n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

ELECCIONES CSCAE 2013 RESULTADOS

with 14 comments

Habemus presidente

Habemus presidente

Don Jordi Ludevid i Anglada será el próximo presidente del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE). La elección, celebrada esta tarde se decidió en primera ronda, ganado el actual presidente por 12 votos (De 19 posibles).

Enhorabuena al candidato ganador.

A titulo personal no podemos dejar de señalar que nos resulta curioso, pero sobre todo muy revelador del estado de la cuestión y de la relación entre los arquitectos y sus instituciones, que el candidato con menos presencia en el debate pre-electoral en la red (Incluso en el debate que se celebró físicamente en el propio CSCAE) y probablemente aquel cuyas posturas han quedado menos definidas frente a los colegiados sea el ganador, lo que debería sin duda ser motivo de reflexión urgentísima.

También desde esta santa casa nos gustaría reconocer el esfuerzo de los candidatos Ricardo Aroca Hernández-Ros, Diego Carreño de Vicente, Antonio García Herrero, Noemí Sanchís Morales y Paloma Sobrini Sagaseta de Ilurdoz, por responder a nuestras preguntas y las del resto de participantes en los diferentes debates y por ponerse a disposición de los Colegiados. Creemos que ese es el camino y que debería estar acompañado por la implicación de los colegiados en el voto. ¡Gracias por todo!

No podemos dejar de mencionar (Y felicitar) también al COA Granada, que estableció un sistema de consulta para sus colegiados a fin de poder transmitir una decisión consensuada de voto al CACOA. De nuevo, este es el camino.

Toros hay para torear, y no son monas precisamente, por tanto esperemos que todo vaya bien en esta legislatura para la profesión que se enfrenta a uno de sus momentos más difíciles en décadas. Por nuestra parte permaneceremos como siempre atentos a todo y aquí estaremos para lo bueno…. y para lo menos bueno. Ya nos conocen.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

noviembre 6, 2013 a 21:06

14 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. El cambio debe venir desde abajo. Los movimientos sociales lo demuestran día a día. Llenemos las asambleas, participemos, cambiemos aquello que no sirve y mejoremos lo que funciona.
    Participemos.

    Miguel Villegas

    noviembre 6, 2013 at 21:31

  2. Miguel no te engañes a ti mismo. No hay ganas de evolucionar te lo dice alguien que tiene 70 años. Mientras exista un Colegio único y organizado como esta el nuestro no hay cristiano, musulmán, ateo o judío que quiera perder sus prebendas o subvenciones, lo mas curioso es que los mas jóvenes o recién salidos de las escuelas son los que se pirran por el Colegio único. Solo les falta decir viva franco.

    Bremgarte

    noviembre 6, 2013 at 21:48

  3. ¿Colegio único y organizado? La sensación (que lo mismo es errónea) es que son reinos de taifa.
    Aparte. si alguien con 70 años tiene la inercia de leer esta web, seguiré teniendo esperanza.

    Miguel Villegas

    noviembre 6, 2013 at 22:15

  4. Me parto… Colegio único.. Si en esta profesión tiene colegio, “decano”, secretario y toda la parafernalia, “burrocracia” y boato cualquier provincia que se precie. Que lo diga uno de Caminos (esos tienen colegio único y ministerio) se entiende, pero que lo diga un arquitecto ¿?¿? que tiene una “atomización” Colegial y una Dirección General a falta de Ministerio que harían resucitar al mismísimo califa Hisham III (de la dinastía omeya) http://es.wikipedia.org/wiki/Taifa. Lo que hay que leer. De aquellos polvos estos lodos, todo tiene explicación. Respecto al escrito, gracias de nuevo Jose María. Tus esfuerzos son como espejos de realidad donde algunos no quieren mirar, quieren seguir en su Matrix particular.

    Daniel

    noviembre 6, 2013 at 22:59

  5. Sinceramente si el sistema es absurdo -y lo es- se hace necesario un cisma… esto es, que se cree un Consejo paralelo, llámese Asociación y lleve a cabo las mismas funciones pero escuchando de verdad a la profesión y eligiendo, en su caso, como se estime más adecuado, empleando las nuevas tecnologías para que puedan expresarse todos, etc… seguir con este juego es, sencillamente, de locos.

    Antonio

    noviembre 7, 2013 at 0:13

  6. Esto último que dice Antonio suena muy radical pero tiene mucha razón. El resultado de ayer demuestra claramente que ha ganado el candidato que no ha participado en debate alguno sobre la profesión y que lo ha hecho por mayoría absoluta. Doce decanos, que no han preguntado a sus colegiados han votado a este candidato.

    Sin embargo, el candidato que más se ha movido por la profesión desde la base, y que no proviene del mundo colegial no ha tenido ningún apoyo. Cero votos para la voz más renovadora. Si combinamos ambas cosas hay un camino. Montemos una asociación de ámbito nacional que escuche a los arquitectos y si ya existe una base como puede ser (Aa) pues unamos fuerzas desde todas las autonomías para cambiar las cosas desde abajo.

    La votación de ayer es tan legítima como vergonzosa.

    Jesús A. Izquierdo

    noviembre 7, 2013 at 11:59

  7. Antonio yo no quiero cismas, quiero tener libertad de elegir en que ámbito moverme, quiero que cualquier asociación de arquitectos tenga la facultad de representar en igualdad con el Colegio a sus asociados y que tenga los mismo derechos y obligaciones. No quiero visados ni gaitas, quiero tener la libertad de equivocarme y que me lo diga un juez, quiero una asociación reivindicativa y que recupere nuestros derecho, quiero que nuestra formación, al menos la que me han dado considere a nivel europeo es mas amplia que el resto de los países por lo que merezco ser ademas de arquitecto, técnico capaz de calcularme y sobre todo dirigir los diseños de produzco. Siempre pongo el mismo ejemplo: Soy capaz de diseñar, calcular, justificar todo lo que se refiere a mis proyectos incluso realizarlos materialmente con mis manos, pero no puedo dirigir la ejecución de obra por que soy menor, no pido que desaparezcan los aparejadores por exijo tener al menos sus competencias, que he adquirido mediante el estudio y el aprendizaje en la ETSAM..

    Bremgarte

    noviembre 7, 2013 at 12:58

  8. Me encantaría leer una reflexion de los candidatos acerca de los resultados de las elecciones. A ver si es verdad que siguen en la brecha.

    David

    noviembre 10, 2013 at 15:47

  9. Hola David,
    Puedes ver mis primeras impresiones en este post http://eleccionescscae2013.com/2013/11/08/40-dias-de-otono/ y en la respuesta a un compañero en este otro: http://eleccionescscae2013.com/2013/11/06/llegamos-al-principio-de-un-nuevo-camino/

    En cualquier caso, quedo a tu disposición para aclarar cualquier duda, pero más allá de lo dicho, entiendo que hay que dar un poco de perspectiva a la acción de gobierno del “nuevo equipo” del CSCAE.

    :)iego

    noviembre 11, 2013 at 10:08

  10. No olvidemos que el Sr. Ludevid representa a los colegios no a los colegiados. El sistema es perverso y el resultado de las elecciones lo demuestra a las claras.
    Quizá el Sindicato de arquitectos (al que espero que todos estéis afiliados) pueda estudiar una alternativa a todo este sinsentido de estructura colegial con la seguridad de que, una vez echen a andar, nos subiremos todos al nuevo tren, porque el que ya tenemos, aparte de ser de vapor, está lastrado por toneladas de intereses, puestecitos y favores.

    JCM

    noviembre 11, 2013 at 12:29

  11. A modo de Epílogo,

    No fue posible llegar a un acuerdo para que quedara un único candidato de cambio, por lo que la cosa no pintaba bien. La frase de Goethe “prefiero la injusticia al desorden” debía sonar en los oídos de buena parte de los consejeros, asiduos lectores del poeta alemán, al ver cuatro candidatos frente el presidente que llevaba cuatro años halagando a cada uno de los 19.

    Ante la falta de resultados del intento de que quedara una sola candidatura decidí mantener hasta el final mi oferta de disponibilidad para que no pudiera decirse que ningún arquitecto, con una cierta notoriedad, se había ofrecido a representar a la profesión en estas duras circunstancias.

    Para evitar una última tentación de entrar en el juego de llamadas y promesas a los decanos, la semana anterior a la elección me fui a Nueva York con mi mujer y mi hijo pequeño. Según me informaron a mi vuelta fuentes solventes, la suma de “las promesas firmes” de voto a los candidatos era de 34, lo que no está mal para 19 electores. Un examen más frio de la situación arrojaba solo 7 votos, que con seguridad no irían al presidente, y otros 4/5 que podrían no votarle al menos en la primera vuelta.

    El día 9 a las 5:30 horas de la tarde se reunió el Consejo y se inició el proceso en el que los candidatos, en un orden que se sorteó públicamente, hablamos 10 minutos cada uno frente a los 19 electores y algunos espectadores debiendo permanecer fuera de la sala los candidatos que no estuvieran interviniendo.

    No presencié pués, las intervenciones de Ludevid, Antonio García Herrero y Paloma Sobrini, (que hablaron antes que yo), ni las de Noemí Sanchís y Diego Carreño que lo hicieron después.

    En mi intervención empecé declarando que mi presencia implicaba una aceptación de las reglas de juego, que como cualquier otra regla tiene inconvenientes y ventajas, y entre éstas una esencial: La posibilidad de convencer y ser convencido inmediatamente antes de la votación personal y secreta.

    Expliqué que se trataba de elegir a una persona para:

    – Presidir la mesa
    – Ser la voz de la mesa en las negociaciones con la administración
    – Representar a los arquitectos ante la sociedad

    Dadas las reticencias que me habían llegado sobre mis supuestas tendencias dictatoriales, expliqué las diferencias entre presidir y dirigir y me extendí en la importancia de que quien preside se dedique a arbitrar consensos y no a hacer capillitas, razón por la cual había evitado hablar separadamente con cada uno de los consejeros, ya que existía esta posibilidad de dirigirme al conjunto que, por otra parte, es lo que a mi juicio debe hacer un presidente:

    – Discutir los temas solo en la mesa, nunca fuera de ella y menos aún con solo parte de los consejeros.

    Pasé revista luego a:

    – Mi experiencia en negociaciones en la administración
    – Mi experiencia como comunicador tanto en los cargos desempeñados como en mi calidad de ciudadano privado, cuya opinión es solicitada con alguna frecuencia en los medios.
    – Resalté también mi credibilidad en el mundo académico, especialmente en el mantenimiento en la formación de los aspectos técnicos de la profesión.

    Terminé recordando el reto que tenemos delante con la LCSP y la revisión de la LOE ante el que creo ser el único que ha formulado una línea estratégica: desarrollar la intervención de otros técnicos a través de los proyectos parciales como indica la LOE, manteniendo para los arquitectos la coordinación y la posibilidad de redactar todos o parte de ellos.

    Por último reiteré mi intención de, una vez resuelto para bien o para mal el marco de la actividad profesional, proponer una reestructuración de la organización colegial y someter a votación en el Consejo la eventual convocatoria de elecciones a equipo directivo de acuerdo con los nuevos estatutos, si estimaban que la renovación del marco profesional debía ser presidida por alguien más joven.

    Terminadas las intervenciones se procedió a la votación y su escrutinio con el siguiente resultado:

    Jordi Ludevid…………………. 12 votos
    Antonio García………………. 3 votos
    Noemí Sanchís……………… 2 voto
    Paloma Sobrini……………… 1 voto
    Ricardo Aroca………………… 1 voto
    Diego Carreño……………….. 0 votos

    Pese a lo secreto del voto, no hay misterio alguno respecto al origen de cada uno, puesto que, salvo los compromisos muy firmes y ya conocidos de antemano, todos los demás consejeros votaron a Ludevid. El origen casi seguro de los votos es el siguiente:

    Ricardo Aroca………………… Madrid
    Paloma Sobrini……………… Cantabria
    Noemí Sanchís……………… Consejo Andaluz y Galicia
    Antonio García………………. Murcia, Vasco-Navarro y Extremadura
    Jordi Ludevid…………………. el resto

    Aunque probablemente el resultado no hubiera sido otro, pudo influir en la votación el que en los días previos se produjeran además dos hechos que han contribuido al cierre de filas en torno al presidente:

    El Consejo andaluz presentó una moción para anular la candidatura del Sr. Ludevid en base a una interferencia de éste en las elecciones a la presidencia del susodicho Consejo Andaluz (Ludevid encargó un informe jurídico sobre la legalidad de una eventual reelección del actual presidente del Consejo Andaluz sin informar al Consejo Superior ni al interesado). La moción fue rechazada por 13 votos.

    Tuvo entrada en el Consejo Superior una citación judicial al presidente, en calidad de imputado, de delitos como consecuencia de una denuncia de la policía (se habían producido a lo largo del último año dos cartas del secretario a los consejeros sobre este tema que habían desembocado en un fallido intento de destitución del secretario).

    No por previsible la cosa ha sido menos decepcionante para los que veíamos necesario un relevo al frente del Consejo. Cabe esperar nuevas dilaciones en la puesta en marcha de los estatutos aprobados por la asamblea el año pasado (la probable disposición de la LCSP en relación con la adaptación de los estatutos a la nueva ley ofrecerá una excelente oportunidad de retrasar la cosa varios años más).

    En relación con lo que de verdad importa -mantener un marco legal que haga posible el ejercicio de la profesión de arquitecto- todos debemos ayudar en la medida en que seamos capaces (y nuestro concurso sea requerido, o al menos tolerado) a conseguir el mejor resultado posible.

    Creo que con esto cumplo con mi compromiso de informar sobre el proceso. Responderé a preguntas en la medida de lo posible solo durante la próxima semana.

    Ricardo Aroca

    noviembre 12, 2013 at 20:54

  12. Hola David,

    Por mi parte puedo confirmar que, hasta donde yo sé, el relato del Sr. Aroca es bastante completo.
    Mi análisis particular lo reflejé en el artículo http://unnuevocscae.com/2013/11/08/40-dias-de-otono/ y en la respuesta a un compañero en el artículo anterior del mismo blog (disculpa, si te pongo dos enlaces el sistema me bloquea el mensaje).

    En mi caso, no hay duda de que como no recibí un solo voto, está claro que mi mensaje no fue tomado en cuenta, algo que lamento, no tanto en lo personal, como en la importancia de lo que perdemos todos. El tiempo dirá si el Pleno se equivoca o no al apostar por la continuidad.

    Gracias en cualquier caso a tod@s por el interés mostrado.

    :)iego

    noviembre 13, 2013 at 22:44

  13. José María, a esta altura vengo a comentarte este tema de rabiosa actualidad ;)
    En la votación que abrimos en el COA’Granada participaron una decena escasa de colegiados, de setecientos que somos. Circular, recordatorio, twitter… todito todo hicimos. También en varios blogs como este se difundió y se recibió muy bien la iniciativa… y fíjate el resultado. Casi no tocaban ni a voto por candidato ;)
    ¿Qué conclusión sacarías? Digo, para la cosa práctica del futuro…
    Muchas gracias por comunicar y remover.

    Marta Gutiérrez

    abril 24, 2014 at 12:30

  14. Hola Marta! Jajajaja. No pasa nada, esto sigue de candente actualidad.
    Recuerdo perfectamente la iniciativa, que aplaudimos en su momento, y lo poco que se empleo (Me dio mucha pena, yo hubiera votado, aun siendo de otro COA ^^)
    La conclusion es que la maquinaria cuesta ponerla en marcha. O al menos eso quiero pensar. Ninguno manejabamos redes sociales como lo hacemos ahora (Y para lo que lo hacemos ahora) hace… ¿6 años? y el cambio ha sido muy profundo. Pero no ha sido inmediato sino progresivo (Otra cosa son las generaciones mas jovenes, pero muchos colegiados no son nativos digitales)
    Entiendo que el cambio va a ser lento, quiza (generalizo) porque estamos demasiado acostumbrados a un relacion mas burocratica con los COA y usamos muy poco los espacios de sociedad civil que tenemos, y este es uno de ellos. Pero para ello el cambio debe afectar a toda la estructura, COAs, Consejos y los propios colegiados. Sin sonar radical, replantearse todo desde muy abajo: Objetivos, medios, implicacion del sector. Hay que intentar tirar de la gente mas joven y que esa movilizacion atraiga a los que estan mas desconectados.
    Y ojo, se que no es en absoluto facil, pero en algun momento debemos de dejar de parchear la nave y decidirnos por construir otra nueva. No me refiero -siempre lo digo- a ese micromanagement del dia a dia,que los colegios han afinado perfectamente, sino a la superestructura que los soporta, a su dinamica interna general, y a como esta es percibida tanto por la sociedad como por los propios colegiados.
    Hoy leo un patetico articulo en el Diario de Sevilla sobre si nos merecemos esta ley:
    http://www.diariodesevilla.es/article/opinion/1758159/poderoso/caballero.html?utm_content=buffer3f016&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer
    y que rdibuja (a brochazos) la imagen que hemos dado (falsa de toda falsedad) en parte por inaccion. Creo que ese cambio debe tener por objetivo convencer a la sociedad y convencernos a nosotros de que somos necesarios y de que debemos implicarnos mas (En este tengo que reconocer que el COA Granada lleva tiempo haciendo una muy buena labor) en la salvaguarda de la ciudadania.
    Dificil pregunta, y sospecho que mas dificil respuesta. La ventaja es que somos muchos y que creo que hay gente muy valida de nuestro lado, quiza solo hace falta ponernos a ello.

    Jose María Echarte

    abril 24, 2014 at 12:48


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: