. Ingenieros, arqueólogos –con o sin látigo-, geotécnicos, gente de instalaciones, un batallón de orcos de Moria, dos súcubos infernales… lo que venga. Ustedes. Chequetario en mano. Vamos, que nos ocupamos del básico y de echar el ojo al resto, pero todo lo otro queda de su cuenta.

Que quede perfectamente claro que el hecho de que nos paguen no significa que lo que les demos se vaya a poder construir. Que se vaya a ajustar a un calendario, que vaya a cumplir el presupuesto, las ordenanzas, o cualquier otra cosa. Incluido que obtenga licencia.

Oigan, los artistas somos así.

3.- Esperamos cobrar en 30 días.

Déjenme que lo repita. TREINTA DÍAS.

30 días no son 31. Ni son 32. Ni son 90. Ni son 120. Ni son “oye, ya para el año que viene”. Son 30. Un mes. Bueno, un mes de los de 30 días.

Si no nos pagan en 30 días, iremos apuntando porque nos pagaran ustedes los intereses de demora. En euros de contar.

En caso de que miremos la cuenta y no haya llegado el dinero el día 30, aplicando la doctrina Gila, alguien no va a ponerse al teléfono y sobre todo, a alguien se le va a caer el ratón de la mano.

4.- En caso de que POR CUALQUIER MOTIVO no acabemos el trabajo, nos pagaran ustedes un 10% de lo no cobrado.

Que dirán ustedes, “oigan, es que igual les hemos pillado plagiando”. Da igual. Relean: POR CUALQUIER MOTIVO. Pase lo que pase, cobramos el 10% del restante.

¿Qué resulta que somos un señor oscuro de los Sith y nos presentamos en la consejería espada laser en mano cortando cabezas? Pues muy bien. Ustedes nos echan, créanme que hasta lo entiendo. Pero el 10% lo cobramos.

5.- Si el proyecto es infumable, lo hemos copiado, es una castaña como un piano de cola (Con Liberace encima), no cumple los mínimos estándares de calidad, está incompleto, viene impreso en servilletas del bar “Casa Manoli” de Retuerta del Bullaque o hay errores de bulto como –por ejemplo- que nos hemos pasado levemente de presupuesto (¿Un 50% por ejemplo?) nosotros seguimos cobrando y ustedes no nos pueden retener nada.

Déjenme que lo repita: NOSOTROS COBRAMOS SIEMPRE. ¿Leen ustedes Juegos de Tronos? ¿No? Pues deberían. Nosotros somos como el Banco de Hierro. COBRAMOS. Y ustedes como los Lannister, pagando deudas.

6.- Cobramos sin IVA.

El IVA es para pobres.

7.- Los derechos de imagen del proyecto son nuestros. Déjenme que les explique esto, porque luego nos liamos. El proyecto es NUESTRO como documento. Todo lo que contiene, las actas de las reuniones, los planos, los PDF, los Excel… TODO. Nuestro.

Hasta aquí más o menos normal. Ahora bien, ¿Que el edificio nos queda bien y deciden ustedes hacer unas postales? Déjenme que les ilumine sobre un concepto que quizá les resulte revolucionario: ROYALTIES. Vamos, que –lo han adivinado- nos pagan ustedes. ¿Que sacan ustedes un libro con fotos de edificios y sale el nuestro? Royalties. ¿Que hacen ustedes un logo que es el perfil del edificio? Repeat after me… RO-YAL-TI-ES.

8.- El seguro de responsabilidad DECENAL, en nuestro caso aplicara la formula siguiente:

10 = 6

Por tanto: Seguro decenal de 10 años = Seguro decenal de 6 años. C.Q.D.

Por supuesto, no estamos obligados a mantener este seguro. Lo intentaremos, palabrita. Procuraremos. Ya si eso lo vamos viendo. Estaremos obligados a intentar tratar de poder de mirar de ver si podemos mantenerlo siempre que los precios de mantenerlo sean “razonables”.

¿Que qué es razonable? Pues en aplicación de la doctrina canónica “in iuribus testiculae razonarum”, razonable es lo que se nos ponga a nosotros. Lo que nos rote. Lo que queramos oigan, para que se lo vamos a complicar.

9.- Nos sujetaremos a la legislación española.

Menos cuando no lo hagamos, claro. Véanse los puntos  1.-, 6.- y 8.- a este respeto.

En caso de conflicto, vendrá de mediador el Decano del COAM. Al decano del COAM el sueldo se lo pagan otros arquitectos. Esa gente que ni son artistas ni nada, ya saben. Pobres. Gente que paga el IVA. Pero ya que está ahí, pues que medie.

10.- Toda la documentación la proporcionaremos en el idioma de nuestra elección. A mí por ejemplo me gusta mucho el sanscrito antiguo. Que me ha dado por ahí oigan.

En consecuencia TODO lo entregaré en sanscrito antiguo. Los gastos de traducirlo correrán de cuenta de ustedes.

101.- Debe quedar claro que nosotros hacemos el proyecto, pero que nos importan entre poco y nada –más bien nada- las SUPERFICIES y los COSTES. Que dirán ustedes “Pero oiga, si este contrato es para construir unas superficies por unos costes”. Pues oigan sí, pero miren, no tengo yo esta semana el cuerpo para superficies y mediciones. Si quieren que les asesoremos en esos temas (Tan, pero TAN poco importantes para un proyecto de arquitectura pagado con dinero público) esto lo facturamos aparte.

En otras palabras: Les vamos a hacer un proyecto QUE NO MEDIMOS y no PRESUPUESTAMOS. Para que nos entiendan, en una reunión podrían ustedes preguntarnos:

¿Y esto cuanto mide? ¿Y cuánto cuesta?

Y nuestra respuesta, técnica, seria:

Manzanas traigo. [I bring apples]

[También podría ser “verdes las han segao” [They cut them green], dependiendo de la fecha y del frio que haga en Suiza]

12.- RESPECTO A LA PANOJA.

[También: La tela, la pasta, el parné, la viruta, los morados, los binladenes, la paguica, o, incluso, los honorarios facultativos]

Nosotros cobraremos un 13,25% del PEM.

Un 5,75 % por el “Hard case inner structure”

+

Un 7,50 % por el “Taylor made fitting constructivism debugle”

Somos conscientes de que en la legislación Española no existen ni el “hard case inner structure” ni el “taylor made fitting constructivism debugle”.

También somos conscientes de que no saben ustedes que son estos dos conceptos. Les podemos decir que son “como” un proyecto básico y un anteproyecto. Pero no. O sí. ¿Quién sabe? Que emocionante ¿Verdad?

Ustedes vayan pagando y ya les haremos el “Core armour boiling blueprint” o el “astonishing professional core planning”. O lo que sea.

Pero siempre quedando claro que nos pagaran el 5,75% del Presupuesto por entregarles una cosa que no saben ustedes lo que es y no existe en la legislación española, y el 7,50% del presupuesto por entregarles otra que tampoco saben lo que es y que tampoco existe en la legislación española.

Vamos, que igual nos podrían haber contratado ustedes un FORGENDRO, para el caso. Pero que les quede claro que viene en dos partes y que por la primera es el 5,75%, y por la segunda el 7,50%.

13.- Panoja. Corolario.

Aparte de estos honorarios, cobraremos gastos.

Porque una cosa son los honorarios y otra los gastos, como sabe todo el mundo que ha tenido una educación clásica.

Por los gastos cobramos el 15% de la cifra de honorarios. ¿Que qué son los gastos? Pues los gastos. Dado que los calculistas, los ingenieros, los de instalaciones, el paisajista, el arquitecto técnico, y demás lo pagan ustedes, entendemos que no quede claro qué cosa exactamente son los gastos, pero entiendan que poner como concepto “PASTA QUE ME LLEVO” quedaba feo no, lo siguiente.

[Entre los gastos incluimos las traducciones. Las que necesitemos nosotros, claro. Porque nos hemos presentado a un concurso en España, pero no vamos a pagar nosotros las traducciones de esa cosa que hablan ustedes. Esto ya sería lo último]

14.- A la obra (Y en general a todo) vamos a ir una vez cada tres semanas. Y no pidan más que lo facturamos aparte.

15.- Antes de mover el ratón una micra, cobraremos aproximadamente un 2,5% del total en concepto de “Yo por menos de un 2,5% no me levanto de la cama” o lo que se conoce como doctrina laboral Linda Evangelista.

16.- El 2,5% es, como habrán podido imaginar, sin IVA.

Oigan, ¿Les parece raro? ¿Una salvajada? Pues esto, aproximadamente así, en traducido, es lo que firmó el señor Granados, consejero de la señora Aguirre en el gobierno de la comunidad de Madrid. De hecho, les incluimos un breve resumen-traducción al final del artículo en el que se ve de donde viene cada punto sobre el contrato original y la realidad para el resto de arquitectos que no nos apellidamos Foster.

Esto lo firmó, como decíamos, el señor consejero de la señora que tuvo el cuajo de aparecer en un debate a la alcaldía de Madrid diciendo que el sistema de contratación mejor era “la subasta”. Menuda subasta esta, estilo liberal. Liberal del que ha leído a Hayek pero, por lo visto, no lo ha entendido mucho, claro.

La misma señora, por cierto, que opinaba que a los arquitectos había que matarlos.

Se ve que matarlos después de haberles pagado opíparamente en función de su apellido.

O a lo mejor es que había que matarlos enterrándolos en billetes de 500 euros, o pegándoles mucho en la cabeza con la chequera, que oye… también es morir, pero con mucho más flow, donde va a parar.

Cash-flow, queremos decir.

08 Jun 1966 --- 1960s Bug-Eyed Surprised Woman Buried In Coins Money Symbolic --- Image by © H. Armstrong Roberts/ClassicStock/Corbis

08 Jun 1966 — 1960s Bug-Eyed Surprised Woman Buried In Coins Money Symbolic — Image by © H. Armstrong Roberts/ClassicStock/Corbis

———————————————

BREVE TRADUCCIÓN [Transposición de los puntos anteriores a la realidad]:

1.- [Punto II de la exposición inicial]. En España los contratos con la administración deben celebrarse aplicando los principios de igualdad, universalidad y no discriminación. Emplear el negociado sin publicidad para una adjudicación digital, en este caso, en la que no concurre factor artístico alguno (Dado que, para empezar, no existe el proyecto, con lo que no se sabe si será “arte” o una castaña pilonga) es un clásico del uso peculiar del articulo 210 b), pensado para cuestiones realmente artísticas (se nos abolla una escultura de un autor concreto) o relativas a patentes, y que sin embargo es muy empleado para estos shows con arquistars como –por ejemplo- con Calatrava.

2.- [Memorándum P.3 b)] En cualquier contrato de un proyecto y dirección de obra, es el arquitecto el responsable de estos aspectos. Corren de su cuenta. No es habitual que se eliminen del trabajo (Que se suele entender completo) salvo excepciones muy específicas y muy justificadas. Se llega a pagar incluso el estudio geotécnico, que debería ser información proporcionada por el cliente.

[Memorandum P.2 c)] Es mucho más divertido este punto según el cual –en apariencia- Foster está obligado a entregar “algo” (¿Un “diseño”?) por lo que le pagan una cantidad más que generosa pero, a cambio, no tiene la obligación de que ese algo:

– Pueda construirse

– Sea aprobado en cumplimiento de las ordenanzas de aplicación

– Obtenga licencia

– Cumpla plazos

– Cumpla el presupuesto

¿A qué está obligado entonces el “diseño” de Foster (llamarlo proyecto, con estos mimbres,  me parece de broma)? Los puntos anteriores son los parámetros básicos que rigen cualquier contrato con cualquier otro arquitecto empleado por la administración española.

3.- [Memorándum P.4 c)] Cobrar a 30 días es, en España, una entelequia. 120 es lo más común. 90 si se tiene mucha suerte. Es muy raro que se soliciten los intereses de demora porque se ingresa en la lista negra. Es evidente que aunque no se cobre, en el 99,99% de los casos, se sigue trabajando. Si no se hiciera hace años que el sector estaría parado.

4.-  [Memorándum P.4 c)] JAMAS he conocido un contrato en el que el arquitecto cobrara el 10% del restante si se paraba el proceso “por cualquier motivo”. Como poco la cláusula es “por causas ajenas al arquitecto”. En general, lo que se suele incluir es una liquidación de servicios prestados, no un montante fijo que, en este caso y sobre más de 10 millones, llega a un millón de euros (No los gano yo todos los días. Ni todos los años… ni todos los siglos).

5.- [Memorándum P.5 a)] Lo común es que los contratos con la administración incluyan una cláusula por la que se hace responsable al arquitecto de cualquier fallo, problema o incremento de coste debido a errores del proyecto. Esto incluye, evidentemente, la retención y suspensión de los pagos si llegara el caso. Dicha cláusula, aparentemente, no existe en este contrato.

6.- [Anexo final sobre honorarios] En España, cualquier contrato normal de un arquitecto con la administración (O con Sauron que venga a encargar una torre negra en Castellón) es CON IVA. Salvo que se sea Santiago Calatrava o Norman Foster, por lo visto.

7.- [Memorándum P.6 a) y 7 a) b) y c)] En España los arquitectos retienen la propiedad intelectual de los proyectos, como DOCUMENTOS. Sobre la obra construida o su imagen estos se suelen ceder a sus propietarios (El pueblo, a falta de mejor palabra, que los ha pagado).

De hecho es común que algunas bases de concursos obliguen, con la aceptación de las mismas, a renunciar a los derechos intelectuales sobre el proyecto, permitiendo así que la administración los guarde, reutilice o reforme. Los COA y el CSCAE, y los propios arquitectos, llevan años solicitando que se elimine esta costumbre.

8.- [Memorándum P.8 a)] El seguro normal de este tipo de contratos es el decenal, que es, como su nombre indica, DECENAL. 10 años, no 6. El seguro decenal es OBLIGATORIO. No es algo que el arquitecto tenga que “procurar razonablemente en la medida de lo posible”. Es la LEY.

Evidentemente, su mantenimiento NO DEPENDE del precio que el arquitecto tenga que pagar por él ni de si las tasas son razonables en el mercado.

9.- [Memorándum P.12] Sujetarse a la legislación española, cuando se hace chirigota del espíritu de la ley y cuando hay cosas tan aparentemente cuestionables como lo del seguro, suena a chiste.

Que encima el señor Foster y la Comunidad quieran que les haga de mediador el Decano del COAM, cuyo sueldo pagan los arquitectos para los que este deplorable contrato supone un agravio comparativo y una clara discriminación contraria al espíritu de la ley es ya de traca.

10.- [Memorándum P.13 b)] Les rogaría que intentaran ustedes entregar un proyecto en una administración española en una lengua que no sea la oficial (O cooficial) sin apellidarse Foster. Les rogaría también que pidieran que les dieran todo traducido al idioma de su elección (¿Sanscrito por ejemplo?). Y para remate que pidieran que la traducción la pague la administración. Puede que los gritos se oigan en Londres. Sin necesidad de traducción.

11.- [Anexo final: SUPUESTOS] Un proyecto es, reduciendo mucho las cosas, la definición y medición de una serie de superficies a unos precios determinados. Más aun cuando es un proyecto público que se paga con dinero público. Podríamos incluso afirmar que este es uno de los puntos principales de cualquier contrato de proyecto y dirección de obra: El control económico de la misma y su medición precisa. En el caso que nos ocupa estos dos aspectos están según parece fuera de las responsabilidades del contratado.

Si miran ustedes un poco más abajo, en las obligaciones del “Arquitecto colaborador local” verán que entre las responsabilidades de esta figura están las de:

“CUMPLIMIENTO DE LA NORMATIVA Y VISADO DE PLANOS”.

Si, abundando en la materia, un proyecto es la definición de una serie de espacios superficiables y su coste y proceso de construcción adaptándose a una normativa concreta, y aquí mi primo el del Támesis no controla las superficies, ni los costes ni se hace responsable del cumplimiento de la normativa… ¿Qué hace exactamente?

12.- [Anexo final: HONORARIOS] En España, y aplicando el baremo de honorarios para un PEM de 64.191.000 Euros + 115.500.000 euros = 176.691.000 euros y 70.698 m2, el montante a cobrar seria (De forma estimada):

H = PEM x C

Siendo C función de la superficie = 0,061

Por tanto:

H= 176.691.000 x 0.061 = 10.778.151

Inferiores a los 11.621.000 euros que cobraría Foster. Pueden parecer cifras próximas pero es una imagen distorsionada: hay que aclarar:

1.-No es normal cobrar los honorarios completos obtenidos mediante los baremos orientativos cuando se trabaja para la administración. Llevo 15 años en esto y estoy por verlo. Todo lo más una horquilla próxima al 4% de este (Asumo que puede que haya quien tenga otra experiencia al respecto) que daría como resultado:

7.067.640 Euros (Aprox.)

Y eso sin contar la baja económica, de la que Aguirre es tan (pero TAN) fan (O eso dice) y que en ocasiones llega al 50%.

En el caso que nos ocupa, Foster pide y la C.M. le da. No hay baja. No hay competencia.

No la hay económica, lo que es peculiar, pero sobre todo no lo hay técnica: No sabemos si alguien ofertaría un mejor proyecto –al mismo o menor precio- porque esta posibilidad se niega a la ciudadanía, basándose en una cierta condición artística –indemostrable como ente medible- del señor Foster.

2.- En ese montante se incluye todo lo que a Foster en apariencia se le quita. Los conceptos internos del proyecto: calculistas, arquitectos técnicos, paisajistas, instalaciones etc.

Por otra parte lo normal es contratar PROYECTO BÁSICO, PROYECTO DE EJECUCION Y DIRECCION DE OBRA y pagar en función de estos hitos. Estos son los términos recogidos en la LOE (Ley orgánica de edificación) y definen con precisión las partes de un proyectos y qué documentos se están contratando, como deben redactarse, con que mínimos y qué deben cumplir puesto que son documentos normativos sujetos a una reglamentación propia de una actividad profesional (la arquitectura) reglada.

No existen en la legislación española el “Shell and Core” ni el “Fit Out”, por mucho que se pretendan asimilar a los documentos españoles, con lo que se están contratando para una actividad reglada dos cosas que no existen en la ley que rige la actividad objeto de contrato, con los posibles problemas que esto acarrea. Bien es cierto que uno puede contratar lo que quiera. No lo es menos que hablamos de administraciones públicas que deberían ser muy cuidadosas con sus contratos dado que gestionan dinero público.

En los contratos del resto de arquitectos españoles, ya saben: los que pagan IVA, los términos son claros. PB, PBE y DO (Proyecto Básico, Proyecto Básico y Ejecución y Dirección de Obra). Se paga en función de estos documentos.

13.- [Anexo final: GASTOS] El concepto “gastos” no es normal en España para los contratos de arquitectura. Se cobra una cantidad por todo. Sin gastos. Evidentemente los “gastos” no incluyen los viajes a solicitud del cliente, ni los de dirección de obra que corren de cuenta del contratado. Tampoco las traducciones de ningún tipo, ni los planos que el contratado tenga –o no- que generar para desarrollar el objeto del contrato (Como es evidente).

14.- [Anexo final: GASTOS] En fase de obra las visitas normales que establece casi cualquier contrato con la administración son UNA A LA SEMANA. No una cada tres. Y las que hagan falta, hay que añadir, sin que sea habitual que se cobren aparte.

15.- [Anexo final: CONDICIONES DE PAGO] La administración española no es mucho de pagar anticipos ni pagos a cuenta ni adelantos de honorarios. Se cobra a trabajo entregado (Y a veces, lamentablemente, ni así).

16.- [Anexo final: CONDICIONES DE PAGO] Ver punto 6.-

Written by Jose María Echarte

noviembre 2, 2015 a 11:24

Publicado en General

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hacía tiempo que no me pasaba por el blog.
    Cuánta razón, y qué risas me he echado (aunque no sea un tema humorístico, precisamente).

    Laura

    noviembre 9, 2015 at 13:27

  2. Gracias Laura. Al final esto es reir por no llorar.
    O por no agarrar la motosierra….
    ^_^

    Jose María Echarte

    noviembre 9, 2015 at 14:16

  3. […] Un gran artículo de Jose M. Echarte Ramos, aquí. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: