n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Ni + Ni – (Ni mas ni menos, ni mas ni menos….)

with 22 comments

Porque tu te ves bonita
tu te pones orgullosa
ni más ni menos, ni más ni menos.
Mas bonitas son las rosas
viene el tiempo y las marchita.

O al menos eso cantaban los Chichos con un aspecto muy poco menos y bastante mas. Muy más.

Vaya por delante que no hemos ido al überfamoso congreso +x- (Mas por menos). ¿Nos hubiera gustado? Si.

Vaya también por el mismo sitio que hemos estado ya en conferencias de Piano y Jacques Herzog y que las hemos disfrutado, no se trata de que ellos vayan a hablar de su libro (Que es mayoritariamente a lo que van) y que ello no pueda disfrutarse independientemente de que case o no con el tema del congreso, se trata de otra cuestión. [Añadamos que nos hubiera gustado ver a Murcutt y a Kéré]

Vayamos al general de la misma y empleémoslo como espoleta de un análisis más extenso.

Empezando por el titulo, +x- resulta algo chocante. Entendemos que se refiere a que ahora habrá que dar más por menos. El archifamoso liebre por gato de Sáenz de Oiza que es más antiguo que la micción contra paramento vertical.

Tan antiguo como el hecho de que algunos (Muchos) arquitectos (Jacques y Renzo probablemente… seguramente no) llevan años, lustros y décadas dando cada vez mas por cada vez menos. O tan moderno como considerar, en otra posible interpretación, que cada vez somos mas para repartirnos menos (trabajo se entiende). O que los proyectos cada vez son menos y los impagados mas…. en fin ya saben, puestos a emplear símbolos y abreviaturas en esta profesión no hay quien nos gane.

Por otra parte cualquiera de esos congresos nos hubieran interesado bastante mas que este, nos apostamos en ello la colección completa de How I Met Your Mother.

No obstante, parece que de lo que se quería hablar era del fin de una etapa. Del cierre de un camino que ha quedado desierto y que se ha convertido en un paso en falso de proporciones gigantescas, casi tan enormes como los egos y los despropósitos que lo generaron.

¿Ha muerto la arquitectura icono? ¿La arquitectura del espectáculo? ¿El mostrenco singular? ¿Se ha marchitado la rosa como nos decían los Chichos?

Bien podría parecer que así es, o al menos que así debería ser. Estos últimos años no han sido los de los edificios al servicio de la sociedad sino los de los edificios al servicio del poder y para asombrar a la sociedad. Asombros momentáneos basados generalmente en cuestiones muy diferentes de la debidas y regidos por el omnipresente cuatrienio (electoral); reloj atípico este para marcar los tiempos de unas obras que nos acompañaran durante décadas. Pan y circo. Un pan muy caro y un circo con unos costes de mantenimiento abrumadores.

Así debería ser y sin embargo… no es. El triángulo amoroso formado por la arquitectura del poder la política (o lo mas bajo de la política) y la prensa aduladora y “trendsetter” (En la peor acepción del termino) sigue existiendo. Esta mas vivo que nunca incluso. La canción puede haber cambiado, pero la orquesta es la misma.

Como ejemplo deberíamos analizar de que mágica manera los políticos de este país se acostaron una noche con un modificado recién firmado del 300% para una obra irresponsable y falta de todo criterio bajo la almohada, y se levantaron con el pie de “Ahorro y gasto responsable” sin mediar el mas mínimo proceso de depuración. Quien ayer soñaba con imitar al dictador gallego en los pantanos  del plan Badajoz en versión democrática y sostenible se encontró convertido por mediación de los hados en adalid del cambio hacia lo económicamente viable y hacia el consumo responsable de energía.

Debajo de la alfombra, eso si, y haciendo un bulto que bien podrían parecer la serpiente y el elefante  del Principito, quedaban los excesos de los años del cuerno de la abundancia (Aun impagados), esperando volver, no lo duden. Y es que ni las conciencias se cambian tan rápido ni las costumbres de un perro viejo se modifican en una noche, menos aun cuando la modificación no es tal, sino un simple cambio de coro y la orquesta (como la del Titanic) que toque hasta el hundimiento.

En ese sentido, y por la parte mediática, resulta curioso que se diera tanto bombo a la presencia de Piano y De Meuron (Murcutt es otra historia) con sus 140 y sus 400 arquitectos por cabeza, no deja de ser anecdótico que el congreso caiga en los mismos males que aquello que pretende cambiar. La invitación por nombre. El nombre por encima de cualquier otra cosa. El artisteo arquitectónico. El cocodrilo de Lacoste bien grande, independientemente de que la camiseta le pegue al pantalón como a un santo un AK-47. Difícil hablar de +x- con 400 arquitectos en plantilla, sinceramente.

Así, vamos cayendo con la misma torpeza de los Three Stooges en aquello de lo que nos hemos quejado sin tregua cuando políticos de toda especie querían tener “Un Foster”, “Un Calatrava” o “un Hadid”. Aquello que nos parecía pleitesía indiscriminada y acritica en la prensa. El encumbramiento a golpe de “Trending Topic” de arquitecturas y arquitectos que si bien han dejado grandes y grandísimas obras, también han cometido enormes errores de los que nadie ha tenido la mas mínima intención de hablar, de informar, porque por lo visto no era lo que tocaba o porque levantar siquiera la voz un decibelio contra los desmanes egoístas y autosatisfactorios de ciertas actuaciones era tabú en un mundillo en el que la crítica fundada se tacha siempre de envidia y en el que las camarillas y los intereses cruzados son el pan nuestro de cada día.

Ese y no otro ha sido el círculo vicioso del que no hemos salido.

Prensa adulatoria y acritica y dedicada a convertir una profesión seria en un pase de modelos de John Galiano con exceso de Champaña.

Políticos como solo este país sabe hacerlos a los que un megaproyecto absolutamente irracional (mantenimiento, destino, posible uso, amortización, endeudamiento…) les parecía el circo romano con el mismísimo Russell Crow poniendo al personal galvánico de la muerte y dispuesto a meter el voto en la urna con los dientes. El camino mas corto para ganar unas elecciones por la cobarde e irresponsable vía del gaste usted hoy lo que no tiene y pague usted mañana lo que vaya pudiendo, pero tenga aquí sus libros de lomo de cuero comprados por metros.

Arquitectos que han olvidado que su trabajo incluye una parte económica y que han entrado con delectación en un mundo de propagandas y agendas políticas, que han olvidado la enorme responsabilidad que el dinero publico implica y que antes que para “proyectarse uno en su obra” (Vuelve el cocodrilo de Lacoste) en esto estamos para hacer la mejor obra posible por el dinero que hay (Curiosamente ni mas por menos, ni menos por mas…. nosotros nos hubiéramos conformado con =X=)

Busquen muchos (No todos, para otras cosas somos capaces de meternos gol en propia puerta solitos) de los males presentes de esta maravillosa profesión, encontraran que de una forma u otra, su relación con este perverso sistema es directa.

La perdida de valor de la profesión, con concejales a los que aun se les notaba la rosca de la boina diciendo que “la obra la harán los ingenieros, que saben de esto y luego vendrán los arquitectos a hacer lo de los artistas”.

El TERROR de ciertos ayuntamientos para convocar un concurso publico y su creencia de que contratando a una megaestrella les saldría igual de caro pero al menos tendrían cobertura mediática (Único interés de cualquier político español).

Los concursos con estrella invitada a golpe de talonario.

Las obras elefantiásicas de imposible resolución en las que hemos actuado mas como divas caprichosas que como profesionales serios y responsables.

La inconmensurable deuda de los ayuntamientos, gastada (Entre otras cosas mas inconfesables) en iconos a la moda….

Así podríamos seguir ad nauseam…

Lamentablemente lo triste del asunto reside en que este (falso) y tan cacareado cambio de dirección no proviene de la necesaria y siempre depurativa ración de autocrítica  para determinar que habíamos convertido la arquitectura en un espectáculo poco edificante, no; simplemente nos hemos acostado y nos hemos levantado del otro lado de la cama. Uno en el que la crisis económica ha elegido por nosotros (y en muchos casos contra nuestra voluntad) y en el que quienes no hicieron el mas mínimo ademán de critica o análisis (Prensa y políticos mayoritariamente), quienes se lanzaron o lanzaron a los demás por la cuesta sin frenos, son quienes ahora portan, con la furibunda fe del converso irresponsable, la bandera del nuevo paradigma.

Hay otros mundos en este de la arquitectura. Otros con menos atención mediática. Otros en los que hace mucho que +x- no es un color de moda con el que vestirse a la espera de que vuelva la Haute Couture arquitectónica “al precio que valga”, sino el sayo nuestro de cada día que se lleva con orgullo y dignidad. Otros mundos más responsables en los que quienes escriben y analizan lo hacen sin caer en el empalagoso y vació halago superficial, presentado los hechos sin atajos de consumo rápido.

Mientras tanto, como Susanita en Mafalda, los popes político-mediáticos ya han exclamado su correspondiente “Que barbaridad”. Nos perdonaran que lo encontremos difícil de creer quienes llevamos años hablando de este tema como el que vende congeladores en el círculo polar  ártico. Lo encontramos falso e impostado, y en las sabias palabras de los Chichos, por muy orgullosa que te pongas, el tiempo vendrá a marchitarte.

Ni más ni menos.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

julio 5, 2010 a 17:38

Publicado en General

22 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡Amén!

    respect

    julio 5, 2010 at 17:57

  2. Cuando ha abierto el blog he pensado por un momento que esto iba hoy de Mundial, al ver a Maradona al lado del de la guitarra. Pero no, seguimos con la arquitectura.

    Pues mi humilde visión de esta situación, desde una posición de arquitecto no-estrella, es que todo empezó simbólicamente a finales de 1997, con la inauguración en Bilbao del Museo Guggenheim. A partir de ahí y con dinero circulando, todo alcalde quiso tener su Guggenheim y hemos soportado una década en la que hasta los arquitectos no-estrella se han atrevido a emular a sus ídolos de revista. Los resultados no hace falta comentarlos, ni económica, ni funcional, ni estéticamente, además del lastre que supone su mantenimiento para el futuro y de los estragos que ha hecho esta corriente de neo-divismo en las Escuelas de Arquitectura.

    Yo mismo escuché en los finales de los 90 a Alejandro Zaera impartir una conferencia en la ETSA de Sevilla con motivo de la entrega del premio a los mejores PFC, cuando la terminal de Yokohama aún eran imágenes. Y no critico esta obra en absoluto, todo lo contrario, pero sí el discurso que se transmitía a los alumnos, el lenguaje. Todo en aquella charla era ‘lasaña’. El edificio explicado como lasaña una y otra vez. No se me olvidará; todo eran capas, láminas, una sobre otra, más y más lasaña… Los políticos presentes ‘impactados’ por las entonces aún mejorables imágenes 3D en movimiento y los alumnos cercanos a la titulación ‘ensimismados’ con esa forma para mí artificiosa y falsa de explicar la arquitectura. Teníamos por delante toda una década para creernos estrellitas ‘inventando’ nuestra propia jerga para vender nuestros proyectos (cuanto menos se entendiese mejor).

    Y pasaron los años y nos encontramos donde estamos. Veo como epílogo de estos fuegos artificiales el proyecto Metrosol Parasol que intentan levantar en la Plaza de la Encarnación de Sevilla. Los últimos políticos deslumbrados por los 3D picaron, eligieron ‘su’ Guggenheim pero la burbuja pinchó antes de acabarlo.

    Lo que empezó siendo una década de espectáculo en Bilbao, declina en Sevilla con un proyecto ‘increíble’ (en el sentido que la RAE da al término), impagable, que no hace ciudad, que servirá para poco, que no cumplirá ni con la utilitas ni con la venustas, que está costanto muchos euros para que pueda con la firmitas, que quizás su arquitecto vendió muy bien con un discurso vacío y unos paneles atractivos.

    En España las épocas de crisis y decadencia han dado mejores resultados culturales que las de riqueza y abundancia. Espero que tengamos mejores ciudades, edificios, profesionales, alumnos, políticos y hasta alguna alegría en el Mundial.

    Un saludo.

    Yo robot

    julio 5, 2010 at 20:34

  3. Tengo al sensación de que cuando escribo algo nadie más dice nada. Ni Zaera entra al trapo. ¿Se ha desplazado la actividad a Facebook? Que alguien me informe. Estoy despistado…

    Yo robot

    julio 6, 2010 at 19:58

  4. También veo que siempre escribo mal la segunda palabra. ¿Será el calor?

    Yo robot

    julio 6, 2010 at 20:00

  5. Tienes que entender que Zaera tiene mucho tirón, pero robot tu tambien dices cosas interesantes, no te rayes…y por favor suelta al sensación k es buena gente…XD

    bernaml

    julio 6, 2010 at 20:06

  6. Las vacaciones, Yo robot, bueno, o que la digestión del congreso ha sido demasiada lenta, llega tarde y no interesa. La actividad en FB también es menor estos días.

    Para lo de la segunda palabra, dirige el ventilador/split/ sobre tu cara antes de dejar un comentario.

    ;)

    María

    julio 6, 2010 at 20:06

  7. Menos mal, hay vida al otro lado del monitor. Pensaba que estaba solo.

    Yo robot

    julio 6, 2010 at 20:10

  8. Tienes razón, bernaml, echamos de menos a Zaera, con lo crecidico que lo teníamos ya…

    María

    julio 6, 2010 at 20:10

  9. Perdonad la tardanza en contestaros, estamos rumiando las minivacaciones y preparando posts para el verano.

    Estoy completamente de acuerdo Robot, el Guggenheim marco un antes y un despues en el concepto “icono arquitectonico” y abrio una caja de Pandora peligrosisima que asumia que la repeticion de las condiciones economicas (El gasto abrumador) iba a traer aparejados los mismos resultados sociales, cosa que ni en el mas proximo de los casos ha sucedido. El efecto Guggenheim, a esa escala, no deja de ser un hito singular y las desventajas tal y como se describen en el post han superado con mucho a los posibles beneficios. Y no solo me refiero a los casos concretos de edficios desproporcionados e imposibles de mantener, vacios de contenido etc… me refiero a la ola de iconismo que ha barrido la profesion, incluso en las propias escuelas de arquitectura.

    Yo tambien he escuchado lo de la Lasaña (Fue en ALmeria esta vez) y lo de la pairoflexia (El proyecto ya habia cambiado). Me parecio excesivamente reduccionista, un sistema para hacer entendible lo dificilmente explicable.

    Tambien coincido en que las Setas Sevillanas son el icono (Valga la redundancia) de fin de fiesta perfecto. Inconstruibles segun Ove Arup, con un exceso presupuestariuo sobre el presupuesto de licitacion de mas del 50% y sin un uso ni final claro. Un ejemplo clarisimo de la pasion por el falso render y el intento de ser “Mas modernos que nadie” sin que hubiera la mas minima necesidad.

    A los barrocos siempre siguen los romanicos, decia un profesor mio de historia del arte. Algo asi como asumir que la caractersitica ciclica de la economia se reflejaba en el arte y en la sociedad de forma que a periodos savajemente expansivos les seguian otros mas reposados….

    Tengo mis dudas de que eso vaya a ocurrir en esta ocasion, la sociedad y esta profesion son bastante mas cinicas. SEria muy deseable no obstante que volvieramos a entender que esta es una profesion al servicio de la sociedad y no de los egos desproporcionados ni del poder politico. Que hicieramos autocritica y analisi y no simple maquillaje.

    Pase lo que pase, no osbtante seguiremos contandoselo con la racion de vitriolo necesaria.

    jmer73

    julio 6, 2010 at 20:39

  10. Este post si está bien. No hay juicios morales.
    Y el resentimiento no asoma.
    Asi si.

    Zaera

    julio 7, 2010 at 8:01

  11. Pero no creéis que el caso del Bilbao, por planificado, fue completamente diferente de todo lo que vino después?
    Es decir: Yo creo que en Bilbao tenían un plan más general y necesitaban del tirón de un edificio como el Guggenheim para que todo saliera adelante. Sin embargo (con esa especial habilidad para imitar de mala manera y coger el rábano por las hojas) otros municipios han dicho: Hagamos un edificio “raro” que el resto viene detrás. Y lo que vino detrás fue una chufa, casi siempre.

    No es el efecto Bilbao el quiz, sino su mala (paupérrima) interpretación, a mi entender.

    Dejo claro que no me suele gustar lo que hace Gehry ni su discurso, pero el caso del Guggenheim de Bilbao es un ejemplo, creo, de un trabajo bien hecho (a escala de ciudad), y que va a seguir funcionando mucho tiempo.
    En el extremo opuesto, las setas sevillanas, son un claro ejemplo de cómo no hacer las cosas.

    Resumo: que no creo que haya que estar en contra de ciertas arquitecturas “porque sí”, ya que creo que cuando forman parte de un plan bien tejido, tienen sentido (luego pueden gustar más o menos, para eso tenemos cada uno nuetro criterio), el problema viene cuando el plan se reduce a hacerse una foto, “y luego ya veremos qué pasa con el edificio…”

    Un saludo!

    CCAD - Daniel

    julio 7, 2010 at 11:16

  12. Ciertamente Daniel, lo de Bilbao tenia otros mimbres mas estudiados. A lo que me refiero (Y creo que Robot tambien) es a que de esa actuacion (Que no edificio) se miro unicamente la ecuacion “Edificio Icono + Estrella de la Arquitectura = Prensa + Publicidad + turismo” Y como corolario “=Proximas elecciones al bote”.

    No se trata que el Guggenheim haya funcionado magnificamente bien, que lo ha hecho (Pese a que el edificio no me interesa excesivamente), sino que se direon unas condiciones unicas en un lugar muy particular en un momento muy determinado (Y no toda la inversion era publica recordemos…).

    La dificultad para repetir esas condiciones no ha llevado a estudios e intervenciones, actuaciones… logicas con un trasfondo social y probablemente con algun que otro edificio icono. Ha llevado al icono por y para si mismo despegandose cada vez mas de la sociedad y satifaciendo mayoritariamente a una casta politica que los ha manejado como fuegos de artificio modernizadores mas propios de nuevos ricos que no saben en que gastar el dinero que de servidores publicos responsables.

    El problema, como bien dices es que todo se ha reucido a la foto, o como ya hemos escrito alguna que otra vez a hacer los fondos de photocall (los propios edificios) mas caros de la historia.

    jmer73

    julio 7, 2010 at 11:25

  13. El Guggenheim en Bilbao hasta me gustó, porque en aquel lugar de la ría, oscuro, grasosso y lleno de grúas no desentonó y se pudo enraizar.
    Siguiendo con “ni lo viejo, ni lo nuevo, lo necesario” (W.Tatlin), la ría necesitaba un chapa y pintura y toda inversión era poca.
    Me hubiese gustado ver realizado St. John Divine en N.Y. de Calatrava porque le hubiese sucedido lo mismo (ver las maquetas, preciosas). D. Fullaondo analizaba en OMA sus fases y las que le gustaban; a mí la Behrensiana de Calatrava me enganchó por la geometría de conoides; la actual me repele (Torroja decía que en un ingeniero como Eiffel su tosquedad sería entendida tras años y Santi ha refinado las líneas pero nada más).
    A los que no nos gusta el postmodernismo también reconocemos algunas intervenciones de O. Tusquets como en el Palau (sin Millet).
    A los amantes de Oiza, ¿les gustan sus últimas intervenciones? ¿Eran acaso las manos de sus hijos porque a él no se le ve?
    Con ello quiero decir que como todo escritor, todos sus libros no son buenos. Eso sí, se espera unos mínimos de aquellos que además tuvimos en estima alguna vez.
    “Tu mejor amigo es tu mejor crítico, porque en su esfuerzo porcriticarte radica su amistad”. Code 46.
    Aquel que no te critica, queda demostrado que no te aprecia en nada y sólo desea pasar por esta vida como una vela al viento porque en su acerbo no hay ideas.
    En el web de F. Massad también construye una crítica sobre los monólogos, que no diálogos del dichoso +x- ; alguien ha mirado que lo organiza una “Fundación”, he de seguir explicándome sobre patronos y demás.
    http://btbwarch.blogspot.com/
    También juzga a A. Aravena, hoy ídolo de aquellos que sólo ven fotos en la cultura de imágenes actuales, y que no deja de ser otro icono”acicalado”, que copia como todos y se apunta a un bombardeo.
    “Si llevas un Bentley, quién te cierra las puertas” W. Bishop.
    Ese es el problema de encumbrar sin análisis.
    Ahí está el éxito, el picante en su justa medida, pero en exceso el resultado es ridículo. La realidad es que Roma quiere sangre y por eso hay que poner más especias al plato.
    Gracias a YO ROBOT por gritar DIÁLOGOOOO (podéis crucificarme porque me gusta la arquitectura).

    oscarq

    julio 7, 2010 at 12:07

  14. ¿Y que hay de malo en el resentimiento?

    Andate amigo Zaera, que mal te ha sentado la suscripción anual a la revista Psychologies.

    pharrukito

    julio 7, 2010 at 16:55

  15. Más leña para el diálogo (tranquilo YO ROBOT, hay para todos los de la fiesta, y te puedes emparejar con cualquiera):
    A nadie se le escapa que la mejor obra de Adalberto Libera es de su cliente Curzio; no será que se conocía a sí mismo y el lugar mejor que nadie.
    Herzog, mientras, se descontextualiza y nos razona que eso es mejor porque así eres libre en tu intervención, sin premisas. Así China dejará de ser la arcaica China; Córdoba dejará de tener aire mudéjar; Valencia despegará; ….
    Aquí me engancho con las actuales Escuelas de Arquitectura (más de 20 en España con sus respectivos Académicos para sus currículums).
    Bien, analicemos entonces para qué queremos Escuelas que nos marquen unas pautas (venustas, utilitas, firmitas … mencionados), si el análisis queda sólo en el icono o el logo, busquemos escuelas de Publicidad.
    Una Star que tenía como profesor me dijo:
    “Yo no vengo a enseñar, sino a que me enseñéis”. Así, en el taller se trabajaba poco y él podía ver poco, luego justificaba que pasaba poco por allí (con cuaderno en mano para copiar). A los “buenos” se los llevaba a su estudio y el resto a su suerte. En las escuelas sigue sucediendo, con la diferenciaque el bombardeo de información ahora lo dan los medios, no los talleres universitarios.
    ¿Para qué sirve un “Tratado de los cinco Órdenes”? Y una aguada en el aula, si tengo degradado en el Photoshop de casa; y saber quién es Violet Le Duc si tengo el último Croquis; y Vitruvio Polión, si tengo filósofos franceses a mansalva donde envolver mi discurso.
    El incansable bombardeo de información (más mala que buena y sin ningún DISCLAIMER ) ha llevado a ese peligro de hacer como primer encargo una casa con columnas jónicas si te quedaste atrapado en la Grecia Clásica, a una catedral si eres creyente, una olla si te gusta la cocina… todo porque no hay poso, y como mal mayor que te lo publiquen y de ahí no sales.
    Los establecidos STAR se rodean de los otros STAR+o- para ser más (compartan o no su fe)para no quedar descolocados en el oleaje y ser invitados a la otra Universidad; las escuelas crean MASTERS con STARS que justifican sus actuaciones en lugar de enseñar para ampliar el horizonte de sus alumnos, la ESCUELA se publicita y al final, la “LASAÑA” está montada. No se sabe si hay aire o carne pero ahí está para la foto.
    El trabajo, que antes existía por sí solo, ahora es inventado. Me invento una Universidad, cuya finalidad es hacer caja y no enseñar (a veces el mejor profesor no es nadie conocido, y los más conocidos, los peores por su arrogancia –la mayoría de las veces sólo justificada en lo que ellos creen dar a la vida de los demás-, ese sí que es resentimiento).
    Se nos vendió que la 2 era “pública” y para culturizar con documentales, que Radio 3 nos pondría la música no comercial… y ahora son una extensión de Radiofórmulas comerciales. La Universidad ha comido de las mismas fuentes y por mucho que se disfracen, el fin es el de “EL COLOR DEL DINERO”. En la película Paul Newman decía: “no es el mejor jugador el que más partidas gana, sino el que más dinero se lleva”. Y pasaba a demostrar que ganando sólo una partida , Tom se llevaba el bote del billar con su “balabushka”.
    En la arquitectura ha sucedido lo mismo, el pensamiento capitalista ha llegado para quedarse, lo vistan de POP o de PUNK, o de lo siguiente que se les ocurra, porque una CAJA forrada de madera IPE traída de Japón sigue siendo una caja muy cara.

    oscarq

    julio 7, 2010 at 17:43

  16. oscarq yo no me emparejo, escribo lo que opino sin más y el lector empareja.

    Es cierto que hay más de 20 Escuelas de Arquitectura, pero precisando un poco diré que son más de 30.

    Un saludo

    Yo robot

    julio 7, 2010 at 17:54

  17. Hola, soy Saenz de Oíza y os escribo desde el cielo. Ese Zaera que escribe aquí diciendo este post es bueno o este es malo es tan mentecato como ese Zaera otro que anda por ahí construyendo no se sabe qué chorradas que ponen en las páginas de arquitectura. Lo sé porque desde aquí se ve todo muy claro.
    Un abrazo.

    saenz de oíza

    julio 8, 2010 at 0:57

  18. 1) YO ROBOT.-No está en mi ánimo que encuentres una ANTIPA.
    2) Sáenz de Oíza.-Saluda a los Señores “Sentido del Humor” y Oteiza.

    oscarq

    julio 8, 2010 at 12:20

  19. ¿ANTIPA?

    Yo robot

    julio 8, 2010 at 14:32

  20. Con Oteíza ya no me hablo.
    Y a tí, oscarq, lo mismo te guardo un sitio aquí arriba por la primera parte de tu post. Pero por favor, no hables de pensamiento capitalista que es muy cursi y me puedes dejar fatal.
    Besos.

    saenz de oíza

    julio 8, 2010 at 16:55

  21. JANTIPA=XANTIPA=ANTIPA
    http://es.wikipedia.org/wiki/Xantipa
    (a veces soy críptico)

    oscarq

    julio 9, 2010 at 12:09

  22. […] y en suelo patrio, teníamos que haberlo supuesto con la aparición de congresos que, apoyados en una frugalidad de escaparate -un muy vendido “menos”- parecían rebelarse […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: