n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Instrucciones de Uso y Voto

with 9 comments

Haciendo caso a las voces que nos piden algo propositivo, y dado que se acercan las elecciones a Presidente de Villar del Ri… emmh, del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, y dado además que suele existir un general desconocimiento sobre cómo funciona el Consejo, N+1 sección Ley D’Hont, Comisariado de Elecciones, en su nunca suficientemente ponderando interés por la luz y los taquígrafos, les pasa estas sencillas instrucciones para que todos sepamos cómo funciona el tiovivo, o en las sabias palabras de Alicia, hasta donde llega la madriguera del conejo blanco.

Para empezar, algo sencillo, los COAS no son todos iguales. Los hay autonómicos, los hay provinciales los hay peculiares, e incluso los hay que cubren dos comunidades autónomas independientes.

Entre los primeros, por ejemplo, el Colegio de Arquitectos de Castilla y León, o Coacyle, que tiene delegaciones (demarcaciones) en cada provincia, pero que a la hora de la verdad funciona con un “decano cabeza” que es el del Coacyle. En estos casos (Cataluña por ejemplo) La autonomía mayor o menor de cada “delegación” es tan variable como diversa. Algunos hacen y deshacen en sus propias zonas tomando decisiones sobre visado, contrataciones etc.; otros son simples delegaciones sin capacidad de decisión más allá de la intendencia diaria.

Entre los segundos, todos los colegios andaluces. Provinciales y absolutamente independientes. Cada Decano es dueño y señor de su territorio (En fin, ya saben, para entendernos). En el caso de los Coa andaluces existe para unificar criterios el Consejo Andaluz de Colegios de Arquitectos. La realidad de este sistema es que la Junta de Andalucía decidió que “divide y vencerás” y donde había dos colegios potentes (Oriental y Occidental) y jugando con el papanatismo chorra de un cierto independentismo mal entendido, consiguió 8 colegios de chichinabo y un solo interlocutor, el CACOA, al que es fácil dar la larga cambiada mientras se mira desde la barrera como entre los 8, y el añadido, nos damos de leches intestinamente por un quítame allá esas ponderaciones de pago.

Parecido ocurre con los colegios Autonómicos, con la diferencia de que con cierta frecuencia las delegaciones provinciales quieren la independencia y el central no soltar el machito.

Los casos peculiares son Ceuta y Melilla. Que tienen decano y funcionan a todos los efectos como Colegios independientes.

El multicanal es el Colegio Vasco-Navarro. Que aúna tradicionalmente a las dos CCAA. No me digan que les parece raro, a nosotros, leído lo de antes nos parece que está en la línea.

Como verán todo una cosa muy bien hecha, muy lógica, muy funcional y muy sencilla, muy comunitaria, muy económica y muy estandarizada. en vez de un sistema comun, y un unico sistema tenemos cincuentaytaitantos cada uno de su padre y de su madre y burocracias duplicadas, triplicadas y hasta bquintuplicadas.

Se ve que lo de la estandarización lo entendemos bien leyendo a Prouve pero para estas cosas preferimos el sistema “Más complicado que montar un reloj suizo con manoplas”.

Las elecciones en los colegios son las que ya conocen, a junta de gobierno, siendo generalmente comunes los cargos de Decano, Secretario y Tesorero. El resto, repartido en vocalías, vuelve a ser una orgia de cargos, sistemas de elección y cachondeos varios. Hay Coas que eligen a la mitad de los cargos cada vez para que haya una continuidad, los hay que todos a una. Los hay con muchos vocales, los hay con pocos. Los hay que tienen mandatos de 4 años. Los hay que de tres.

Otra cosa bien hecha. Qué narices.

Y ahora pasemos a mayores.

Por la misma razón que existe el CACOA, existe el CSCAE. Una vez atomizados, divididos, fragmentados, politiqueando entre nosotros y perdidos en luchas intestinas, la única molestia que los arquitectos representamos para el poder (Gobierno, ministerio, o lo que venga) es que recibir a tanto decano se hace pesado. Así que lo mejor es crear un órgano que los agrupe a todos, que ni sienta ni padezca (Mejor, así no vendrá pidiendo) y que tenga oficial y legalmente atribuida la función de interlocución y representación. Eso, y no otra cosa, es el CSCAE.

¿Y de que se compone el CSCAE?

Pues de un Presidente y de dos órganos principales.

La Asamblea y el Pleno de Consejeros.

La Asamblea está formada por representantes de los arquitectos distribuidos por Colegios. A parte de los cargos de Junta de Gobierno votaran ustedes una cosa que se llama Representantes en la Asamblea del Consejo Superior. Dicho órgano, formado inicialmente 120 colegiados, es el equivalente al senado. Esto es: una suerte de cámara representativa de la realidad provincial (autonómica etc.) de población de los colegios dado que, aunque ponderadamente, su distribución corresponde al número de colegiados (Siendo Madrid el que más asambleístas tiene, sin ir más lejos). No obstante se establecen una serie de salvaguardas, entre ellas que dos colegios no pueden tener el 45% de los asambleístas y que uno solo no puede pasar de un número máximo para evitar mayorías más o menos absolutistas. Independientemente de lo complicado del asunto desde el punto de vista matemático, la asamblea es, dentro de todos los órganos que veremos, el único que responde a la realidad (aproximada) de “Un arquitecto un voto”.

La Asamblea es por tanto dentro del Consejo el órgano más representativo.

Por encima de esta hay dos. La presidencia, o sea el Presidente, y el Pleno de Consejeros.

Descubrimos así que pese a su carácter representativo la Asamblea pinta menos que la Tomasa en los Títeres. Nada puede tratarse en ella que no haya sido propuesto antes por el Pleno de Consejeros, con lo que controlar el Pleno, es controlar el cotarro.

El Pleno de Consejeros está formado por el Presidente y los decanos de los colegios, de la siguiente forma:

En el caso de los Colegios Autonómicos (Como el COACYLE)  por sus presidentes, dado que los Colegios Provinciales funcionan como delegaciones.

En el caso de los Colegios andaluces (Que no son demarcaciones sino entidades independientes) por el presidente del CACOA.

En el caso de Ceuta y Melilla por sus respectivos decanos.

Por si no van notando nada raro, nótese que el colegio que tradicionalmente estos años pasados mas ha visado (Málaga) no se sienta en el CSCAE. Lo hace el presidente del CACOA. En cambio el decano de La Rioja (Con menos colegiados que Almería, por ejemplo) tiene sillón en el órgano. Por tirar más del hilito: Sevilla (El colegio más grande de Andalucía, y uno de los más grandes de España) no se sienta en el pleno y si lo hacen los decanos de Ceuta y Melilla (¿100 arquitectos entre los dos quizá?).

Ahora viene lo bueno. Al Presidente lo eligen por votación los miembros de la mesa del Pleno de CONSEJEROS. Esto es, los anteriormente mencionados, que vienen siendo unos 19. El voto de todos los arquitectos andaluces vale en este caso exactamente lo mismo que el de los 100 de Ceuta y Melilla o los de La Rioja. [Y no se nos pongan los talibanes habituales con las comparaciones, no tenemos nada contra ninguno de esos colegios, se trata únicamente de reflejar la realidad y de un ejemplo]

¿Bonito eh?

Por si esto fuera poco, el voto de cada miembro de la mesa es SECRETO y en CONCIENCIA. ¿Qué significa esto?

Pues básicamente que cada decano votara lo que le de la real gana, y que lo hará de forma secreta sin que nadie sepa que es lo que ha votado.

Traduciendo, que si los decanos Andaluces se reúnen con sus asambleas y deciden por unanimidad que quieren votar a Menganito de Copas, y le dan esta información al presidente del CACOA cuya labor es la de representarles en el CSCAE, este aun puede votar lo que le salga del puente-grua y además de forma secreta. Apasionante.

La suspicacia es la madre de la prudencia, asi que aun suponiendo, como no podría ser de otra manera, la honradez prístina y pura de cada uno de los Consejeros, el sistema llama al “vótame que veras que bien” y al reparto de regalías a manos llenas, dado que no es lo importante convencer a los colegiados de base (Que al final somos el equivalente a la ciudadanía de este extrañísimo invento) sino a uno solo, el Decano. Y lo mismo vale el voto de uno que deba responder en una asamblea de 2.000 arquitectos apretándole las tuercas, que el de otro que deba responder ante 50 colegiados en guerrilla tomando unas cañitas.

Hace tiempo que se vienen oyendo voces que piden que la Asamblea sustituya para gran cantidad de decisiones a la mesa del Pleno de Consejeros, que quedaría de esta forma integrado en aquella o que formaría un órgano aparte descargado de ciertas labores, entre ellas la de votar al presidente.

Si bien es cierto que la actual distribución de los colegiados hace que las suspicacias a este respecto sean eternas: A saber, Madrid es el Colegio con más asambleístas y esa situación no parece que vaya a cambiar próximamente por lo que las posibilidades de que gane “El candidato Madrileño” son elevadas.

Aunque, si nos permiten existe otra opción que es quizá la más sencilla. Un hombre un voto cantaban en la epoca del Live Aid. Un arquitecto un voto.

Si hay elecciones a Presidente del CSCAE ¿Por qué no dejar que voten TODOS los colegiados uno por uno? Siendo malpensados, quizá porque entonces el voto se basaría mas en un programa y menos en un pago de favores y en las “dangerous liaisons” entre los escasos miembros “votantes” o quizá porque la participación seria baja (Revelando cuanto, cuantísimo, nos interesa nuestra propia profesión) En cualquier caso, dado el guirigay hipertrófico e ineconomico en que se ha convertido la estructura colegial el único sistema igualitario es, a todas luces, acudir a la base.

A cada colegiado.

Este post, es de una institución. Lea atentamente las instrucciones de uso. No debe dejarse al alcance de los niños ni de intereses políticos poco claros. En caso de duda, consulten con la almohada. Y si no que San Le Corbusier les coja confesados.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

septiembre 15, 2009 a 7:37

Publicado en Elecciones CSCAE

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Didactísimo y lleno de razón.

    Mas cuando durante nuestra peregrinación electoral comentaba a acompañeros más avezados que las asambleas deberían de ser de representantes y que la Junta de Gobierno la deberían formar todos los vocales y no solo 5, me miraban con cara de extrema pereza y me decían “pero eso es inoperativo…si tu hubieras visto como funcionaba la asamblea del Colegio de Andalucía Occidental…”

    San Juan Bosco decía que el origen de todos los vicios es la soberbia. Yo creo que el origen de todos los problemas es la pereza…

    Seamos inoperativos, consensuemos, debatamos, discutamos,…pero hagamos algo por favor.

    Miguel Villegas

    septiembre 15, 2009 at 9:26

  2. ¿por qué no se puede votar por internet?, ¿por qué hay que pertenecer a un colegio concreto, si no sé dónde narices va a ser mi próximo encargo?…¿por qué en el colegio de Alicante, la tarifa más baja sólo se aplica al que está empadronado en la provincia?

    isa

    septiembre 15, 2009 at 10:38

  3. Porque, querida Isa, hemos copiado lo peor de los politicos y nos hemos dedicado a convertir lo que deberia ser UN SOLO SISTEMA y unas UNICAS REGLAS en una pletora de burocracias administrativas, procedimientos distintos, metodos a cual mas dieferente.

    La solucion a tu magnifica pregunta sobre la pertenencia a un COA concreto es la mas sencilla que diria Ockham mirando su navaja. Colegiarse en el COLEGIO DE ARQUITECTOS. Sin apellido provincial, local o regional.

    jmer73

    septiembre 15, 2009 at 11:13

  4. muy ilustrativo y didáctico…. desconocía muchas de estas cosas. gracias jmer!!!

    Edgar

    septiembre 15, 2009 at 13:59

  5. Leo el post y alucino. Yo pensaba que nunca había votado para presidente del CSCAE porque desde que estaba colegiado nunca había habido elecciones. Y ahora resulta que me entero de que no tengo derecho a votar al presidente. Otra razon más en contra de la existencia de los colegios. Me parece increible que la elección sea de ese modo. Debe ser que es muy dificil celebrar unas elecciones generales de los arquitectos 50.000 personas, uff, que gran infraestructura hará falta.

    Cada vez estoy menos preocupado porque veo que las cosas van a caer por su propio peso. Si todo se liberaliza y a los colegiados no nos ofrecen algo que nos guste, los colegios desapareceran. Y ya nos organizaremos para nuestros nuevos intereses en nuevas estructuras que no sean tan disfuncionales.

    Miguel Rodríguez

    septiembre 15, 2009 at 14:56

  6. De acuerdo con la descrupción de la actual estructura organizativa de los Colegios y el Consejo Superior. Lamentablemente, la elección del Presidente del CS por la Asamblea o por todos los colegiados pasaría por una modificación de la Ley de Colegios Profesionales (cosa dificil de conseguir), la cual indica que los Presidentes de los Consejos nacionales deben ser elegidos por los Decanos, aunque no dice nada sobre las condiciones que han de cumplir los candidatos, las cuales se establecen en nuestros Estatutos Generales.
    No obstante te puedo decir que en los ultimos añosha habido varias propuestas (realizadas por algunos Colegios) de modificación de los Estatutos para darle a la Asamblea un mínimo papel en el proceso de elección del Presidente y pasaba por que los arquitectos que quisieran optar a ser Presidente o Secretario del CS debían de contar con el apoyo de la mayoría de los miembros de la Asamblea General. Quizás esta posibilidad no sea perfecta pero desde luego es mejor que la actual situación.
    Indicar que todas las inicitativas para llevar esta modificacion adelante han sido paradas por el Pleno del CS ¿porqué será?

    Palop

    septiembre 16, 2009 at 8:00

  7. Desconocía el sistema de elección, y ante todo decir que estoy estupefacto porque la verdad sorprendido, uno no puede estar conociendo los Colegios actuales.

    En cuanto a las cuotas de representatividad, decir que al igual que muchas democracias esto se soluciona con un sistema de doble cámara. En una (asamblea-congreso) se cumpliría lo de “un hombre un voto”, en la otra (pleno de decanos-senado) se representaría la distribución territorial. El contrapeso territorial es fundamental para dar voz a demarcaciones pequeñas y medianas introduciendo matices a Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, etc… El problema reside en la distribución de funciones de estos dos órganos, la asamblea (al igual que el congreso) debería ser el órgano fundamental y ahí se decidiría la elección de decano(al igual que se elige al presidente del gobierno en el congreso) y las líneas generales de gobierno del CSCAE, dejando para el Pleno de Decanos la ejecución de esas líneas. La elección de Asamblea y del Decano se podría hacer por sufragio universal, con sus candidatos y propuestas. Én definitiva lo que habría que hacer es racionalizar, estandarizar procesos, demarcaciones, etc… y no hace falta inventar nada, simplemente adaptar otros modelos organizativos democráticos.

    El problema de los Colegios no es de ahora sino que todavía se siguen con iniciativas propias de hace 50 años cuando la profesión era muy diferente a la actual. Ahora que “EL VISAR SE VA A ACABAR”
    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Adios/poder/colegio/profesional/elpepisoc/20090827elpepisoc_1/Tes
    los Colegios pierden no sólo su fuente principal de ingresos, sino su razón de ser: el control del visado para el que se ha diseñado su estructura burocrática.
    Los Colegios han perdido también un tiempo precioso para cambiar, adaptandose a los nuevos tiempos, porque ¿qué es un Colegio de Arquitectos? Esa es una pregunta muy fácil: Una organización que defienda y promueva la profesión de arquitecto ante las diferentes administraciones, ante otros intereses profesionales y personales (de algunos compañeros también) y ante la sociedad.¿Como puede ser que los clientes no distingan el trabajo de un arquitecto y un aparejador y sí entre un traumatólogo y un enfermero? ¿Cómo puede ser que aparejadores (con respeto para su profesión) estén informando en los ayuntamientos sobre proyectos arquitectónicos que ellos no pueden elaborar? La profesión de arquitecto hoy se desarrolla de muchas formas, profesional liberal, asociado, asalariado, especialista, administración etc… y será esta profesión poliédrica por la que tengan que pelear los COAs, será así o no serán

    joan sure

    septiembre 16, 2009 at 8:26

  8. Llevas mucha razon Joan, creo que proximamente el tema de visado merece un post por si solo.

    Palop, me da que el actual sistema facilita el “colocarse”. Tristemente.

    jmer73

    septiembre 16, 2009 at 11:23

  9. […] que han dado forma a las instituciones tal y como hoy las conocemos. Entre ellas, adoptar un sistema de elección de representantes cuando menos curioso. ¿Objetivo de esta decisión?: consolidar el sistema de colegios […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: