n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Back to School

with 20 comments

Ay. El Back to School del Spectrum. Que recuerdos.

Comienza el curso, y muchos estudiantes empezaran su primer año en una de las muchísimas (¿Demasiadas?) escuelas de arquitectura que pueblan nuestro celtibérico país. Nunca sabe uno porque elige exactamente una carrera, aunque –aceptamos barco- la de arquitectura tenga un fuerte componente vocacional. Para todos aquellos que estén llegando, compañeros de fatigas desde ya, y para los que como nosotros ya van peinando canas, vaya este post en la larga tradición de los artículos “Si eres arquitecto….”.

Eso si, con el habitual savoir faire que caracteriza a esta Santa casa

So, let’s go girls and boys:

Si vas a ser arquitecto:

1.- No te vas forrar. Salvo que vengas ya forrado de casa, como Joaquín, o que seas un genio. Pero estos últimos no siempre se forran.

2.- Lo anterior no es aplicable si tienes pocos escrúpulos. Ten alguno, que no cuesta nada y se duerme mejor. Y además, lo de Prison Break es una serie y no es tan fácil. Y por si eso fuera poco, se te acaba poniendo cara de Julián Muñoz y terminas subiéndote los pantalones a la altura del sobaquillo. Si no ya por la cuestión ética, al menos por la estética.

3.- Mirando el punto anterior…como decía Morgan Freeman al final de “Bonfire of Vanities”, Be decent. Just be decent.

4.- Lo más probable es que no vayas a ser un genio. No pasa nada. Nosotros no lo somos y aun comemos tres  dos veces al día. Los genios son un accidente, una rareza. No son algo que se produzca en serie (A menos que tengas un supersuero, un laboratorio secreto en Siberia y te apellides Bloffeld). Si la genialidad esta ahí… ya llegara, y si no, siempre esta el trabajo, las ganas de aprender y el proceso de mejora personal, de querer saber y buscar (Y buscarse). No dejes que te engañen con esto: Una escuela de arquitectura es para formar ARQUITECTOS (En todo el amplísimo sentido de la palabra), no para formar genios, o peor, geniecillos. La única escuela de genios que hay, es una película y sale Val Kilmer, con eso te lo digo todo.

5.- Dicho lo cual: No me des peces, enséñame a pescar. Y para aprender a pescar, dependes de tus profesores. Los hay mejores y peores, como en todo, y no siempre la fama lleva aparejada la lana. Pregunta, cuestiona, inquiere, despierta tu mente. No te vayas a casa con una mínima duda. El momento más imbecil de la historia de la asignatura de proyectos es aquel en que una clase se convirtió en un culto mesiánico y un profesor en un gurú. Recuerden, para ser un buen profesor universitario hay que:

SABER. SABER ENSEÑAR. QUERER ENSEÑAR.

Si notas que les falta alguna: malo.

7.- Lee. Lee mucho. Lee de todo. Busca información en fuentes no habituales. Puede ocurrir que lo que leas te parezca una chorrada monumental. Puede que lo sea, (Bruno Latour es infumable (Ver punto 9.-)), puede que no. Pero lee.

8.- Viaja. A Japón, a Finlandia, a Cuenca…. A donde puedas. No hace falta que sea un viaje a sobar muros (Ya sabrás lo que es esto, te lo garantizamos).Si lo es estará bien, pero en cualquier viaje se aprende si se va con la mente abierta.

9.- Estas estudiando para ser arquitecto, no para ser un fan de Justin Bieber. Fomenta tu espíritu crítico, desarróllalo. Esto no significa poner a escurrir a nadie por motivos perennes (Me gusta, no me gusta, es un formalista…) de la misma forma que no significa tragar con todo “Porque es lo que toca”. Significa entrenar el ojo, y la cabeza. No comulgar con ruedas de molino. Preguntarse siempre por que. Como. Cuanto. Donde. Quien.

9BIS.- Lo anterior no se aplica en el caso de Santi. A Santi se le puede poner a escurrir. Hay bula. Y oye, lo que relaja.

10.- Recuerda, esto –aunque muy disfrazado- es una carrera técnica. Las cosas pesan, el agua moja, hay que pagar el hormigón… Como en la música, si la inspiración falla (O no llega) siempre queda la técnica. El armamento técnico que seas capaz de acumular es la base sobre la que desarrollarte. En otras palabras, proyectar “a la Zaha” sin tener un orden de magnitud de lo que las cosas cuestan  o de cómo se construyen es un ejercicio de irresponsabilidad, cuando no de divismo o de infantilidad con tintes freudianos.

11.- Dicho lo anterior, tampoco te reprimas, estas en una escuela y es también el momento de expandirse y probablemente de proyectar a la Zaha sin saber lo que las cosas cuestan (Un tiempo), pero siempre acuérdate de que “Que pueda hacerse, no significa que DEBA hacerse” y que la realidad es testaruda y la frugalidad, casi siempre, necesaria.

12.- En otras palabras: tranquilo porque nadie te pedirá que las cosas no se caigan o que se puedan construir con un determinado presupuesto en primero.

13.- En otras palabras: preocúpate, porque nadie te pedirá que las cosas no se caigan o que se puedan construir con un determinado presupuesto en quinto.

14.- Cómprate unos buenos cascos. Las personas con las que vivas lo agradecerán cuado te quedes por la noche currando con la musica a todo volumen. Creenos, a partir de las 5,00 de la mañana, como despierta Iron Maiden, no despierta nada.

15.-Que sean inalámbricos (Los cables son peligrosos combinados con una taza de café y un teclado. Habla la experiencia).

16.- Nunca dejes de dibujar a mano.

17.- Recuerda que los ordenadores son imbeciles y que tan aleatorio es un algoritmo de pixelación como sentarse y hacerlo a la buena de Dios (La única diferencia es que lo primero vende más). Un ordenador solo es tan bueno, como lo sea quien esta detrás. Es solo una herramienta. Es un Faber Castell del número 2 tecnificado. ¿Qué era el Mazinger Z sin Koji Kabuto, eh? [Si no sabes quien era Koji Kabuto déjanos decirte, con todo el cariño: Maldita juventud!!!]

18.- Los tabiques móviles…..no se mueven nunca.

19.- Investigar es investigar. Dos búsquedas en el Google no son investigar. Es un proceso tremendamente serio y complejo. Y en nuestro caso tremendamente personal. Basarlo en ideas felices cuyo único objeto es epatar para obtener unos resultados enseñables (en muchos casos profundamente artistoides) y que desconectan totalmente de lo aparentemente investigado, solo convierte el proceso investigador en una broma, en un juego bufo y en un McGuffin sin el que podríamos muy bien haber seguido.

20.- Si necesitas un McGuffin, no hace falta tanta zarandaja. O en otras palabras, no todo puede (o tiene porque) justificarse.

21.- La orientación buena para las cocinas es al Norte. Normalmente.

22.- Los muros jamás miden 25 cm de ancho, aunque se pinten de 25 cm de ancho.

23.- La especulación no es investigación. Especular sin objetivo es un juego entretenido (Y a veces, necesario) pero parece impropio de técnicos responsables como único destino.

24.- No existe un camino único y sancionado, un camino “bueno”, frente a otro “malo”. No hay “los buenos” y “los malos” ni los primeros son un 2% y los segundos un 98%. Quien así habla, o tiene manía persecutoria o una mente bastante reduccionista. Esa teoría, esa mentira, es el principio del fundamental lavado de cerebro necesario para adocenar alumnos y convertirlos en carne de cañón de estudios sin muchos escrúpulos [Y esto lo decimos mientras nos comprometemos a ir a defenderlo ante quien sea].

Tan arquitecto es un compañero que trabaja en la administración como uno que hace concursos. Tan necesario el uno como el otro. Los complejos de superioridad suelen esconder detrás carencias bastante vergonzosas en quien tanto se ufana de ser the greatest thing since bread came sliced.

23.- El proceso edificatorio, desde el primer croquis hasta el día que se corta la cinta, es complejo, es intenso, es hasta peligroso. Y de ese proceso, “la idea feliz” es solo una parte. Fundamental, si, pero no menos que las otras. Tan importante acabara siendo que el proyecto responda a unos principios bien fundamentados como que el presupuesto este completo y sin agujeros. Olvidar esto, es reducir la profesión (Compleja y maravillosa) a una suerte de artisteo mas propio de diseñadores de moda que se ponen hasta las cachas por los cafés de Paris. Deleuze y Guattari están muy bien. Y no tener precios contradictorios esta además de lujo.

24.- Recuerda, que ser arquitecto, en mayor o menor medida, implica una responsabilidad. Que se cobra en función de esa responsabilidad que se asume y que no debe tomarse jamás a la ligera. Que lo importante es la obra, el trabajo, y no el nombre ni el personalismo idolatra y egocéntrico.

Y en cualquier caso y como resumen:

25.- Diviértete. Esto no es un sufrimiento. Conocerás gente, harás amigos. Harás magníficos amigos. Te enamoraras (Esta profesión es endogamica como ella sola. Aunque te recomendamos que por animar tu vida sentimental, te busques alguien del enemigo: Un/a Ingeniero/a de Caminos/as, RAUR!). Te desenamoraras (Por diferencias irreconciliables sobre la forma de los pilares en la obra de Aalto….. o por culpa del vecino/a del quinto/a). Harás exámenes con sueño. Y chuletas con mas sueño aun. Dormirás poco. Beberás mucho café. Fumaras más (O empezaras a fumar). Descubrirás la alegría y la euforia después de una entrega. Escucharas el mismo disco dos días seguidos por que no te dará ni tiempo a cambiar la lista de reproducción. Jugaras al mus (Y si no juegas, ya puedes ir aprendiendo. Que va a ser esto, un universitario que no juega al mus, ¡Hasta ahí podíamos llegar¡). Aprenderás muchísimas cosas, quizá no todas buenas, pero el balance es (al menos para nosotros) positivo.

Aprende, sobre todo a pensar. A tener espíritu de servicio. Y capacidad critica. Aprende a disfrutar. No estamos en los mejores momentos, como sabrás. Nunca lo estamos, la verdad, sea por unas o por otras. Sin embargo, todo depende de ti, de disfrutar lo que haces. No siempre ocurre, pero cuando lo hace, compensa. Depende de buscar, de una búsqueda que es personal, y que te cambiara en una o en otra medida.

Y dicho esto, no hay mus, envido a grande a chica y si tenéis pares, van tres.

[Y si alguno cree que puede ganarnos, nos jugamos un paperback edición vintage de Kenzo Tange contra un pincho de tortilla con tercio a que no]

About these ads

Written by Jose María Echarte

septiembre 29, 2011 a 19:53

Publicado en Actualidad, educación

20 comentarios

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Voy a hacer gestiones para que una copia de esto se entregue con los papeles de la matrícula de primero el curso que viene (porque este ya es tarde), si no les importa.

    Raquel

    septiembre 29, 2011 at 20:39

  2. Simplemente, sois geniales… y estos posts me hacen recordar por qué empecé a estudiar arquitectura y por qué después de tantos tirones de pelo sigo en la carrera.

    estudiante

    septiembre 29, 2011 at 20:54

  3. Encantados Raquel. Aunque a mas de uno no creo que le guste jejejeje. ^_^

    Gracias estudiante. Animo que ya queda menos!!!

    JMER73

    septiembre 29, 2011 at 21:36

  4. Cómo que no sois genios!!!

    A pesar de que, como dijo aquel, “no son genios lo que necesitamos ahora” (y no andaba falto de razón), creo que hay muchos más genios de los que están oficialmente catalogados por el sistema como tal.

    Simplemente hay que ir descubriéndolos por uno mismo. Y eso forma parte del aprendizaje de cada uno y de la experiencia de formación personal e intelectual que cada persona va desarrollando durante su carrera.

    Y llegado un buen día, sin saber muy bien ni cómo ni por qué, uno descubre que lo que realmente importa no es alcanzar la genialidad sino simplemente tener buen criterio, ser todo lo profesional que uno pueda, divertirse e ilusionarse con lo que uno hace y seguir aprendiendo siempre.

    De nuevo, miles de enhorabuenas por el post… una vez más ha sido un placer disfrutar con vuestras sabias palabras!!

    Julen y Nieves

    septiembre 30, 2011 at 4:05

  5. Un artículo interesante! Voy a leer más en este blog más tarde.

    Bienvenido a mi blog don Gerardo de Suecia en esta dirección:

    http://turbeng.wordpress.com/

    Hay unos episodios sobre la escuela sueca allí!

    turbeng

    septiembre 30, 2011 at 9:43

  6. Lo habeis clavado!!! Y el que no lo sienta de esa forma está en otra dimensión o se ha equivocado de profesión. Enhorabuena y a seguir.

    papope

    septiembre 30, 2011 at 10:19

  7. El punto 16 es fundamental. Aunque mucha gente lo haya olvidado y otros lo hayan prostituído (como muchos profesores que tradicionalmente han creído que el ordenador es un demonio).

    Raúl

    septiembre 30, 2011 at 10:57

  8. A propósito de esas “rarezas”, que lo son. Los genios hace años que no están en las escuelas de arquitectura, de España al menos. Las notas de corte de acceso a la universidad ( sobresaliente en selectividad un genio?!!, por favor los genios no están para bobadas académicas) los apartaron definitivamente de estas. De hecho los más “grandes” no estudiaron arquitectura antes de serlo. Hoy con el sistema academico español, … probablemente no lo serían nunca.
    Pd: Una verdad como un templo el punto 18 :-))) Saludos

    D. Oiza

    septiembre 30, 2011 at 12:45

  9. Yo una vez vi a alguien moviendo un tabique movil, espera, no..creo que era ricky martín con un bote de nocilla.

    Yo añadiria una

    26.- Puede que ahora no los conozcas, pero Le Corbu, Mies y Alvar pronto serán tus mejores amigos

    Genial el artículo

    alvaro

    septiembre 30, 2011 at 13:19

  10. Gran artículo, además de a los alumnos quizás deberían dárselo a los profesores. Me ha gustado mucho lo del McGuffin.
    Y la 15, yo he entregado láminas con manchas de café. Una vez dibujé una rosa de los vientos encima para disimularla, como os diría…..

    Lo pondré al lado del clásico “se sabe que estudias arquitectura sí…”
    http://www.arquitecturapfc.es/2010/12/se-sabe-que-estudias-arquitectura-si/

    Kike

    septiembre 30, 2011 at 13:44

  11. Imprescindible el punto 16… Y como corolario, lo que diría un entrenador cursi a sus jugadores: “Salid ahí fuera, y divertíos”.

    mmas

    septiembre 30, 2011 at 13:51

  12. OOOHHHHH!! Clap, Clap, Clap, Clap…..infinitos Claps…..Lo pongo junto a los consejos de FLLW al joven que se dedica a la arquitectura, y a la última lección académica de Javier Carvajal……Clap, Clap, Clap…..moltes claps

    sinarquitectura (@sinarquitectura)

    septiembre 30, 2011 at 20:59

  13. ¡Fantástico! admirable el espíritu crítico que siempre reconozco en este blog. Demuestras amar tu profesión y defenderla de y ante cualquiera. Podríamos entregar este texto en todas las facultades y escuelas, el problema sería ¿cuántos estudiantes serían capaces de leerlo hasta el final? ¿ hacerlo suyo?, ¿opinar?. Continua este camino y comienza a pensar ¿sería posible una tesis doctoral con estos textos? se me ocurren mil argumentos para hacerlo.
    mgr

    mgr

    octubre 1, 2011 at 18:54

  14. Ojalá alguien me hubiese contado esto a mi antes o durante la carrera. Me hubiese hecho sentir menos raro muchas veces.
    Yo recalcaría que casi tan importante como los planos son las mediciones; todo lo demás son zarandajas.
    Enhorabuena por el post y saludos.

    JCM

    octubre 2, 2011 at 1:01

  15. Me encanta… os lo tomamos “prestado” para pedacicos ;)

    navarroblaya

    octubre 2, 2011 at 11:11

  16. Muy bueno. Me recuerda a aquel “pequeños consejos para estudiantes de primero” del Croque, pero este en versión extendida y con más perspectiva. Bastante más perspectiva…

    Artemio

    octubre 6, 2011 at 18:46

  17. After reading your blog post I browsed your website a bit and noticed you aren’t ranking nearly as well in Google as you could be. I possess a handful of blogs myself and I think you should take a look here: http://dominateseowithwordpress.com You’ll find it’s a very nice tool that can bring you a lot more visitors. Keep up the quality posts

    Catarina Maria

    octubre 18, 2011 at 22:48

  18. nada interesante! cliches y bromas con egocentrismo ! perdida de tiempo , tengo una analisis que hacer

    no ofense

    cheers fools

    ese

    octubre 20, 2011 at 19:55

  19. estupendas pautas, me harán recordar que cada vez que realice un proyecto me divierta con ello o al menos intentarlo sin, desesperación e impaciencias.

    buen partido de motivación

    emily

    noviembre 12, 2011 at 9:59

  20. Nosotros, además salíamos de basuras por la noche, y ya reciclábamos objetos que transformábamos en “arte”, colaborábamos en las fiestas del barrio diseñando escenarios y carrozas, a cambio de consumiciones, y trabajábamos por un dinero razonable para profesores y estudiantes de otras carreras dibujando de todo !!!

    Salvador Martin Gautier

    diciembre 2, 2011 at 14:05


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 312 seguidores

%d personas les gusta esto: