n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Urbanismo en ropa interior

with 4 comments

En “Working Girl”, película que en una alarde de uso del cerebro se titulo en España “Armas de Mujer” (O sea justo, metafóricamente, lo contrario, aunque al menos no lo llamaron “Locas secretarias de Nueva York”), una joven y menos recauchutada Melanie Griffith interpretaba a una secretaria que suplantaba a su jefa para conseguir ascender en el perverso mundo de las fusiones y adquisiciones de los yuppies de los 80.

Joan Cusak, hermana a la sazón de John Cusak, era una muy cardada y maquillada compañera de Melanie, que en un momento dado le decía:
“Algunas veces canto y bailo por la casa en ropa interior. Eso no me convierte en Madonna. Nunca lo hará”.
En la prensa canallesca española, en casi cualquier medio de comunicación, y en los especializados más, comienza a pulular junto al “sostenible” de rigor, una constante referencia al urbanismo. Al planeamiento. A la ciudad.
Lo vemos en entrevistas, lo vemos en artículos de fondo (Ejem), lo vemos en cualquier parte.
Y sin embargo, es en mi opinión mentira. Y de las gordas.

Créanme, se de lo que hablo. Mi tiempo de trabajo se dedica en gran parte al urbanismo. Al de jugar en el patio de los niños mayores.
Y créanme también si les digo que cada vez veo a menos arquitectos y sin embargo recibo a más ingenieros. Mientras nosotros montamos airados talleres de apropiación de espacio urbano, otros directamente se lo apropian sin taller y sin aspaviento ninguno. A pelo y sin tomar aire.
El urbanismo es el campo del que esta profesión ha desertado con una mayor alegría.

Como ocurre en cualquier sistema dinámico, el vació tiende a llenarse y este ha sido inmediatamente ocupado por otros profesionales que, no siendo tan sectarios o tan especialitos como nosotros, han establecido sus reales en la fortaleza y no piensan abandonarla.
L

Lo que ciertas nuevas stars emergentes califican de urbanismo no pasa de ser paisajismo urbano, parques y jardines. Coros y danzas. Una forma de callar la boca a una profesión, la nuestra, que parece ya conformarse con las pocas migajas que le lanzan desde cualquier mesa política. Del partido que sea.
Y sin embargo aquello de lo que nos quejamos, aquello que esta en boca de todos, no se soluciona haciendo dos bulevares, tres talleres, una playa urbana y un parque.

Por muy bien que estén, o muy interesantes que sean, no se trata de eso.
Se soluciona dedicándonos al urbanismo de verdad, sin paños calientes ni medias tintas. Yo te enseñare cuan profunda es la madriguera del conejo, decían en Matrix. Es abisal, es un iceberg tan profundo que a su lado el del Titanic parece un cubito de hielo, y nosotros nos dedicamos a tirarnos bolas de nieve en la superficie.

Se soluciona empezando porque en las escuelas el urbanismo deje de ser una suerte de pinta y colorea de fantasía para pasar a ser una asignatura seria. Se soluciona sabiendo como se redacta un plan general, o al menos un planeamiento de desarrollo. Se soluciona estando presentes en la redacción de esos documentos. Se soluciona indignándose menos y presentándose a más concursos de redacción de planeamiento, que los hay y muchos.
Pero ahí, amigos míos, ahí no estamos. Será por que no existe el premio FAD al mejor plan parcial, o por que el Hola no dedica paginas a planes generales, o por que en la Bienal de Venecia exponer una figura de planeamiento no queda hype.

Será lo que sea, pero mientras nos rasgamos las vestiduras por lo mal que esta el urbanismo-insostenible, no hacemos el más mínimo esfuerzo por convertirlo en una disciplina interesante y atractiva, seria. Como tampoco lo hacemos por recuperar la que debería ser nuestra posición en lo que los más cursis llaman “La creación de ciudad”.

Y así, vuelta a empezar. Los planes generales los encargan los ayuntamientos, los redactan ingenieros en su mayoría o arquitectos, tan mediatizados por aquellos que no abordan nuevas posibilidades de ninguna manera. Una vez que termine este proceso, en el que, oigan, por ningún lado se ha visto aparecer a estos “generadores de debate”, llegara el momento de indignarse, de decir el “Que barbaridad” de Susanita en las tiras de Mafalda. Y punto pelota. Como en las tiras de Mafalda.
Eso si, si salimos lo suficiente en la prensa y estamos en la pomada y en el ambiente, puede que el poder nos regale un caramelito que nos endulce el trágala.

Y claro, que de paso permita, como siempre, cortar la cinta al alcalde y al concejal de turno que se darán allí mismo un baño de multitudes y prensa al grito de que “este ayuntamiento trabaja por la sostenibilidad y por un nuevo urbanismo”.
Un nuevo urbanismo que es el de siempre, a reclasificar a reclasificar que el mundo se va a acabar.
Por cierto, un inciso, no es lo mismo RECLASIFICAR que RECALIFICAR, y al próximo divino al que le lea u oiga usar mal la definición (hasta ahora a casi todos) prometo que le acosare en plan psyco-stalker hasta que se la aprenda y así, a mi dejen de chirriarme los oídos ante su supuesta “expertez” en el asunto.
Si creen que esto me molesta especialmente, tengo buenas razones para ello, durante un tiempo asistí a muchísimas mesas de contratación de Planes Generales como vocal del Colegio. Al final me resultaba pesadísimo y algo vergonzoso como arquitecto ver siempre a los mismos estudios y a los mimos equipos (casi todos de ingenieros).

Y déjenme decirles que había planes que eran sencillos de acometer.
Pequeños núcleos de población que hubieran servido muy bien a equipos jóvenes, interesados en el urbanismo, para empezar a meter cabeza en una disciplina tan compleja como el planeamiento. Planes a los que se presentaban tres en guerrilla más por acabar de acaparar una zona geográfica completa que por interés real.
Planes a los que cualquiera de estos nuevos expertos podrían haberse presentado aportando ideas, investigaciones y proyectos, con ciertas (muchas) garantías de haber podido salir elegidos. Al menos yo les hubiera votado aunque solo hubiera sido por cambiar de aires.

Pero no. Ni uno. Nada. Niente. Tabula rasa.
Así que sospecho que seguiremos igual. Que el urbanismo estará en todos los discursos, y en ninguna, o muy pocas, pantallas de ordenador.
Sospecho que seguiremos por casa bailando en ropa interior. Y Madonna se morirá de risa al vernos.

Anuncios

Written by Jose María Echarte

noviembre 2, 2008 a 18:58

Publicado en urbanismo

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Bueeeno! Antes de nada, felicidades por los inspirado de los artículos. Merece la pena el juego de muñeca Alt+Tab que me tiro para esquivar al jefe supremo.
    Segundo…¡la culpa de todo la tienen los padres! Osea no…quiero decir la Escuela. Vamos, que urbanismo viene a ser una asignatura situable entre Babylon 5 y Melrose Place. Osea, de todo menos realista. Proyectos también, lo admito, pero al menos se parece algo a Anatomia de Grey…
    El que diga lo contrario, que pruebe a presentar un proyecto de urbanismo en el fín de carrera, a ver qué cara le ponen.

    Karpol

    noviembre 4, 2008 at 15:48

  2. Le ponen una entre esta:
    O_o
    Y esta:
    ^_^U
    Me ha gustado lo de Anatmia de Grey, me lo apunto para un post.

    Jose Maria Echarte Ramos

    noviembre 4, 2008 at 21:14

  3. Leo este blog desde hace algún tiempo y me parece tremendamente revelador. Comparto trabajo, inquietudes, esperanza y hartazgo de nuestro panorama profesional. Y, como me parece que se destila en esta página, cierto sentimiento de culpabilidad hacia los padres, o sea, las escuelas. Mientras la formación del arquitecto sea tan sectaria, utópica, fascista (en un sentido totalitario de la palabra) y ‘divina de la muerte’, la cosa no irá nada más que a peor.
    Estoy en contacto con gente joven, estudiantes y recién titulados, y el percal es desolador: todos son futuras estrellas rutilantes, que jamás se han enfrentado a la realidad real (valga la redudancia), y que, de seguir asi, jamás lo harán. Y no por falta de ganas, sino por falta de posibilidades de entrar en el juego.
    Mientras en nuestras escuelas sigan empeñados en negar las mismas reglas del juego que rigen fuera, mientras sigamos jugando al fútbol sin árbitro, penaltis y, si me apuras, sin entrenador, los equipos de aparejadores e ingenieros repetirán el españa-malta una y otra vez. Disfruto mucho leyéndoos. Gracias!

    p

    noviembre 6, 2008 at 12:44

  4. Encantados de que disfrute. Y de que lo siga haciendo.
    Esto ya ni el España-Malta. Esto es el Manchester United contra el casados de Bollullos de la Cogolla.
    Y con tacos de acero.

    Jose Maria Echarte Ramos

    noviembre 6, 2008 at 13:08


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: