n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Una Breve Reflexión

leave a comment »

(1) "Se torea como se es" Juan Belmonte

(1) “Se torea como se es” Juan Belmonte

Vaya por delante que nuestro conocimiento de la Trienal de Lisboa proviene de las críticas leídas al respecto. De las unas y de las otras sin excepción.

A tenor pues de lo leído y del próximo CongresoXpress de Arquitectura –del que recibimos una invitación (¡Gracias!) – y a la vista del debate generado, nos cabe una reflexión (sirva como avance extendido de lo que pensamos decir) no por breve menos firme.

Uno no tiene nada en contra de que nadie performe lo que le de la gana. O, por aclarar, lo tiene y entiende que es una cuestión propia que afecta a un sector (El artístico, o mejor dicho el Bussines-artístico) diferenciado, con el que mantengo (más allá de mi interés o falta de el) pocos puntos de contacto.

Diferente cuestión acontece cuando entran en escena dos palabras muy de moda actualmente: Reinventarse y Arquitectura, que combinadas me parecen un dislate de proporciones peligrosas. Y no, no me refiero a la expresión coloquial, sino al trasfondo que subyace en toda una corriente –muy consciente- que ha emprendido lo que Fredy Massad denomina –acertadísimo- una huida hacia la periferia difusa [Por contrapartida a la huida hacia delante que supuso el final y el pre-anuncio de la crisis].

Esto es: Independientemente de que uno se dedique a construir y proyectar, a estar en obra, a hacer helados, cupcakes, exposiciones, a editar libros o a –porque no- performar, estaríamos hablando de cuestiones ocupacionales que, salvo los lógicos cambios y adaptaciones, no implican que aquello que hace de la disciplina que ejercemos lo que es deba trocarse por un nuevo e impostado ideario compuesto de una suerte de sinopsis (mala, por lo absolutamente perentoria y liviana) de disciplinas tangentes.

O, dicho de otra forma: Uno entiende que la Arquitectura se basa (Cualquiera que sea la definición que quieran emplear, incluidas las más cursis) en un fuerte e ineludible compromiso social extensivo (Y que no solo alude a cuestiones mínimas e higienistas) y un ejercicio altamente serio de la responsabilidad y la honestidad, que no solo es la legal, sino la necesaria que dimana de la cuestión anterior.

Cumplidas esas bases mínimas –imponderables, al menos para nosotros-, cumplido este “cómo se es” de la celebre frase de Juan Belmonte (1), el resto es lo que tradicionalmente hemos llamado, y perdónenme la sencillez, “buscarse las habichuelas”.

Cambiaran las formas, los procesos, las relaciones cliente – arquitecto o incluso desparecerán tal y como las conocemos para ser sustituidas por otras nuevas, habrá más dinero o menos dinero… Nada que no ocurra en cualquier profesión, nada que no sea el resultado evolutivo normal de cualquier actividad humana. Nada que necesite de este “reinventarse” si este implica la huida sin análisis de lo pasado hacia terrenos no por más inexplorados más favorecedores ni menos idénticos a los yermos de los que venimos. Quien no analiza su pasado va camino de replicarlo, con más glamour.

Necesita la disciplina de esta profunda reflexión. De este –por una vez- detenerse y rehacer principios muy sencillos, muy elementales… pero también imprescindibles. Principios que afectan a la estructura profesional, a las relaciones entre arquitectos, a la recuperación de una necesaria posición de servicio que abandone la imagen de demiurgos caprichosos y artistizados más cercanos a un impostado gurú de la moda que a un técnico responsable (haga balaustres o haga premios Pritzker) y que tantas “alegrías” nos ha traído (La ultima la LCSP o, al menos, sus peregrinas excusas ministeriales).

Principios que asuman que todo proyecto –sea este una magdalena o un edificio, una performance o un plan parcial- nace de la autocrítica y la necesita para ser útil a la sociedad, lejos de cenáculos, adoradores, marchantes y otros círculos de interés cuya función como marchantes en el negocio de la arquitectura de moda (Que lo hay) se confunde equivocadamente con la de investigadores, o incluso con la de críticos. La critica –entendida como herramienta fundamental de la disciplina próxima a la investigación- no puede ser un negocio de quitar y poner reyes intocables.

Principios, en suma, que se expresan de forma muy sencilla y de los que se puede y se debe hablar de forma clara y sin tapujos, sin que sea necesario poner a un señor vestido de político manguta “performando” un latrocinio de dinero público para que el debate sobre este aspecto nos quede más “accesible”. Confundimos con cierta frecuencia exposición y accesibilidad con banalización y simplificación. Una simplicidad que resta fuerza a esa bella sencillez (No son la misma cosa) de la que hablamos: dura, sólida y, sobre todo, molesta con un poder que parece encantado con estas nuevas derivas tan artísticas como, en muchos casos, inanes e inofensivas.

Sin arreglar todo lo que no funciona en las bases de esta profesión (Aquello que ha generado tantas cuestiones tan poco enseñables, tan vergonzosas y que uno encuentra en espíritu aun tan presente pese al cambio de look) poco más importara aquello a lo que nos dediquemos. Poco más importara como “nos buscamos las habichuelas”. Correremos además el peligro de seguir construyendo una tramoya vacía, una ruina glamourizada, sin sustento firme ninguno y tan podrida al cabo como el anterior sistema del que dice renegar –sin hacerlo- pero con el agravante de haber perdido, aun más, por el camino aquello que nos hace necesarios (No obligatorios) y que nos acerca a una sociedad en la que lo somos. Creanme, no más que otros, pero necesarios.

About these ads

Written by Jose María Echarte

septiembre 27, 2013 at 12:54

Publicado en Actualidad, crítica, profesión

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 341 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: