n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Archive for the ‘crítica’ Category

El Sistema

with one comment

All hail the golden lamb. Or the black suitcase...

All hail the golden lamb. Or the black suitcase…

El sistema es, como el Proceso (Atención a la mayúscula) imparable. Impermeable a lo externo. Incansable. Todo lo permea, todo lo alcanza. Nos rodea, como la fuerza, pero en vez de otorgarnos poder… nos lo roba. Nos vacía.

El sistema ya existía. Y probablemente seguirá existiendo. O no. De nosotros en buena medida depende. El sistema se compone de cada trampa. De cada engaño. De cada corruptela en constante proceso de engorde y cuyo objetivo final es un país donde se come queso y se pinta con Garan D’ache. El sistema somos –en parte- todos pese a que su objetivo es el clásico del neoliberalismo corruptor: Favorecer a unos pocos castigando a la mayoría. A la infinita mayoría.

Así, llaman la atención las declaraciones de un trabajador de DICO en las que habla de cómo se ha desarrollado el sistema. De cómo ha crecido y llenado cada vacío. Cada espacio. Por hastiado que esto pueda parecer… ¿De verdad es tal la sorpresa? ¿Estamos quizá actuando como el gendarme Renault cuando descubre que aquí, oh sorpresa, se juega?

Veamos….

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

noviembre 20, 2014 at 21:39

¿Can We Please Start Questioning Architects?

with 2 comments

See you there!

See you there!

Esta noche a las 19:00 estaremos en el Museo de la Biblioteca Nacional en la mesa de debate Palabra de arquitecto: el ámbito digital, ¿un nuevo espacio para la crítica arquitectónica? para dialogar sobre la critica de arquitectura en los tiempos del cambio que vivimos. La mesa tendrá como moderador a Domenico Di Siena y contara con Aurora Adalid (Zuloark), Santiago de Molina, Anatxu Zabalbeascoa y un servidor (Conocido envidioso sindicalista). [¡Gracias a Domenico y al Museo BNE por organizar el evento y por la invitación!] [Hashtag: #PalabraDArq, retransmitido en streaming en la página del Museo BNE]

Con este motivo hoy, como previo y generador de debate, vamos a hablar algo de crítica y de ahí el titulo (Ese questioning) de este artículo.

Así al menos titularía yo si de lo que se trata es de analizar lo que ha pasado con los arquitectos estos últimos diez – quince años.

No le parece así a Penny Lewis para quien la frase es justo la contraria y que da titulo a un artículo en Arch-daily en el que se basa este. Para Lewis, la petición es, literalmente la contraria:

¿Can we please stop bashing architects?

Procedamos por partes.

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

diciembre 11, 2013 at 12:10

Publicado en Actualidad, crítica, en la red

Una Breve Reflexión

leave a comment »

(1) "Se torea como se es" Juan Belmonte

(1) “Se torea como se es” Juan Belmonte

Vaya por delante que nuestro conocimiento de la Trienal de Lisboa proviene de las críticas leídas al respecto. De las unas y de las otras sin excepción.

A tenor pues de lo leído y del próximo CongresoXpress de Arquitectura –del que recibimos una invitación (¡Gracias!) – y a la vista del debate generado, nos cabe una reflexión (sirva como avance extendido de lo que pensamos decir) no por breve menos firme.

Uno no tiene nada en contra de que nadie performe lo que le de la gana. O, por aclarar, lo tiene y entiende que es una cuestión propia que afecta a un sector (El artístico, o mejor dicho el Bussines-artístico) diferenciado, con el que mantengo (más allá de mi interés o falta de el) pocos puntos de contacto.

Diferente cuestión acontece cuando entran en escena dos palabras muy de moda actualmente: Reinventarse y Arquitectura, que combinadas me parecen un dislate de proporciones peligrosas. Y no, no me refiero a la expresión coloquial, sino al trasfondo que subyace en toda una corriente –muy consciente- que ha emprendido lo que Fredy Massad denomina –acertadísimo- una huida hacia la periferia difusa [Por contrapartida a la huida hacia delante que supuso el final y el pre-anuncio de la crisis].

Esto es: Independientemente de que uno se dedique a construir y proyectar, a estar en obra, a hacer helados, cupcakes, exposiciones, a editar libros o a –porque no- performar, estaríamos hablando de cuestiones ocupacionales que, salvo los lógicos cambios y adaptaciones, no implican que aquello que hace de la disciplina que ejercemos lo que es deba trocarse por un nuevo e impostado ideario compuesto de una suerte de sinopsis (mala, por lo absolutamente perentoria y liviana) de disciplinas tangentes.

O, dicho de otra forma: Uno entiende que la Arquitectura se basa (Cualquiera que sea la definición que quieran emplear, incluidas las más cursis) en un fuerte e ineludible compromiso social extensivo (Y que no solo alude a cuestiones mínimas e higienistas) y un ejercicio altamente serio de la responsabilidad y la honestidad, que no solo es la legal, sino la necesaria que dimana de la cuestión anterior.

Cumplidas esas bases mínimas –imponderables, al menos para nosotros-, cumplido este “cómo se es” de la celebre frase de Juan Belmonte (1), el resto es lo que tradicionalmente hemos llamado, y perdónenme la sencillez, “buscarse las habichuelas”.

Cambiaran las formas, los procesos, las relaciones cliente – arquitecto o incluso desparecerán tal y como las conocemos para ser sustituidas por otras nuevas, habrá más dinero o menos dinero… Nada que no ocurra en cualquier profesión, nada que no sea el resultado evolutivo normal de cualquier actividad humana. Nada que necesite de este “reinventarse” si este implica la huida sin análisis de lo pasado hacia terrenos no por más inexplorados más favorecedores ni menos idénticos a los yermos de los que venimos. Quien no analiza su pasado va camino de replicarlo, con más glamour.

Necesita la disciplina de esta profunda reflexión. De este –por una vez- detenerse y rehacer principios muy sencillos, muy elementales… pero también imprescindibles. Principios que afectan a la estructura profesional, a las relaciones entre arquitectos, a la recuperación de una necesaria posición de servicio que abandone la imagen de demiurgos caprichosos y artistizados más cercanos a un impostado gurú de la moda que a un técnico responsable (haga balaustres o haga premios Pritzker) y que tantas “alegrías” nos ha traído (La ultima la LCSP o, al menos, sus peregrinas excusas ministeriales).

Principios que asuman que todo proyecto –sea este una magdalena o un edificio, una performance o un plan parcial- nace de la autocrítica y la necesita para ser útil a la sociedad, lejos de cenáculos, adoradores, marchantes y otros círculos de interés cuya función como marchantes en el negocio de la arquitectura de moda (Que lo hay) se confunde equivocadamente con la de investigadores, o incluso con la de críticos. La critica –entendida como herramienta fundamental de la disciplina próxima a la investigación- no puede ser un negocio de quitar y poner reyes intocables.

Principios, en suma, que se expresan de forma muy sencilla y de los que se puede y se debe hablar de forma clara y sin tapujos, sin que sea necesario poner a un señor vestido de político manguta “performando” un latrocinio de dinero público para que el debate sobre este aspecto nos quede más “accesible”. Confundimos con cierta frecuencia exposición y accesibilidad con banalización y simplificación. Una simplicidad que resta fuerza a esa bella sencillez (No son la misma cosa) de la que hablamos: dura, sólida y, sobre todo, molesta con un poder que parece encantado con estas nuevas derivas tan artísticas como, en muchos casos, inanes e inofensivas.

Sin arreglar todo lo que no funciona en las bases de esta profesión (Aquello que ha generado tantas cuestiones tan poco enseñables, tan vergonzosas y que uno encuentra en espíritu aun tan presente pese al cambio de look) poco más importara aquello a lo que nos dediquemos. Poco más importara como “nos buscamos las habichuelas”. Correremos además el peligro de seguir construyendo una tramoya vacía, una ruina glamourizada, sin sustento firme ninguno y tan podrida al cabo como el anterior sistema del que dice renegar –sin hacerlo- pero con el agravante de haber perdido, aun más, por el camino aquello que nos hace necesarios (No obligatorios) y que nos acerca a una sociedad en la que lo somos. Creanme, no más que otros, pero necesarios.

Written by Jose María Echarte

septiembre 27, 2013 at 12:54

Publicado en Actualidad, crítica, profesión

Auténticas Entrevistas Falsas (1): X X de X, Arquitecto

with 10 comments

.

El estudio es blanco, muy blanco. Demasiado blanco. Nos recibe una secretaria que parece sacada de TRON Evolution, que a mi la verdad me gusta más la primera aunque yo soy mucho de reconocer que Olivia Wilde esta para hacerle un Danteum a ella sola.

Muy blanco, decíamos, y lleno de mobiliario de diseño, del caro. Arquitectos atareados corren de aquí para allá detrás de sus propias ojeras. Uno intenta despegarse la mano de la mesa con un cutter mientras mira consternado un bote de loctite, estamos tentados de ver si la cosa acaba en una versión de SAW, cuando nos hacen pasar a la mesa que ocupa X X de X, arquitecto de reconocido prestigio (C).

X: Oye chaval, ¿Tienes ya esos alzados? Esto tiene que estar para hoy mismo, sea la hora que sea…

Entrevistador: No… yo venía por lo de la entrevista…

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

noviembre 15, 2012 at 12:18

Publicado en Actualidad, crítica, humor

Chiringuito Mon Amour

with 10 comments

Una sombra y poco más !Ay!

Bienhallados todos. Tras el paréntesis vacacional (Siempre he querido escribir esto oigan) que tampoco ha sido mucho porque ha sido una semana (Magnifica la vida del autónomo, si señor), aquí nos tienen de nuevo dispuestos a empezar el curso con ánimos renovados y la consabida carga de vitriolo que nos acompaña.

Y que mejor manera de empezar que haciendo elogio de esa figura que puebla nuestros espacios públicos y playeros: El chiringuito.

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

agosto 18, 2011 at 19:20

Mis Problemas con BIG

with 34 comments

Imagen de la portada de "Mis Problemas con Amenabar" de Jordi Costa y Darío Adanti

Sospecho que me pasa en esto como a Jordi Costa con el “Buen chico genial” del cine español. Que no entendemos como nuestros respectivos problemas (Quizá problema es mucho decir, pero ustedes me entienden) con nuestros respectivos iconos no son más entendidos, y que la inmediata genialidad, unánime y asumida por decreto, con la que se baña a ambos (El suyo cinematográfico y el mío arquitectónico) nos pone la mosca detrás de la oreja.

No es la primera vez que me preguntan que fue de mi agria polémica con Bjarke Ingels, ¿Por que no me gusta su desenfadado discurso, sus alegres explicaciones y sus jolgorios arquitectónicos de colores CMYK? He prometido explicarme, al menos explicarme en la medida de lo posible y muy limitado de mis capacidades y así, desnudando mi negra alma, contar toda la verdad nada más que la verdad y solo la verdad, sobre:

MIS PROBLEMAS CON BIG:

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

noviembre 9, 2010 at 12:36

Publicado en Actualidad, crítica, General

Flavour Of The Week

with 6 comments

Al rico cucurucho trendy

Cuando estudiaba en Madrid, cerca de Sancer (Si han estudiado en Madrid y no conocen Sancer merecen ahora mismo un auto de fe consistente en ver “El Elogio de la Luz” en plan tratamiento Ludovico) había una heladería Baskin Robbins.

Como las colas eran espectaculares, uno acababa por acercarse a por un helado. En la heladería, una pizarra con letras de quita y pon, indicaba cual era el sabor de la semana.

No había criterio ninguno para decidir el sabor de la semana. No eran sabores nuevos. Eran los de siempre, o sospecho que los de siempre mas próximos a caducar. El caso es que allí estaban. Una semana tocaba tutti-fruti, a la siguiente cereza. Y viceversa.

Siempre me acuerdo de aquella indiscriminada selección de sabores cuando veo titulares en los que algo se ensalza como “El ____ del año”. “El______ del momento” (Rellene el espacio con lo que le convenga: Actor, diseñador, editor, arquitecto…incluso político). Traigámoslo al terreno próximo, ¿El arquitecto del momento?

¿Por qué?

¿Es que antes hubo otro, también del momento, al que se le han gastado las pilas como a los conejitos chungos del anuncio de Duracell y ya no vale?

¿Es que después de pasado el momento en si, este de ahora tampoco valdrá?

¿Cuánto dura EL momento? ¿A que huelen las nubes? ¿Se expande el universo, es cóncavo o convexo?

¿Por qué me estoy acordando de los helados a punto de caducar de Baskin Robbins? Veamoslo:

Leer el resto de esta entrada »

Written by Jose María Echarte

junio 25, 2010 at 13:41

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 352 seguidores