n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Mas madera

with 11 comments

Leemos con mucho interés desde n+1, sección Frente Popular Jacena Armada (FPJA), brazo armado de esta alegre organización, el debate surgido en el blog de EG sobre IC. Como no podía ser menos en nuestro caso, opinaremos al respecto.

Le diremos en primer lugar a Sergio, que esa pasión por la teoría, y solo la teoría, nos ha puesto en el bonito lugar en el que esta profesión esta hoy en día: Chupando rueda de otros profesionales que han aprendido, o mejor no  han olvidado, que son TECNICOS (¿Sorprendente eh?). Colocaditos en la  alegre y autosatisfecha autopista de la disolución, empedrada toda ella de "reconocidos prestigios", toreos de salón y miradas múltiples y masivas  de ombligo.

A nosotros los electrones, pues muy bien oiga. ¿Bohr dice usted? Un tipo  genial este Bohr. Con Heisenberg nos iríamos de cañas, incluso convencidos  de que la cerveza cambiaría si la observara mucho.

Pero el caso es que nos acordamos de los proyectos de vivienda que ha  visto en algunas charlas y múltiplemente publicados (El Europan de Santiago, sin ir mas allá), y sin entrar en mas detalles (que los hay)…….. a día  de hoy, las lavadoras son cuadradas, teniendo la gente la pésima y  arcaica costumbre de pasar la fregona (vulgo mocho), por lo que dejar unas esquinitas que no se las deseo a nadie, parece como poco una  boutade bastante inocente. ¿Ah? ¿Les parece esto una tontería? ¿Poco digno de nuestras elevadísimas aspiraciones teóricas? ¿O quizá, querida Cris es que los nuevos avances sociológicos y los profundísimos estudios (¿medio folio?) que hacemos los arquitectos han descubierto que “las nuevas familias no pasan el mocho”?.  A nosotros lo que nos parece es que el asistente de vuelo esta llevando el Jumbo. Y nosotros estamos buscando un paracaídas.

Leemos, sin dejar a Cris, que (Parafraseando) no hace falta haber construido para ser profesor de proyectos. Que esto lo diga alguien que se quiere dedicar, o se dedica, a la arquitectura da buena prueba de cómo estamos. Le recordamos por si la ha olvidado querida amiga, la famosa frase: "Saber, saber enseñar, querer enseñar". Dudamos de la primera. No dudamos de  que nadie haga lo que le de la real gana con su practica profesional individual (hasta ahí podíamos llegar, somos unos libertinos). Dudamos, amiga nuestra,  de la experiencia necesaria para impartir una asignatura como proyectos. Si uno quiere ser un teórico, por nosotros como si quiere ser de Bollullos de la Cogolla. Que ese uno sea profesor de proyectos es lo que nos pone algo mas tensos.

Es por otra parte, es falso que en Caminos haya profesores que no hayan construido nada. Miento, los hay. Pero son mirados por el alumnado con ojo muy crítico prefiriéndose siempre los que tiene experiencia. ¿Le sorprende? ¿Cómo están ellos y como nosotros? Si van apuntando, pongan otra cruz en la casilla “Razones por las que nos vamos por el desagüe”.

Reduzca la situación al absurdo. El cirujano que le va a operar ha tenido un profesor que ha leído todo lo legible sobre cirugía. Que ha  conectado a Bohr con el procedimiento ambulatorio sociológico y con la sostenibilidad de los bisturís de acero del 18. Habitual del  "lancet" y ponente variado de bolos de verano. Pero que lo único que ha hecho en su vida es dar dos puntos en una ceja. ¿Da sustito, eh? Nosotros preferiríamos que nos operara la Doctora Grey o su novio televisivo, que, la verdad, estamos seguros de que han visto más quirófanos aunque sean falsos.

Aplíquele el cuento a su profesión y no la infravalore considerando alegremente que ser profesor universitario de proyectos (Ojo, ¡De proyectos!) es una profesión aparte para la que la experiencia es un adorno y no una exigencia.

Lo hemos dicho ya en algún que otro sitio, recordamos un tiempo en que la experiencia de un profesor era oro puro. Parece ser que la experiencia  ahora es teórica, por que claro, nosotros somos más de teorizar y que  construyan otros. Fan-tasssstico. Tranquilos no desesperen. Los  "otros" dentro de poco ya van a construir. Y a proyectar. Y a todo. Los “otros” saben TODO de su profesión. Nosotros queremos saber un poco de todas. Y esta guerra, la estamos perdiendo.

Menos mal que siempre nos quedara París. Perdón, la teoría. 

Una escuela, es un centro de formación. De excelencia. Los alumnos se van a enfrentar a un mundo profesional en el que su profesión, cada  vez mas desprestigiada, se pelea sin cesar para demostrar que no es  una banda de iluminados de decisión alegre, poco interés por los presupuestos y cita fácil. Aprendices de todo y oficiales de nada. Se les pedirá que sean unos profesionales que resuelven. Esto exige rigor. Esto exige seriedad. Y si, sorprendentemente, exige saber que la gente pasa el mocho, que las lavadoras son cuadradas  y  que Bruno Latour no sabe lo que supone que un modificado de proyecto  (Contratista’s Happiness) se te vaya al 100% del PEM. (De lo que es un descompuesto ni hablamos, pero claro, que sucio esto del descompuesto en el maravilloso mundo de las prístinas teorías, de los bellos "procesos")

Ahora bien, si proyectos es toreo de salón, por que ya vendrá alguien a arreglar el desaguisado y por que no debemos dejar que la sucia realidad contamine nuestro maravilloso mundo teórico, si proyectos es teoría de proyectos o peor proyecto de proyectos,  entonces me callo, no he dicho nada y viva la ingeniería de fachadas y la decoración de interiores. Viva.

Recuerdo que cuando salí de la escuela, I. Vicens (que nunca ha sido muy santo de mi devoción, pero cuando uno tiene el día, lo tiene) nos dijo aquella frase de "Ahora, olvidad lo que sabéis y empezad a soñar".

Lo malo, lo triste, es que la frase hoy día seria "Ahora, aprended lo que no sabéis y empezad a aterrizar".

About these ads

Written by María

julio 29, 2008 a 15:08

Publicado en crítica

11 comentarios

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Cuanto más investigo, cuanta más teoría trato de producir, cuanto más reflexivas e interdisciplinares son mis ideas…más les prohibo pisar el papel.
    La arquitectura para la gente y para sus vidas, sin teoría y, si puede ser, sin técnica también.

    Miguel

    julio 29, 2008 at 16:51

  2. ¿No les parece que a veces nos arrogamos un papel de demiurgo social que nos queda, como poco, enorme?

    Jose Maria Echarte Ramos

    julio 29, 2008 at 17:21

  3. No. Ya solo se aspira en tener un “monográfico”. Ese es el cielo particular de cualquier starlette de estas.

  4. Para nmas1. Gracias por dispersarme por la red, pero como aclaración yo no soy ningún apasionado del plano teórico de la arquitectura, más bien lo contrario. Solamente pretendía abrir el debate de las diferentes formas de entender esta profesión.
    Y para algunos del resto, déjemos las cancioncitas y debates vacios que no llevan a ninguna parte y ahora, o más adelante, en otro post, hablemos de las “Coooompeteeencias”, eso si que nos afecta o afectará a todos

    s

    julio 29, 2008 at 21:36

  5. evidentemente he hecho corta pega, perdon,algo que… chiisss no digais nada ,pero se hace en escuelas en donde IC a dado clase, internet es una joya para hacer memorias socio-ecológicas.

    s

    julio 29, 2008 at 21:40

  6. saludos…

    edgar gonzalez

    julio 30, 2008 at 13:55

  7. El enlace siempre por delante.
    Chaaacho: regálanos algunas máximas!

  8. Que se puede esperar de una persona que usa la expresión “Cool”.
    Es como Poochie, de Los Simpsons.

    Vanilla Ice

    julio 30, 2008 at 16:26

  9. Grandiosos artículo e intervención en EG (donde nadie se ha atrevido a seguir opinando a favor del acceso a la docencia de teóricos arquitectónicos de dominical).
    Estoy por otra parte, convencido de la voluntad del star-system de esto que se da en llamar “arquitectura”, de erigirse en opinadores de todo; para muestra, un botón: http://www.youtube.com/watch?v=3pPAtWjweeQ (entrevista a Koolhaas, en calidad de “hombre del renacimiento”).
    PD: No sé si lo lacónico de Edgar en su intervención en este blog se debe a que ha leído la sección “qué es n+1″ y le ha tocado la fibra sensible…

    pierrenodoyuna

    julio 31, 2008 at 2:52

  10. Sinceramente pienso que pensamos demasiado, valga la redundancia. Llevamos lustros discutiendo las mismas cosas… bla, bla, bla. Nos sobran ideas felices y más horas de flexo machacando la rula del ratón. No me interesa en absoluto la teoría, pero sí, y mucho, saber hacer bien las cosas. Y eso no lo enseñan los charlatanes de la arquitectura, sino el día a día con la profesión. No conozco a IC, pero le deseo mucha suerte con su web y mucha, pero que mucha suerte, con sus proyectos.
    Un saludo

    miguel ángel

    agosto 2, 2008 at 15:59


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 312 seguidores

%d personas les gusta esto: