n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Coste Cero

with 2 comments

Como lo traigo, como lo vengo oiga!

Como lo traigo, como lo vengo oiga!

Yo por querer, se lo prometo, quiero un avión. Me ha hecho ilusión toda la vida. Y luego dedicarme a buscar a Norman Foster a los mandos del suyo por el vasto cielo y echarle una carrera o hacerle un calvo por la ventanilla de la cabina, lo que se tercie.

Pero, claro, una cosa es lo que yo quiero y otra muy distinta la realidad.

Algo que por lo visto no tienen claro nuestros gobernantes, que deben creer por este orden en los Cazafantasmas, en los pajaritos preñados, en la proyección astral ….. y en que una CONSTRUCTURA esté dispuesta a trabajar a COSTE CERO.

Creanme, hay más posibilidades de que el monstruo del lago Ness aparezca en las playas de Oropesa del Mar y de que el expresidente culturista se ponga a arponearlo chuleando de tableta de chocolate que de que ocurra lo anterior. De toda la vida.

Y de donde sale este invento, se preguntan. Lean, lean.

Como recordaran se aprobaba en fechas recientes la LRRU (Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas), una ley que, pese a lo necesario del enunciado, incurría en errores de bulto en cuanto a su articulado que ya pusieron de manifiesto de forma clara en la asociación ASA a través de su escrito de alegaciones.

Sin afán de ser exhaustivos, el principal problema de la ley era (Y es) que se carga sobre una ciudadanía ya exhausta el peso económico de las rehabilitaciones, amenazando con fuertes sanciones administrativas en caso de no cumplir comme il faut. En la actual coyuntura, de nuevo, el gobierno parece creer que los duros están a peseta y que puede desvestirse un santo (El de las ya magras economías de los vecinos) para vestir otro (El sector de la construcción, en horas crepusculares). Añadan a la pretensión además un factor que es lógica pura: Las viviendas con más necesidad de rehabilitaciones de calado no están situadas en “La Finca”, sino que suelen ser inmuebles de cierta edad, emplazados en cascos antiguos y con una población de vecinos jubilados, cercanos a la jubilación o –en general- de rentas no excesivamente altas, lo que convierte el disparate en autentica aurora boreal.

No acababa aquí la cosa, dado que el texto remitía a la posibilidad de que un tercero “concursara” con los propios vecinos para “gestionar” la rehabilitación, caso de ser esta impuesta por la administración, cobrándose luego mediante edificabilidades, aprovechamientos sobrantes, derechos de vuelo o –incluso- mediante la expropiación. La puerta a la gentrificación de manos de una falta de sensibilidad absolutamente cegata con la realidad económica actual queda abierta, con el gobierno haciendo de portador de linterna, sereno y extendedor de alfombra roja.

Es, por tanto y de nuevo, un problema de legislar de cara a la galería y tres con las que saques. De estar más pendiente de protagonizar ese momento “Esta ley que nos damos los españoles…” (En plasma, o en directo) que de haberse acordado de aquello de la memoria económica, más que nada (Y aunque solo fuera por curiosidad), por saber lo que cuestan las cosas, cómo se pagan y sobre todo quien las paga y a costa de qué.

Así que, como comprenderán, el problema ahora es el de siempre: La financiación. Y estando el país, este país donde no cabe un tonto más, en tal momento de surrealismo que si viene Kafka de vacaciones se mete en el hotel y no sale a la calle preso de un ataque de pánico, imaginen las posibles elucubraciones mentales de un personal que confunde la emigración con el espíritu de Dora la Exploradora y la fuga de cerebros con algo como para ponerse la ministra de trabajo una medalla.

O mejor no lo imaginen, que la realidad suele ser mucho mejor que la ficción.

La propuesta del gobierno es, como decíamos, agarrense a algo:

El Gobierno sugiere a las constructoras que trabajen a coste cero.

Ya de por si las palabras “coste” “cero” y “constructoras” en la misma frase son como la combinación de “Servicio secreto español”: Una entelequia pergeñada por quien probablemente el único trato que ha tenido con una constructora era el de recibir chequ… estoooo… patrocinios, se dice patrocinios. Claro.

Dicho de otra manera: Es más fácil cocer un huevo poniéndolo al lado de un teléfono móvil.

Nada nuevo por otra parte en unos gobiernos (Lo aprueba este y lo articuló el anterior) que estaban, y están, convencidísimos de que puntuar la baja económica en una licitación de obra pública con un 50% de los puntos -sobre un presupuesto elaborado por profesionales- es una gran idea porque, como sabe todo el mundo que se toma un Gin&Tonic a 5 euros, las constructoras son ONGs y los billetes de El Pale son de curso legal.

Eso si, nos advierten de que este coste cero no será “trabajar gratis”, algo de lo que sabemos mucho los arquitectos y que no parece preocupar a nadie incluida la inspección de trabajo, el pago se hará a cuenta de los (Y cito) “ahorros energéticos generados y de forma diferida”.

Sin acabar de tener muy claro como se van a convertir los ahorros energéticos en pesetitas de contar (A menos que la diferencia la paguen los dueños del piso “graciosamente” rehabilitado a “coste cero”, con lo que lo de rehabilitar es leche y pan p’a sopas) la ultima vez que en este país se unieron las palabras “energía” y “diferido” acabo el gobierno de turno – Que era el de Aznar, antes de hacerse culturista, por mano de Rodrigo Rato-  inventando el “déficit tarifario”, por el que la deuda del estado (Ustedes, yo, mi primo el que vive en Miami) con las eléctricas aumenta la bonita suma de 5.000 millones de euritos al año y que llevaba de regalo pingues ventajas y beneficios para unas empresas que jamás han dejado de dar dividendos en el país con el recibo eléctrico más caro de Europa.

Si la combinación de palabras fuera, en cambio, “gobierno” “empresa energética” y “dinero” la cosa es para asustarse más aun, dado que, vuelvan a agarrarse a algo pero con más fuerza, si les sirve de ejemplo hemos REGALADO a las eléctricas la bonita cantidad de 3.400 millones de euros correspondientes a los Costes de Transición a la Competencia (CTC) que se saldaron en 2005 en NEGATIVO -es decir: Habiendo pagado de más- que se pararon en 2006, pero sin pedir la devolución (Porque se ve que sobraba) y cuya posible reclamación caduco en 2010. Bye-bye, pai-pai.

¿Esperanzador verdad?

Como siempre queda la apelación a “Esto lo hacen en otros países” que es similar a “una amiga me ha dicho que se han puesto tetas”, para descerebrados al uso y que resulta absolutamente impropia de quien ostenta un cargo público si la suelta -como larga cambiada- sin analizar, por ejemplo:

-Los diferentes costes de producción de energía en ESOS países.

-El coste del recibo en ESOS países.

-El parque de viviendas en ESOS países.

-El IBI en ESOS países.

-El mercado energético en ESOS países.

-La inversión -encaminada a la eficiencia- de las compañías eléctricas en su propia red en ESOS países.

-El salario mínimo, mercado laboral, importe de las jubilaciones, IVA, régimen fiscal de las obras etc. etc. en ESOS países.

Aunque, ¿Quizá un lapsus?, no se preocupen, que la cosa no llegara tan lejos. Ni coste cero, ni diferido, ni ahorros, ni el agente Mulder haciendo CEE.

Que quieren, la cabra tira al monte, y en cuanto pones un político (O su nazgul correspondiente) a hablar de dinero en este país en algo que tenga mínimamente que ver de lejos con ladrillos, siempre sale la misma cantinela (Y cito, las negritas son mías):

[…] habrá que “jugar con parámetros de aumentos o cambios de uso”, en referencia a qué porterías, bajos de comunidades de vecinos u otros espacios desaprovechados podrán rentabilizarse como locales.

Es decir: Lo de toda la vida. Recalifica y sube la edificabilidad, que algo queda. Colmata, que estos espacios así, vacíos, no rentan y además se nos llenan de “jipis”. Y si no, atiendan a la enumeración:

-Porterías: No quedan muchas.

-Bajos de comunidades de vecinos: ¿Mande? ¿Qué es un bajo de comunidades de vecinos?

-OTROS ESPACIOS DESAPROVECHADOS: Aaaaamigo. Lease: Zonas verdes, áreas de juegos de niños, patios de manzana, locales de reunión comunitarios…. Vayan despidiéndose de ellos en esta vorágine neoliberal a la que el urbanismo, la calidad de la edificación, los espacios comunes de expansión y relación y en general, todo lo que no sea un local para enchufar un Zara, les importa un higo.

De nuevo el urbanismo entendido –por las más surrealistas razones- como caja registradora en la que cualquier consideración social queda desterrada, entregada al altar del sacrificio de un concepto absolutamente mercantilista y desnortado de la sociedad al que lo mismo le da igualar ingenieros con arquitectos que zonas comunes de uso (porque no se engañen, no hay otras) con “espacios desaprovechados”.

Y si creen que todo lo anterior, el mamoneo con las constructoras, la falta de financiación, el CEE que hacen ya hasta los sexadores de pollos, las bases para una gentrificación a escala urbana como nunca hemos visto y la reventa al mejor postor de espacios comunes (Y hasta del espacio urbano público según la LRUU) son ajenos a una #LSP que busca eliminar cualquier rastro del profesional critico, con capacidad de denuncia y de decir que NO en defensa de la sociedad, crean de nuevo.

O crean en el Chupacabra, que viene a ser lo mismo.

About these ads

Written by Jose María Echarte

junio 28, 2013 at 8:06

Publicado en Actualidad, crisis

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Esto lo has escrito muy relajado para ser tan mordaz. Hoy te sales…Agudo, claro conciso e incisivo a partes iguales………….Y pese a la cruda realidad encimas logras que sonría. JM pero no quiero imaginarte haciendo un calvo por la ventanilla de un avión, porque me entra la risa. Gracias por tu escrito.

    Respecto a los “regalos” a las eléctricas, casi nadie sabe que también se les regalo la cuota de emisiones de CO2 asignada y que debido a la crisis no se ha cumplido. El estado Español se la dio gratis, por cupo proporcional ¿Y que están haciendo con los sobrantes de cupo máximo de emisiones de CO2 por año que no alcanzan debido a la bajada de consumo por la crisis? ¿Se la devuelven al estado? NO, las eléctricas están vendiendo estos excesos en el mercado internacional…

    Respecto al resto de tus reflexiones. ¿Que puedes esperar de una casta política cuyas profesiones surgen de un sistema degenerado? ¿Que empaticen con el resto de profesiones haciendose el harakiri?

    Hoy me comentaba un cliente despedido de una TV pública, que rodando en el Parlemento Madrileño los menús estaban a 3,5 euros y los de lujo a 6 euros…¿Podemos pensar que ellos van a perder eso de motu propio?

    Daniel

    Panglos

    junio 28, 2013 at 15:47

  2. https://docs.google.com/file/d/0B01CnERX2WV3ZmpSQUk1X3R0RjQ/edit?usp=sharing

    ¿Habéis leído lo que cuentan los ingenieros en relación a la propuesta de Wert y su baremo de notas y becas?

    de paso

    junio 30, 2013 at 8:37


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 352 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: