n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

La Carga de la Brigada Ligera

leave a comment »

¡A la carga!

¡A la carga!

Por fin. Menos mal. Virgencita que me quede como estoy.

Andaba la profesión perdida y como vaca sin cencerro, buscando un líder, un héroe que comandara las huestes de arquitectos enfervorecidos y, gracias sean dadas a los siete, de los productores de “Alguien se cayo del guindo” y del director de “Do as I say, not as I do”, nos llegan las directrices básicas que todos anhelábamos. El faro prometéico que debe guiarnos. La espada en la oscuridad y el guardián de los reinos de los hombres, todo en uno y hablando en ingles, lo que no deja de ser un plus oigan.

No caben ustedes en si de emoción, lo se. No les tengo más en ascuas. Pinchen y alucinen en muchos colores pantone.

Amigos, hoy, en el día de nuestro señor del 12 de junio de 2014, hoy –repetimos- los arquitectos nos lanzamos a la carga.

Pero no una carga cualquiera de esas que parecen distribuidas y acaban siendo puntuales. ¡NO! Una carga contra las celebridades de la arquitectura. Ojo. Cuidado. No era nada lo del ojo y lo llevaba en la mano.

¿Y quien, se preguntarán ustedes, ha de guiarnos a toque de corneta, henchido el varonil pecho?

Pues quien sino Luis Fernández Galiano. Atenta la compañía porque llega la buena nueva  a las páginas de ElPais (las negritas son nuestras):

Sobre esta acometida, el director de este congreso auspiciado por la Fundación Arquitectura y Sociedad, Luis Fernández-Galiano, señaló que se debe en parte a que “no ha gustado el lema de la Bienal, Arquitectura, no arquitectos, y ni que Koolhaas no haya invitado a ningún colega para mostrar sus trabajos, como es habitual. Fernández-Galiano aboga por acabar con la época de “las obras absurdamente caras y los museos y aeropuertos vacíos”. Según este catedrático de la Politécnica de Madrid, “desde hace poco ha surgido una reacción” de los propios profesionales “en defensa de la dignidad de la arquitectura” porque se ha metido injustamente a todo el gremio en el mismo saco. Lo apoya el navarro Francisco Mangado: “No se nos puede demonizar a todos porque haya habido algunos que han confundido arquitectura con la construcción sin escrúpulos”.

OH! AH! No se como me contengo y no me subo ya mismo a mi fiel corcel, sable en mano cual cosaco del Don, dispuesto a rebanar cabezas de celebridades.

Y si, se que alguno de vosotros, malditos quejicas, monaguillos moralistas y sindicalistas envidiosos, querréis en este punto recordar que nuestro líder, el que quiere acabar con “las obras absurdamente caras y los museos y aeropuertos vacíos” es el editor de AV, que no se caracterizaba precisamente por “acabar” con nada, y si más bien por publicar ciertas obras…. absurdamente caras y algunos museos…. vacíos.

Incluso algunos –malditos galos que resistís ahora y siempre al invasor- recordaréis venenosamente que el gran y querido Líder escribió esto, donde se empleaban frases como:

El proyecto ganador de Peter Eisenman por último, reconcilia con gran inteligencia plástica y simbólica los requisitos contrapuestos de respetar un entorno milagrosamente intacto y de suministrar una imagen insólita y seductora.

O recordaréis –ah, desagradecidos- que formó parte del jurado y que podían haber hecho unos números antes de darle el premio a Peter.

No amigos. No lo entendéis. Todas esas odas, esos concursos organizados, esos jurados, esos editoriales sobre la refulgencia de Bjarke Ingels cuando va en bicicleta por Nueva York en plan bicivolador, esas mesas redondas con Zaha Hadid en las que no se ponía una palabra más alta que otra y se frotaba mucho el ego, ese “Los mejores construyendo para los mejores” cuando los juegos olímpicos de China, ese decir que Calatrava estaba destinado a defender la arquitectura cristiana [sic], todo eso –repito- era la labor silente y ardua del infiltrado. Del agente doble en Berlín. ¿Habéis visto “The Departed”? ¿Eh? Pues lo mismo. El Líder era nuestro Costigan. ¿Sabéis cuando Jon Snow se iba para más allá del muro -y hasta se liaba con una pelirroja –que también los hay con suerte, oye- y le decían cambiacapas? ¿Y luego qué? ¿Quién lo petaba defendiendo el Castillo Negro? Pues Jon Snow. Y es que él es nuestro hombre en la sombra. Nuestro Smiley vestido de negro. Acercándose a las celebridades para conocer sus puntos débiles. Para guiarnos en esta carga al trote contra lo absúrdamente caro y lo vacío.

Y no vayamos a pensar. Que os gusta mucho el protagonismo. Todos esos que lleváis años, decenios incluso, avisando del dispendio. De la arquitectura entendida como una moda, como un mercado del arte en el que nuestro líder tuvo que hacerse pasar por uno de los principales marchantes para descubrir las falacias del enemigo… a todos vosotros vergüenza debería daros haber roto la unidad de consenso. Prietas las filas, impasible el ademán hasta que los que saben (O sea, los de siempre) dieran la orden de picar espuelas.

¿Y sabéis como se ha originado todo? ¿Eh? ¿EHHH? Pues porque Perrault se ha enfadado porque Rem ha prescindido de los arquitectos en la bienal. Bueno, no de todos. De él mismo no ha prescindido claro. Alguien tenía que sacrificarse y estar allí atendiendo a los medios. Que no creáis, que Rem lo hace por nosotros.

Así que ya sabéis. El objetivo es el que siempre ha sido. Estamos contra lo absúrdamente caro y vacío. Copiadlo mil veces. Si os parece que antes no lo estábamos es porque vuestras mentes malpensantes os engañan, malditos proles. O porque no entendéis, lo que llegue antes.

El líder lo hace por nosotros. El líder cambia de chaquet… estoooo… ¡Evoluciona su criterio sin mirar al pasado ni para tomar impulso, como hacen los prohombres fulgurantes!

¡Pero si hasta incluye una guía de destinos arquitectónicos para estudiantes! ¿Cabe mayor generosidad? ¿Es que no sabéis leer entre líneas para entender que cuando el líder os vestía de blanco con mascara, no era para alienaros, sino en previsión de una posible epidemia en el África Subsahariana, destino preferido de nuestro guía? ¿No comprendéis, malditos quejicas, que cuando os ponía a sujetar maquetas de la generación del zambombazo lo hacía para que os aprendierais los planos de los palacios de invierno que debemos tomar en nuestra carga contra las celebrities?

¡Es el momento! Mirar atrás es de cobardes. O puente térmico, una de las dos cosas… no recuerdo muy bien ahora, porque me subyuga la emoción.

¿Reflexión? ¡Somos arquitectos de acción! ¡Que la orquesta siga tocando, pero esta vez que toque la marcha de batalla! ¡O “Las Lluvias de Castamere”! Lo importante es que toquen los mismos.

Comienza aquí la carga. La última cabalgata de los Rohirrim (Al menos con esta chaquet… estoooo…. enfocados en el objetivo perenne y eterno que nos mueve… o así). Y ojito con hacer bromas sobre si la carga es de la brigada y sobre si la brigada es ligera, que estoy vigilándoos, tengo un escalímetro y se como usarlo.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

junio 13, 2014 a 12:19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: