n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

El Seat Panda de mi Madre

with 7 comments

Lo que no tira... no tira.

Lo que no tira… no tira.

Durante muchos años tuve un SEAT Panda (Modelo Black, por más señas). Fue primero de mi madre, lo tuve yo y lo tuvo mi hermano. Quizá son ustedes de otra generación, pero para que se hagan idea de cómo era el coche, el dicho popular de aquellos años era: “Tener menos detalles que el salpicadero de un Panda”.

Pero oigan, lo que duro el coche. Ya les digo, fue lo primero que condujimos mi madre, allá por los 80, yo, en los 90 y mi hermano ya más cerca de los 2000.

Sin embargo, pese al cierto cariño que uno acaba teniendo por los objetos que forman parte de su vida (Y en los que esta a veces tiene lugar), y pese a que no podía negarse el buen servicio que “la lata” había dado… llego el momento de cambiarlo. No daba más de si. En las cuestas poco menos que había que bajarse y empujar, y el arranque sonaba ya a gato metido en un cubo de agua.

Y no, no se trataba de que los conductores fuéramos buenos o malos (Aunque eso ayuda y mis habilidades al volante no son las de Keke Rosberg), se trataba de una cuestión de obsolescencia (Esta si, real y no programada) que lo hacia inadaptable a nuevas circunstancias y situaciones.

¿Por qué les cuento esto? Se preguntaran. Ayer estuvimos en la Semana Cultural de la ETSAS 2014, como parte de una mesa redonda sobre la #LSCP (Gracias a Delegación de Alumnos por la invitación). La mesa dio para mucho, y no tengo por costumbre escribir sobre las cosas a las que voy porque entiendo que al formar parte de ellas mi visión puede ser sesgada, sin embargo, creo importante destacar una cuestión tangencial que me parece fundamental en estos tiempos en que la reflexión va siendo cada vez más necesaria.

Veamos cual.

En la mesa, entre otras muchas interesantísimas cuestiones, quedo claro que existe un problema de coordinación COAs – CSCAE. El discurso de Ángel Díaz del Río, decano de Sevilla, dejaba clara esa disensión. Sin que yo entre ahora a valorar la cuestión en profundidad (Las causas y los motivos, justificados o no) lo que me resulto interesante es que fuera máximo el nivel de personalización: El problema es el presidente del Consejo. El problema son las personas, y no el sistema (Parafraseo) se llego a apuntar. El infierno son los demás y con nombre mejor.

El problema de que mi Panda no subiera la cuesta era del conductor y -por lo visto- no de un motor que ya no daba más de si.

Y este, precisamente, es el problema. Independientemente de quien ocupe el cargo de Presidente del Consejo (Y asumiendo que de todo hay en la viña del señor), y como bien apunto Paco Márquez en la mesa, las dificultades –las deficiencias- son otras, y parten en origen del déficit democrático de nuestras instituciones (Que no es ajeno al generalizado de la vida publica y política del país) y de que, a la postre, seguimos parcheando el Panda.

Así, y aun habiendo ganado las recientes elecciones al CSCAE otro cualquiera de los candidatos (No olvidemos que los presidentes del CSCAE no aparecen por generación espontánea, y que a todos les supongo las buenas intenciones), la mejora seria magra cuando el sistema propicia la disfunción, la descoordinación y la complicación en la toma de decisiones y su traslado a los colegiados. Cuando la estructura profesional es un galimatías de colegios, consejos, demarcaciones, colegios territoriales y otras especies, que parece seguir en su funcionamiento la máxima del “divide y vencerás” (Perderás en este caso), a rajatabla.

Es por tanto la estructura en la que insertamos a los cargos –y su muy extraño esquema de funcionamiento- el principal problema. No da más de si. A las pruebas podemos remitirnos: Analizando los diferentes hitos que jalonan los últimos años profesionales, el ultimo éxito innegable es la promulgación de la LOE, siendo Jaime Duró Pifarre presidente del CSCAE, y ya entonces se llego al texto actual de ultimas y con muchas dudas sobre la situación y nuestras posibilidades.

A partir de aquí, pueden ustedes ir contando los pelos que nos hemos dejado en la gatera en cantidad creciente: Bolonia, aprobación del CTE, seguro decenal, explotación laboral, internacionalización de la profesión… todo sacado adelante (O ni siquiera) por los pelos, mal, tarde, nunca o incluso de forma completamente perjudicial para el gremio.

Así hasta llegar a la situación actual, donde la tramitación de la LSCP y la respuesta institucional a la misma han destilado todas estas disfunciones hasta gripar el motor del SEAT Panda. Descoordinación, peleas internas, déficit democrático, incapacidad de comunicación y movilización… No, no restamos responsabilidad al presidente del CSCAE, (Ni a sus predecesores) ni tampoco a Decanos y Consejeros (Que la tienen en función de su cargo en muy alto grado), se trata simplemente de que el análisis no puede ser exclusivamente personalista o flaco favor nos estaríamos haciendo al negar que el problema es bastante más profundo y bastante más compleja su solución que un cambio de cabeza visible sin que ese cambio alcance las estructuras que soportan el sistema.

Siendo odiosas las comparaciones, en el debate en Sevilla se contraponía lo conseguido por los arquitectos y lo conseguido por los ICCP en los diferentes asuntos en los que hemos ido “chocando” (Entiéndase el termino, no de forma literal). Si a igual numero de colegiados, y similar formación, sistemáticamente somos incapaces de alcanzar los logros de nuestras contrapartes (De Bolonia a la LSCP), algo estaremos haciendo muy mal y quizá parte de esa diferencia provenga no tanto de la personas como de unas estructuras que, sin ser ideales (Ninguna lo es) parecen haber establecido una eficiencia en lo tocante a las cuestiones de amplia escala que es a día de hoy para nuestras instituciones una quimera.

[Podría aquí alegarse que su posicionamiento es mayor y mejor en términos económico-políticos, y sin embargo no seria esta más que otra forma de echar balones fuera. El hecho de que los arquitectos tengan una estructura profesional y laboral (Y una capacidad política inferida) muy poco eficiente y con escaso poder no se produce por generación espontánea. Es parte de la responsabilidad de los COA (Y las universidades) generar ese caldo de cultivo necesario para entender que un arquitecto puede ser tan presidente de una constructora como lo un ICCP. Como lo es el asumir que la creación de empresas solventes, con capacidad de crecer y exportarse fuera, mejora el posicionamiento general de la profesión y su capacidad de presión y como –y quizá sea esto ultimo lo más importante- lo era la aproximación de la arquitectura una sociedad a la que se ha tendido a transmitir únicamente un modelo profesional glamourizado en exceso ocultando muchas veces la capacidad de servicio social de los arquitectos]

Perdidos durante años en cuestiones altamente secundarias (Check lists de visado, cuotas de participación, segregaciones y congresos que a nadie importaban, foros de foto, perdida de relación con la sociedad basa en el exceso de dependencia inmobiliaria de la institución…) los COAs y el Consejo han acabado convirtiéndose en el Seat Panda de mi madre. Uno que no subiría la cuesta con baches de la LSCP ni poniendo al mismísimo Emmanuelle Fangio al volante (Menos aun con conductores peores). Es pues el momento de reflexionar sobre la profundidad de los muy necesarios cambios que necesitamos porque, repetimos, la maquinaria no da más de si y el parcheo personalizado no es la solución.

Podemos querer mucho a nuestro Seat Panda… pero los demás participantes de la carrera están ya subidos en un Prius. O mejor aun, en un tanque de ultima generación, con torreta giratoria y poca paciencia para las florituras. Suele decirse que el primer paso para buscar una solución es reconocer el problema, y hacerlo sin ambages y sin temores. O cambiamos nosotros, de forma racional, democrática y coherente… o nos veremos abocados de nuevo a la solución de medio pelo, atropellada, tibia y poco eficiente, obligada por el colapso de lo que es a todas luces ineficiente para enfrentar los retos que esta profesión va a encontrar (Ya está encontrando) en los años venideros.

O cambiamos y mejoramos… o nos cambiaran. Y créanme que lo segundo tiene tintes tenebrosos.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

mayo 14, 2014 a 12:57

Publicado en Actualidad, LSP

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Certero como siempre, pero la realidad es terca como una mula. El COACanarias se fragmentará en breve por la iniciativa de una Demarcación y liderado por la Decana de todos los arquitectos canarios. Ejemplo más claro de la degradación de una organización colegial no puede haber en toda España… creo.

    http://www.coacanarias.org/node/257

    Jesus A. Izquierdo

    mayo 14, 2014 at 18:45

  2. Hace 10 años, con ganas de desplazarme, me subí al panda, pero ya no andaba. Cansado de intentar convencer al conductor y a los otros ocupantes de que lo debíamos mandar al desguace y aprovechar fórmulas de renting o lesing para adquirir otro vehículo, más moderno, que tuviera más prestaciones, me bajé.

    Ahora viajo en bla bla car, más rápido, más barato, más entretenido…….conozco a gente que me aporta muchas cosas nuevas, aprendo, comparto y lo que es más importante, llego antes y más eficientemente a más sitios….Ah y se contamina menos..

    Francisco Camino

    mayo 14, 2014 at 22:19

  3. Bravo! En mi experiencia te digo que no es la persona, pero si la masa de ellas la que quiere seguir siendo como siempre…

    Fer

    mayo 15, 2014 at 9:25

  4. Por si acaso no se sabe fuera del territorio de Castilla y León: una región de 9 provincias (la más extensa y menos densa de toda Europa), está regida por 2 colegios multiprovinciales (COAL=Colegio Of. Arq. de León / COACyLE= Colegio Of. Arq. de Castilla y León Este, que ya solo el nombre resulta ridículo a todas luces…). No hay criterio para tal división, salvo la dimensión política de que el “leonesismo” reclamó en su día su parte independiente de Castilla. En los 80, cuando se creó era un tema candente, pero ahora es trasnochada cuestión. A esto súmenle el intento de Palencia de segregarse del COAL en fechas recientes, y la duda permanente de si Segovia, Ávila y Soria alguna vez no harán lo mismo con el COACyLE ante la posibilidad de verse arrastradas por deudas de otras demarcaciones para no responder solidariamente con su patrimonio, como era el caso de Palencia.
    Mientras, apra hablar con el gobierno autonómico de la Junta de Castilla y León, COAL y COACyLE se ven forzados a acudir conjuntamente a las reuniones institucionales, aunque el diálogo entre ambos es escasísimo y poco convergente, digamos. Como veis, todo muy amistoso y coherente.
    No sé cuál es la solución más oportuna en cada caso. Lo que sí sé es que se abre un TIEMPO DE REFLEXIÓN Y DEBATE absolutamente imprescindible, para poder aunar fuerzas y obviar las diferencias que puedan separarnos. Quizá el CSCAE debe tomar las riendas de una vez, aunque su actual gobierno no haya surgido de una elección universalmente democrática, por lo que ese debería ser el primer paso. Y a partir de ahí, hablemos, acordemos, propongamos y resolvamos lo que decida la mayoría del colectivo profesional, incluidos los no-colegiados. Es mi opinión personal.
    Gracias, José María, por tu esfuerzo en sintetizar el estado actual de la cuestión. Y perdón por la extensión de este comentario. Enhorabuena, N+1, seguid así.

    [ r-arquitectura ]

    mayo 15, 2014 at 10:25

  5. Estoy con Rodrigo al 100% por 100% porque la disgregación de los colegios sólo beneficia a los Gobiernos de turno, que en cuanto les proponen la segregación de un colegio (como lo que ha solicitado Gran Canaria en el COACanarias) lo aceptan de buen grado sin contestar alegaciones ni “peros” de los implicados. Divide y vencerás es una máxima universal que nuestros COAs desconocen mientras que los políticos se frotan las manos. Lo peor es que los propios colegiados son los que apoyan este tipo de divisiones por los motivos más variopintos.

    En fin, así somos y así nos las van a dar todas en el mismo carrillo.

    chuxpo

    mayo 15, 2014 at 15:33

  6. El colegio de Madrid funciona razonablemente bien. Se visa rápido, atención rápida, no somos amiguetes de los arquitectos de visado, pero nos atienden bien.

    En el colegio de Córdoba, tardo más en visar el proyecto que en elaborarlo, no exagero, es un proyecto para ampliar una vivienda pequeña, ampliación de 35 m², tardé una semana en hacerlo, y semana y media para visarlo.

    La diferencia está clara, en Madrid hay muchos arquitectos y en Córdoba pocos. ¿esta es la era de la comunicación?, entiendo que los colegios provinciales acercaban el organismo al colegiado, pero ¿eso tiene sentido ahora?

    En mi caso (supongo que hay muchos como yo), solo llegan encargos pequeños a la oficina, y suelen ser de varias provincias (Córdoba, Sevilla, Huelva y Madrid), entre proyecto y proyecto de la misma provincia, pueden pasar meses, y ya no recuerdo las normas de visado, tan importantes para hacer bien una obra. Al final me paso gran parte del tiempo estudiando normas de visado, que sumado al cambio de comunidad autónoma, de municipio etc, eternizan el proceso burocrático. ¿No se fijó nadie que esto encarece la profesión?, ¿no es eso otra forma de destruirla, al ser un proceso burocrático en vez de algo útil? ¿no se podría resolver centralizando el visado?, joder, ya no es necesario ir al colegio a entregar los tochos, ya lo haces desde la oficina, ¿qué más te da que esté en Huelva o en Sevilla, o en Trevélez?

    VictorB

    mayo 15, 2014 at 19:29

  7. Imaginarse que en cada barrio de Madrid tiene un colegio diferente, y que entre los colegio no hay comunicación alguna.
    Así si visas en Chamberí tienes que estudiar el front end, y si visas en Centro, tienen su propio programa de visado. En Distrito Salamanca han sacado un tocho de 100 páginas para mecanizar el proceso de visado, en Chamartín los planos tienen una nomenclatura y van todos juntos, cada distrito tiene sus impresos y los cambian cada año, en este colegio vale el DNI digital, y en otro la firma de la casa de la moneda… en fin… los de Madrid me entenderán.

    VictorB

    mayo 15, 2014 at 19:38


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: