n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Deciamos Ayer… (Tristemente)

with 16 comments

Su contrato de "colaborador". Gracias

“Ayer” es hace casi un año. Este artículo en El País ha removido bastantes conciencias y nos ha llegado por diferentes vías. Nos parece una gran pieza y describe una situación tristemente conocida por todos: La de los falsos autónomos que pueblan los estudios de arquitectura de este país, o que los poblaban hasta que empezaron los Eres por la vía del “mañana no vengáis” sin paro y sin finiquito y con todo lo mas, unas palmaditas en la espalda. Más ampliamente, la de la precariedad laboral que afecta a esta profesión, tan amiga de darse pisto.

Hace un año aproximadamente publicamos dos artículos al respecto. La descripción de la situación con respecto  a la del protagonista del artículo es milimétrica. Lo triste es que algunos de quienes esto escribimos peinamos mas canas que Ricardo Paternina y que la cosa no ha cambiado en nada en los años que nos llevamos. Ni desde luego tiene pinta de cambiar.

Le dejamos aquí ambos enlaces, en plan revival y porque no podríamos explicarlo mejor de lo que ya lo hicimos. Y también porque nos parece significativo lo mucho que a esta profesión se le llena la boca de la palabra social, cuando esta plagada de amantes del látigo y los campos de algodón de Tara. Les recomendamos encarecidamente su lectura.

Cobrar O No Cobrar. That’s The Question. Historia de un estudiante cayendo del guindo.

Salas de Espera. El (Precario) mercado laboral arquitectónico. Una explicación, entre muchas.

Les dejamos, eso si, dos reflexiones al respecto:

1.- En algún momento, alguien, tendrá que ir empezando a pensar en decir, como Bartleby: “I’d rather NOT”.

2.- En algún momento, alguien, deberá asumir que es tan admisible como cualquier otra salida la de querer ser un trabajador por cuenta ajena. Sin que haya que escoger obligatoriamente entre “Estrella del firmamento arquitectónico” y “Malvado colocador de balaustradas especuladoras”, al parecer las únicas dos salidas que las escuelas de arquitectura conocen (Junto a las otras tres consabidas salidas profesionales de España. A saber: Por tierra, mar y aire)

Anuncios

Written by Jose María Echarte

julio 29, 2010 a 16:33

16 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ya sabéis lo que pienso…

    Un día, no hace más de dos años, un profe de la Escuela, de “los buenos” me dijo un día, siendo yo ya arquitecto con varios años de experiencia en estudios ” de reconocido prestigio” que si quería hacer un concurso con él. Cuando le dije que qué me decía del dinero me contestó, sin mirarme a los ojos, claro, que “hombre…por hacer planos de instalaciones y eso….pediría cobrar todo lo que pudiera, pero por trabajar en un concurso así, pagaría”

    Me levanté, me despedí educadamente, y sentí una vergüenza enorme por no haberle mandado a la mierda como hubiera tenido que hacer.

    Las escuelas siguen igual.

    Y van a seguir igual porque siguen en las mismas manos.

    dmCCAD

    julio 29, 2010 at 16:36

  2. ¡Me pido por aire!

    María

    julio 29, 2010 at 16:43

  3. Endogámicas Universidades y Escuelas de Arquitectura, Colegios de Arquitectos fuera de la realidad, Administraciones Públicas que no pagan a tiempo, “divos” de la profesión marcando modas costosísimas y falsas… todos defendiendo sus intereses particulares, los profesionales pegándose bocados, sálvese quien pueda. O reaccionamos los arquitectos de base o pronto cada uno de nosotros podremos ser protagonistas de una nueva entrevista en El País.

    Yo robot

    julio 29, 2010 at 16:47

  4. […] This post was mentioned on Twitter by n+1, n+1. n+1 said: Deciamos Ayer… (Tristemente): Su contrato de "colaborador". Gracias“Ayer” es hace casi un año. Este artículo en El… http://bit.ly/aD1RN8 […]

  5. Lo que me pasa a mi es parecido a lo del artículo.
    Se han calentado mucho los ánimos, porque este ejemplo no habla sólo de arquitectos, sino de muchos licenciados; y lo que más rabia me da son los listillos de mierda que menosprecian la formación y el trabajo de los arquitectos (y de tantos otros)… Cada día tengo más ganas de dejar este país en busca de un poco de respeto.
    Por mi parte, voy a aportar todo lo que pueda a la solución (además de sacarme las castañas del fuego) y voy a practicar un corporativismo brutal, solidaridad entre arquitectos -aunque los haya chungos y explotadores- para allanarme el camino cuando empiece a recorrerlo…

    Miguel

    julio 29, 2010 at 16:51

  6. Hola:
    Entre mi circulo de compañeros arquitectos, el artículo de El País ha generado especial revuelo.
    Porque, además de contar exactamente lo que todos estamos viviendo, resulta que el entrevistado pertenece a mi generación de estudiantes, en mi misma escuela.
    Se nos hace aún más impactante, si cabe, porque Ricardo Paternina siempre ha sido un estudiante brillante, de los que destacan desde el primer dia. Y de los buenos, eh, de los que curran y tienen buenas ideas. De los que sabes que valen para esto, valla, (estoy segura de que hoy en dia es un arquitecto genial), y, inocentemente, crees durante tu larga vida universitaria, que algún dia, la sociedad se lo reconocera.
    Un saludo, y seguid con el blog, os sigo desde hace ya unos años.

    eguzki

    julio 30, 2010 at 11:52

  7. Ayer mismo una compañera que había ganado un concurso cuyo contrato la administración convocante había “suspendido” me decía que “Ella que iba a hacer si la administración tiene un equipo jurídico enorme…” que “si ella tuviera al Colegio detrás…”

    Esa compañera, como 2000 y pico más (por lo menos) no fueron a la asamblea del día 27 para pedir respaldo al Colegio…

    Tenemos la cabeza tan bajo tierra que no nos enteramos de que la solución, como la verdad de expediente X, “está ahí afuera”…

    Miguel Villegas

    julio 30, 2010 at 11:52

  8. “De los que sabes que valen para esto, valla, (estoy segura de que hoy en dia es un arquitecto genial), y, inocentemente, crees durante tu larga vida universitaria, que algún dia, la sociedad se lo reconocera”

    Desgraciadamente, no solo hay que ser bueno sino que hay que parecerlo, a veces basta con solo parecerlo, y sobre todo tener como objetivo profesional dicho reconocimiento con lo que es posible descuidar el resto de responsabilidades que implica la profesión. No es imposible trabajar de arquitecto por cuenta propia pero desgraciadamente se necesitan más cosas que ser un buen arquitecto

    albertof.

    julio 30, 2010 at 18:24

  9. Confio plenamente en el nivel de perversion de Zaera, y espero ansioso su opinion sobre estos temas de esclavos y becarias!!! Q intriga, q emocion, q nerviossss…..

    ANARCHITECT

    julio 30, 2010 at 22:37

  10. La ley de la oferta y la demanda…..

    pepe

    julio 31, 2010 at 20:45

  11. Es llamativo lo que comenta Eguzki.
    Se ha escrito ya bastante sobre el impacto de la coyuntura en gente como el señor Paternina.
    Parece que sea trágica su situación por tratarse de un tío especialmente válido y talentoso, y parece que sea necesario un personaje así para que la historia tenga un mínimo impacto dentro del concurrido género del realismo social.
    Eh! pero a ver si es que hay que ser aquí todo un pequeño Zaera (serlo o parecerlo, me da igual: esto va para nosotros) para poder merecerse una vida medianamente digna!. Que también los que aquí se han definido, de manera meliflua, como “low profile” tenemos derecho a techo y comida. Y justo es reconocerlo.
    No se le exige (normalmente) a un ingeniero o a un farmacéutico que sean brillantes para poderle reconocer su derecho al trabajo, simplemente que saquen adelante sus tareas. Que las hagan y que las hagan con honradez. Ojo! que para hacer bien la arquitectura no hace falta mucho más, eh?.
    Es que a veces se nos va la olla y nosotros mismos nos creemos que si se estrella uno mediocre es que, poco menos que se lo merecía. Que no! que de esos somos casi todo el rebaño. Rebaño que, por cierto, no termino de ver que estén esperando por ahí afuera con los brazos abiertos. Al menos, no por los lugares donde, sabemos de buena tinta, atan los perros con Bratwürste. Aunque sobre esto, me encantaría alguna entrada de María que nos ilustrara mejor.
    Un saludo, y a seguir así.

    Jorge

    julio 31, 2010 at 22:52

  12. Jorge, qué decirte… Ahora mismo no se espera a nadie en ninguna parte. Da igual todo a lo que quieras renunciar, da igual lo lejos que quieras irte, da igual la dimensión de tu sacrificio: no business nowhere.

    Hay que cambiar muchas cosas desde la base. El planteamiento de las propias escuelas y los divinos que sientan cátedra porque salieron una vez en el HOLA y han vivido de ello el resto de sus vidas -todos conocemos ejemplos-, ha sido funesto para las generaciones que hemos egresado los últimos años. Yo también terminé en 2006, como Paternina, y he hecho de absolutamente todo, incluso más ingeniería que arquitectura, me he mudado varias veces de ciudad y de país, y probablemente va a seguir siendo así durante los próximos años. No digo que esta sea la solución -aunque a mi me vale-, ya empecé diciendo que ahora da igual donde vayas.

    El arquitecto que se forma en las Escuelas de Arquitectura de este país, sin padrino mediante – y ya no es suficiente un enchufe, todo el mundo tiene uno, lo que hace falta estar electrocutado-, sólo puede aspirar en este momento a ser, como mucho, un delineante deluxe, cobrando lo que todos hemos cobrado al aterrizar en el mercado laboral.

    ¿Para qué estudia uno Arquitectura? Posiblemente un gran porcentaje lo hace por motivos lejanos al de tener el título enmarcado (aunque hay gente para todo). Entonces, si se pretende vivir de la formación que se recibe, ¿por qué no se enseña a ejercer profesión?. Se hace imprescindible, hoy más que nunca, tener cierta formación empresarial y financiera, aunque sea para tu propio estudio si es que tienes la suerte de tenerlo.

    Mi expatriación ha sido todo un máster en esas áreas, y especialmente en la negociación. Ahora sé dónde buscar los proyectos y los clientes, cómo negociar con los bancos, cómo buscar inversores, cómo enfocar los proyectos considerando todo lo anterior…

    Jorge, no es que haya cienes de perros esperando ser atados con longanizas, es que los perros ni están ni se los espera, y las longanizas… de las longanizas sólo quedan las tripillas.

    María

    julio 31, 2010 at 23:36

  13. Casi nos estan obligando a dejar el pais.
    Incluso si ya lo hicimos en su momento por aquello de conocer otras maneras, abrir mundo, inflranos de cosas que traer de vuelta…
    Lo mas duro, a mi entender, no es eso (que ya es). Sino que esto revela el fracaso del sistema de este pais durante al menos los ultimos 20 annos. No ha sido barato conseguir esta mano de obra ultra especializada y compentente, la han pagado todos. Todos los que siguen prefiriendo mirar a otro lado, llamar al chapuzas, o, peor aun, al primo de un amigo.
    Exilio inminente. Pena enorme.
    Habria estado bien poder devolver a mi gente lo que me ha dado. Antes de los 60, quiero decir.

    pacharan

    agosto 2, 2010 at 15:31

  14. somos demasiados y aún seremos más… para cuando unos númerus clausus? esto ya paso con los médicos, y los supieron solucionar… ¿por qué no paran de aparecer nuevos sitios en los que te puedes sacar tu título de arquitecto?qué pasa, que como no hay trabajo nos dedicamos todos a la enseñanza, que nuestro amiguito nos coloque en la universidad, o en el master, o en ese curso de noseque… en fin, que asi no se puede…

    elena

    agosto 2, 2010 at 16:50

  15. Por hablar de otro de los cambios que se suma a la transformación que está sufriendo la profesión, el BOE ha publicado hoy el Real Decreto sobre visado colegial obligatorio. Para aquéllos que padezcan un Colegio que les comunica con urgencia las cosas más variopintas o les recuerda insistentemente la obligatoriedad de visar los encargos de la Administración, pero silencia lo publicado hoy, facilito en enlace (en el que, entre otras cosas, se dice que a partir del 1 de octubre de 2010 no será obligatorio visar los trabajos para la Administración):

    http://www.boe.es/boe/dias/2010/08/06/pdfs/BOE-A-2010-12618.pdf

    Saludos

    Yo robot

    agosto 6, 2010 at 21:52

  16. Durante las elecciones municipales de una ciudad sin nombre, la mayoría de sus habitantes decide individualmente ejercer su derecho al voto de una manera inesperada.

    El gobierno teme que ese gesto revolucionario, capaz de socavar los cimientos de una democracia degenerada, sea producto de una conjura anarquista internacional o de grupos extremistas desconocidos.

    Las cloacas del poder se ponen en marcha: los culpables tienen que ser eliminados. Y si no se hallan, se inventan.

    José de Sousa Saramago (1922-2010)

    almalé

    agosto 10, 2010 at 13:23


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: