n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Estrategias de Defensa Contra la LSP. Parte 1.

with 24 comments

Explicando. Imagen: Arantxa Lara

Explicando.
Imagen: Arantxa Lara

Ocurre, como hemos podido comprobar, que en el debate sobre la futura LSP está ausente… el propio debate.

Tras un mes de atenta observación comprobamos desde esta santa casa como la mayoría de las afirmaciones –altamente categóricas- al respecto, carecen de un mínimo soporte comprobable y de un argumentario que vaya más allá del mantra neoliberal -repetido hasta la extenuación de forma goebbelsiana- plagado de altisonancias y cuyo único objetivo es distraer la cuestión de una realidad palpable y comprobable contra la que es nula (O prácticamente nula) la argumentación sólida presentada (No presentada, más bien).

Ello cuando el asunto no cursa por otros terrenos, más propios de copiosas sobremesas al aroma del coñac (que diría Cano Lasso, hablando precisamente sobre un tema muy parecido a este) o de discusiones de taberna –mala- plagadas de insultos y faltas de respeto, generalizaciones absurdas y una patente ignorancia en lo tocante a la labor ajena que lleva, en gran medida, al atrevimiento más desconcertante y soberbio.

Contra la “fe” neocon injustificada de quienes “creen” que la ley se construye para favorecer un simplista “que trabajen los mejores” y que no incluye jamás explicación alguna sobre su aplicación a un mercado ya existente, cabe por tanto ser claros en algunos aspectos, haciéndolo –por el contrario a quienes creen que el chiste zafio y la ridiculización estulta son armas de dialogo- desde el respeto que nos merece CUALQUIER profesión, quienes la ejercen y su proceso formativo, así como las competencias que les son propias y que jamás hemos cuestionado.

Iniciamos pues una serie de artículos cuyo único interés es poner algo de luz en la penumbra de declaraciones mas basadas en mitos y creencias que en datos.

Allá vamos.

1.- Donde Dije Reserva, Digo Monopolio

El empleo de las palabras “Monopolio”, “corralito” u otras no por coloquiales más reales –“chiringuito” entre ellas- cae de nuevo en la representación agit-prop de quienes pretenden caldear un debate en periodo pre-legislativo a base de falsedades con poco soporte real. Una mentira, mil veces repetida…

Lo que se define –rabiosamente a veces- como “monopolio” para los arquitectos podría aplicarse para los médicos, los pilotos de avión, los notarios o cualquier otra profesión –incluidos los ingenieros-. Baste decir que, al respecto, cuando hace poco más de un año se planteaba la cuestión de la horizontalidad de competencias entre ingenieros (Otro dislate que no tenemos reparos en denunciar) los propios representantes de las ingenierías se pronunciaban en los siguientes términos:

“Basta con un análisis de las diferentes órdenes que establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habilitan para el ejercicio de las diferentes profesiones de ingeniero (aeronáutico, minas, navales, caminos, canales y puertos, montes, industrial, telecomunicación y agrónomo) para percatarse de que el núcleo general de conocimientos académicos es sumamente específico en cada una de las ramas de ingeniería. De esta forma, parecería absurdo que alguien que haya obtenido los conocimientos que le habilitan para ejercer una concreta profesión regulada de ingeniero -naval, industrial, de montes, etc.- pudiera disponer de atribuciones profesionales sobre un área ajena a sus conocimientos”

Unión Profesional de Ingenieros, referido en un árticulo del Presidente del Colegio de ICCP Juan Antonio Santamera Sánchez 14-12-2012

De la lectura de los documentos ministeriales se puede anticipar que la futura Ley pretende una nueva regulación de las atribuciones de las ingenierías estableciendo un  nuevo modelo donde cualquier ingeniero está habilitado para cualquier actividad profesional de las que ahora  están reservadas a los ingenieros en sus distintas ramas y especialidades, partiendo de que todos los titulados en ingeniería comparten un núcleo común de conocimientos suficiente para habilitarles a realizar todas las funciones que tienen los ingenieros, sin alterar el modelo académico siguiente.

Todo ello nos lleva a preguntarnos dónde ha quedado la preocupación por la seguridad de los ciudadanos ya que el objetivo de la reserva de actividad que a cada profesión corresponde, no es más que una garantía de futuro para el ciudadano, que debe tener claro a qué profesional se dirige y en demanda de qué servicio.

Web del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunidad Valenciana. 2011

“El principio de eliminación de las competencias propias de cada rama de la ingeniería basándose en el núcleo común de conocimientos a todas ellas raya en el absurdo y solo muestra la ignorancia absoluta de la complejidad de la técnica de quienes la promueven”

Jesús Rodríguez Cortezo, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid 11-02-2011

“Efectivamente, todas las ingenierías tenemos sólidos conocimientos de matemáticas, física, química… ¿Y qué? ¿Son lo mismo las estructuras, la navegación aérea o marítima, los procesos industriales, las redes de comunicación, el movimiento de tierras, la minería etc.? ¿Nada de eso exige conocimientos específicos?”

Jesús Rodríguez Cortezo, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid 11-02-2011

Debemos tener en consideración que el entonces Gobierno de España había elaborado un borrador de Ley de Servicios Profesionales con la cual textualmente se pretendía “admitir expresamente que TODOS los titulados en ingeniería tendrán reconocidas facultades para realizar CUANTAS funciones le atribuya la normativa vigente a CUALQUIER rama de la ingeniería. Un modelo dónde CUALQUIER ingeniero estará habilitado para CUALQUIER actividad profesional de las hasta ahora reservadas a los ingenieros en sus distintas ramas y especialidades”. Es decir que, cómo según el entonces Gobierno, un Ingeniero de Montes y otro Industrial tienen un núcleo común de conocimientos, el Industrial podría dirigir la reforestación de un bosque, el de Montes la construcción de una central nuclear, ¿y por qué no el de Edificación, siendo ingeniero, podría, además de hacer todo eso, incluso, edificar un avión?. Desde luego hacía bien el Presidente de los Aparejadores al traducir que el llamarse ingenieros les posibilitaría “entrar en ámbitos que antes no eran de su incumbencia”. No lo digo yo, lo dijo él. Entenderá que, por tanto, nosotros defendiéramos los ámbitos que consideramos que son de nuestra competencia.

Luis-Manuel Tomas Balibrea, Presidente de la asociación de Ingenieros Industriales de España. 17-1-2012.

Parece por tanto claro que no están los Ingenieros en contra de las normales competencias establecidas en función de los planes de estudios correspondientes.

Al menos no lo están de las suyas, claro.

De hecho, el Colegio de Industriales llega a editar un informe al respecto, en el que compara esos “núcleos comunes” formativos, Léanlo aquí, paginas 13 a 16.

Parece pues necesario abrir un pequeño paréntesis: ¿Qué coincidencias existen entre, por ejemplo, los Ingenieros Industriales y los Arquitectos?

Analicemos los planes  de estudios de Ingeniería Industrial (Plan 2000) y Arquitectura (Plan 1996). Ambos planes están a extinguir, pero se emplean por ser los correlativos pre-Bolonia y posteriores al 79 y 75 respectivamente. Se escogen estos por ser los últimos en que las titulaciones eran “Ingeniero Industrial” y “Arquitecto”, por no retrotraernos mucho y por ser la generación que los ha cursado la más afectada por la actual situación del país. Ingeniería Industrial tiene 400 créditos. Arquitectura 450. De ellas se seleccionan las especializaciones correspondientes.

A estos efectos hemos representado (Para ambos casos) solamente las asignaturas específicamente relacionadas con la reserva de actividad en disputa según viene expresada en la LOE. Hemos sido especialmente estrictos en ambos casos. Asignaturas como física, matemáticas o álgebra e incluso descriptiva o ideación gráfica arquitectónica se han eliminado por constituir cuerpo común (O similar) de todas las carreras técnicas (Y por tanto para hacer más sencillo el análisis).

De hecho, y para mantenernos del lado de la seguridad, no se han computado las asignaturas optativas y de libre configuración en la carrera de Arquitectura y si en la de Ingeniería Industrial. Repetimos: NO SE HAN COMPUTADO NI OPTATIVAS NI LIBRE CONFIGURACION EN ARQUITECURA Y SI EN INGENIERIA INDUSTRIAL.

El resultado, estructurado por grupos de asignaturas, es el siguiente:

[El grupo H+E+C+OTRAS incluye historia, estética, composición, jardinería etc]

Se muestra, claramente, como ambas series no son sustitutivas sino, todo lo más, complementarias (Destacable es la abrumadora diferencia en Proyectos).

Item más: si consideramos que la carrera de arquitectura es de 450 créditos y los créditos totales “compartidos” (Y hemos sido altamente generosos con las descompensaciones en ese “compartidos” dado que la convalidación real es mucho menor) por la especialidad analizada de Industriales son un total de 127’5, una sencilla operación establece que:

(127,5 / 450) % = 28,33 %

Tomando este 28,33% como coincidente, ese “núcleo común de conocimientos” al que refería Don Jesús Rodríguez Cortezo, podemos emplear las propias palabras del informe antes reseñado (Cuya comparativa más halagüeña entre ingenierías llega al 30%, es decir, por encima de la que nos ocupa) [Pagina 15, último párrafo, cambiada la palabra “Ingeniería” por la palabra “arquitectura”, en negrita] para expresar que:

Consideramos que este dato deja absolutamente en evidencia la afirmación que se hace el informe respecto a la existencia de un núcleo común de conocimientos suficiente para justificar la no reserva de actividad que se pretende y ponemos de manifiesto la irresponsabilidad que esta afirmación y esta medida podrían acarrear cara a la sociedad, a los ciudadanos y usuarios de los servicios profesionales de la Arquitectura y el daño irreparable que se haría a la propia profesión y por ende la perdida de prestigio de la misma frente a la Arquitectura europea y mundial y su repercusión económica negativa.

Nosotros no lo hubiéramos expresado mejor. Gracias, compañeros.

3.- CODA 1: El Gusto Para los Jamones, La Sensibilidad Para Jane Austen.

A tenor del grafico anterior, podría afirmarse -y de hecho se hace con una patente ignorancia- que si bien las diferencias están muy claras (De nuevo, vean la columna Proyectos) estas provendrían no de las capacitaciones en edificación (Reduccionismo este muy al gusto) sino de el “gusto y la sensibilidad”, cliché muy extendido y no por más simplón menos falso y malintencionado.

Ya hemos referido en anteriores post la soberbia falta de respeto que apareja esta afirmación que considera que más de la mitad de la carrera de arquitectura, (el 71,67%, según hemos visto) es un ejercicio de diletantismo para “artistas” manirrotos y caprichosos.

Antes al contrario, cabe señalar que las asignaturas más humanistas (Aunque esta definición nos parece precaria), forman parte indisoluble del carácter técnico de la profesión. Son, sencillamente, técnicas diferentes. Negamos pues esa diferenciación simplista (E inculta) entre “lo técnico” (Ridículamente entendido como aquello que se hace con una calculadora, o que atañe a estructuras, construcción etc) y lo “artístico” (Todo lo que no incluye ese 28,33%): Tanta técnica requiere saber composición como saber de instalaciones. Es este uno de los principales puntos a aclarar y en el que basan sus irresponsables comentarios algunos representantes de otras profesiones: La arquitectura no es “lo de los Ingenieros Industriales y un poco de arte, que es prescindible”. No. Es una carrera técnica completa, con técnicas y saberes diferentes e indisolubles, no troceables, y por tanto con competencias diferentes. Exactamente tan poco troceables como las ingenierías entre si, como los propias instituciones que los representan afirman categóricamente.

Los recursos a “cumplir el código técnico”, “que no se caiga” y un largo etcétera de lugares comunes son, por su obviedad, simples excusas de mal pagador. Van de suyo. Son un mínimo. Es, sencillamente, obligatorio cumplir el CTE y “que no se caiga” por lo que no son estas las condiciones que definen la labor de los arquitectos (ni por supuesto la de los ingenieros). Cuestiones diferentes, complejidades diferentes, formaciones diferentes: Competencias diferentes que no se adquieren con “una colección de libros” ni vienen dadas de forma espontánea por un supuesto buen gusto nacido por generación espontánea, dado que esto no es una cuestión de gusto –no estamos catando jamones- ni una mal definida sensibilidad que dejaremos para lectores tardíos de Jane Austen. Los contenidos de la carrera de Arquitectura van bastante más allá de esta simplificación más propia de la revista “el Mueble” que de un debate serio.

Y si, es cierto que hay arquitectos muy malos. Parafraseando de nuevo a Cano Lasso, tan malos como lo son muchos de sus clientes. Y no menos malos que otros profesionales, ingenieros entre ellos. De nuevo, se está legislando el cuerpo de conocimientos formativos establecidos, su control en materias de especial afección a la ciudadanía y las competencias que de ellos dimanan, y no el uso particularizado por individuos que de ellos se haga ni su actuación (Que seria objeto, todo lo más, de cuestiones deontológicas que no vienen al caso en este momento).

Por decirlo de forma sencilla: Lo que es aplicable a una profesión, ese absurdo o esa  muestra [de] la ignorancia absoluta de la complejidad de la técnica, que tan beligerante -y con razón- expresaba el presidente de los Ingenieros industriales de Madrid, es aplicable –como hemos visto, empleando el mismo análisis- a los demás. Lo contrario tiene varios nombres: Uno de ellos es interés. El otro es hipocresía, que es mucho más feo, claro.

About these ads

Written by Jose María Echarte

enero 30, 2013 at 12:52

Publicado en Actualidad, General, LSP, profesión

24 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Olé.

    Si la casta dominante hablara así de claro en vez de pedir calma otro gallo nos cantaría.

    Saludos y Gracias

    JH

    enero 30, 2013 at 13:07

  2. Lo peor de todo… que unos dirigentes colegiales que deberían ser modelos de profesionalidad e integridad, cambien de opinión según convenga. Yo creo que el Gobierno se quiere cargar los Colegios, y filtra estos borradores para que se desmonten ellos solitos. ¿Aún queda gente que cree en unas instituciones colegiales dirigidas por tipos con tan poco criterio?

    De todas formas, el borrador ha hecho su trabajo: Ha creado el debate y ha cuestionado la LOE, incluído el monopolio o reserva exclusiva o legítimo campo de actuación del grupo A. Y ha mostrado, con toda su crudeza, la vulnerabilidad de una profesión cuando ésta se construye en torno a un párrafo de una ley que se puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos.

    Sugerimiento: El título deja la puerta abierta para una “sequel”, pero yo le propongo la “prequel”. ¿Cómo encajar las diferentes denominaciones y nuevas titulaciones (150+ de grados y 400+ de másteres en el campo de la arquitectura y de la ingeniería) en la LOE?

    Un AT

    enero 30, 2013 at 13:34

  3. Esta carta debería enviarse al CSCAE para su inmediata difusión…y para que se les caiga la cara de vergüenza, claro.

    EB

    enero 30, 2013 at 13:37

  4. Como siempre, enhorabuena Jose María. Destaco esta vez la labor de documentación, y parafraseo… Se dicen las cosas ellos solitos. Cuando les interesa, claro…

    Muchas gracias.

    carlos

    enero 30, 2013 at 13:50

  5. Enhorabuena por el artículo! Se puede decir más alto pero no más claro.

    Victor G.T.

    enero 30, 2013 at 13:56

  6. Desde luego, muy buen trabajo de documentación. Se cae por su propio peso. el tema de no considerar técnico un conocimiento no científico es de una ignorancia brutal. Gracias

    Jacobo

    enero 30, 2013 at 14:50

  7. Enhorabuena de nuevo y gracias por hacer el trabajo que tenían que haber presentado otros (colegios, CSCAE) el día siguiente que apereció el borrador, y no decir únicamente la manirrota frase de “los estamos estudiando”

    David Bujeda

    enero 30, 2013 at 15:53

  8. Gracias por la investigación y la reflexión, JM.
    Me pregunto por qué en los Colegios de Arquitectos no se dedican a trabajar de forma tan científica para exponer con tanto rigor una cuestión tan básica como ésta: ¿Es por vagancia/desidia? (mal…presente) ¿Por incompetencia? (peor…futuro) ¿O por falta de interés? (como en el pasado: CTE, LOE,…).
    Ánimo en la lucha, compañeros.

  9. Gracias por la investigación y la reflexión, JM.
    Me pregunto por qué en los Colegios de Arquitectos no se dedican a trabajar de forma tan científica para exponer con tanto rigor una cuestión tan básica como ésta: ¿Es por vagancia/desidia? (mal…presente) ¿Por incompetencia? (peor…futuro) ¿O por falta de interés? (como en el pasado: CTE, LOE,…).
    Ánimo en la lucha, compañeros.

    Rodrigo Almonacid Canseco

    enero 30, 2013 at 18:21

  10. Brillante, como nos tenéis acostumbrados, bravo, simplemente bravo porque más lógica no puede haber ni expuesta de mejor manera, mandadlo al huffington, esto hay que divulgarlo, no he leído nada tan bien explicado desde que la locura empezó. Saludos

    bespigares

    enero 30, 2013 at 18:27

  11. Pero que bien te sienta el frio joder! jejejeje oye lo de ser político no te lo has planteado no??? porque yo te voto…..

    br1

    enero 30, 2013 at 19:33

  12. “No hay que olvidar que la labor del ingeniero es un 5-10 % creativa y un 90-95 % repetitiva o mecánica. Aunque desde luego la primera sea la que le confiere calidad y personalidad al proyecto, la segunda influye de forma determinante en el tiempo de desarrollo y presentación”.

    Párrafo extraido del libro DIBUJO EN LA INGENIERÍA, editado por la Universidad de Almería.

    Tienen muy claro que la calidad no es labor suya.

    LABACA

    enero 30, 2013 at 21:52

  13. José María, creo que estás tratando de explicar que 2+2=4. Es tan claro y evidente que no es necesario explicarlo. Ellos, los que están perpetrando la Ley también lo saben, saben perfectamente cuales son las capacidades de una y otra profesión.

    La cuestión no es que sepan, sino que les importe. Y tengan los dos dedos de frente necesarios para advertir de las consecuencias que tendría sobre la sociedad.

    Las consecuencias a largo plazo, me refiero. A corto si las conocen y son las de hacer honor a la marca de la casa del liberalismo a ultranza y de las bondades reguladoras del mercado, pese a estar ya más que demostrada la falsedad, injusticia y desvergüenza de esas teorías neocon.

    Eso y recoger algún dividendo, en el formato que sea, una vez hecho el favor a quienes lo están demandando. No se si el dividendo vendrá en un sobre o estará en la contabilidad “B”.

    En cualquier caso, como siempre, gracias por tu magnífica labor.
    Saludos.

    JCM

    enero 31, 2013 at 15:53

  14. JM por qué no eres presidente del CSCAE?
    Puedes conseguirlo y tratar de arreglar esto.
    Tu compromiso carisma e inteligencia deberían estar más arriba q en este blog.
    No más Calatravas ni artistillas cantamañanas y más técnicos solventes

    Frank

    febrero 1, 2013 at 0:17

  15. Como ya he dicho en otras páginas que tratan el asunto, personalmente voto por la aprobación de la Ley. Soy ICCP y con la opinión de que la competencia y capacidad se adquiere con la experiencia y según dónde hayas tenido la suerte de trabajar y qué te ha tocado hacer. Estoy cansado de leer comentarios despectivos hacia otras titulaciones (sobre todo ingenieros agrícolas, agrónomos, de montes, …) con ejemplos que rozan la estupidez. Si un ingeniero agrónomo, p.ej., puede firmar una bodega (y recuerdo que es de su competencia y a los arquitectos no se les niega tal) por qué no va a poder firmar un simple local?. Que ingenieros agrónomos y de montes escriben libros de cálculo de estructuras que luego todos estudiamos. ¿cuántos de los que hablan han hecho “un favor” a la sociedad contribuyendo con sus obras al bienestar de la ciudadanía?, y ¿cuántos otros la han cagado con “sus ideas de iluminados”?. Recuerdo cuando salió el CTE (materia y formación que no se daba en los planes de estudio, simplemente porque no existía e ídem con otras normas recientes) los arquitectos “corrían” como gallinas sin cabeza como locos. ¿por qué se pretende que la eficiencia energética (certificación) sólo la puedan firmar arquitectos e ingenieros industriales?. ¿Acaso fue materia dada en la carrera (por alusión al fundamento de los planes de estudio)?. Esto de lo que se trata es de proteger cada uno su parcela y no debe ser así. Me gustaría saber cuántos de los que hablan hacen el proyecto de arquitectura íntegramente ellos solos (cálculo de estructura, cálculo de instalaciones, etc…). Un 90% de los arquitectos que conozco sólo la piel y distribución de espacios (alguno hasta en servilletas de papel, que tiene su mérito). Y yo reconozco que no valgo para realizar esa función, pero no me lo midan ustedes por capacidad o falta de inteligencia. Simplemente nunca me he puesto a ello. ¿Alguno se acuerda cuando empezó arquitectura o incluso cuando acabó la carrera? ¿sabían hacer de todo con claridad?. Apuesto a que NO.

    Por otro lado, he conocido ingenieros otras ramas (agrónomos, ingenieros agrícolas de mecanización y construcción, de montes, …, dicho sea de paso que no todos se especializan en temas agrícolas y forestales, para los que no lo sepan) que, debido a su experiencia ADQUIRIDA y sus CAPACIDADES, dan muchas vueltas a ingenieros de la rama industrial a los que se les presupone la CAPACIDAD y la COMPETENCIA, aspectos que no debería medir ninguna ley, ni siquiera para el registro de instalaciones en industria.
    Recuerdo un amigo perito industrial que me decía: Joder, cobra más un arquitecto por un básico que yo firmando todas las instalaciones complejas de los edificios que proyectan. Cobran hasta por respirar.
    Para mí no deja de ser una lucha de Colegios Profesionales y obtención de poder.
    Hay arquitectos buenos, arquitectos malos, ingenieros buenos, ingenieros malos (de todas las ramas). Por qué no dejamos que la propia sociedad ponga a cada uno en su sitio?.
    Y ya no hablo de titulitis porque…

    joakinestevez

    febrero 1, 2013 at 0:44

  16. Su comentario, joakinestevez, es delirante.
    No hay por dónde cogerlo.

    Dice que lo único que no sabe, es organizar espacios, así que quiere hacerlo. Luego ya, un poco menos prudente, dice que no sabe proyectar, pero aclara que es porque no se ha puesto a ello, y si a los arquitectos nos cuesta 5 años o más, a usted le va a costar dos mañanas. Pregunta si sabíamos hacer todo con claridad cuando acabamos la carrera y si recordamos cuando la acabamos.

    Y le voy a responder. Yo SI sabía proyectar un edificio hasta el final cuando acabé la carrera, instalaciones y estructura incluídos: Cuando yo encargo un cálculo de estructuras o de instalaciones, lo repaso porque asumo la responsabilidad. Y SI recuerdo mis conocimientos de arquitectura y urbanismo antes de comenzar la carrera, y por eso NO quiero que usted firme ningún edificio sin haberla recibido.

    Creo que esta ley está construída a base de razonamientos como el suyo. Y también creo que no tenemos nada que hacer: Conseguiremos lo que nos merecemos en este maldito país.

    Adrián

    febrero 1, 2013 at 10:07

  17. Madre mía que desgasté tratando de justificar lo injustificable… Señor mío, si tanto desea proyectar casas, oficinas o locales, es muy sencillo, tal y como usted indica. Simplemente estudie la carrera de arquitecto superior. Esa es la vía que la sociedad ha elegido para formar específicamente a las personas para desarrollar este trabajo, desde hace cientos de años. Porqué? Seguramente se trate de un tema complejo, responsabilidad, especialización, historia y técnica no tienen mucho que ver con otras disciplinas.

    Y no se preocupe que si dedeo conducir un vagon de metro no me lo van a permitir; a pesar de tener el carnet de conducir caminones de gran tonelaje, no sería lógico, no? Y a la inversa, claro…

    No me extiendo más, creo que antes lo han defendido más y mejor.

    EB

    febrero 1, 2013 at 10:33

  18. A veces da la impresión que estos tipos del colegio leen nuestras entradas en este blog.

    http://www.finanzas.com/noticias/empresas/20130131/ingenieros-gallegos-instan-confundir-1702493.html

    Comments please?

    Ahora que hemos empezado a discutir que II’s/ITI’s realmente no tienen en su formación competencias mínimamente substanciales en edificación, empiezan a verles las orejas al lobo.

    Y que no las tienen lo dicen hasta los jueces

    http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2012/06/03/justicia-falla-ingenieros-industriales-firmar-ite-viviendas/654038.html?goback=.gde_1897262_member_203797296.gde_1897262_member_208488851

    Bueno, en éste último enlace habría que entrar en un poco más de detalle

    Un AT

    febrero 1, 2013 at 10:37

  19. @joakinestevez Su razonamiento no tiene ni pies ni cabeza. No gastaré más tiempo y energía; ya está muy claro en la exposición de José María Echarte. ¿Por qué no dejamos que sea la sociedad la que evalúe si un enfermero puede lobotomizarte para tratarte el T.O.C. con la edificación?¿No te resultaría más fácil estudiar arquitectura en cualquiera de la múltiples E.T.S.A.s (incluso privadas)?

    jmortiz

    febrero 1, 2013 at 23:06

  20. Esta si es una declaracion de intenciones y no la del CSCAE. Como siempre…genial!!

    pili

    febrero 1, 2013 at 23:15

  21. Es muy difícil razonar con religiosos, incluidos los liberales, pero Ojo! la liberalización es la excusa, la motivación real de estos disparates es convertir a todos los profesionales cualificados en esbirros firmalotodo (más de lo que ya son), que cargan con toda la responsabilidad de que algo funcione (como sea) sin cualificación ni medios para controlar nada.
    El “libre mercado” no funciona en muchos casos (en la mayoría):
    -premia al que sabe vender por encima del que sabe hacer
    -todos los disparates y desmanes cometidos por algunos arquitectos (compitiendo libremente) no les han quitado clientes porque es necesario ser arquitecto para poder valorar la calidad de lo que te han hecho ¿cuántos clientes de arquitectos saben cuánto se podrían haber ahorrado en superficie o en material de estructura si su arquitecto hubiera dedicado más tiempo a ello en vez de gastarlo en marketing o simplemente haberlo racaneado por tener que llevar más proyectos de los que puede para poder sobrevivir ni dignamente?
    -el exceso de oferta (como ya sucede en los servicios de arquitectos) produce dumping y este produce mala calidad, esto no son teorías como el liberalismo, está contrastado y es tan evidente como que suelen reconocerlo liberales, comunistas, socialistas, ateos (como yo),…
    -…

    Somos capaces de hacer bien nuestro trabajo por la formación que hemos recibido y porque se nos ha evaluado sobre ella, la experiencia profesional nos perfecciona y enriquece (y mucho)
    yo no puedo hablar por otras carreras, pero al menos en la mía gran parte de lo que se aprende es un condensado de la experiencia aplicada de 40 o 50 profesores (contando sólo los que tienen experiencia laboral rica) y unas bases teóricas de otros 30 o 40 que son investigadores de esos temas… parece bastante prepotente pensar que en una vida laboral humana (entre 1/50 y 1/100 de lo anterior) se puede llegar a un nivel cercano o superior, no sé si esto es muy distinto en klingon o para algún ICCP… según tengo entendido nuestros compañeros y superiores de trabajo cobran por hacer su trabajo que no es prioritariamente formarnos y evaluarnos…

    Una cosilla que sí que solemos hacer los humanos es pensar que sabemos mucho y que todo lo que no sabemos es porque no importa o no es necesario, a mí me bajaron de ese burro mis profesores de universidad y posteriormente algunos de mis compañeros de trabajo, y reconozco que les costó lo suyo, pero hoy en día me siento bien si digo que si me pongo a trabajar en una empresa de fabricación de trócolas durante 25 años y me leo un montón de libros del tema, proyectaría la peor trócola entre las que harían mis compañeros de trabajo con menor experiencia pero con formación específica…
    por lo vertido en alguno de los comentarios anteriores veo que algunos “con estudios” andan aún a nivel gandía shore en algunos temas de autovaloración…

    emilio

    febrero 5, 2013 at 16:27

  22. [...] va este anteproyecto de la ley LSP (Ley de Servicios Profesionales) puedes informarte leyendo a n+1  y a bsA [ Rethinking Architecture ]  , lo explican [...]

    Arquitect@s levantaos. |

    abril 24, 2013 at 21:31

  23. […] que yo que lo ha hecho maravillosamente bien  (No a la LSP explicado por n+1 aquí, aquí, aquí y aquí ) tampoco es lo peor que le ha pasado a esta […]

  24. […] Acceder a la información […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 336 seguidores

%d personas les gusta esto: