n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Auténticas Entrevistas Falsas: Rem HasCool.

leave a comment »

El geranio llegando a lo más alto.

El geranio llegando a lo más alto.

[Disclaimer: Esta entrevista es falsa. Más falsa que un billete de El Pale. Más falsa que un presupuesto de San…. de un señor que vive en Suiza. Más falsa que ir a pescar con Vito Corleone. Como prueba de ello, observaran que el fantasma de Le Corbusier se pone al aparato (Cuando todo el mundo sabe que el fantasma de Le Corbusier es mas de Whastapp con mucho emoticono)… y que además alguien pregunta a un arquitecto si lo que dice… se lo cree el mismo] REJOYCE!!!

N+1 sección “La vita e bella” (Y cara) se desplaza en una barca Toi –dando prueba con ello de su compromiso sostenible- a Venecia, donde entrevistamos al próximo comisario de la Cuatrienal.

La Cuatrienal, conocida por ser un escaparate de arquitectura volcada en la sociedad…. realizada por millonarios con residencia en Suiza y clientes algo dictatoriales (pero del rollo dictador con Gran Premio de Formula 1, que eso ayuda), y cuya guía esperamos (All hail the hypnotoad), está comisariada este año por el famosísimo arquitecto, teórico, gurú, ensayista y rutilante estrella en general, Rem HasCool. Mientras cientos de becarios recorren el Arsenale en labores tan arquitectónicas como hacer un taladro y colgar un poster, Mr HasCool nos recibe.

Entrevistador: Buenos días Mr. HasCool, me gustaría empez…

Rem HasCool: A ver, a ver si nos aclaramos… que te he oído hablándole a la grabadora, yo de estrella nada. Ojo. Esto de las estrellas es una cosa que os habéis inventado los periodistas, que sois todos una manga de plumillas en contubernio. ¿Dónde están las estrellas de la arquitectura? ¿Tú las ves? Yo no las veo. ¿O es que brillo yo cuando me da el sol como los vampiros blandorros esos de “Crepúsculo”?

E: No me negará que pertenece usted a un grupo que si no se ha identificado con esa etiqueta, desde luego no ha rechazado los beneficios que producía.

RH: ¿Beneficios? Chaval, tu no sabes lo duro que es esto. No te haces una idea. Mira, precisamente esta mañana mientras me bajaba de mi avión privado para hacerme unos largos en mi piscina olímpica estaba pensando en lo duro que es esto. Durísimo. Luego ya me ha venido a la memoria lo del sitio aquel en España que cobramos 15 millones de euros por saltarnos las bases y se me ha pasado un poco, pero solo un poco no creas ¿Eh? La procesión va por dentro.

E: Me permitirá usted que no acabe de creérmelo… ¿Es esta la famosa “ironía” a la que siempre se refiere cierta critica cuando habla de usted?

RH: La ironía. No me hables de la ironía. Estoy hasta aquí de la ironía. ¿Tú sabes lo que es vivir así? Mira el otro día estaba yo en un restaurante y digo “Un caldito”… y me traen un buey de mar que parecía Godzilla con esteroides… y yo en plan “WTF?” y el camarero… “Ah.. ¿Pero no era ironía esto?”. Y claro tengo el ácido úrico que da gloria verlo.

E: Pero… perdone la pregunta… ¿Cómo sabia el camar…

RH: ¿Cómo lo sabia el camarero? Pues porque era arquitecto. Está el sector servicios petado de arquitectos. Joder, los españoles sois una plaga. ¿Voy a comprar el pan y pido una barra? Pues me dan una chapata. Y a mi la chapata me parece que es el Bjarke Ingels de los panes, ¿Me entiendes? Que no puedo con ella oye, que se me hace bola jajajaja ¿Lo pillas chaval? Y miro al panadero y le veo ese brillo en la mirada que me dice que tiene el “Trospidus New York” ahí mismo para que se lo firme….

E: Si vamos… un suplicio…

RH: Veo que lo entiendes!

E: Eh… no, era ironía…

RH: Mira aquí entre nosotros, te voy a contar un secreto porque me has caído bien chaval. Yo tengo el chip de la ironía mal. Vamos, que no lo pillo. ¿Sabes Sheldon Cooper?…

E: Sheld… estooo… ¿El de la serie?

RH: Dios como me río con esa serie. Que la gente pensará que como yo vengo del cine estoy todo el día viendo a Lars Von Trier. ¡Anda ya!, Menudo tostón. A mi ponme  un “Big Bang Theory” o “Los Albondigas en Remojo” y déjame de historias… Bueno, como te decía, pues que yo como él. Que no pillo la ironía. Pero claro, empezasteis con esto de que yo era irónico… y oye es que todo lo que decía os lo tragabais pero enterito. Esto de lo irónico es como citar a Winston Churchill. Que no falla. Pero aquí entre nosotros yo lo digo todo en serio ¿Eh?

E: Entonces… ¿El tema de la Cuatrienal de este año?

RH: ¿Es bueno eh? Pues no me lo vas a creer pero con la güija.

E: Perdone… ¿Con la que?

RH: Con la guija. Si, si, no me pongas esa cara. Mira chaval… tu no sabes la que teníamos liada en el estudio… y lo de la güija, oye, mano de santo.

E: ¿La güija?

RH: Si, a ver… ¿Tu has visto “El Lobo de Wall Street”?

E: Euh… si…

RH: Pues mira en el estudio al final con esto de lo irónico y como colaba todo, pues aquello ya era un desmadre. Lo del Lobo de Wall Street pero sin dormir. Bueno…y con la gente cobrando menos, jajajaja, a ver que te vas a pensar chaval.

E: No… si yo ya no pienso nada…

RH: Y claro, es que se nos iba de las manos. Hacíamos las reuniones de proyecto y empezaba la gente: “Venga, el siguiente con forma de estrella de la muerte, que no hay huevos”… y siempre había alguno que se subía a la mesa en plan “¿Qué no hay huevos?”, yo lo achaco a la falta de sueño, y oye, también te digo que lo que nos reíamos. Y venga, y con forma de O y con forma de A, y apilando unos tatos… Con forma de vibrador no, que no te creas que salía mucho esta, pero dijimos “Nah, eso ya que lo haga Jean, que se le da mejor”. Uno tiene que conocer sus limitaciones…

E: Claro…

RH: Claro. Pero también te digo que es que al final esto agota… Y ya la cosa iba al desvarío… “Y venga un transformer”, “Y uno como la cara de mi tía Enriqueta…”. Y entonces dijimos: pues nos traemos una guija y le preguntamos al fantasma de los maestros. Que por cierto la idea me vino porque estuve en España y había una exposición interesantísima en el Colegio de Madrid… un tal Iker Jiménez…

E: Perdone que rebobine, ¿Los maestros?

RH: Si, a ver, el que se ponga al aparato… tampoco nos íbamos a poner exquisitos. Bueno, por probar llamamos a Le Corbusier, ahí, apuntando alto. ¿Y que dirás que paso?

E: ¿Nada?

RH: ¡No chaval! ¡Que se puso! Se movía el vasito de una forma que decíamos, esto solo lo puede estar moviendo Le Corbusier con el culo al aire.

E: Y…. ¿Y que les dijo?

RH: Pues me dijo, “Tócame los balcones”. Así. Como lo oyes. “Tócame los balcones”. Bueno, al principio estaba un poco enfadado, no se que historia de que Frank LLoyd Wright no le junta en el cielo y de que le hacen el vacío… pero luego lo de los balcones.

E: Me va a perdonar, pero… ¿Seguro que la palabra era “balcones”?

RH: Eso mismo decían los interns españoles. Pero después de tirarse una semana inhalando gases con la cortadora de foam decían todos: “Balcones, balcones. Claramente balcones”. Y total, que dijimos, oye tú… balcones. Y de ahí viene la idea. ¿Qué te parece? ¿Genial verdad?

E: Pues… ¿Si?

RH: ¡Absolutamente! Y claro por qué quedarnos ahí, en los balcones. ¿Y las puertas? ¿Son menos las puertas? ¿Las pinchas y no sangran? ¿Y los ascensores? ¿Y los voladizos? Que oye, que luego a esto vamos a ir los de siempre, pero como principio…

E: Hombre alguno podría decir que viniendo de usted, este redescubrimiento de los elementos definidores de la disciplina resulta bastante impostado. Que es un  intento de huida (en este caso hacia atrás). Vamos que en cierta medida es como lo de los metabolistas, que lo usa usted para justificar sus intervenciones en Dubai…

RH: ¡Ojo, ojo, ojo, no confundamos! Que lo mío con los metabolistas es pura caridad. A los metabolistas los he descubierto yo para occidente.

E: Hombre… yo diría que ya estaban descubiertos…

RH: Si, pero ¿Con foto? ¿Eh? ¿EH?

E: Con fot… No le entiendo…

RH: Con foto, chaval. Que si, que mucho “yo conozco a los metabolistas”… pero ¿Los distingues? Me juego la calva a que no. ¡No ves que son todos chinos y…

E: Japoneses…

RH ¡Lo que sea!,  ¿No ves que son todos iguales? Yo te juro que soy incapaz de distinguirlos. Bueno, a Kenzo Tange más, pero por el pelazo. Pero ¿El resto? No veas Hans y yo lo que nos reíamos… bueno, que el sake también ayudaba ¿Eh?, pero unas risas bárbaras. Yo en plan “¿Quién era este Hans?” y él “Joder macho, es que son todos iguales”. Menos mal que había venido mi hija y le dije, ándate ahí con disimulo y les vas sacando unas fotos… tu gritas: “Kikutakeeeee” y el que se gire, ¡Zas!, foto.

E: Si, estoo… pero aun así, al final hace usted una comparativa que algunos encuentran discutible con la evolución del entorno arquitectónico en Oriente Próximo…

RH: Por supuesto chaval. Mira, tendríais que agradecérmelo. Porque al menos yo aun me busco excusas. Mira, mira Haza. ¿Tu la conoces a Haza?

E: No tengo el gusto…

RH: Miedo da. Te lo digo yo. Un día estábamos donde Charlie Rose y nos tenia en la green room a todos acojonaos en una esquina. ¿Sabes tu lo que hace falta para acojonar a Norm? ¡Si ese tío exuda testosterona! Pues nada, acochinao en tablas. Pues como te decía, que mira lo que dice ella: “Eso no es problema mío”, y hala a escupir a la vía. Y yo no veo que le quiten el Pritzker ni nada, que por otra parte a ver si hay huevos… ¿Tú sabes el daño que hace un fax en la cabeza? ¿Tú sabes quien mantiene las ventas de faxes de Olivetti? ¡Eso ya no lo compra nadie hombre! Solo Haza, y no son para mandar nada, no se si me entiendes.

E: Creo que si… Permita entonces que le pregunte: ¿Hasta donde piensa llevar esta vía de investigación?

RH: Pues viendo su importancia político-estructural en el desarrollo de la evolución social y para la generación de espacios entendida como un devenir de inputs teleológicos… AHHHHHH Chaval que cara se te ha puesto jajajaja. Que no hombre, ¿Pero de verdad os creéis estas cosas? Mira, que me caes bien, te diré la verdad, a ver, te traduzco: Ahora que vemos que HA COLADO, -apuntalo bien, si, si… CO-LA-DO…- ¿Lo tienes?

E: Euh… si, si…

RH: Pues eso, ahora que ha colado, las posibilidades son infinitas. Tenemos ya a un grupo de minions estudiando las implicaciones históricas de las cortinas de macramé, y sobre todo tenemos muchas esperanzas en el análisis de los platos colgados en las terrazas, sobre todo nos estamos centrando en dos modelos: El de “Dios bendiga cada rincón de esta casa”… porque nos interesa esa cosa ortocentrica… ¿Por qué rincón? ¿Y si la casa es redondita?¿Se puede poner un plato de esos en el Chemosphere?, y luego también el de “En esta casa no se fía”, que nos parece fundamental en la explicación del auge neoliberal y la crisis económica postburbuja tecnológica.

E: Pe.. pero…

RH: Y no acaba ahí la cosa. Para el final dejamos el tema de la gitana dándole el pasavolante al torito en lo alto de la tele con mantelito de ganchillo que me parece de una importancia capital. Luego ya tengo pensado descubriros la vivienda social, que os veo muy perdidos en ese tema. Y si nos sobra algo de tiempo tenemos un concepto novedosísimo que nunca se ha tratado como merece: La sostenibilidad. Claramente. ¿Pero con fotos eh? Como lo de los chinos estos.

E: Japoneses…

RH: Si bueno, esos también.

E: Es… esto… pues nada más, Mr. HasCool, mucha suerte con la Cuatrienal…

RH: No la necesito chaval. Esto está hecho. Muahahaha. Y si no lo estuviera ya sabes…

E: ¿Ironía?

RH: ¡BAM! In your face! Precisely, bitches!

Anuncios

Written by Jose María Echarte

marzo 17, 2014 a 19:56

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: