n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

El Bolso del Arquitecto

with one comment

¿La bolsa de Sport Billy? ¡Una mierda al lado de esto!

¿La bolsa de Sport Billy? ¡Una mierda al lado de esto!

Si creían ustedes que este fin de semana tras haber conseguido enterarse de que oxi es no y nai es sí (Shocking) y de que la arquitectura española está cambiando el mundo one Poppy Delevingne at a time ya estaba todo el bacalao controlado, permítannos que les saquemos de su error ante la epatante noticia de que por fin (¡POR FIN!) Tod’s va a sacar un bolso (¿Bolsa es más unisex?) para arquitectos.

Cómo he podido yo dormir sin saber esto es algo que no soy capaz aun de explicarme a mí mismo.

Ya era hora, claman las masas. Esto no podía seguir así, gritan enfervorecidas las delegaciones de alumnos, una tras otra. Lo que estábamos esperando, apuntan los Colegios dos meses después. Tod’s está cambiando la sociedad, declara Torres Nadal, cantando claro. Un delirio, añade.

Y es que el bolso, amigos, es impresionante. Yo he llorado en la Tourette, el día que Autocad me tramo sin fallos un muro seccionado entero, cuando vi los esquemas del CTE en Comic Sans…. y esta mañana repasando las características de esta epifanía con asas diseñada para la ocasión por Nendo.

Vean, vean [Las cursivas son de la web donde los venden]…
El epitome de la artesanía. Personaliza el minimalismo del diseño oriental y la quinta esencia del lujo, el gusto y la calidad Made in Italy (Dejando Tele 5 a un lado, se entiende).

Un accesorio versátil y multifuncional (Como un becario, pero sin comer ni parar para el café). Sus líneas limpias pueden adaptarse para cumplir cualquier requerimiento manteniendo un aire distintivamente cool y moderno (Como un becario –hipster- a los 6 meses, delgadito y de líneas limpias. Escuálidas casi).

Y es que el bolso (¿Bolsa?) tiene asas, tiene bandolera, puede llevarse en la mano. Colgado. En los dientes saboreando el selecto cuero de Tod’s que debe saber a comerse un filete de Wagyu cocinado por Ferran Adria himself vestido con un picardías en una cocina diseñada por Teresa Sapey. Es más, se puede plegar para parecer una carterita, llevar como bolso o estirar para que nos quepan esos incomodos DIN A3 que son a la arquitectura como los zapatos de tacón a una maleta: algo que no acaba de encajar nunca.

Una maravilla. Una cosa sublime. El séptimo cielo. En las obras le harán a usted la ola. En las reuniones será como si llevara usted un reloj Shaker Pour la Minorie, el reloj por el que a partes iguales le desearan y querrán ser como usted.

Y todo esto amigos, todo este compendio de clase, fuerza y saber estar, todo repito, por el módico precio de….

¡1.370 Libras! ¡1.930 Euros!

¿NO ES UNA GANGA?

Que oigan, por 1.930 euros, estamos seguros de que el bolso incluye Wifi, cafetera Nespresso, pantalla HD, su propio satélite orbitando el planeta y hasta una opción casco de obra en la que el bolso, mediante unos sencillos pliegues, es capaz de transformarse en un practico complemento Jacques Herzog style.

Vamos, que el bolso debe ser una mezcla entre la mochila de Dora, la bolsa de rescate de Diego (Go Diego Go!) y la bolsa crecedera de Sport Billy. Ahí dentro cabe desde el Guggenheim Bilbao al ego de Bjarke Ingels.

Un bolso que te hace la renta. La trimestral. Te rellena el Dro de ASEMAS y convalida por un año de colegiación porque, ¿Quién va a atreverse a pedir nada a alguien que cuelga de su brazo (o lleva en su mano, o aprieta en el sobaquillo) este paradigma de lo que viene significando ser ARQUITECTO con todas las letras en mayúsculas?

Así que, todos conmigo, alcemos la voz:

POR FIN EL BOLSO DE ARQUITECTOS PARA…. EN FIN…. PARA ¿5? ARQUITECTOS.

EL BOLSO DE LOS ARQUITECTOS DE LINEA ABSOLUTISTA: Todo el para los arquitectos, pero sin los arquitectos.

No sé ustedes, pero estoy pensando en vender la mano del ratón y un riñón en el mercado negro para poder adquirir esta joya tan de arquitectos. Porque como todo el mundo sabe solo los arquitectos usan A3 y solo los arquitectos llevan lápices. Tres, según se ve en las fotos.

Y es que, ¿Cómo volver a la realidad después de este ascenso al olimpo de los dioses en cuero? Estoy mirando mi bolsa de IKEA con asco. Es cierto, caben A3. Y si, tiene más bolsillos. Y bueno… claro… no te da un infarto cuando vas a la obra por si se raya porque no se raya. Y no podemos negar que también habría que tener en cuenta que si le pasa algo -a pesar de ser de tela de tienda militar como poco- tampoco pasa nada porque cuesta 20 euros. Y vale si… puedes usarla de asiento. Y ponértela sobre la cabeza si llueve…

Pero no nos dejemos llevar por estos formalismos arcaizantes porque ¿Qué ha hecho por nosotros la bolsa de IKEA? ¿Han visualizado el debate? ¿Han politizado la actuación proyectual de mecanismos? ¿Eh? ¿EHHH? ¡Claramente no!

Que también les digo que no conozco yo al personal de investigación y branding de Tod’s pero que oigan… ¡Que puntería! ¡Que ojo! ¡Que sensibilidad con el entorno!

Y que estupidez galopante.

Written by Jose María Echarte

julio 6, 2015 a 12:01

Publicado en General

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Se ha abierto el banco de referencias,ATENCIÓN EL SEÑOR JOSE MARÍA PREPARA UN HILARANTE REPORTAJE SOBRE LA MODA Y LOS ARQUITECTOS.

    Alguien

    julio 8, 2015 at 2:25


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: