n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Un sitio en el mundo

with 5 comments

Siempre se ha dicho que “en España todo el mundo sabe de fútbol y política”. Quizás vaya siendo hora de devenir en unos Bill Gates del acerbo popular y actualizando tal dicho añadamos el apéndice: “y de arquitectura”. Los periódicos aparecen salpicados a diario de declaraciones de alcaldes doctos en materias de urbanismo “y arquitectura”. El efecto Guggenheim ha calado hondo en sus subconscientes y están dispuestos a empeñar sus arcas por poseer el edificio más moderno, el más impactante, el más “lo que sea” en su término municipal.

El edificio o conjunto de edificios, porque Villaconejos de Arriba ya tiene uno y nosotros no vamos a ser menos. Nosotros, dos. O una ciudad entera. Santiago de Compostela acogerá la “Ciudad de la Cultura”, Valencia la “Ciudad de las Artes y las Ciencias”, Barcelona lo hizo con el “Forum de las Culturas”… Cuando ya no queden motivos para levantar este tipo de ciudades, se empezará a vislumbrar otro horizonte.


El actual es desesperanzador. De los concursos de arquitectura se ha pasado a los “concursos sorpresa”. Sin programa, –casi- sin límite de presupuesto y, por supuesto, por restringidísima invitación. Así calificaban la Junta de Andalucía y los empresarios turísticos de la Costa del Sol su expectación ante el lanzamiento de un concurso para el Plan Qualifica: “No sabemos qué nos van a presentar, sólo queremos que tenga un gran impacto para que la gente venga a verlo”. Da igual si es un evento o se materializa en algo más tangible. Málaga quiere un símbolo que catapulte su imagen en el mundo. Las incidencias, que inevitablemente surgirán, se resolverán sobre la marcha.

El Ayuntamiento de Madrid lanzaba hace unas semanas un concurso para un mercado en Sanchinarro bajo la premisa de “queremos un ejemplo de arquitectura singular”. El alcalde de Alicante improvisaba en una rueda de prensa sobre la remodelación del estadio José Rico Pérez: unas torres de 120 metros por aquí, un hotel por allá, cuarto y mitad de comercios y un puñado de restaurantes… “Madrid y Valencia tienen sus torres y yo no me opongo”, oiga. De esos proyectos y sus resultados empezaremos a leer noticias en poco tiempo. Ahora son Valencia y Santiago el epicentro del histerismo de la política de inversiones.

La Ciudad de la Cultura (CdC) ha dado sobradas muestras de en qué puede desembocar un estudio económico improvisado a ritmo de muñeira. Improvisado por inexistente. Intentando solventar el inconveniente de que todos los años no pudieran ser jacobeos, Santiago de Compostela necesitaba otro reclamo turístico, y nada mejor que un macroproyecto de repercusión mundial para recuperar a los peregrinos perdidos. Manuel Fraga se preguntaba en Extremadura, en unos de los primeros mítines de la democracia, “para qué querían los extremeños una Universidad”. Tal vez si se hubiera parado a pensar que la tradición operística de Santiago debe andarle a la zaga a la de Angola, el desvío presupuestario de la CdC no hubiera llegado al 300%, y los presupuestos gallegos destinados cultura y deporte (184 millones de €) no se verían comprometidos en casi un 30% anualmente sólo para su mantenimiento (casi 55 millones de €). Pero todo era para mayor loa del que manejaba la caja y “lo del presupuesto”, era un puro trámite administrativo.

Por otra parte, la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA)  acumula ya un desfase del 260%, y numerosas críticas en lo referente a su funcionalidad –aunque eso sea harina de otro costal-. En los más de 220 millones “distraídos” no está incluida la cimentación que llegó a ejecutarse para una propuesta anterior y que fue desechada. Una cifra –la de la cimentación- de la que todo el mundo conoce su existencia pero nadie su cuantía. Pero todo es poco cuando “se trata de dignificar la ordinariez de la periferia, para hacer soñar a la gente que vive en sitios mejores”. (palabras de Santiago Calatrava en El País). Efectivamente, entre tener una vivienda de 90 metros cuadrados o un zulo con vistas al Palau, es mucho más edificante lo segundo. Y tal vez por eso, para seguir haciendo de los valencianos los españoles con las periferias más dignas, la alcaldesa solicita este año, además de los 409 millones de euros que le corresponden en materia de inversión, otros 866,9 más en concepto de “valencianía”. Recuerda a aquella canción de “españolear” pero en versión autonómica.


Pero, ¿esto es hacer ciudad?
Juan Bollaín, arquitecto y cineasta, fantaseaba críticamente en el corto “Sevilla 2030” con el nombramiento de la capital andaluza como “Ciudad del Hombre y Primer Modelo Mundial de Ciudad” por parte de Luanda. Sevilla ha hecho del turismo su principal fuente de ingresos, y las primeras imágenes muestran una ciudad copada de iconos arquitectónicos: una copia de la Torre Eiffel, otra del Taj Mahal… Con ironía desmedida intenta explicar qué significa hacer ciudad. Y hacer ciudad es más que coleccionar hitos o, abundando en la idea, tiene poco que ver con ello. “Oiga, tenemos Isozakis, Calatravas, Legorretas… y todo incluido en un solo billete de avión”. El mismo Gehry, al ver su Guggy rodeado de otros tantos iconos del star-system comenta con sorna: “somos amigos, somos compañeros y a ninguno nos gusta la obra de los demás.”

Poco importa el batiburrillo final si a quien paga los honorarios le salen las cuentas en concepto de visitas recibidas. Poco importa que el perfil de las ciudades españolas –y mundiales- se unifiquen hasta el punto de convertirse en idénticas. Poco importa que el presupuesto engorde siguiendo una función exponencial. La Administración Pública, esa que “somos todos”, maquillará las sonrojantes cifras desviadas como acostumbra: acorralará al arquitecto y a la dirección técnica y después empezará a repetir el mantra de las indefiniciones técnicas ad infinitum, hasta que el oído del contribuyente sólo sea capaz de recordar: “es que al arquitecto se le fue de las manos, es que el arquitecto no tenía ni idea, es que… es que…”. Pero se nos olvida que esas indefiniciones técnicas no eran importantes cuando sólo había prisas para conseguir el tan ansiado impacto, y además, los políticos nunca tienen responsabilidades en materia de arquitectura.

Conseguir un sitio en el mundo -en las revistas de viajes al fin y al cabo- es muy caro, sobre todo para los ciudadanos de a pie, que pierden miles de millones de euros susceptibles de ser utilizados en, pongamos por ejemplo ¿vivienda protegida?, ¿sanidad?, ¿una oferta cultural aceptable sin tener que desplazarse a otra ciudad?, por un deseo incontrolable de proyección internacional y exaltación del propio ego del que encarga que, en algunos casos, no acaba respondiendo a las expectativas creadas. El traje nuevo del emperador encandila y ciega a partes iguales y reduce la sostenibilidad de la arquitectura al interior de los despachos de los ayuntamientos. El único sitio donde parece que siempre cuadran las cuentas.

Ah, ¡y tonto el último!.

Anuncios

Written by María

octubre 31, 2007 a 9:18

Publicado en General

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Yo lo del Gehry no lo entiendo. La última cagada arquitectónica que le he visto, y sólo puede llamarse así porque es una defecación en toda regla, es el Guggenheim que se va a montar en Abu Dhabi. Es como una tarta deconstruida con virutas de chocolate azul…..SI FRANK LLOYD WRIGHT levantara la cabeza!!!!

    shinitoarriquitaunvenidoamas

    octubre 31, 2007 at 9:59

  2. Genial. Un retrato magnifico de lo que son, o se están convirtiendo, nuestras ciudades. Lo peor es que esta “moda” de la arquitectura ni siquiera repercute en arquitectos jóvenes y locales. Que digo yo que si al menos esto fuese en beneficio de que nuevos arquitectos tuviesen nuevas oportunidades… pero que va, ni eso, todo lo mismo y de los mismos. Con el tiempo los despachos de arquitectura se convertirán en ikeas o parecidos, con un catalogo de edificios que tu mismo podrás montar con un módico precio ¡y entre semana aun mas barato!

    hans brinker

    octubre 31, 2007 at 10:12

  3. Cuando busquemos encargos, cuando los recibamos, cuando concursemos, recordemos bien lo de “hacer ciudad”. A ver que sale. Y a ver si llegamos a cobrar algo.
    Vuelvo a lo de siempre: el cambio está en lo que finalmente hacemos, dibujamos, visamos, certificamos. No en los discursos inflamados.
    Mientras solo tengamos suspiros para las grandes “arquitecturas” y no una mirada angustiosa para el entorno que nos da (o daba) de comer, poca cosa va a cambiar.
    Que somos profesionales, y responsables mas allá de lo civil y de lo penal.

    y

    octubre 31, 2007 at 10:38

  4. buena información, me ha gustado el sitio.

    saludos desde veracruz, méxico.

    ernesto morosini

    octubre 31, 2007 at 21:20

  5. Sigo pensando que uno es responsable de la cama en la que se mete, y de con quien se acuesta.
    Me recuerda tu post sobre Pablo Escobar. Al menos con Pablo Escobar no habia dudas de la catadura del cliente.
    Lo malo es que:
    Cuando se leen determinados pliegos de determinados concursos.
    Cuando se presenta uno a un concurso “Doble Via” a los que la Junta de Manololandia (Antes Andalucia) se esta acostumbrando tanto.
    Cuando se mira un programa que no hay por donde agarrarlo.
    Cuando s even presupuestos de obra publica que llegan malamente a unos mas que insuficientes 800 €/m2 (Modulo estandar andaluz).
    Cuando se hacen tantas cosas, al final uno se da cuenta de que Pablo Escobar vive, y resulta que es concejal o consejero o incluso ministro de Kultura (con K). Asi que si trabajas para Pablo Escobar y lo haces voluntariamente, ya sabes por donde te van a venir los tiros.
    No justifica esto que la administracion sea el Cartel de Medellin pero en tonto (Al menos el Cartel hacia dinero). Pero tampoco podemos honradamente ponernos dignosy propios y achacar todas las culpas a la casta politica cuando nos hemos ido con ellos a la cama, aun a sabiendas de como estaba el patio.
    Por otra parte estoy de acuerdo en que la arquitectura, tristemente, es el nuevo Rock And Roll (Cosmopolitan dixit), y no se hasta que punto eso nos beneficia o nos deja con el culo al aire, como en tantas ocasiones.

    ASHCRAFT

    noviembre 7, 2007 at 12:29


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: