n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Gente como tú y como yo

with 3 comments

Hasta el comienzo de la crisis, fue el director de una academia con 11 profesores, 90 alumnos y dos secretarias donde daba clases de Geometría Descriptiva para arquitectos.

Las deudas le dejaron sin casa y sin negocio. “Todo lo que tenía lo metí en la academia. Allí estaba todo metido cuando vino mi problema de salud, el estrés los mareos, las subidas de azúcar y la crisis. La academia de dibujo para arquitectos se desplomó: 90 alumnos en 2008, 20 alumnos en 2009, 3 alumnos en 2010… la tapia como encerado en 2011”

“El desahucio fue el 11 de junio pasado, en un carrito de la compra metió todo lo que le cupo. No podía pagar el alquiler de la casa. Debía ya siete meses. Entonces me echaron y aquella noche dormí reclinado en un sofá en la academia”

Antonio Aza era el hombre que usted vio sentado en el suelo con trazas de nuevo pobre en la plaza de Alonso Martínez. Antonio era el profesor de media clase de Arquitectura de su hijo, y de más de 4.000 a lo largo de su vida. Antonio Aza Casablanca. www.torresaza.com

El Samur social de Madrid le llevó al albergue de San Isidro. “Perdí 11 kilos en aquellas semanas. El patio era una película de Almodóvar. Gente muy jodida por las drogas. Muchos problemas de salud. Peleas. Personas extranjeras… y luego gente como yo, que no se creía lo de estar allí, pero que estaba”

Si lo ven andando por la calle con un carrito de la compra, no piensen que viene de la tienda. Es que lo lleva así –delante de él- porque sufre mareos, las piernas le fallan y el objeto le sirve de andador.

“A la calle no pienso volver por nada del mundo. Para algunas cosas sigo siendo un señor. Pegarme un tiro tampoco, porque no tengo pistola. Y no me voy a matar con un cartabón”.

Mientras, en un universo paralelo, Zaha Hadid se queja de que no le llegan encargos por ser mujer. A su lado Selena Gómez es mujer del año 2012.

Firmado, otra mujer.

Visto en EL MUNDO

About these ads

Written by María

noviembre 12, 2012 at 14:42

Publicado en crisis

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Una pregunta sincera y sin segundas. ¿Este hombre no tenia amigos? :S

    Antonio

    noviembre 12, 2012 at 19:23

  2. Ah, ¿usted es de los que les paga el alquiler a sus amigos? ¿incluso el de sus oficinas de trabajo? Deje por favor su número de teléfono por aquí, por si necesito tirar de alguien tan generoso en un futuro ;)

    Maria (n+1)

    noviembre 12, 2012 at 19:36

  3. Quién hubiera pensado, hace veinte años, que un arquitecto pudiera acabar así. Le deseo toda la suerte del mundo a D. Antonio Aza. Todos tenemos muchos amigos hasta que tenemos muchos problemas. Después no quedan tantos como esperábamos, y a veces la ayuda de los que hay no llega a ser suficiente.

    Jesús Cordero

    noviembre 12, 2012 at 20:44


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 336 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: