n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

El noble y delicado arte de caerse, ¿tirarse?, del guindo

with 14 comments

El guindo. Ese arbol tan práctico.

Es el momento amigos de subirse al nuevo barco que pasa. El rey ha muerto, viva el rey.

Es el momento de decir “sostenible”, donde dije digo. De decir Rodrigo, donde dije “Icono”.

Es el momento en que algunos empiezan a hablar del fin de los arquitectos estrella con el consabido tonito de “Si ya lo decía yo”.

Es el momento de tirarse del guindo (Que no caerse) como se tiraría en el área un delantero piscinista de los que pueblan la primera división. Con alarde de gestos, gritos de dolor, y madres mías sucesivos. Y con una cierta carita de “Ah no, yo es que pasaba por aquí y me he encontrado todos estos icónicos edificios”.

Es el tiempo de gritar, a voz en cuello, que el infierno esta en los demás o en su defecto en todos nosotros, que así duele menos. Y que esta bien socializar los tractores pero ojo con tocar las bicis que yo tengo una.

Prepárense para asistir a unas autenticas olimpiadas de salto del guindo. Frosbury, de espalda, doble sukahara, carpado adelante y triple tirabuzón incluidos, pues la vaguedad y la nadería de que tantos han hecho gala simplemente cambiara de esencia pero seguirá siendo lo mismo. Pura cancamusa.

El pantalón corto y la camiseta de salto no son exclusivos. Los lleva gran cantidad de gente. Los llevan políticos con ansias de ser el Rey Salomón que se lanzaron cuesta abajo a la inauguración de iconos al precio que fuera con tal de ganar unas elecciones municipales, expoliando a sus ciudadanos.

Los llevan Colegios y Oficinas de Concursos que accedieron silentes al sistema de concursos con estrella invitada saltándose (Nunca mejor dicho) el espíritu mas básico de la ley de contratos del sector publico. Los llevan nuestras instituciones cuando, movidas por un mal entendido gremialismo, defendían lo indefendible solo porque llevaba el nombre y apellidos de quien debía mientras los demás, pobres mortales, asistíamos incrédulos (E indefensos) al fatuo espectáculo.

Los llevamos como profesión, por nuestra clásica tendencia a convertir las cuestiones profesionales en un culto a la personalidad de la estrella de turno. Por nuestra incomprensible afición al fanatismo inane y tontaina con quien nos esta robando.

Pero de todos estos agentes, de todos estos fantásticos saltadores de árbol frutal, quien lleva el uniforme deportivo con más gloria con la que Florence Griffith llevaba las uñas y el traje prieto, son los aguerridos miembros de la prensa especializada y generalista. Salvo contadísimas y honrosísimas excepciones, por lo que tiene de valiente nadar contra lo establecido, a nadie le ha preocupado nada, a nadie le ha importado nada mientras la oda quedara preciosa y las fotos, brillantes en toda su gloria de papel couché.

¿Quieren un ejemplo? No se vayan muy lejos. Las manos a la cabeza se llevaba el personal con el sobrecoste del Palma Arena. Un 100% más. Minucias comparado con lo que ha costado de mas el Gaias de Peter Eisenmann, muy cerca de cualquiera de las Flaneras del Campus de la Ciudad de la Justicia de Madrid, de las Setas de Sevilla, o de las absurdeces Calatravianas entre la infinidad de iconos de presupuesto variable y siempre al alza que se han construido como churros en este país.

Cierto es que en el Palma Arena la cosa circula mas profunda y mas oscura, pero aislando el hecho en si: ¿Me pueden explicar ustedes la diferencia entre que un pabellón de deportes cueste un 100% de más o que una ciudad de la cultura cueste un 300% de más? Miren, seremos crueles: Al menos en el primer caso todo indica que (presuntamente) se ha robado el dinero a manos llenas. En el segundo por lo visto el responsable es la pura incapacidad y la más estulta falta de previsión. Nos ponen ustedes a elegir y no sabemos que es peor.

Prepárense ahora, como el que se prepara para ver unas olimpiadas en la tele. Agarren unas cervezas unas olivas y unas patatas fritas.

Prepárense a ver, en riguroso directo, como la prensa generalista, que jamás hizo nada, que jamás se cuestiono nada, que jamás se atrevió a preguntar nada, a rascar lo mas mínimo con la uña, tan amiga de la tibieza y los pañitos calientes… se postula como critica de los desmanes de la era del icono y la estrella de relumbrón. Yo he visto cosas que vosotros no creeriais. Tranquilo Roy, que lo de atacar naves en llamas cerca de Orion es un paseo por el parque comparado con esto.

Prepárense a ver como quien publicaba los proyectos en la prensa especializada con un extracto de la memoria y con el comentario amigo siempre preparado, se lleva ahora las manos a la cabeza y al corazón para jurar por las sagradas gafapastas de Le Corbusier que “Si ya lo decía yo…”.

Prepárense el cuerpo, y sobre todo la bilis del estomago, para ver a los redactores de odas al icono, aquellos que nunca jamás levantaron el tono ni se preguntaron porque los modificados germinaban en este país como las malas hierbas, tirarse del guindo.

Prepárense para verles preguntarse, hace falta valor, si hubo alguna vez arquitectos estrella. Y para espetarnos que de haberlos nadie dice nombres.

Si les parece vamos a contestar, por no dejar a nadie con la duda:

Empecemos por lo segundo. Hay quien dice nombres. Hay quien los ha dicho siempre. La generalización del “nadie” es el ultimo refugio de los que buscan el café para todos salvífico y sanador de saberse en la borreguera compañía de los demás. La generalización no nos sirve. La generalización no es real. La generalización nos molesta especialmente porque es mas falsa que el dinero del Monopoly. Ha habido a quien no le ha gustado subirse al guindo. Y mucho menos que le subieran.

Sobre lo segundo,  nada más fácil que contestar. Los hubo, los encumbrasteis a pulso. Vosotros, creadores de una opinión distorsionada que sirve a otros patrones que no son los que harían temblar de emoción a Lou Grant. Vosotros que les disteis a alcaldes de medio pelo, a políticos de baja estofa y otras faunas variadas los espejos de feria en los que querían mirarse. Vosotros que hicisteis de lo impensable moneda de curso legal. Del icono, carnero de oro y del presupuesto público, olvido.

Solo tenéis que tirar de índice. Ad nauseam.

About these ads

Written by Jose María Echarte

junio 7, 2010 a 13:10

14 comentarios

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. El guindo, es casi lo mismo que el cerezo; pero más agrio;)
    Goyo
    07-jun-10

    Goyo Tovar

    junio 7, 2010 at 13:15

  2. Goyo!, qué placer verte por aqui.

    Un abrazo!

    (por cierto, el próximo comentario será el 2.500 de este blog, gracias!!!)

    María

    junio 7, 2010 at 13:24

  3. Enhoranueba por el 2500. Eso es casi tener título de blogger estrella!. Uy!!… perdón
    Saludos.

    S. DE MOLINA

    junio 7, 2010 at 17:56

  4. Jajajaja. ¿No nos regala nadie un IPAD? ¿Un quinto de mahou?.

    Gracias!!!

    jmer73

    junio 7, 2010 at 17:59

  5. Un poco repetitivo todo no?
     Vamos a ver. No os entiendo. 
    Apologias profesionalustas que estigmatizan continuamente el star system (global o local€
    Pero no os dais cuenta que lo que hacen u os quitan esos stars no representa ni el 1% de lo que mueve la profesion. 
    El problema esta en otro sitio. 
    A no ser que el objetivo se decida por envidias o resentimientos. Es decir querer ser uno de ellos y no poder

    Ellos no son el enemigo. Son los anónimos con la bolsa repleta de macizar este pais de “pepitos”

    PS, se dice que cuando eras arq municipal de Garrucha ganó un concurso tu tutor PFC. 
    No pasa nada, seguro que era el mejor

    Zaera

    junio 7, 2010 at 19:21

  6. Ay, “Zaera”, la sartén le dijo al cazo, lo único que has dicho una y otra vez ad hartazgum es que sólo sabemos atacar al star-system y a sus vacas sagradas… chico, te repites más que las obras completas de la fabada Litoral.

    Si lo que sacas en claro de esta entrada es que “lo que hacen o nos quitan esos stars no representa ni el 1% de lo que mueve la profesión” es que se te da mejor leer en diagonal que a renglón seguido, porque en esta ocasión estamos hablando de cómo los medios generalistas tratan nuestra profesión (¿la tuya, tal vez?), y parece que no hubiéramos reparado en tu foto del Vogue recogiendo el premio al mejor desfase presupuestario de 2010… porque… todo lo que haga el star-system está bien, ¿no?

    María

    junio 7, 2010 at 19:36

  7. Jmer73, la entrada me recuerda a la carta que escribe Homer al Sr. Burns en el último episodio de la segunda temporada “Sangrienta enemistad”, dictada directamente desde el estómago! Ole! Parafraseando a Bart en ese mismo episodio, dijiste cosas que había que decir. Problemas en el mundo de la arquitectura habrá muchos, con los “pepitos” y con los “stars” y sobre todos tenemos que hablar claro, para que no se repitan los errores, en la medida de lo posible.
    Así que de nuevo me descubro ante usted y le invito (virtualmente) a ese quinto de Mahou.
    Saludos.

    JCM

    junio 7, 2010 at 20:37

  8. Hay que ver cómo se da la peña por aludida… pero es que si le hacemos caso a D.Google, http://www.zaera.com es una empresa del gremio con más de 30 años en la profesión, así que honorable industrial voy a tratar de ilustrarlo de una manera obscenamente gráfica:

    Aquí todo el mundo se ha apuntado a lo de comprarse un ferrari, que es lo que más mola.

    - ¿Qué es más caro? Pues sí, pero es que me lo vende un pijo italiano que no tiene nada que ver con la chusma del concesionario del polígono de aquí al lado. Pero… ¿y lo que viste? ¿Y lo fardón que voy a lucir delante de la peña?
    - ¿Qué la revisión en casa ferrari me va a costar cuatro y cinco veces más que en talleres Manolo? Desde cuando ha llevado manolo smoking y ha venido la prensa a hacerle fotos al taller…
    - ¿Qué yo en realidad necesitaba un monovolumen para llevar a la familia, con la sillita de bebé y los trastos de los niños en el maletero además del perro? Minucias, han visto ustedes lo que corre mi ferrari…
    - ¿Que qué pinto yo con un ferrari cuando la carretera del pueblo está a medio asfaltar? Da igual si la sola visión del ferrari hace que se te olviden el resto de problemas…

    Si el ferrari se lo compra cualquier nuevo rico con su dinero, allá él con su capa… que si ese nuevo rico se ha pillado las manos con una de esas crisis, siempre podrá malvender su ferrari y comprarse otro cochecito de segunda mano que le haga el apaño que realmente necesitaba apretándose el cinturón…

    Hasta aquí todo muy clarito, pero el problema gordo es que si yo soy la Administración, por mucho que a mí me gusten los ferrari, incluso por comprobadísimo que tenga que son la macchina perfecta, hay por ahí una ley caprichosa que (curiosamente hecha también por mí) que me dice -a mí mismo- que cuando yo quiera comprar un coche para mi “empresa” tendré que pedir presupuestos en base a unas necesidades que yo previamente exponga, y todos sabemos que aunque la mona se vista de seda un ferrari no cuesta lo mismo que un peugeot, un fiat tal vez pero…

    ¿HAN VISTO COMO MOLAN LOS FERRARIS? Que es lo que nos han repetido una y otra vez nuestros medios de comunicación de masas sin hacerse ni una sóla de las anteriores preguntas. Este post va precisamente sobre esto, lo anterior era de propina, y el que no lo pille es que por lo menos se ha caído de un guindo.

    Dfo. Fachi-Musa-Vi

    Fachi-Musa-Vi

    junio 8, 2010 at 3:16

  9. Quién le ha dicho a este hombre que es una estrella?
    No hay duda de que tiene que ser alguien muy convincente!!

    Elena

    junio 8, 2010 at 13:44

  10. Muy explícito el ejemplo de los Ferraris!
    El problema es que hay algunos-muchos de nuestros políticos- que todavía se resisten a asumir que los ferraris son un problema, ya no sólo por su coste sino también por su mantenimiento.

    Y por mucho que ahora los medios de comunicación digan que donde dije ferrari digo peugeot, el ferrari ya lo tenemos, y habrá que mantenerlo, por lo menos durante su vida útil…. que vienen a ser unos 100 añacos!

    Saludos

    levante

    junio 8, 2010 at 14:08

  11. Bienhallados a los amigos del Prunus y a los de la Sociedad Pajarera: todos juntos pero no revueltos.
    Cuando parecía que la fiesta acababa veo que al guindo también se suben. Después de años de “more is less” se apuntan ahora al +x- . Son tiempos éstos de mucho trajín (y de cambio de chaqueta).
    El Ferrari acabará desballestado (y sin ponerlo ni tan siquiera a 100), porque el mantenimiento y el seguro (léase bedeles, seguratas , limpieza y demás –para los de lectura diagonal-) son demasiado altos.
    Un paseo por el panorama y veremos museos del aceite, del vino, de la patata …y auditorios fantasmas sin un Induráin que los llene en el mejor de los casos… pero como somos amigos de la huida hacia adelante, de la recta-curva y por supuesto, de la cancamusa, a aguantar hasta que alguien diga basta (día en que la caja se abre y no hay un duro).
    Una plegaria para que algún Madoff no la haya metido mano ya en la de HNA.

    Oscarq

    junio 8, 2010 at 18:42

  12. Oscarq, no sé si nos sigues en twitter o FB, por allí pusimos hace un par de días un enlace -que no puedo recuperar ahora mismo porque twitter is over capacity- a la inauguración de un museo de Sancho y Madridejos que… ¡no tiene nada expuesto!, pero el ayuntamiento ha considerado que la sola visita del edificio es suficientemente interesante para inaugurarlo.

    María

    junio 9, 2010 at 16:42

  13. En su día, años ha, hasta hice planos de un Hospital de los mencionados. Con ello queda dicho cualquier comentario del lado arquitectónico.
    El binomio está cojo por la pierna de la necesidad en esta sociedad de nuevos ricos y en cualquier tipología.
    Ahora se vende todo (la TV es una teletienda ¿quién vive ahí?) desde pisos o casas fuera de la órbita real hasta museos que habrá que reciclar.
    Mis clientes no conciben una casa de 300m2 con menos de 4 o 5 habitaciones y garaje amplio y estoy harto de ver volumetrías a calefactar con 2 catres, metros a pagar y que ahora toca quitarse de encima porque no llega para la chacha.
    Hago este comentario de la arquitectura doméstica para que veamos el tamaño del pulpo generado.
    ¿Qué pasará con tanta Universidad?
    ¿Y con los pisos de acceso por galería en barrios marginados? Ver experiencias pasadas ejemplo donde los chorizos se quedan en el pasillo a traficar…
    http://www.plataformaarquitectura.cl/2009/05/22/demolicion-de-robin-hood-gardens-peter-alison-smithson/
    No pongo más tipologías para no estenderme y acaparar el diálogo.

    Donde todos piensan igual, nadie piensa mucho. Así que pensemos un poco antes de mover el ratón para cualquier galería.

    Oscarq

    junio 9, 2010 at 18:25

  14. María: el tema no es sólo el Museo de Alicante.
    Tenemos el cubo de Acebo x Alonso o Centro de Arte Moderno de la Coruña que tras 3 años todavía no se ha metido nada (el polvo quizás, -el de la factura-). Ahora pasa a manos del Ministerio para tener exposición “más tradicional o conservadora” de otros fondos y se vuelve a encargar remodelar el diseño interior a los Arquitectos (otra factura).
    Claro, ahora no habrá performances ni happenings… debe ser.
    El despropósito continúa¡¡¡

    oscarq

    junio 29, 2010 at 12:59


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 312 seguidores

%d personas les gusta esto: