n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

La Importancia de Tener Pulso

with 13 comments

Bip....bip....bip......!contratable!

En 1940, Orson Welles tenía 25 primaveras. Insultantemente joven si tenemos en cuenta que aquel mismo año, y con Herman J. Makiewitz como guionista, Welles dirigiría la película que es unánimemente considerada en mayor numero de listas como la mejor de todos los tiempos; Ciudadano Kane.

El proceso no debió ser un paseo por el parque. Para los pocos sacrílegos que no la hayan visto, la cinta nos cuenta el ascenso al poder y la paralela decrepitud moral de un magnate de los negocios, Charles Foster Kane, basado libre, pero claramente, en William Randolph Hearst, el millonario americano creador de la prensa amarilla.

Tan claramente, que la palabra Rosebud, que juega un papel fundamental en la historia que no revelaremos, hace referencia al mote por el que Hearst se refería al sexo de su amante, Marion Davies. Como es de imaginar, Hearst no estaba muy contento y trato por todos los medios de parar la producción y el estreno. Aun así, Ciudadano Kane llego a las pantallas en 1941, apenas un año después de haberse rodado el grueso de la producción. La película gano el Oscar al mejor guión original y estuvo nominada en otras 8 categorías.

Y todo ello, recordemos, con un director de cine que nunca se había puesto detrás de la cámara y que aprendió a distinguir un plano corto de uno medio viendo hasta 40 veces “Stagecoach” de John ford. Todo ello con 25 años.

Piensen en ello y recuerden que la media de años para acabar la carrera de arquitectura se sitúa en 7, lo que hace que de empezar con 18, uno la acabe con la misma edad que Welles tenia cuando dirigió el solito una obra maestra del cine.

Nos acordamos de esto, ahora que entre las empresas publicas y diversas gerencias que pueblan nuestra geografía, se ha puesto de moda hacer listas de posibles contratables. En ellas, en muchas ocasiones se exige a los profesionales tener en el equipo a alguien con mas de 10 años de experiencia o una combinacion por edades (Mas de 10, y menos de tres, por ejemplo).

En muchos casos ese es el único concepto. Una distribucion estadistica del equipo por edades pergeñada por no sabemos que mente preclara. No se pide un currículo o un número de obras construidas, cosa que tampoco es muy de alabar y que supone un impedimento infinito a la incorporación de un inmenso sector de arquitectos a la vida laboral. No, el caso une a la injusticia la irrealidad más ridícula: El único requisito es haberse mantenido vivo (y colegiado) un número de años.

Ha llegado el momento en el que cumplir años y tener pulso, algo que resulta bastante automático, se considera un elemento a valorar. Quizá en el siglo XI, con la peste negra asolando Europa, llevar 10 años haciendo algo sin que te hubiera dado un aire, podía considerarse un exitazo. En pleno siglo XXI, no es que tenga un merito especial.

Y sin embargo, anclados a un concepto gerontocrático de la profesión, se sigue exigiendo que en los equipos inscritos en las listas o en los concursos, haya alguien que tenga “Al menos diez años de experiencia”.

Vayamos al límite absurdo, que es la forma de comprobar la propia absurdez de ciertas cuestiones. Imaginemos un estudio en el que sus dos socios son dos hermanos gemelos, ambos arquitecto.   Ambos se colegiaron el mismo día, y echando cuentas ambos llevan nueve años once meses y 364 días de colegiación el día en que se debe entregar la documentación en el registro para formar parte de la lista de contratables.

Pues bien, Hernández y Fernández (Los llamaremos de esta Tintinesca manera), no pueden (Repito, NO PUEDEN) optar a contratar. Y ello por haber cometido el insuperable pecado de no haber nacido 24 horas antes, y es que hay gente que se acomoda y con ellos no hay manera.

A los hermanos les queda siempre la posibilidad de incorporar a un primo suyo, también arquitecto, que nació (Casualidades de la vida) un día antes que ellos. El problema, siempre lo hay, es que ni trabajan con el, ni les apetece cambiar su sistema de producción para incorporar a alguien por el simple y llano hecho de que la oxitocina fue mas rápida en su caso.

¿Suena estupido verdad? Pues como todo lo que suena altamente estupido, es real.

Resulta absolutamente ridículo que una administración pretenda suplantar al estado en lo que es el principio básico por el que se rige el sistema de competencias en este país. Esto es: Acabada la carrera se obtiene un titulo que es el que me habilita para trabajar como arquitecto.

Nada mas es necesario y en caso de que gerencias y empresas publicas tengan un problema con esto, es recomendable que lo eleven al defensor del pueblo o al constitucional, pero desde luego nunca que establezcan un criterio propio de difícil comprensión y totalmente ilegal a la hora de trazar una raya entre “los contratables” y los “no contratables”. Menos aun cuando el criterio es tan espurio como la fecha de colegiación.

Estas actitudes retrogradas, gerontocráticas y ridículas deben ser denunciadas por los Colegios y no asumidas como “un mal menor” para conseguir que instituciones cuya actuación suele estar bastante lejos de lo defendible nos dejen roer las migajas que caen de sus opulentas mesas. Son esas actitudes de cesión continua las que poco a poco nos han dejado a los pies de los caballos e institucionalmente indefensos ante entes públicos que saben de sobra lo poco que importan los Colegios de Arquitectos y lo muy poco con lo que se conforman.

Ni yo tengo porque cambiar mi formato de trabajo estableciendo equipos ad-hoc de imprevisibles consecuencias (La familia no se elige, pero los socios si),  ni usted debe pedirme nada mas allá de un titulo en vigor, si de lo que se trata es de entrar en una lista, o de una propuesta de concurso, si fuera el caso de un concurso de ideas.

Pero así, calladamente, impasiblemente, continúa el suma y sigue de unas administraciones (Empresas públicas y gerencias varias) que están pidiendo hace años y a gritos una revisión de abajo a arriba. Continúa también la perdida de posición de nuestras instituciones, que lejos de ser Chuck Norris, en lo tocante a poner pie en pared son mas Bambi.

Quizá me apunten ustedes que este “Horror gerontófilo” que padece la administración  es fruto del puro desparrame irresponsable, efectista y totalmente egoísta en el que muchos han convertido a la profesión. Y quizá, no se lo niego, lleven razón. Y quizá, solo quizá, haya muchos culpables para esos cargos: Desde unas escuelas que han convertido la asignatura de proyectos en la de concursos, a un plan de estudios que deja completamente de lado la responsabilidad social (Y civil / penal, recuerden) de la arquitectura en aras de un fiesta dionisiaca del “Todo es posible sin consecuencia ninguna” para almas autosatisfechas.  Sin olvidarnos de unas administraciones que han fomentado el derroche presupuestario y la utopía con firma de relumbrón para luego emplearlas como armas arrojadizas contra una profesión, la de arquitecto, a la que muy flaco favor se le ha hecho dando pábulo a ciertas irresponsabilidades pueriles.

Todo ello es tema de un debate fundamental, uno que la arquitectura no tiene mas remedio que aceptar cuanto antes si quiere ser algo mas que un arte caprichoso y banal, pero desde luego no de este que nos ocupa. La estrategia maximalista de “muerto el perro, se acabo la rabia” no es valida.  Menos un cuando son en muchos casos quienes la proponen los principales agentes víricos de la infección del icono y el derroche descontrolado.

Valoren el trabajo por el trabajo en si mismo. No es tan complicado.

Sino por otra cosa, porque como ejemplo, con estos principios, probablemente Orson Welles no habría podido hacer Ciudadano Kane. Y eso que nos habríamos perdido.

Eso que nos estamos, más que probablemente, perdiendo.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

julio 21, 2010 a 20:34

Publicado en Actualidad, profesión

13 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Es mas absurdo aún Jose María, Los diez (10) años requeridos por la administracion y por muchas empresas públicas son como bien dices de colegiación. Esto es que un arquitecto recien titulado y que al día siguiente se colegia, a los diez años puede presentarse, aunque no haya hecho en esos diez años la O con un canuto. Y sin embargo muchos compañeros, que por diversas razones no se colegiaron al obtener su título (funcionarios, empleados de empresas públicas, falsos autónomos…) y que en muchas ocasiones han desarrollado nuestra profesión de manera brillante, si al tiempo se les ocurre montar estudio propio y ¡oh cielos! colegiarse… de nada le habrá servido los 4, 5 o 6 años que lleve dedicado a la arquitectura por otras vías, solo cuentan los años de colegiación ¿cómo? que sí, no ves que colegiado se aprende mucho…
    Triste guasa.

    EduFDEZdeALBA

    julio 22, 2010 at 2:08

  2. Ciertamente Eduardo. El absurdo llega hasta ese punto.

    No se que en que medida no tendra que ver con la (magnifica) intervencion de los COAS, ultimamente me da por pensar mal….y acertar mucho.

    Y es que como muy bien dices, la edad no implica nada. Solo que ha pasado el tiempo.

    jmer73

    julio 22, 2010 at 2:12

  3. pues no veas la que monto el jovencito orson cuando todavía debía ser estudiante con la guerra de los mundos…

    Y a todos los funcionarios les obligaría a ver por navidad la película de kurosawa “ikiru”.

    Y sobre la edad es algo tan relativo, mozart compuso su gran obra en tan sólo 35 años y lo mejor beethoven son sús últimos años…

    almalé

    julio 22, 2010 at 16:06

  4. Que diria Orson de un arquitecto justiciero cuya unica obra grande es esto:

    http://www.ual.es/Universidad/GabPrensa/index/2006/suplementos/diarioalmeria/N89-13-12-06.pdf

    Supongo que a lis acolitos de este blog les parecera buena.
    Z

    Zaera

    julio 24, 2010 at 12:14

  5. Hombre, Zaera, estaría bien poder comparar con algo que hayas construido tú… en el caso de que alguna vez hayas puesto en pie algo más que tu propia pesadez.

    María

    julio 24, 2010 at 13:36

  6. No sé Zaera…a mi no me parece que tus edificios sean muy buenos. Lo digo completamente en serio!!! Quizás se salve alguno, pero no hay demasiado que rascar..
    Qué tiene de malo el edificio del enlace que has puesto? Eres capaz de conocer un proyecto viendo solamente 2 fotos?
    Yo la verdad, lo veo muy coherente con el discurso del autor, y tendría que ver mucha más información para poder valorarlo de forma adecuada.

    DESDE PASAIA

    julio 25, 2010 at 8:38

  7. Ikiru es magnifica Eduardo!. Y es cierto lo de la edad. Eso se cura son el tiempo. ^^

    Ah! Zeta!. Perdone que no le haya contestado antes pero es que estaba lavando el antifaz y la capa y no habia manera de que salieran las manchas.

    Euh, que diria Orson… no se. Mi madre dijo que estaba muy bien, que obra maestra vamos. Mis socios que habia que haber cobrado mas. La constructora que si no habia modificado, la Universidad que ¿Donde estaban las ventanas? y por ultimo Mel Gibson que “Piiiiiiiiiiiii Piiiii piiiiii” [Censored].

    Ya si eso ya le miro lo de Orson. Ahora le dejo y marcho con mi sintonia de fondo: http://www.vidoemo.com/yvideo.php?i=SkpFRTI4cWuRpMk9makE&walt-disney-s-zorro-intro-color=

    Zorrooooooooooooooooo…. ^_^

    jmer73

    julio 25, 2010 at 12:28

  8. No frotes que el cemento no sale, jmer.

    Ni de la ropa ni de las instituciones ni de la cabeza de alguno.

    Bea Solache

    julio 25, 2010 at 15:36

  9. ¡Cómo os ponéis para ser fin de semana! Será el calor…

    Yo robot

    julio 25, 2010 at 18:54

  10. hostia…Zaera a debido buscar mucho, tal es su resquemor, por k esa obra en imágenes la ves muy poco!!!
    En el fondo los trolls están bien…hacen este trabajo de recopilación….jejeje

    bernaml

    julio 25, 2010 at 21:10

  11. Queda apuntada la peli.
    Por cierto una pregunta, ¿esto es una obra grande o pequeña? http://www.youtube.com/watch?v=3ChtM71axgA

    eduardo

    julio 26, 2010 at 13:29

  12. Bien dicho y bien hecho.
    Nos quedamos con las ganas de saber qué opina Zaera de tu proyecto que, por cierto, yo al menos no conocía, lo cual dice mucho de ti ya que otros (me incluyo) andamos dando la vara todo el rato con cosas menores en tamaño y seguramente en calidad. Modestia que te sobra, como el verbo, ágil, que te envidia Zaera.

    paco

    julio 26, 2010 at 18:53

  13. splashhhhhhh (sonido de látigos)

    bernaml

    julio 26, 2010 at 19:46


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: