n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Cobrar o no Cobrar, that’s the question

with 36 comments

Un post  vintage de verano. Por resumir y aclarar conceptos. Y porque los veranos me sacan, a parte de la piel de la espalda, la vena del recuerdo. Una teoría de hace años, contada ya parcialmente y resumida aquí a modo de tragicomedia en un solo acto.

Pongamos un estudiante de arquitectura. No es ni mas listo ni mas tonto, ni mas mediocre ni menos que la mayoría. Es lo suficientemente aplicado, es incluso merecedor de ciertos elogios en la asignatura de proyectos.

Y aquí, empecemos a imaginar, o en muchos casos, simplemente a recordar.

Durante toda la carrera oirá no una ni dos, sino miles de veces, que los arquitectos de verdad son “los que salen en el Croquis” [sic] que ese es y debe ser su objetivo. Que los que trabajan en la función publica “Lo hacen por que no valen” [sic] que “El que vale, vale y el que no a urbanismo a pintar arbolitos” [sic] que los arquitectos de verdad son “Los que montan su propio estudio por que otra cosa es ser imbécil” [sic].

Y por ultimo y como no podía ser menos que “la arquitectura necesita de un aprendizaje largo después de la carrera”. (sic).

[N.del A.: TODAS oídas por este, su seguro servidor, y sus compañeros en sus años de estudiantes y apuntadas con la exhaustividad de un bibliotecario de Borges en una libreta henri, que aun se conserva]

Por tanto, nuestro estudiante se esta formando una idea en su cabeza aun inexperta que dice que hay una opción buena y una opción mala. Pero no legal o profesionalmente buena o mala. Moralmente buena o mala. Hay “Lo que hay que hacer” ….. y el resto no existe. Y ademas es moralmente reprobable.

A su vez, la carrera le proporcionara un imaginario de héroes, de mitos vivientes, de dioses de dimensión olímpica, de genios incuestionables que deberá adorar y nunca cuestionar. Que serán parte de una santoral del que hay que formar parte por todos los medios. Nunca se preguntara si los dioses están locos, o si sus pies son de barro. O si sus deseos, como los de los dioses olímpicos, son tan humanos como los suyos.

Leerá con profusión entrevistas en las que asumirá que todo es un paraiso de facilidades. En las que descubrirá sin cuestionarlo mucho que la experiencia de trabajar en un estudio como estudiante o como recién titulado es altamente necesaria. No oirá nada en toda la carrera sobre el seguro de responsabilidad civil. Ni sobre tener un curriculum demostrable. Ni sobre la parte de la LCPS en la que se habla de “Documentos que demuestren la solvencia técnica”. No oirá hablar de su condición más que probable de autónomo. Ni de que exista otra posibilidad para el que la de serlo, quedando el trabajo para terceros englobado en esa peculiar categoría de cosas de las que nunca se habla. O peor aun, concebido únicamente como un trampolín obligatorio hacia una independencia que cree muy sencilla (Y barata segun le dicen) o como la última y negra estación termini de aquellos que “Se han equivocado de carrera” [sic].

Y así,  un día le ofrecen trabajar con un profesor en un concurso. O se enterará de que en un estudio de  mucha enjundia la dirección para enviar el curriculum es SLAVES@xxx.net [sic, salvo las x].

Y se sentirá el ser mas envidiado de la tierra, dado que podrá rozar con los dedos ese Olimpo maravilloso de promesas, de proyectos, de futuros en papel cuché y de invitaciones a bolos de verano. De grandes obras con su nombre, de invitaciones a concursos internacionales, de reconocimientos, de premios.

Y así, sin casi darse cuenta todo el adoctrinamiento (No encuentro otra palabra mejor, aunque el aun no lo sepa) recibido durante meses y años trabajara como una maquina de precisión suiza, y le hará sentirse absolutamente orgulloso de trabajar, gratis, en aquello que sus compañeros de carrera, de clase, solo pueden soñar.

Por supuesto nadie le dirá que la figura del “Colaborador”, y más cuando es estudiante, no tiene cabida alguna en las valoraciones de un concurso. Que no le dará puntos si no puede firmar nada. Que no existe mas allá del orgullo personal o quizá del endogámico circuito de trabajos en el que sin darse cuenta esta entrando.

Y quizá hasta aquí su opción no sea del todo invalida, o incluso sea buena, esta obteniendo una experiencia “real” aunque probablemente su trabajo se limitara a la participación en concursos sin llegar a tocar nada de lo que ocurra detrás de los paneles DIN A1 cuando estos deben convertirse en un documento legal (Es decir, un proyecto).

Y probablemente seguirá sin cobrar, meses quizá. Años tal vez. Su trabajo dará en algunas ocasiones frutos, (quede para otro día el concepto de competencia desleal para todos aquellos que no pueden valerse de su posición en una escuela PUBLICA para llenar el estudio de mano de obra…. iba a decir barata, pero diré gratuita).

Acabara la carrera. Es lo mas probable. Y seguramente tarde algo mas de lo que debería o podría haber tardado, pero es indiferente. Es un recién titulado. Y tiene alguna experiencia.

Podrá ocurrirle lo siguiente:

1.- Llevara varios años en el mismo estudio, como estudiante, sin cobrar mas allá de una pequeña gratificación cuando se ha ganado un concurso o una cantidad simbólica que no cubre ni el abono transporte para llegar allí. Con su titulo bajo el brazo y su reciente colegiación (300 euros al año) habla con sus mentores. El los cree así. Quiere una mayor estabilidad, salir de casa de sus padres, quizá alquilar un pequeño apartamento. La opción que se le ofrece es la de darse de alta como autónomo y cobrar mediante facturas por un contrato (Inexistente) de obras y servicios. El IVA lo sufragara el, descontándolo de sus ingresos y beneficiando a su contratador que se lo desgravara mes tras mes. La retención se deduce del total, esto es, al pagarla el contratador, se descuenta de la base haciendo esta menor y por tanto menor el cobro.

2.- Llevara varios años en el mismo estudio, como estudiante, sin cobrar mas allá de una pequeña gratificación cuando se ha ganado un concurso o una cantidad simbólica que no cubre ni el abono transporte para llegar allí. Con su titulo bajo el brazo y su reciente colegiación (300 euros al año) habla con sus mentores. El los cree así. Quiere una mayor estabilidad, salir de casa de sus padres, quizá alquilar un pequeño apartamento. La opción que se le ofrece es la de “Gracias por concursar, no vuelva mañana”. Básicamente porque pagarle cuesta dinero (O más dinero) que emplear el mismo sistema que emplearon con el. Traer otro estudiante, dos incluso o quizá tres, que hagan su trabajo porque por mucho que este titulado, al denegársele la posibilidad de firmar nada, o de figurar en ningún sitio, la diferencia entre el mismo y un estudiante de 6º es puramente virtual.

En el segundo caso, abandonara el estudio y descubrirá que lo que le ofrecen en otros es lo del punto 1.- con lo que su mejora no será mucha. Formara parte de un mercadeo de trabajo en precario con unos sueldos inexplicables para un técnico de grado superior y justificados únicamente por la mención vergonzante a un sistema de “Formación” y de “Practicas” que “siempre ha sido así” [sic].

Lo curioso es que las practicas duraran AÑOS. Muchos años. Muchos mas de los que estipula la ley para un contrato de practicas. Infinitos mas de los que estipula la legalidad mas básica para un contrato de obras y servicios.

Algún día en alguno de estos trabajos, dos o tres años después, le dará por pedir un contrato y entonces le enseñaran (De mala manera) un convenio, el de oficinas de arquitectura y despachos técnicos. Le enseñaran la retribución estipulada para un arquitecto, mirándole con cara de desagradecido por que el cobra unos 50 euros mas que el salario base establecido.

No le explicaran por supuesto, que existía hace años una profesión, la de delineante, que cobraba (Y en algunos sitios hoy día AUN cobra) lo que le ofrecen a el, convirtiendo sus seis años de carrera mas proyecto y su titulo de arquitecto en el equivalente laboral de un modulo de FP.

No le explicaran que existe otro convenio, el de oficinas de ingeniería, que estipula un sueldo base similar para los Ingenieros de Caminos. Desde luego tampoco le dirán que un ingeniero de caminos, a partir del tercer año JAMAS cobra el sueldo base, y ademas exige siempre un contrato. No se entiende de otra manera. No puede entenderse.

No le explicaran tampoco que los estudiantes contratados a cero euros suponen para los recién titulados una amenaza constante y muy poco velada “Por lo que me cuestas tu, tengo aquí a 20 estudiantes” [sic].

No le explicaran que el febril y enfermizo sistema de estudios, visados y colegios, etc, genera unas estructuras en las que uno solo firma absolutamente todo, no habiendo cabida en los proyectos para absolutamente nadie mas.

No le explicaran que forma parte de una estructura muy bien montada. La de generar una necesidad  no necesariamente real y un mercado que la cubre, degradado, en el que el trabajo es, no un bien de intercambio sino un favor que se le hace. Nadie le dirá que no valorar las cosas en su medida es no apreciarlas y por tanto devaluarlas. Nadie le dirá que eso empezó cuando el era estudiante y trabajo gratis. Nadie le dirá que siguió después en ese “falso aprendizaje” que se prolongó durante años. Muchísimos años.

Quizá empiece a darse cuenta que los únicos compañeros que conoce con contrato, con paro, con seguro medico, son los que trabajan para los “castradores ingenieros” [sic], los “especuladores inmobiliarios” [sic] los “inútiles de la administración” [sic] o los que están (y no todos) en estudios que se dedican a “ganar dinero durante los años del boom de la construcción […] pero por supuesto no tuvieron mucho tiempo para pensar” [sic]. Descubrirá para su sorpresa si conoce a otros técnicos de su mismo nivel (Ingenieros superiores, de cualquier especie) que es  con diferencia el que menos gana de todos.

Y quizá la teoría se forma en su cabeza. Ha sido la pieza de un engranaje. Diseñada, dirigida, conformada, y adiestrada para formar parte de el. Para anhelar un trabajo dando las gracias por dejarle hacerlo hasta altas horas de la madrugada cobrando una miseria porque “Así tienes mas libertad para hacer cosas independientes” [sic] aunque no pudiera hacerlas porque, ¿Quien puede hacerlas cuando no le llega ni para pagar el alquiler y el paro (sin subsidio) acecha?. Ha sido la grasa del engranaje. Le han entrenado para ello. “Esto es lo que hay”[sic]. Es la completa devaluación de su trabajo. Son 4, 5, 6, 7 años en los que no ha firmado nada. Ni un anejo. Ni una liquidación. Ni un presupuesto. Su nombre no figura en ningún sitio. Ha sido un delineante, e incluso un delineante mal pagado. De ir a obra ni hablamos ya.

A lo mejor es una paranoia, pero le empieza a parecer que cuando alguien dice que es barato y sencillo montar un estudio una vez pasado esta especie de calvario (Cuando a todas luces no lo es), esta perpetuando la irrealidad en la que se reboza esta profesión. Esta enseñando el caramelito que se usa para justificar el sistema. La zanahoria y el palo. Sentirá quizá un escalofrío por la espalda al escuchar a un arquitecto multipublicado e hiperfamoso que en su estudio “Ayer había 40 personas y hoy hay 2” [sic]. Le parecerá probablemente que cuando alguien habla de este sistema como una experiencia magnifica habla de horas no remuneradas y sin contrato. De jornadas laborales que no tienen limite ninguno. Y sin horas extras claro.

Le empezara a parecer que gran parte de las estrellas de medio pelo y pelo completo que en gran medida se aprovechan de este sistema del que el ha sido parte, consideran que todo es normal. Extrañísimamente normal. Que es normal ganar un concurso con 20 explotados a ritmo de boga. Que es mas normal aun echarles a todos después. Que es normalisimo tomarse todo como una suerte de juego extraño en el que los mismos siempre van a la cárcel sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar los 2000 dólares. Le parecerá a un mas extraño, que muchos de los que forman junto con el la base de la pirámide parezcan vivir mirando hacia otro lado, empleando la torpe muletilla de acusar de “envidiosos” a quienes se quejan o a quienes, como Lutero, cuelgan algo en la puerta de la iglesia del buenismo falso y adocenado que les rodea.

Y quizá, solo quizá, le costara explicar esta situación racionalmente a sus amigos. A sus amigos técnicos más aun. Y no podrá explicarla sin entenderla como un todo. Como un mecanismo desestructurante y podrido que afecta al centro básico de la estructura profesional. Desde las escuelas, a ciertos  medios; desde la estructura colegial, hasta los trabajos; desde los medios pelos, a los pelos enteros. De arriba a abajo. De frente y de perfil. Asumido. Bebido y mamado desde el primer día que se pisa una escuela. La rana en el agua templada.

Y quizá solo podrá explicarlo pidiéndoles que imaginen un estudiante. No es ni mas listo ni mas tonto, ni mas mediocre ni menos que la mayoría. Es lo suficientemente aplicado…………..

Anuncios

Written by Jose María Echarte

agosto 10, 2009 a 17:37

36 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¿Alternativas?

    Nosotros nos aplicamos el manual del Jefe Perfecto… http://arquitextonica.net/2009/05/19/manual-del-jefe-perfecto-v01/

    Y ni por esas… aqui estamos hombro con hombro haciendo un concurso entre los dos solos…

    Miguel Villegas

    agosto 10, 2009 at 19:59

  2. Hay una imprecisión: algunos delineantes cobran más.
    Del resto, doy fe; hasta de la parte en que, sin ser una maravilla, he cobrado más el año que trabajé en una ingeniería.

    Y un consejo, por si hay estudiantes leyendo, digan lo que os digan, nunca, jamás, en la vida enviéis un CD con una muestra de vuestros trabajos conjuntamente al CV.

    rhevan

    agosto 10, 2009 at 20:10

  3. Uf, Miguel. Alternativas.

    Supongamos un punto cero. Un punto en el que los estudios de postin no pueden tener a 40 esclavos manumitidos currando. Y por tanto, y es solo un quiza, el trabajo se distribuye de forma mas repartida.
    Un punto cero en el que se exige en los concursos que el personal sea PERSONAL CONTRATADO y no falsos autonomos.
    En el que esto se controla y SE AUDITA (se hace por ejemplo en las obras publicas de infraestructuras)
    Supongamos que los estudios son mas grandes para asumir costes. Supongamos que en las escuelas se deja de “Fabricar” esclavos.
    Que deja de haber esa teoria insostenible de “Un arquitecto, un estudio” de que el trabaajao no vale nada.
    Que todo el mundo tiene un contrato y de no tenerlo es coautor, con lo que se analiza muy bien a que concursos se presenta uno, quiza por que se presenta menos gente por concurso.
    Que de esta forma unos pocos que se valen de forma repuganante de sus puestos en la universidad dejan de hacerlo.
    Que el mercado se sanea, y empieza a valorarse la experiencia, en obra, en presupuestos, en seguridad y salud…. algo mas en fin que la simple capacidad de hacer un 3D.

    Quiza esto nos da para otro post….

    jmer73

    agosto 10, 2009 at 21:07

  4. Yo me reía de los ingenieros porque se habían quedado atascados en Pascal, el lenguaje de programación.

    Nosotros nos quedamos en las mismas estructuras.

    Bea Solache

    agosto 11, 2009 at 8:55

  5. También hay que preguntarse que motivaciones llevan a los jovenes a estudiar arquitectura y que expectativas tienen para su vida posterior….En que difieren estas motivaciones y expectativas con, por ejemplo, las de los estudiantes de ingenieria industrial o bellas artes..

    pepe

    agosto 11, 2009 at 9:13

  6. de verdad te decían esas chorradas en la escuela y te las creías? qué cosas, oye.

    líster

    agosto 11, 2009 at 9:35

  7. Hombre, decir las siguen diciendo, y creer sé de varios que se las siguen creyendo.

    Esta carrera es fascinante por muchsa razones, pero una más es que quizá es la única en la que en ocasiones valdría estar en una escuela privada. Antes de que me fusilen: cuando hablo con arquitectos de la UEM, por ejemplo, parecen mucho más centrados en el aspecto construible a la par que imaginativo. Será porque se les educa para ganar dinero… pero últimamente me parece encantadora su leve falta de idealismo.

    Aunque les critiquemos mucho, que también tienen su cosas.

    Bea Solache

    agosto 11, 2009 at 10:44

  8. Por cierto, he oido que por hacer practicas en algún despacho holandes famoso…… pagas !!!!!!

    pepe

    agosto 11, 2009 at 11:54

  9. Dime idealista, dime soñador, dime iluso e incluso d te dejo que me digas tonto, pero yo no esoty en esto por El Dinero. Evidentemente quiero cobrar, que no soy rico, pero tampoco aspiro a llegar a serlo.

    Llevo meses oyendo lo de estudios grandes, que hay que pensar como un negocio, que hay que ser empresa, que lo del arquitecto solo ante el peligro es insostenible…

    Me da tanto repeluco (grima, escalofríos, desagrado repentino para los que sean de despeñaperros para arriba) como cuando se habla de la sanidad privada (hacer negocio con la salud…) o de la VPO de promoción privada…

    Repito-me, seré un iluso, pero pensar en la arquitectura como producto, y aquí es lo mismo el que vende producto de lujo relleno de humo que el que tiene que poner a los arquitectos asalariados (legalmente) a producir correctísimos adosados a puntapala porque si no no les puede pagar la SS (o HNA en su defecto) a los susodichos.

    Lourdes y yo entendemos la arquitectura como un servicio. Preferimos vernos y comportarnos como zapateros de barrio antes que como Manolo Blanik o como Camper (humo o producción em masa de calidad). Entendemos nuestra profesión como un servicio y no como un oficio.

    Cuando ahora charlamos con amigos médicos en la sanidad pública, su visión de la profesión es muy parecida a la nuestra. Se quejan hasta la saciedad de las condiciones lamentables en las que tienen que trabajar, sueldos ridículos (me suena), turnos y horarios infernales (los hemos padecido) y pacientes desagradecidos que solo se quejan (por suerte estos no los conocemos) pero siempre hablan de su trabajo con ese tono agridulce de que “pese a todo” adoran su profesión.

    Miguel Villegas

    agosto 11, 2009 at 12:48

  10. El problema es cuanto se quiere cobrar por ese servicio….Me parece curioso que tambien haya otros arquitectos, por ejemplo cierto arquitecto valenciano, que también considera su trabajo como un servicio que da a la sociedad, el, tan magnanimo…

    pepe

    agosto 11, 2009 at 13:25

  11. Hay un concepto bastante antiguo que era el Baremo de Honorarios, permitía una competencia justa entre compañeros y que lo único que provocaba era que la oferta se la llevase el mejor. ¿Quién se lo cargó? El Tribunal de la Competencia…ironías del destino…

    Pepe, espero que no nos hayas comparado con Él…

    Miguel Villegas

    agosto 11, 2009 at 13:33

  12. No me explico bien: no te llamo tonto, pero es que es cierto que muchas veces en las Escuelas, parece que se le da más importancia a una hipótesis que a como llevarla a cabo.

    Y en eso, un sentido ciertamente práctico que te amarre a la tierra, como puede ser el dinero, ayuda; frente a un ambiente en el que en su mayor parte te exigen un 10% de idea feliz, un 80% de presentación, y un 10% (por holgarlo, amus) de ejecución y detalle.

    Al fin y al cabo, aquí el arquitecto es el que construye, así que esos porcentajes, por lo menos, me rechinan. En la práctica profesional se invierten, y no sé por qué en las Escuelas no.

    Bea Solache

    agosto 11, 2009 at 14:39

  13. Conozco a muchos grandísimos arquitectos que no construyen absolutamente nada desde hace muchos años. Y sin hipótesis, lo único que se lleva a cabo es “lo de siempre”…

    Anyway, lo de dime tonto no iba por ti Bea, era en general…

    Miguel Villegas

    agosto 11, 2009 at 15:15

  14. Bueno, Miguel el baremo tambien tenia sus “aqueles” y los bares cercanos a los Colegios y estudios veian mucha circulacion de “sobres”.
    Se supone que esto es vocacional, y lo es en gran medida es cierto. Pero tambien lo es que hay que ganarse la vida con unas ciertas garantias.
    En cualquier caso, no me refiero a una opcion particular, la vuestra que probablemente coincida con la mia. Eliges un target, eliges un campo de trabajo y a el te pegas. Es una opcion. Es una opcion economica derivada de otra. Como lo es la de ser Karl Lagerfeld y hacer un vestido y no Zara y hacer 100.000. Aunque curiosamente Lagerfeld haga camisetas para H&M. Y quiza ese sea (Por una vez) un ejemplo bastante claro.

    En cuanto a la dimension, el problema es que cada vez tengo mas claro que como nos apliquen los criterios o baremos que se aplican a otras profesiones en las licitaciones (Auditorias de personal, dedicacion al proyecto etc), la opcion que nos queda es unirnos o llamalo estructurarnos si prefieres. Entender que la minimizacion salvaje de costes trae sus consecuencias. Asi, no es baladi que se hayan producido modificados abrumadores en obras de postin los ultimos años. Es la consecuencia basica de ser capaz de ganar un concurso y no de llevarlo a la realidad con unas minimas garantias en muchos casos por tener la estructura profesional la endeblez a la que estamos acostumbrados. Y en esto te habla la experiencia. Concursos magnificos y proyectos que tienen mas trampas que una peliucla de Fu-Man-Chu, o que harian las delicias del contratista habitual que lo primero que tiene en mente cuando monta la caseta es “¿Cuando pedimos el modificado?”.
    En cuanto a la sanidad, lo cierto es que yo tambien conozco medicos en la sanidad andaluza, y creo que el ¿99%? de los arquitectos que conozco que trabajan para terceros darian un riñon por ganar lo que ellos al mes.

    JMER73

    agosto 11, 2009 at 18:35

  15. Yo qué sé, seré de Mies… pero arquitectura de papel, no es arquitectura.

    Quizá deberíamos empezar a pensar cómo llevar a cabo lo que no es de siempre… La hipótesis es papel hasta que se lleva a la práctica, y no reniego de ella, sino de quedarnos en ella. Y a menudo no hay herramientas para llevarla más allá en los centros de enseñanza, lo que lleva a fomentar este círculo de “arquitectos explotados” (con reparos lo digo, aún así).

    Así que no es lo mismo.

    Bea Solache

    agosto 11, 2009 at 23:32

  16. Yo tengo contrato! de verdad! y aún soy estudiante! Y tengo hasta seguridad social! y vacaciones! (de las de verdad) y dias de asuntos propios! y baja medica! y una tableta de turron y un champán en navidad! (no estamos como para cesta)

    No conozco a nadie en mi situación en la escuela.

    Será suerte, o que mi jefe no es un desgraciado.

    Seguid así! Sois vehementes pero os lo podeis permitir. Teneis mucha razón.

    Victor

    agosto 12, 2009 at 21:17

  17. Hace ya un tiempo, cuando algunos amigos nos decían que no hacíamos más que trabajar que éramos unos “engancha’os”, reflexionaba sobre la típica pregunta “¿Vives para trabajar o trabajas para vivir?”.

    Me di cuenta de que ni una cosa ni la otra, si no que tenía la fantástica suerte de poder vivir de lo que me encanta hacer.

    Miguel Villegas

    agosto 13, 2009 at 5:34

  18. Efectivamente estais en lo cierto, quien nos iba a decir a nosostros los señores arquitectos, que ibamos a estudiar y estudiar, a dibujar y dibujar, intensas noches de principio a fin, y el resultado iba a ser tan incierto como el que hoy en dia vivimos, ojala todo esto se arregle pronto y podamos disfrutar con lo que mas nos gusta que es la Arquitectura, desgraciadamente un arte venido a menos.

    FLAV+InfoArquitectura

    agosto 13, 2009 at 14:12

  19. ¡¡NOOOO!!! ¡¡Has dicho ARTE!! ¡¡Vas a despertar a la bestia!!…¡¡Huid que aún estáis a tiempo!!

    Miguel Villegas

    agosto 13, 2009 at 15:39

  20. Victor, compañero…. agarrate y no te sueltes!!! O mejor te lo dire en las sabias palabras de los Blues Brothers:

    Stand by your maaaaaan. http://www.youtube.com/watch?v=OO38rf1m0FU

    Ahora en serio, enhorabuena. Y gracias!

    Jajajaja. Tranquilo Miguel, las fieras estan de veraneo.

    jmer73

    agosto 13, 2009 at 17:49

  21. FLAV, no hay nada en la situación de hoy en día que nos impida disfrutar del arte de la arquitectura, ni de la pintura, ni de la escultura, ni de la música…Yo disfruto muchisimo leyendo este blog.

    pepe

    agosto 14, 2009 at 8:16

  22. uy! y yo que pense que se aprovechaba Agosto para descansar del “interne”…ya veo que es mas bien al contrario.

    Lo curioso es que aqui se junte gente que habla a posteriori de esta situacion, cuando quien deberian leerlo y comentarlo son esos estudiantes de 6º curso, los que al fin y al cabo pueden hacer algo por mejorar esta situacion….aunque claro, para eso deberian ponerse deacuerdo (todos)en no aceptar esas condiciones…algo totalmente imposible.¿ No podria existir un organismo regulador que funcionase de verdad?. Imagino que existira tal organismo, pero no debe funcionar demasiado bien.

    Miguel, como sigas asi te vas a encontrar con mas de un curiculum en la puerta….yo ya me estoy poniendo tontorron. ¿no necesitareis mano de obra barata con una minima capacidad para exigir ?

    Iñigo

    agosto 14, 2009 at 13:09

  23. por cierto, a mi si que me gusta el nuevo aspecto del blog…las 3 columnas comprimen demasiado el texto

    Iñigo

    agosto 14, 2009 at 13:10

  24. Pues yo sólo puedo aplaudir el texto, creo que clava la situación que muchos hemos conocido. Y de la que ya renegamos, por supuesto. Lo gracioso es que no tenemos nada que perder, porque nada nos han dado. Así que no me extraña que algunos empiecen a sudar frío, claro.

    Trumbo

    agosto 14, 2009 at 18:23

  25. queridos estudiantes:
    NO DEJEIS QUE GENTE QUE NO HA CONSEGUIDO LO QUE SOÑABAN OS QUITEN LA ILUSION.

    en mi escuela habia mucho profesor frustrado que dia tras dia nos comía la cabeza. ojalá me hubiesen hablado mas de los arquitectos a los que se critica en este post. habría visto asi que hay gente que disfruta de verdad en esta profesion, que se desvive con el proyecto y que siempre intenta mejorar, aunque sea bueno.

    QUE NO OS QUITEN LA ILUSION POST COMO ESTE (los arquitectos que disfrutan con su profesion y son felices con lo que hacen, ESCRIBEN DE ARQUITECTURA, NO DE SUS FRUSTRACIONES)

    un saludo,

    C.J. Garcia

    para los estudiantes

    agosto 15, 2009 at 17:28

  26. Querido C.J.

    No se que tiene que ver la velocidad con el tocino.

    Se puede tener una ilusion barbara. Se debe tener ilusion por lo que se hace.

    Y se debe cobrar por el trabajo que se hace. Se debe cobrar dignamente ademas. De lo contrario, lo primero que se pierde es, que curioso, la ilusion.

    Y aunque no te lo parezca, aqui se escribe de arquitectura. Se escribe de todo aquello que quiza a ti no te apetece que se escriba (Tus razones tendras), pero que te guste o no ES parte de esta profesion, que es mucho mas que tu, que nosotros, que los que cuentan lo bonitos que son sus edificios y que tantas otras cosas. Que yo sepa no tenemos aqui muchas frustraciones, y resulta un poco pesadito que cualquier critica se acabe convirtiendo en “Estas frustrado” o en “Eres un envidioso”. Nada nuevo, por otra parte.

    En resumen, queridos estudiantes, no perdais la ilusion nunca, y no dejeis que os exploten jamas. Un trabajo digno por un sueldo digno con unas condiciones dignas. Ni un arquitecto mas sin contrato.

    Fijate que facil, C.J., y que sencillito.

    PD:
    Se me olvidaba C.J.: Cuando dices “Que no os quiten la ilusion post como este”…. ¿En realidad que quieres decir? ¿Algo asi como “Seguid trabajando por dos duros con mucha ilusion en regimen de precariedad”? O mejor aun ¿”Dejad que se aprovechen de vuestras ilusiones para explotaros”?

    Por aclararnos, mas que nada.

    jmer73

    agosto 15, 2009 at 18:04

  27. Buenísimo el post. Verdades como puños.

    niñoC

    agosto 17, 2009 at 10:11

  28. Muy bueno el post, como de costumbre. Aquí mi caso:
    Yo encontré trabajo como recién titulado en un estudio grande y con cierto prestigio y participé activamente en concursos públicos tanto abiertos como por invitación, obteniendo resultados bastante aceptables (primeros premios incluidos). También trabajé en proyectos para promotoras privadas, en todas sus fases, excepto la obra (a pesar de tener un máster en dirección y control de la misma).
    En esta empresa me hicieron contrato, me pagaban las vacaciones y dos extras, incluso beneficios en alguna ocasión.
    Pues bien, con todo y con eso seguía ganando mucho menos que cualquiera de mis amigos titulados superiores (ingenieros de todo pelaje y médicos) y trabajando muchas más horas (las extras, claro, no exisitían).
    Cuando la situación se volvió insostenible y mis compañeros y yo reclamamos nuestros derechos se nos llamó ingratos, se nos acosó y se nos despidió de la manera mas indecente que cada uno toleró.
    Todo mi entorno quedó pasmado con el proceder de mis empleadores, algo inconcebible en un entorno profesional mínimamente serio (palabras ajenas).
    Y yo tenía contrato…

    JuanH

    agosto 23, 2009 at 17:36

  29. Lo dicho JuanH, una autentica verguenza, hay que aguantar las cosas cambiaran, un saludo.

    Flav+InfoArquitectura

    agosto 30, 2009 at 9:36

  30. Bueno.. qué pasa… que me has estado espiando estos años por un agujerito sin darme cuenta? Has descrito a la perfección mis inicios en el mundillo profesional. Punto por punto. La mía y la de muchos compañeros y amigos.

    Tenía ilusión en ciertas cosas (quizá es que era un iluso, puede ser… pero esa ilusión se mantenía viva). Ahora me fijo mucho más en temas que antes eran casi un tabú. Y lo que antes era mi centro de atención, ahora se ha convertido en la anécdota y el la decoración de la profesión que realmente me gustaría desarrollar.

    Pero bueno… seguimos definiendo nuestro rumbo… poco a poco…

    Excelente el post, amigo…

    Julen

    septiembre 2, 2009 at 10:37

  31. Gracias Julen!. Un abrazo!

    ^_^ No negare mi vena voyeuristica, pero en este caso la experiencia es comun.

    jmer73

    septiembre 2, 2009 at 11:20

  32. Me ha encantado el post, dice verdades como puños. Estoy pasando un mal momento profesional (quién no) y me estoy planteando planes B. Me siento imbécil y engañado, pq yo mismo quise engañarme.
    He puesto un link con esta entrada en mi blog, espero que no os moleste la publicidad gratuita.
    Saludos.

    H

    febrero 10, 2010 at 12:27

  33. […] Cobrar O No Cobrar. That’s The Question. Historia de un estudiante cayendo del guindo. […]

  34. Buf! Cuanta verdad… iba leyendo y asintiendo. Parece mentira que,aun siendo tan claro,costara tanto verlo (ahora es más sencillo)…
    Mi experiencia es que con la excusa del cálculo de estructuras me decanté por las ingenierias y ya he trabajado en 3 y, sencillamente, son empresas!
    … en realidad debería decir que: “con la excusa de las ingenierías me decanté por el cálculo de estructuras…”
    Animo a todos! (y qué bueno el post!)

    tom sawyer

    julio 30, 2010 at 13:54

  35. Muy bueno el post.
    Sigo queriendo saber que archistar decía eso de ayer 40 hoy 2. Porque cuadra con tantos….
    Cuando tenia yo 23 añitos, allá por el 97, un profe de urbanismo de la escuela del vallés (Sant Cugat) me ofreció sin conocerme y sin despeinarse (yo estaba en la bolsa de trabajo de la ETSAB) trabajar…gratis. El interfecto, de apellido Navarro, despacho en calle Badia, Barcelona, en la zona de Gracia. Trabajé por 700pts/hora durante algunos meses. Me pagó cuando a él le venía bien (sin pensar que yo igual pagaba alquiler). En fin una joya.
    Hay otras perlas, del tipo Elías Torres, y otros, donde han trabajado compañeros míos y han salido por patas. Pertenecen al tipo arquitecto-negrero. Y está muy bien decir las cosas con nombres y apellidos, sobre todo si es demostrable. Porque a veces la verdad hace pasar vergüenza, y puede cambiar algunos hábitos, aunque sólo sea para lavar la imagen.

    Inès

    agosto 8, 2010 at 15:15

  36. Hola, es la primera vez que escribo en un blog, pero…me ha parecido tan bueno, claro y directo el post que he tenido que intervenir.
    Estoy totalmente de acuerdo con Íñigo, lo que debería pasar es que todos fueramos lo suficientemente valientes para saber decir NO a tener una situación laboral lamentable y encima tener que estar orgullosos de ello, porque de lo contrario, en esto de la oferta y la demanda, si hay gente que no pasa por el aro y hay uno solo que si esta dispuesto a hacerlo, nos perjudica a todos. Así es como se degrada la profesión y un arquitecto puede cobrar lo mismo o incluso menos que una cajera de Mercadona,con todos mis respetos para esa cajera, pero todos sabemos que es un trabajo para el que no se precisa de titulación superior ni soporta una responsabilidad durante al menos diez años.

    mai

    septiembre 3, 2010 at 20:01


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: