n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Archive for the ‘star-system’ Category

Los Agraciados. Los Desgraciados. Los Miserables

with 22 comments

Últimamente amigos, como decía la mítica Rafaella Carra, para hacer bien el amor, hay que venir al sur.

Al sur de Europa, al sur de España. Al Sur.

Si ya sabíamos que en Elche había un “concurso” (Las comillas imagínenlas tamaño de letra 75, por favor) para hacer un proyecto en el palmeral, al que concurrían “estrellas invitadas”, se suman a este momentazo profesional otras dos zonas del arco mediterráneo.

Granada en primer lugar. Granada, tierra soñada por mí. Y donde decimos mí, nos refierimos a Rafael Moneo, claro. En esta profesión, es nombrar a Rafael Moneo y caérsele los palos del sombrajo al mundo entero. De Moneo no se habla. A Moneo no se toca.

Pues, en fin, ya nos conocen, lejos de nosotros la funesta manía de callarnos, allá va:

A Moneo la han encargado A DEDO una estación del AVE en Granada.

¿Como lo ven? Bien ¿no? Ah, que no.

Bueno el lo ve magnifico. Va a entablar un dialogo con la Alhambra, (Ignoramos si la 1925 especial o el monumento) y a analizar el contexto histórico, y a respetar el entorno sin imponerse, y a gestar, y hacer muchas cosas. Y todas en digital.

No hace mucho, que casual es la vida, El maestro daba una conferencia en la cátedra Blanca de la Escuela de Sevilla, el titulo, siéntense, agárrense a algo solidó (El CTE o similar):

“DE CÓMO LAS DIFICULTADES SON ACICATE PARA EL BUEN TRABAJO DEL ARQUITECTO”

Pues oigan, no hemos ido a la conferencia, pero nos la imaginamos corta.

Buenas noches: Lo que hay que hacer es que te encarguen una estación del AVE, a ser posible “porque tú lo vales”.

 Fin. (Ovación aquí) (Canapés) (Despedida y cierre)

Leer el resto de esta entrada »

Written by María

marzo 25, 2009 at 17:03

¡Porque tú lo cuestas!

with 29 comments

De vez en cuando, se dan
conjunciones cósmicas. De vez en cuando, los planetas se alinean. De vez en
cuando piscis duerme en la cuarta casa de acuario, segunda escalera.

De vez en cuando también
inteligencias de muy diversa índole se juntan por azar o por interés común para
hacer avanzar a la humanidad.

Sin embargo, como no hay Alfa sin su
Omega, ni tesis sin antitesis, ni Esperanza sin Alberto, normalmente lo que se
junta, aglomera y reúne es la incapacidad humana. La estulticia más profunda.
El cenutrismo más recalcitrante.

Así, llega a mis manos y leo con
ojos ávidos el
articulo de EL PAIS sobre la deserción de FOA
(así la llaman ellos) de la
obra del instituto
de medicina legal (IML)
del nuevo y flamante Campus
de la Justicia de Madrid
.

Pocas veces en mi vida he encontrado
un articulo que describa de forma tan completa tanto surrealismo, tanta
inutilidad y tan aguerrido resumen de los males que aquejan a esta profesión
nuestra y a la administración en lo tocante a la obra publica.

Vean, el articulo es el “Citizen Kane” de la descripción de
nuestros males. Tiene de todo. Administraciones paletas, arquitectos estrella,
deserciones, falta de rigor profesional, chusquerismo administrativo,
contrataciones a dedo, desvíos de presupuesto, síndrome
del Photo-Call
, divismo sin
limites, tontería, cancamusa, churrerismo del bueno y como no una sensación general
de que la inteligencia (como Elvis) has
left the building
. Y además no piensa volver.

Desde ya les digo que lo estoy
imprimiendo en papel del bueno a 1200 puntos por pulgada con la sana intención
de enmarcarlo en acero inolvidable y
colgarlo junto a mi titulo y la foto de mi santa.

Desde ya les digo que no puede
llegar en mejor momento con la que esta cayendo y con lo que espero sea el fin
de la “singularización starsystem” de la arquitectura pública. Quizá si alguna
critica hay que hacerle, y es menor, es que el titulo no debería centrarse solo
en si Zaera deserta o no deserta. Debería ser más amplio, mirar mas allá, tal
es su calidad, y titularse:

"Tratado practico de proceso arquitectónico star-system. De cómo se desenvuelve la incapacidad humana. De la incapacidad administrativa. Del derroche de los dineros públicos.Del olvido de la técnica y de cómo la profesión de arquitecto se convirtió gracias a unos pocos, en el horror de unos muchos”.

Ya, ya sé que es un poco largo, pero
oigan, les juro que estaría dispuesto a comprarlo en edición de lujo de las de
la señora de Foster de a 6.000 euritos el libro.

Analicemos el gestalt articular. Agárrense que vienen curvas, y como decía
Tierno, el que tenga para fumar que fume, que esto va a ser largo.

Como sabrán en Madrid capital, se
esta construyendo la nueva y flamante Ciudad de la Justicia. Inicialmente se
presentó un concurso para desarrollar la Ordenación General, o lo que los
horteras llaman, el Master Plan.

Veremos a continuación que de plan
tiene poco, si me apuran no llega a conspiracioncilla. De maestro tiene menos,
casi lo mismo que yo de obispo de Mondoñedo Ferrol.

Ganaron Frechilla y López Peláez con
un sistema de edificios de planta mayoritariamente circular, en una ordenación
que no era, ni buena, ni mala ni todo lo contrario. 

Era. Estaba.

A partir de aquí empezaron a
desarrollarse los edificios. Y aquí es donde llega la madre del cordero, el
crujir de concursos y el rechinar de presupuestos.

Vayamos por partes:

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

diciembre 3, 2008 at 18:41

Frustración y asco en Las Vegas

with 4 comments

He leído el articulo publicado por el profesor Boned Purkiss sobre los concursos de arquitectura en Soitu, dado mi habitual escepticismo y dado que ya se me ha pasado el puente-glow, voy a discrepar, amigablemente, con el profesor que, a mi modo de ver, tiene una ensalada de las de aliñar con un machete y un tridente.


Dejaré de lado que le niego la mayor sobre Corrales. Cuando el excelso José Antonio ganaba concursos a cascoporro, había en España cuatro arquitectos en guerrilla. No creo que se presentaran 500 a cada concurso, algunos con un ejército de mano de obra gratuita-estudiantil encastrada en el estudio. Por otra parte, conocida es la leyenda urbana de que algunas estrellas de relumbrón “enmascaraban” su nombre para ponerse tibios de hacer bloques más o menos alimenticios. (Por ejemplo en mi caso Jose M. Echarte R., pasaría a ser J. Maria E. Ramos).


Empezaré por el titulo, “¿Hay que creer en los concursos de arquitectura?”. Esto es como preguntar si hay que creer en la democracia. Repito lo que ya dije en su día, es el único sistema serio. Vuelvo a Churchill, es el peor de los sistemas, con excepción de todos los demás. Me acerco ahora tangencialmente a Wilde, que haya concursos aunque algunos sean vergonzosos y vergonzantes.


Por otra parte debo discrepar sobre los motivos que dividen actividad privada y pública. No se trata de que los compañeros que se dedican al trabajo privado desprecien los concursos por que “no se fíen” de los jurados. Se trata de que ni los tienen en consideración. Se trata simplemente de una cuestión de rentabilidad. El trabajo privado presenta una rentabilidad inmediata y mucho más alta. El público, si la estadística no falla y se gana uno de cada diez (que no es mala media), supone un mayor esfuerzo no retribuido. A cambio ofrece (casi siempre, ojo) una mayor libertad y un mayor control sobre el proyecto y la obra. Por otra parte el privado se mueve con las fluctuaciones del mercado (ver época actual) mientras que el público puede mantenerse con más facilidad, o digamos mejor con la misma dificultad, en épocas de bajada de la inversión privada. Nada que ver por tanto con un juicio moral sobre los jurados, sino más bien con la pura y dura economía.


El profesor Boned, hace referencia a los concursos de múltiples formatos que existen. Llamémoslos concursos por costumbre, por uso consuetudinario si ustedes quieren, pero los concursos por invitación, o los de doble vía, incluso los de proyecto y obra, no son estrictamente concursos. Son otra cosa. Asignaciones digitales, asignaciones digitales camufladas o intentos de ahorrarse tres meses en una adjudicación (único motivo de la existencia de los “proyecto y obra” en los que se pone a la zorra a cuidar a las gallinas). No creo que den cabida a un variado espectro de profesionales. Se la dan a los mismos. A menos que por espectro entendamos, los enchufados, los que no, los que tienen el carné que toca en ese momento, los que han militado (ni piensan) en su vida, o los que son maestros del fino arte de estar siempre delante del dedo regio y selector de nuestros políticos.


Si embargo, donde el profesor Boned se mete en un jardín de proporciones amazónicas, donde se va de safari a la jungla con Ray Charles como guía es cuando sin ningún miedo afirma que:

Parece que el sistema de adjudicación evoluciona hacia el concurso restringido. […]. Lo que se pretende en principio con este tipo de competiciones entre arquitectos de prestigio está muy claro: la Administración no está dispuesta a arriesgar ni a realizar pruebas y ensayos con los fondos públicos. Lo evita basándose en una acreditada calidad previa de los concursantes, a través de una auténtica y rigurosa criba, confiando así en asegurar un resultado arquitectónico política y económicamente correcto, que será llevado a buen fin por el incuestionable hecho de la solvencia profesional de la firma.


Pero hombre de Dios. Donde ha estado usted metido estos últimos años. La administración, SIEMPRE, esta dispuesta a arriesgar, a realizar pruebas y ensayar con los fondos públicos y, en otras palabras, a gastarlos como si fueran el dinero del monopoly. La administración tiene un master en “Gasto descontrolado”. Un doctorado en “Obras suntuarias y desvíos de presupuesto”. Lo que pretende la administración es simplemente, hacerse la foto. No evita ningún tipo de riesgo. Y sobre todo, hablar de auténtica y rigurosa criba, en un concurso que, no nos engañemos, es “a dedo”, suena a tango porteño.


Estimado compañero, mírese esto y tiemble, después de haber llorado. O reído según se mire, que la cosa no deja de ser de un humor negro que haría temblar al mismísimo Hitchcock. La administración esta dispuesta a pagar autenticas pastizaras a estrellas de relumbrón mediático, sin tener muy claro lo que quiere, sólo porque es lo que han leído en un dominical o en cualquiera de las otras fuentes de conocida solvencia de las que beben nuestros doctos próceres. Si pagar una morterada por UN SOLO proyecto, sin poder elegir, cuando por coste cero (y mucho menos en honorarios) podrían tener 200 propuestas, es no estar dispuesto a arriesgar, que baje el fantasma de Keynes y lo vea.


Por otra parte me parece curioso que el triple filo de este tipo de (ejem) concursos, sea para el profesor el estado psicológico de aquellos no seleccionados o su perdida de prestigio (pobrecitos ellos), o la indolencia de aquellos agraciados por la designación áurea de nuestros políticos.


No me imagino yo a Rem Koolhas, o a sir Norman en plan la Zarzamora, llora que llora, por no haber sido seleccionados, al igual que tampoco me los imagino tirados a la bartola al grito de “ya esta todo hecho”. Tampoco creo que afecte excesivamente a su ya amplia cartera de clientes, ni que nadie les ponga el estigma de “No Seleccionados”, por que, si ellos llevan el estigma, yo por ejemplo (que no tengo una mala media, creo) debo ser una llaga humana.


Sin embargo lo preocupante es que estos sean los filos que le ve al asunto. ¿Qué me dice de lo caciquil del sistema? ¿Del tufo a bienvenido Mr. Marshall que destila, con discurso de Pepe Isbert en el balcón de la alcaldía incluido? ¿Qué me cuenta de la desvergüenza de pagar hasta un 20% en honorarios en un alarde de paletismo rancio cuando lo normal en este país es un 4% (y eso dando gracias)? ¿Qué de la sensación de que nuestros políticos están comprando libros por kilos para llenar estanterías aunque sean de Danielle Steel mientras tengan buen lomo? ¿Qué de la absoluta falta de transparencia que suele envolver todos estos procedimientos?


No creo que el sistema de concursos genere ningún escepticismo. Repito, los concursos restringidos son una farándula, un show, una forma de salir en los periódicos pero no son, para mi, concursos. Respecto a la frustración, no creo que se pueda comparar la de los pobres invitados y sus estigmas de “no seleccionados” con la que me produce a mi leer esto. Frustración y algo de asco oiga, que quiere que le diga.

Written by Jose María Echarte

marzo 10, 2008 at 18:56

El restaurante de los suizos

leave a comment »

Coste de toda la obra, todo el material de acondicionamiento y… botes de
cocina, neveras, platos, cuchillos, hasta completar el equipamiento de
la cocina de un restaurante: 2,2 millones de euros que pagó el Ayuntamiento de Barcelona para
poner en marcha el restaurante de lujo Klein en el edificio Fórum.

El presupuesto de algunas partidas reservadas a otros servicios
municipales
no ha sido tan generoso:

1,3 millones de euros para la atención a la mujer

1,3 para la práctica deportiva 

1,4 para emergencias sociales.

Written by María

diciembre 11, 2007 at 22:29

La fama cuesta (€)

with 9 comments

P: En estos momentos hay una exposición en el Jardín Botánico de Madrid, llamada ON-SITE, venida del MOMA de Nueva York, en la que se exhibe la arquitectura de última generación hecha por españoles y por arquitectos internaciones en España. ¿Qué opinión te merece dicha exposición?

R: No, por favor, otra vez este tema no…(Risas) Yo mismo he creado cierta polémica con respecto a esta exposición.

En NY dí una conferencia con respecto a esta exposición y fui muy directo. Dije: ON-SITE ha perdido la oportunidad de dar una visión real de lo que está sucediendo en la actualidad en España y ha preferido dar una perspectiva mucho más frívola, ya que creo que realmente en España están ocurriendo cosas muy importantes. Por un lado tenemos el egocentrismo de NY, que cree que América sigue siendo el principal referente cultural, y la realidad es que es una arquitectura en declive. [...] América debería darse cuenta de que el proceso que lideró después de la Segunda Guerra Mundial ha acabado, y éste es, en mi opinión, el gran problema americano. Para mi, había en esta exposición un reflejo muy claro de ésto en la visión que se daba de la arquitectura de España. Muy del tipo, somos el MOMA y te estamos diciendo qué es lo que está pasando…

Por otro lado tenemos, por lo tanto, el problema que supone a España el estar ávida de aprobación, de crédito. [...] En El Escorial se impartieron unos cursos acerca de ON-SITE, y fui a dar una conferencia que también resultó ser muy polémica. Pero es que me sorprende la necesidad en España de crear centros de atracción cultural, con iconos arquitectónicos rodeados de mares de ladrillo en vez de ciudades realmente buenas para sus habitantes. Los concursos por invitación a arquitectos del star-system como el Palacio del Sur de Koolhaas en Córdoba… Sólo hay que ver esa sección absolutamente vacía de sentido, ordinaria. Lo curioso de esta historia es que una vez se publicaron los nombres de los premiados, Koolhaas decidió ir a Córdoba, en avión privado, y las autoridades estaban felices por dar la noticia que "¡Rem Koolhaas ha venido a España porque va a construir un palacio de congresos! (Risas). Parece que lo que importa es la fama y el caché del arquitecto y no tanto la obra en sí misma.

Hay una clara tendencia en la actualidad, especialmente en torno al diseño de arquitectura en altura que he visto en los últimos doce meses, a buscar más la publicación de un proyecto que la intención de construirlo. Estos proyectos tan grandes se utilizan como iconos gigantes portadores de una gran marca, no se integran en las ciudades.

_______________________________________________
William J.R. Curtis en "Pasajes de Arquitectura (88)", entrevistado con motivo de la edición en castellano de "La arquitectura moderna desde 1900" (PHAIDON, 2006). Otro más que habrá que apuntar a la lista.

Written by María

octubre 10, 2007 at 22:12

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 333 seguidores