n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

La Lacra

with 13 comments

Charlton Heston, haciendo de arquitecto en Ben Hur.

Charlton Heston, haciendo de arquitecto en Ben Hur.

Varias noticias recientes traen de nuevo a debate un cuestión que, adormecida, permanece no obstante latente en el mundo profesional y que, como tantas otras, se ha convertido en una de esas inmanencias que –pese a su dificultad, que uno no niega- los arquitectos españoles parecemos incapaces de abordar de una sola vez, de manera definitiva y unificada. Ya saben, somos capaces de organizar actividades, proyectos de una complejidad asombrosa… pero no nos pidan que cuando lleguemos a la cuestión puramente de intendencia vayamos mucho más allá de una hoja de Excel (de las que no adaptan las celdas al texto, además).

Se trata, quizá lo hayan adivinado, de la cuestión laboral. O mejor dicho, de la no-laboral, pues entiende uno que para referirse a la primera debe haber un mercado de trabajo estructurado y basado en las reglas del juego y que ese es precisamente el caso que no se da entre los profesionales del tiralíneas. Difícilmente puede llamarse mercado laboral (perdonen el palabro) a lo que cursa plagado de becarías, internships, trabajadores altruistas, falsos autónomos y arquitectos contratados para hacer de –oh sorpresa- arquitectos bajo el epígrafe de “calcador”.

Dichas noticias tendrán su desarrollo posterior. Créanme que me importa poco y que no es el objeto de este articulo cuyo punto fundamental  es entender que la pasividad y el “esto siempre se ha hecho así” cargado de indolencia y secretismo a voces, suponen una lacra difícilmente soportable por más tiempo para una profesión que si bien gusta de llenarse la boca con su adaptabilidad y su apego por lo social, parece incapaz de aplicarse con un mínimo de lógica las reglas que estima tan convenientes hacia el exterior. Y es que si el infierno son los demás, en nuestro caso, no nos andamos con medias tintas a la hora de enarbolar el tridente.

Procedamos.

La principal, aparecida en Masters Of Concrete (Genios absolutos a los que declaramos nuestra admiración), parece revelar los procedimientos del estudio de Alejandro Aravena (Elemental) para nutrirse de becarios por periodos de 4 meses y consiste en un supuesto cruce de correos entre alguien del estudio y un candidato. ¿Las condiciones? Pueden imaginarlas. Los 4 meses son a coste cero… para la oficina. Eso sí, la selección parece incluir portfolio, manejo de programas y hasta una prueba de dibujo a distancia. The Works.

De todas, la mejor parte –de nuevo suponiendo que el intercambio de correos sea real- es la que devuelve el estudio ante la –comprensible y justificada- respuesta del aspirante en la que les aclara que de momento no se ha encontrado forma científica de vivir del aire.

Entendemos tu descontento…
Es como todo, la ley de la oferta y demanda.
Ojalá mejore la situación para que podamos dejar atrás este formato en algún momento.
Saludos cordiales,

Diéramos o no por válida la correspondencia, lo cierto es que hace casi un año (marzo 2014), n+1 publico ESTA imagen-pantallazo de la web de Elemental en la que si bien el periodo de prácticas era de tres meses, quedaba claro que eran NO REMUNERADAS.

Gratis total amigos.

Gratis total amigos.

Es bueno recordar aquí como con menos autobombo en lo social (Y que para nosotros no pasa de una caridad muy mal entendida y falsaria) hay estudios que establecen un nivel de honestidad mucho más claro y mucho más comprometido anunciando en su web que NO ADMITEN becarios sin cobrar. En otras palabras, la honestidad del formato NO DEPENDE de la situación exterior, sino de la ética interior.

En todos los casos (E incluyo las 12 horas y 7 días a la semana que parece que son necesarias para poder aspirar a respirar el mismo aire que Kazuyo Sejima, la pasión de Fujimoto por los trabajadores gratuitos y los recientes casos españoles de falsos autónomos que han acabado en pelea política de la más baja estofa) planea sobre la situación la sensación de que lo común, pese a lo distópico, trapacero, equivocado o directamente ilegal del planteamiento, ha acabado por normalizar aquello que jamás debería asumirse como parte de una profesión que se respeta a sí misma y que pretende fijar ciertos estándares sociales para los demás sin –aparentemente- ser en absoluto capaz de asumir unos mínimos para sí misma.

Parece de primero de carrera tener que explicar -repito, caso de que los correos sean efectivamente reales- que no es la ley de la oferta y la demanda lo que impera en esa oferta como parece creer el indocumentado que responde, sino la del estraperlo y la codicia. La primera puede bajar los precios, pero jamás hacerlos desaparecer para transmutarlos en explotación. O dicho de otra forma, de lo que se trata es de aprovechar las circunstancias y el exceso de oferta para llevar la demanda a lo inasumible y poner el embudo siempre en la misma posición. El empleo de semejante modelo incide en los mismos errores que todos conocemos.

Yendo a lo puramente profesional el problema es que el asunto permanece latente y adormecido, encapsulado en un submundo de silencios y costumbrismo sucio (siempre así, es lo habitual… etc. etc.), y si bien (Gracias al Sindicato de Arquitectos, aA y otras asociaciones) se ha conseguido avanzar levemente para que la explotación sea considerada falta grave por las comisiones deontológicas de los COAs (se aprobó en el pleno del CSCAE, a falta de publicación en el BOE, vaya por dios), lo cierto es que estamos aún muy lejos del orden laboral que de manera mucho más regular y común impera –como no puede ser de otra manera- en el resto de profesiones de nuestro entorno.

El problema es que, en gran medida, esa normalización de lo intolerable, no cursa de forma silente sino conocida y, porque no señalarlo, tolerada e impune. Jurados de premios internacionales que gustan de engrandecerse a través de la labor social de la arquitectura llenando el estudio de mano de obra gratuita apoyándose en buena medida en una fama inmerecida como adalides de lo social. Arquitectas a las que se pone de ejemplo al hablar de mujer y arquitectura y que ejercen la primera y más repugnante forma de discriminación: la que pasa por la negación de los derechos laborales básicos (imposibles en falsos autónomos y becarías en explotación) entre los que no es menor el de poder tener acceso a la maternidad. Arquiestrellas que se enorgullecen de tener “trabajadores altruistas” (Sea lo que sea eso, que ya les avanzo que no es bueno). Personajes execrables que se presentan como adalides de la innovación y para los que un embarazo es causa de despido (De nuevo, de un contrato inexistente en falso autónomo). Premiados varios cuyos estudios asemejan sweatshops. Premios y concursos otorgados a oficinas en las que a estudiantes con su propio ordenador, engañados y explotados, se les enseña como llegada al mundo laboral la parte más sucia y desquiciada del espectro: aquella que se aprovecha de forma vergonzosa de su ilusión y pasión por lo que hacen. Profesores de universidades públicas llenando el estudio gratis, vez tras vez. ¿Quieren que siga? La lista es tan denigrante como lamentablemente larga. Y si en lo más expuesto y publicitado, todo es igual y nada importa… ¿Cómo creen que cursa el virus en los lóbregos rincones de los estudios-galera anónimos?

Todo lo anterior ha ocurrido. Y sigue ocurriendo de forma solapada. Callada. Ante nuestros ojos y con nuestro conocimiento sin que seamos capaces de poner remedio a esta lacra como profesión y de forma conjunta. Sin que seamos capaces si quiera de afear la conducta a quienes la ejercen contra nosotros. Contra TODOS nosotros.

Recientemente se han celebrado elecciones en varios COA. Entre ellos el de Madrid (Felicita uno a los ganadores en todos los casos y les desea bonne chance, que les va a hacer falta). Uno es admirador de Julio Anguita, que le vamos a hacer, y siempre en estos casos –y más allá de otras cuestiones- emplea la máxima: Programa, programa, programa. Resulta por tanto algo descorazonador comprobar como todos (casi todos con diferencias, permítanme que generalice, este artículo no pretende entrar en este tema para el que ya habrá tiempo) son tremendamente laxos en este aspecto. Ciertamente lo abordan, pero con cuestiones genéricas que van de la difusión del convenio (magro esfuerzo este) a la condena del hecho. Teniendo claro que ambas cuestiones son perfectamente compartibles y correctas, la situación requiere –y lo hace con premura- de acciones proactivas más claras que ataquen de raíz esta pandemia que amenaza con devorar la poca estructura profesional que nos queda.

Hace tiempo que en esta santa casa propusimos que los COA establecieran un sello. En nuestra habitual línea cafre-satírico-soviet-sindicalista lo llamamos el sello “Not tested on interns”. Quítenle la ironía y la realidad requiere de medidas de este tipo y de este calado. Pueden los COA estar empeñados en sellos varios de calidad relativos a los contenidos del proyecto pero, créanme, lo que más va a hacer por la profesión en el corto y largo plazo es un sello que garantice que el trabajo se está ejecutando cumpliendo con todos los requisitos laborales mínimos que la deontología, la honestidad y la competencia leal requieren. En otras palabras, una garantía de que el profesional en concreto juega limpio y no forma parte de lo que en el fondo no es otra cosa que economía sumergida de la peor especie en la que se cambia la nave industrial en las afueras llena de máquinas de coser por el atelier en el centro colmatado de portátiles.

De la misma forma, y si de negociar la ley de contratos de las administraciones públicas se trata, es indispensable que se incluya como condición sine qua non para acceder a cualquier contrato un compromiso de legalidad laboral, carta de reparto de porcentajes de autoría, contratos del personal asociado al trabajo o cualquier otro medio que garantice la competencia justa de los participantes (Y es aquí donde el sello del COA sería un extra que aportaría calidad al proceso y facilitaría la labor a los colegiados y a la administración).

Esto aquí, yo solo, con un ordenador algo de experiencia y un poco de sentido común. Doctores tiene la iglesia y los COA –quiere uno pensar- están llenos de cabezas pensantes. Quizá sólo sea necesario que piensen en orden de prioridad. ¿Les parece raro que haya que inventarse un sello para garantizar lo legal? ¿Qué haya que pedirlo por escrito? A nosotros también, aunque quizá no tanto como que haya quien expone en su web una estructura profesional con casi un 50% de personal “en prácticas”, que haya quien busca esclavos durante 12 horas al día, 7 días a la semana, que además ponen el ordenador y los programas o que las aulas de universidades públicas se conviertan en un caladero de pesca para profesores que deberían hacerse mirar la cosa ética urgentemente.

Porque si creen que todo lo anterior no afecta a la situación general del gremio, o que en algún momento puede ser secundario, háganselo mirar. Del falseamiento de costes se pasa a la incapacidad para establecerlos de forma clara. De ahí a las bajas inasumibles, a la competencia desleal y a la precarización del tejido empresarial. Como resultado, la incapacidad para soportar un mínimo vaivén económico (No digamos ya una crisis del pelo de la actual) la imposibilidad de diversificación o expansión y la eliminación de cualquier tipo de I+D+i es evidente. Después, y sin tardar mucho, llega la incapacidad para internacionalizar la profesión que se traduce en la emigración masiva de profesionales. Unos profesionales a los que nos cuesta mucho formar, que –lamentablemente- no van a volver salvo para recordar por qué se fueron y que estamos regalando al exterior sin despeinarnos lo más mínimo (aludiendo como en el caso de la señora ministra de trabajo a ciertos espíritus aventureros que deberían haber sido causa de dimisión fulminante para semejante impresentable).

Así, podemos seguir hablando de creatividad, de procesos, de manifiestos de nuevo cuño, de las bondades y éxitos de la arquitectura allende nuestras fronteras. De urbanismo emergente, de la ciudad, de nuevos clientes, emprendimientos, empoderamientos y todo lo que ustedes quieran y nos parecerá fantástico. Estamos por la labor. Claramente. Pero oigan, vamos a limpiar un poco primero el armario, que los esqueletos que tenemos dentro son ya nivel Grim Fandango y están tocándose un corrido a ritmo de mariachi, lo que añade a la falta de ética el recochineo.

Written by Jose María Echarte

junio 1, 2015 a 13:14

13 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. La Asamblea General del CSCAE aprobó que estas maneras de “contratar” se incluyeran como causa de expediente deontológico hace años… pero falta publicar el cambio estatutario en el BOE. Cachis!!!

  2. Lamentablemente, lo que sucede, es lo que los arquitectos se han ganado a pulso. Ahora que no hay un proyecto, todos a llorar, a quejarse de la situación, a maldecir este sistema…
    ¿Pero cuantos lo hacían hace cinco, ocho diez años? Jajajajaja.
    Como delineante de profesión hube de asistir impotente a la caida de clientes motivada por el trabajo gratuito de estudiantes de ¡¡¡primero de carrera!!! que en pos de una supuesta experiencia empezaron a copar las plazas de delineación y encargos externos en despachos de mi provincia (era autónomo) sin ver a nadie alarmarse por ello, claro, los arquitectos que explotaban a estos niños ganaban más y más y a quien le importaba un pobre delineante…
    Tocó dejar una profesion que amaba y reconvertirme en algo que me ayudase a dar de comer a la familia.
    Ajo y agua diheron.
    Pues lo mismo digo. El que quiera peces que se moje el culo. Si tanto problema hay, que no trabaje gratis ningún estudiante. Pero noooooo, somos una sociedad cobarde que solamente espera que sea el prójimo el que se signifique… para así, si podemos, quedarnos con sus despojos…

    joaquín

    junio 1, 2015 at 22:20

  3. Hay algo tremendamente triste en alegrarse de que otros pierdan dos ojos si uno sólo pierde uno.
    Es simplista afirmar que las quejas provienen de la caída en el numero de proyectos. Muchos llevamos mucho mas tiempo denunciando la situación y entendiendo que el trabajo es trabajo solo si se remunera dignamente y en condiciones de legalidad.
    En esta santa casa y yo personalmente -y como yo otros muchos- llevamos DIEZ años exponiendo estos casos y posicionándonos claramente en contra. Por otra parte existe aquello que se llama inspección de trabajo (Servidor ha llamado mas de una, mas de dos y mas de tres veces). Si no usamos ni la poca capacidad que tenemos, poco podemos quejarnos.
    Permítame que le diga que servidor no llora. Simplemente EXIGE aquello que es no solo legal sino racional.
    Lamenta uno la desaparición de una profesión tan digna -y necesaria- como la de delineante, y lamento que esta haya sufrido como otras las consecuencias de la precariedad laboral, no obstante ni los arquitectos tienen lo que se han “ganado a pulso” (Porque no lo han buscado todos, ni desde luego todos son unos explotadores) ni el tono vengativo me parece el mas acertado para algo en lo que, a la postre, todos los trabajadores (ME DA IGUAL DE QUE PROFESIÓN; GENERO O EQUIPO DE FÚTBOL) deberíamos ir juntos.

    Jose María Echarte

    junio 2, 2015 at 13:34

  4. Elemental es una oficina que funciona con gente contratada. No depende para nada del “trabajo” de los becarios y menos aun de esa especie de sistema de explotacion como sugieres en tu articulo. Hoy hay un equipo de aprox 10 arquitectos contratados – entre ellos chilenos, franceses, argentinos y españoles – y apenas 1 becario, que es un estudiante de Singapur subvencionado por una beca estudantil.
    Lo que haces es difamacion. Deberias averiguar la informacion antes de escribir. Una lastima.

    gf

    julio 19, 2015 at 21:29

  5. Querida GF, en la web aparecen 150 practicantes. En periodos de 3 meses (O de 4, pero quedémonos del lado corto) me salen unos… 450 meses. ¿Estos cuentan o no cuentan? ¿Es trabajo? ¿O son pajaritas de papel?
    [Por otra parte, y suponiendo -hagamos ese ejercicio de fantasia- que los correos fueran verdaderos, ¿Que opinas de “es el mercado”? ¿Bien¿ ¿Mal?]
    Y no, no es difamación. A ti te parece fantástico que los becarios no cobren, supongo que porque piensas que se están “formando” y claro, eso hay que valorarlo ¿No?. Eso se llama, al menos para mi, sistema de traslación de la perversión laboral. Se basa, es sencillo, en asumir un sistema neoliberal en el que la formación es moneda de cambio para engordar curriculums con los que ponerse en situación de replicar (ad-eternum) el proceso. Y es muy triste. Y empequeñece nuestra profesión y su funcionamiento. Y no valora el trabajo ni a quienes lo realizan.
    A mi, como puedes entender, no me parece que la formación deba usarse como moneda de cambio. Me parece que todo trabajo DEBE PAGARSE. Y desde luego debe pagarse cuando lo desarrollan arquitectos titulados, sean o no jóvenes.

    Jose María Echarte

    julio 19, 2015 at 22:23

  6. Gracias por la referencia, solo un apunte referido a la asociación de arquitectos: su acrónimo es aA, con la A mayúscula de Arquitectos…

    Fue sorprendente que nadie antes hubiera planteado dicha enmienda en el CSCAE, nos tocó a nosotros… Es solo un síntoma de que la explotación laboral no se percibe como un problema desde la profesión, como nos entrenaron para sufrir y dejarnos los cuernos en los encargos, asumimos que es lo normal… Pareciera que se activaran resortes psicológicos similares a los abusos -salvando distancias-, asumimos que igual que regalamos trabajo a nuestros clientes, podemos pedir que nos lo den gratis… Pero esto es parte del problema…

    Vivimos a en la sociedad del todo a 100 y low cost, empezando por la administración que no cubre costes con las licitaciones y organiza subastas a la baja… ¿Quién está dispuesto a pagar lo que las cosas valen. ¿Quiénes estamos dispuestos a pedir lo que realmente cuestan?

    diselabia

    julio 19, 2015 at 23:02

  7. JME eso mismo es lo que te informo que pasa ahi: se paga y bien el trabajo de los arquitectos. No hay NINGUNO arquitecto no pagado. Direcciona tu energia a quienes no lo hacen porque eso es difamacion, chaqueteo, envidia, resentimiento,

    gf

    julio 20, 2015 at 16:43

  8. Lee después de mi:
    “[…] invita estudiantes y arquitectos jóvenes a postular para una práctica como parte del equipo de diseño en las diferentes escalas de los proyectos. La práctica es de tiempo completo, por un periodo mínimo de 4 meses”
    Arquitectos jóvenes. Con el titulo.
    Que no cobran.
    Y a la postre me da igual si son estudiantes o arquitectos.
    Te repito que en la pagina aparecen 150 practicantes.[Pagina que por cierto ha cambiado, de ayer a hoy si no me equivoco, y ya no es -como parecía ser- “el mercado” sino que se exige garantizar la subsistencia mediante una beca o similar. Si piensas que el hecho de mantener el asunto mediante becas arregla el asunto estas en tu derecho. En mi opinión es otra disfunción del sistema: Las becas se pagan en muchos casos con dinero público y con 150 tipos a 3 meses, durante ¿10 años? los números me parecen poco congruentes. Salen a 15 por año y me sobran meses. Por otra parte si se es un aprendiz-becario -al menos en España- el trabajo NO PUEDE SER APROVECHADO por el estudio (Sería una forma de competencia desleal) y no se esta sometido a la disciplina de la empresa]
    A ti te interesa mucho lo que hay. A mi lo que se ofrece (y se ofrecía) y que se entre en un juego que no es nuevo y que es como poco, muy gris. La formación de becarios NO ES UN REGALO al becario. Es una inversión que permite seleccionar y formar a futuros trabajadores. Un estudio NO ES UNA UNIVERSIDAD. Es una empresa.
    Mi energía esta dirigida hace tiempo a este tipo de cosas. Y las becarías NO REMUNERADAS en mi opinión, repito, degradan el trabajo y la profesión.

    Jose María Echarte

    julio 20, 2015 at 18:31

  9. Que interesante! Mi ultimo comentario no fue publicado! “Libertad de expresion controlada por su dueño”…
    Hazme un favor mejor: borra todos mis comentarios de este blog. Ya que la verdad no importa, sigan ustedes especulando solos.

    gf

    julio 21, 2015 at 16:22

  10. Querida GF. En este blog JAMÁS sé ha censurado una opinión contraria a la nuestra en los diez años que tiene. No aparece ningún comentario tuyo en espera de moderación ni calificado como spam (Cosa que a veces ocurre cuando el comentario incluye enlaces). Comprueba que lo has enviado o envíalo correctamente.
    [Actualizado: He comprobado de nuevo por si había un lag entre tu comentario y mi panel de control. Lo siento, no hay ningún comentario tuyo aparte de los que aparecen publicados y yo tengo cosas mejores que hacer que censurar nada]
    Por otra parte, un debate consiste en que tú argumentas “A” y yo “B”. A ti te interesa mucho contarme lo que hay ahora y a mi me interesa el sistema como perversión dulcificada. La página sigue pidiendo arquitectos y becarios que no cobraran (Independientemente de la situación actual) y que dependan de una beca externa sigue sin parecerme solución alguna. A ti te lo parece, cosa que respeto y desde luego no comparto ni he compartido nunca.

    Jose María Echarte

    julio 21, 2015 at 17:14

  11. […] a qué me refiero, echad un ojo al artículo que publicaban los chicos de N+1 titulado “la lacra” o al texto de Fredy Massad en ABC a propósito de la noticia. Por supuesto, no le faltan […]

  12. […] real, lo cierto es que la página del estudio ofrecía la “oportunidad” (perdonen que me ría) de trabajar gratis durante 3 meses. No entrare de nuevo en lo equivocado de un planteamiento que entiende la formación como […]

    Impostura Social | n+1

    enero 13, 2016 at 22:38

  13. Enhorabuena, JME… tu labor en pro de la dignidad profesional es de valorar. Ojalá TODOS y TODAS lo tuviesen tan claro pero… oh ¡¡¡ Aprovecharse, explotar, ganar y ganar más… la competencia desleal es un caramelo ácido que a muchos les gusta tomar.
    A mi no…

    Mik

    enero 14, 2016 at 14:32


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: