n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

– Política / + Profesión

with 15 comments

Les suponemos enterados de lo que se nos viene encima con el plan Bolonia. Y con tantas otras cosas. Por ello, les dejamos aquí esta carta. Es de libre uso. De libre distribución. Léanla detenidamente, y si estan de acuerdo con ella, imprímanla, fírmenla (Cuantos mas mejor) y entréguenla en su Colegio. Pidan además que se remita copia al Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE).

Y peleemos.

A la tencion del Decano del COA de – – – – –

Estimado compañero: 

La profesión de Arquitecto esta en este país, en estos momentos, a día de hoy, en peligro. No es un simplista ejercicio de alarmismo lo que nos mueve a hacer esta afirmación, tan cruda como pueda parecer, sino el sencillo seguimiento de los acontecimientos que desde hace tiempo vienen sucediéndose de forma imparable.

 Nos encontramos inmersos en el proceso de adaptación al espacio educativo europeo, el llamado plan Bolonia. Pese a los infinitos indicios de humo observados a lo largo de al menos tres años, nada se ha hecho para evitar que el fuego llegue a las puertas de nuestras atribuciones profesionales.

 La situación, a día de hoy, es, resumida, la siguiente:

 1.- Las carreras consideradas tradicionalmente técnicas, Aparejadores por ejemplo, pasan a convertirse en Graduados en Arquitectura Técnica o Ingenieros de la Edificación. Añádase así a lo que en su día supuso convertirse en Arquitectos técnicos el ser ahora Ingenieros.

 2.- Siendo el punto anterior grave, mas aun lo es el hecho de que los Ingenieros Superiores pasaran a denominarse Master en Ingeniería. El Master, es el máximo titulo académico. Es el que permite acceder al doctorado.

 3.- Los Arquitectos, pasaremos a convertirnos en Graduados en Arquitectura, desapareciendo así el titulo de Arquitecto, tal y como lo hemos venido conociendo.

 Poniendo las cosas en perspectiva, sabiendo como sabemos que el intrusismo profesional es un mal de honda presencia en nuestra actividad profesional, el hecho de que pasemos a compartir denominación con los Arquitectos e Ingenieros Técnicos, así como el que nuestros principales competidores, aquellos con los que compartimos competencias, los ICCP, pasen a ser Master en Ingeniería, no puede por menos que preocuparnos y mucho.

Por si esto fuera poco, debe añadírsele a este lento pero inexorable proceso, la mas que previsible reformulación de la LOE (Ley Orgánica de la Edificación) puesta desde hace años en cuestión por Ingenieros y Aparejadores. El objetivo no es otro que repartir el pastel de la obra privada y la edificación liberando las atribuciones exclusivas que hasta ahora manteníamos los Arquitectos.

 Ante esta situación, cabe pensar que las máximas instituciones de nuestra organización profesional deberían estar luchando en todos los frentes posibles y ante las máximas instancias. Sin embargo, la experiencia a lo largo de los últimos años ha sido que, antes al contrario de actuar con la contundencia que la situación merece, el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos y su presidente D. Carlos Hernández Pezzi, han prestado oídos sordos a los, constantes, avisos a navegantes.

 Como Arquitectos, puesto que no somos ni queremos ser otra cosa, las exigencias específicas en este momento de crisis al CSCAE y a su presidente no podrían ser mas claras:

 1.- El mantenimiento del titulo de Arquitecto, entendido como hasta ahora, o al menos su equiparación al de Master en Arquitectura, junto con el resto de Ingenierías Superiores y desde luego nunca el mismo escalón que las ingenierías y arquitectura técnicas.

 2.- Su presencia activa y contundente en la negociación y redacción de la nueva LOE, defendiendo nuestras atribuciones y los ámbitos profesionales de desarrollo de nuestra profesión.

 3.- Su posicionamiento claro y sin ambages en todos los medios de comunicación posibles al respecto del acoso que la profesión de Arquitecto esta sufriendo.

 Cabria añadir que si bien estas son demandas particulares, no podemos sino hacer una de carácter más general:

 Durante muchos años el CSCAE se ha convertido en el peor reflejo de lo más reprobable de una institución absolutamente politizada, cuando debería ser (y lamentablemente no es) una institución dedicada a velar por la mejora de nuestra profesión. Necesitamos de un CSCAE digno, representativo y fuerte.

 No dedicado a la lucha intestina y a la política intercolegial sino a defendernos y representarnos con eficacia.

 Esta presidencia comenzó con la aprobación, apresurada y caótica, del CTE, que supuso el cambio completo del cuerpo normativo de aplicación en los diferentes ámbitos de nuestro trabajo, y se va a culminar con la desaparición de muchas de nuestras competencias exclusivas e incluso de nuestro titulo.

 Julio Cano Lasso dijo una vez en una entrevista, preguntado por la posibilidad de fraccionar esta profesión en pequeños compartimentos (Arquitectos de interiores, de fachadas, de estructuras…) que le parecía una idea salida mas de la sobremesa de una comida, al humo de los habanos y al aroma del coñac, que algo pensado lógicamente, y sin embargo, este parece ser el camino que estamos tomando.

 La profesión de Arquitecto, esta profesión, la nuestra, necesita de muchas cosas. De una cierta capacidad de autocrítica en primer lugar, de una reestructuración profunda seguramente, pero en los tiempos que corren se hace necesaria, indispensable, una institución representativa fuerte y comprometida, dispuesta a pelear por la relevancia de la Arquitectura, de nuestra profesión, en nuestra sociedad.

 No es otra cosa lo que se pide, no es otra cuestión la que nos urge:

 Menos Política, más Profesión.

Atentamente:

Anuncios

Written by María

marzo 9, 2009 a 22:57

15 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ya voy firmando mi copia.

    yaku

    marzo 9, 2009 at 23:27

  2. Me parece una muy buena iniciativa la vuestra. He colgado vuestra carga en el grupo de facebook que he creado para darle mayor publicidad. Ánimo y seguir así.

    http://www.facebook.com/home.php#/group.php?gid=56651498289

    Borja Alvarez

    marzo 10, 2009 at 15:29

  3. Gracias Borja. Todos a firmar.

    jmer73

    marzo 11, 2009 at 12:13

  4. NUNCA FUI PARTIDARIO DEL FACEBOOK PERO CREO QUE ES UN MEDIO MUY INTERESANTE PARA HACER LLEGAR (ANTE LA PROHIBICION POR PARTE DEL CONSEJO SUPERIOR DE HACER LLEGAR NADA DESDE EL COLEGIO DE MADRID A NINGUN OTRO COLEGIO)LA INFORMACION AL MAYOR NUMERO DE COMPAÑEROS POSIBLEOS ANIMAMOS A UNIROS AL GRUPO DE FACEBOOK DEL ENLACE DE ARRIBA

    DAVID

    marzo 11, 2009 at 12:25

  5. Pablo

    marzo 12, 2009 at 13:04

  6. […] Carta propuesta por la gente de n+1 para mandar a los decanos de los colegios. […]

  7. [Me he encendido, lo siento]

    Pues yo ando un poco en acuerdo/desacuerdo con este asunto. Al fín y al cabo, me parece que la complejidad de los proyectos ya había hecho que nosotros mismos (solos solitos) hayamos desplazado actividades engorrosas como el cálculo estructural, y de instalaciones. Llega un momento en el cual la masa crítica del proyecto es inviable desde un punto de vista de eficiencia tiempo invertido/honorarios percibidos.

    Sin embargo, lo pernicioso es perder la perspectiva, es decir, que directamente pasemos de las estructuras como se hace en otras partes de Europa, y que luego pretendamos pasar patinillos por una maraña de aceros corrugados como si tal cosa.

    Pero, ¿quién es el guapo que se va a poner a calcular los certificados esos super-energeticos que van pidiendo y más que van a pedir? ¿Acústica? ¿Qué es eso?

    Yo tengo claro que, siendo un licenciado “joven” (según el CSCAE con menos de cuarenta añitos somos aún imberbes) NO soy ni probablemente seré arquitecto como la mayoría de la generación anterior lo ha sido. Si, señores y señoras, yo me considero un INGENIERO en construcción, y a mucha honra. Solo pienso que estos asuntos profesionales son de una endogamia que echa para atrás; los mismos que me las hicieron pasar putas en la carrera (¿Nadie ha visto un poco de ceremonia de iniciación masónica en los examenes de Estructuras? Es como cuando te pones con las orejas entre las rodilla y le dices al Cantero mayor, “¡Sí señor, me encantaría un poco más, señor”) fueron los mismos arquitectos que luego van quejándose acerca de no-se-qué miedo a la competencia del sector de la ingeniería.

    ¿Qué miedo hay a los ingenieros? ¿Qué no aprendieron nada sobre Palladio, o el maledetto orden jónico? Es la polla con cebolla la soberbia de esta profesión; si tan estéticos/éticos somos, hemos sido y seremos, ¿cómo es posible la situación urbanística actual? ¿En qué habría cambiado si en este país no hubiese habido nunca arquitectos? ¿Es que la mediocridad compositiva/conceptual/funcional de las ciudades ha sido proyectada/firmada/dirigida/certificada por ingenieros?

    computer says nooooo….

    Ebenezer

    marzo 13, 2009 at 12:38

  8. en Madrid hemos estado informados de todo el<proceso porque la decana es la unica decana de España que se ha mojado, que nos he informado y que ademas tiene interpuesto u recurso contra el Real Decreto de Bolonia que nos hunde.
    Os sugiero que entreis en http://www.coam.es , pincheis en la carta :

    BOLONIA: REACCIONA!!!! y firmad todos ya! es bestial y te enteras de todo lo que esta pasando.

    arquitecta madrid

    marzo 13, 2009 at 23:09

  9. Ebenezer:

    Hace unos días llegó a mi e-mail un correo en cadena en el que José María García del Monte (profesor de proyectos de la ETSAM, y miembro de la comisión del COAM que se encarga de las “cosas estas” de Bolonia) contestaba parcialmente a esta cuestión que planteas. Por lo lúcido y preciso de la respuesta, paso a reproducirla a continuación:

    “Ahora mismo YA se puede optar por que la estructura sea firmada por un técnico independiente del arquitecto proyectista, incluso puedes pactar que la dirección de obra de la estructura te la lleve otra persona

    El problema por tanto no es ése…

    El problema es que la tentación es que SEA OBLIGATORIO que los ingenieros de caminos sean los que pueden firmar la estructura… quizá en este aspecto no es demasiado peligroso, porque al fin y al cabo los arquitectos llevan haciendo estructuras e instalaciones de siempre (yo mismo me he calculado las estructuras de todos mis proyectos hasta hace poco, y ahora se las encargo a un especialista… que también es arquitecto; del mismo modo que las instalaciones siempre las he sacado fuera, pero encargándoselas a arquitectos y no a ingenieros… esos arquitectos viven de ser especialistas en esos temas, que hay que tener en cuenta que es una salida profesional muy interesante también); el problema viene por otro lado…

    Cuando se redactó por primera vez el código técnico, se planteó en su redacción la desaparición del concepto global de proyecto arquitectónico; todo pasaba a ser una suma de “el proyecto de cimentación”, “el proyecto de estructuras”, “el proyecto de electricidad”, “el proyecto de climatización”… cada uno de los cuales iría firmado por un técnico especializado… la trampa estaba en que igual que ahora mismo “el proyecto de telecomunicaciones” lo tiene que firmar un teleco o teleco técnico (a pesar de ser una tontería de cuatro tubos y poco más), era cuestión de tiempo que los ingenieros fueran arrogándose la condición exclusiva de “especialistas” en tales áreas, dejando al arquitecto relegado a una posición de supuesto controlador, pero sin reconocerle su capacidad técnica, que es mucha; si esto lo pones en un escenario como el que se está planteando, donde de momento ya ellos son master y nosotros no, es fácil inferir que en menos que canta un gallo, una nueva ley de atribuciones (que está ahora mismo en la mesa del ministro) acabaría por darnos la puntilla reconociendo la competencia específica de cada uno de estos proyectos a ingenieros varios…

    La conclusión sería que sí, claro, tendríamos el control global, pero obligados a pasar por caja para externalizarlo todo, a pesar de que sabemos hacer y responsabilizarnos de todo eso; curioso, porque mientras que los ingenieros alegan que “también saben hacer lo que nosotros hacemos”, era un proceso para que nosotros no pudiéramos hacer “lo que también sabemos hacer”…

    Me dirás que todo esto es ciencia ficción, que estoy aventurando futuribles… pero hasta ahora todos los futuribles se han ido cumpliendo (empezando por el más fuerte, la condición superior del ingeniero como máster, frente al arquitecto como graduado) y por otro lado no hay más que mirar al extranjero para saber que son procesos que en otros países ya se han dado… un ejemplo muy cercano: en Portugal un arquitecto no puede firmar la estructura de sus edificios… NO PUEDE, no es que no quiera

    Afortunadamente, aquello se paró y se reconstruyó la unidad del proyecto arquitectónico (o mejor dicho, no se perdió)

    Pero la condición de master de los ingenieros ya es otra vez el primer paso para un ataque por otro lado, conducente a conseguir lo mismo de otro modo

    Creo que nosotros no debemos plantear que no puedan otros firmar una parte de nuestro proyecto SI NOSOTROS QUEREMOS, pero hay que tener mucho cuidado con la real ambición y tentación que hay detrás, que es convertir a otros en peaje obligatorio de nuestros proyectos

    Como te decía, yo mismo me he diseñado y calculado las estructuras de mis proyectos durante muchos años… en esos tiempos, calcularme yo la estructura implicaba entre otras cosas permitir la rentabilidad de mi trabajo, pues si hubiera debido pagar a terceros esos cálculos, en más de una vez no habría ganado dinero con mi trabajo… y si no gano dinero, no tengo más remedio que dejar de hacer lo que hago, para poder ganarme la vida trabajando para otros

    Por cierto, se han construido esas estructuras… y no se han caído… porque nos han enseñado muy bien estructuras en la Escuela… a pesar de que por miedo o por ineptitud no quieran tantos reconocerlo y digan esa gilipollez de que acabamos la carrera sin saber nada… SABEMOS MUCHO, sólo que en los primeros años de ejercicio profesional acabamos aprendiendo tanto o más que en toda la carrera… pero eso es algo normal y lógico… ¿o es que se creen que los ingenieros al acabar su carrera saben de lo suyo más que nosotros de lo nuestro? ni mucho menos, están igual de perdidos y son igual de pardillos, porque ésa es la condición natural de todo recién graduado… sólo la experiencia nos va haciendo más sabios; pero la experiencia es tiempo y si se quiere terminar la carrera sabiendo tanto, no habria más remedio que trabajar cinco años antes de que nos den el título… ¿a que eso no mola? pues seamos coherentes, coño.

    Estamos en un proceso de derrocamiento del arquitecto de un sector que en estos años ha dado mucho dinero y ha movido la economía del país… en realidad quien se ha forrado no ha sido el arquitecto, ha sido fundamentalmente el especulador (y especuladores han sido todos los que se han dedicado a comprar pisos sobre plano y venderlos al doble al terminar la obra; lo han sido todos aquellos que decían comprar un piso “para invertir”, queriendo decir para especular, y la sociedad no les ha recriminado su actitud, sino que aquí todo el que estafaba a otro vendiéndole un piso por mucho más que lo que le había costado un años antes era tratado como un listo y no como un parásito); y a pesar de eso, si en algo se beneficiaba la profesión, que era en una actividad constructiva muy potente, pues ahora nos lo quieren quitar en tanto que exclusividad

    Cierto es que muchos de quienes más se han lucrado con eso no han entendido nunca la arquitectura como una cuestión cultura, sino como un negocio, y por eso mismo mucha pena no me dan ahora; pero en un entorno en que la arquitectura la hacen los arquitectos, también hay hueco para quien intenta hacer las cosas bien… aunque ése siempre esté en crisis… pero es el precio que se paga por entender las cosas de otro modo; ahora bien, en un entorno en que la arquitectura no sea cosa de los arquitectos… desengañemonos, ni hay lugar para unos ni hay lugar para otros (y veamos Italia, donde apenas un mínimo porcentaje de lo que se construye lo hacen arquitectos… ¿para qué, si me puedo fiar más de un ingeniero, que me mola el término y además es menos peligroso por no preocuparle tanto como a nosotros lo intangible?)

    Después de todo este panorama tan peligroso (que no pretendo mostrar para sembrar desconsuelo, sino ganas de batalla), me queda una última duda acerca de si no deberíamos atacar por otro lado:

    Si los ingenieros “saben” hacer casas en virtud de sus conocimientos técnicos y por tanto quieren poder hacer lo mismo que los arquitectos, entonces proclamo que en virtud de nuestra educación, carácter, conocimientos y capacidad de entendimiento de los problemas técnicos, nosotros “sabemos” hacer puentes, presas, caminos, carreteras, helipuertos, aeropuertos, puertos, instalaciones eléctricas, instalaciones hidráulicas, instalaciones de telecomunicaciones, mediciones, control de ejecución de obra, por lo que reclamo competencias en todos esos campos… es decir, pidamos poder hacer TAMBIÉN lo que ahora sólo pueden hacer ingenieros de caminos, industriales, de teleco, aparejadores… ¿a que a la inversa no quieren?… pues a lo mejor es una manera de ganar la batalla

    un saludo”

    PD: Sobre lo que planteas de la culpabilidad de la situación urbanística actual, y sin querer exonerar en modo alguno a los malos profesionales (arquitectos ellos) que efectivamente, han proyectado auténticas aberraciones en nuestras ciudades: dale la vuelta a la pregunta. ¿Cuántos de los magníficos edificios que también existen habrían llegado a construirse con la participación única de profesionales con formación de ingeniero? Sólo quiero recordar que ni siquiera Torroja, fantástico ingeniero, alcanzaba la excelencia si no era trabajando junto a un arquitecto…

    DMP

    marzo 14, 2009 at 0:11

  10. no solo debemos ser arquitectos plenamente homologados con las titulaciones superiores de arquitectos en Europa, sino que ademas, dada nuestra formación técnica, nos corresponde igualmente un título superior de ingeniería civil especializada en edificación y en urbanismo

    alvaro

    marzo 14, 2009 at 11:08

  11. Hola DMP; Gracias por tu contestación. Dicho sea por adelantado, que estoy radicalizando un poquitico mi discurso, en aras de un debate sano y plural. Que la endogamia es mu mala.

    Es una jodienda, sí. Nos quedamos con cara jamón, a la puerta del baile y con la bragueta bajada. Conozco esa situación en Buenos Aires, donde el arquitecto se convierte en un artículo de puro lujo. No iba tanto al punto pragmático, sino al concepto que estaba detrás.

    Todólogos. Somos unos todólogos. En tus mismas palabras se expresa esa confianza en poder hacer de todo, sea lo que sea que se construya. No estoy en desacuerdo, pienso que, presa, helipuerto o churrería levantina todo es una cosa que hay que pensar, calcular, valorar, construir, y punto. Pero el problema es que tenemos 1 Ricard Neutra por cada 978 españolitos (informe del CSCAE del 07), y aunque no he conseguido encontrar datos del número que había durante la posguerra, supongo que hemos triplicado el número de bocas que quiere hincar el diente al paster (todos nuestros mayores así lo afirman, por lo menos).

    Esos Ricardos Neutrez (por españolizar el término) han salido de sus respectivas escuelas como más pájaros que otra cosa en la cabeza. Al igual que la generación de padres anterior, los profesores con los que contamos actualmente están bastante achorrados; victimas de la represión durante la juventud (me estoy poniendo en plan melodramático), les coincidió la crisis de los cuarenta justo justo con la entrada de los Fondos de Cohesión Europeos y la España de Cobi. ¡Venga, a quitarse complejos pavimentando Al-Andalus! (arquitectos que corrísteis delante de los grises; tomáos estas palabras con sano humor). Los que vinimos detrás, no obstante, salimos a un mercado laboral donde la cosa es, poco más o menos, sectaría, y con un grado de determinismo profesional que asusta (¿habéis intentado contarle a alguién eso de que curras unas 160 horas para un concurso sin que te paguen ni el papel donde se imprime? La mueca consiguiente significa “pardillo” en idioma sordomudo, no lo dudéis). Es decir, que da asquito ser arquitecto de esa manera.

    Y, por ser un poquito malo también DMP, me ha gustado mucho el tema ese del proyecto de telecomunicaciones “a pesar de ser una tontería de cuatro tubos y poco más”. No digo que no sea verdad, pero estoy 100% convencido de que un ingeniero industrial piensa lo mismo de nosotros.

    PD: En cuanto a la valía de los ingenieros como creadores de formas bellas, pues yo tengo una plena confianza en ellos, la verdad. Los edificios más bellos del siglo XIX fueron construídos por ingenieros, y el Movimiento Modernos no hizo sino aplicar conceptos ingenieriles a modelos clásicos de composición. Lo que pasa es que, afortunadamente para nosotros, el mismo complejo de inutilidad que nos atenaza a los arquitectos en cuanto a poder ser capaces de construir formas complejas, atenaza a los ingenieros en cuanto a construir formas bellas.

    Ebenezer

    marzo 15, 2009 at 18:48

  12. […] Últimos comentarios Pablo en Indiana Jones y el Pliego PerdidoerRe_1 en Indiana Jones y el Pliego Perdidolou en Indiana Jones y el Pliego PerdidoEl_Francés en Indiana Jones y el Pliego Perdidoyaku en Indiana Jones y el Pliego PerdidoTrumbo en Indiana Jones y el Pliego PerdidoPablo en Actitudes y CanapésJOARNOT en Actitudes y CanapésIsrael en La Insoportable Levedad de la Herramienta ClonarEbenezer en – Política / + Profesión […]

    n+1

    marzo 19, 2009 at 11:19

  13. […] con perspectiva, y dado el momento que vive esta profesión, uno se da cuenta de que podríamos cambiar “delineante” por “arquitecto” y […]

    Educación Vintage « n+1

    marzo 19, 2009 at 11:22

  14. Gracias a todos por vuestro esfuerzo en arrojar luz a todas las
    sombras que el miedo, los complejos, la falta de libertad y la
    negligencia arrojan sobre nuestro oficio personas e instituciones
    que no merecen ser arquitectos, o por lo menos arquitectos españoles.
    Un saludo a todos,
    Jesús Moreno Hernández
    col coam 18070

    Jesús Moreno Hernández

    marzo 26, 2009 at 14:54

  15. La profesion se muere tios. Peleais en vano y no quereis aceptar la realidad. Es triste, pero es asi.
    Cuando yo empece a estudiar arquitectura hace unos 15 años ya me alertaban sobre la decadencia de la profesion, y que me decantara por aparejadores. El boom inmobiliario ha sido un espejismo del que han sacado tajada solo los arquitectos que ya tenian contactos e infraestructura. Denigrando con su trabajo y sus practicas la profesion. Era la muerte moral de la profesion.
    Y ahora ha vuelto donde estaba hace 25 años, pero ya tocada definitivamente de muerte.
    Nos la han dado con queso y hay que reconocerlo. Y esta mutacion de la profesion deberia haber llegado antes. Han sido los profesores y la gente con poder en los colegios profesionales los culpables. Les interesaba tener a miles de estudiantes echando media vida en la facultad, sacando mano de obra gratis, etc…
    La cosa ya ha tomado ese camino y no hay vuelta atras.
    A nadie le importan vuestras batallas morales.

    chicharron

    marzo 31, 2009 at 13:53


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: