n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Nunca pasa nada….

with 10 comments

Vaya por delante que en esta casa solo sabemos de arquitectura y barrios aledaños. Y que lejos de intentar un análisis a lo enfant terrible imbecil (eso ya lo hace muy bien Sostres solito) el escrito que a continuación sigue nace de el hecho de estar a cinco días de una tragedia, una que debería ser impensable en un país que gasta una de las normativas en materia de seguridad y actividades mas musculadas del mundo, sin que nadie haya admitido el más mínimo fallo ni la más mínima critica. Quizá porque la normativa luce mucho músculo, pero es este falso… lleno de anabolizantes para quienes no asumen una responsabilidad ni ante lo más claro, dado que son excelentes –en este caso si- gestores del regate administrativo, el atajo, la chapuza y el legalismo fenicio poco claro.

Sobre licencias y su obligatoriedad.

Cuando el Ayuntamiento de Madrid (O su participada Madrid Espacios y Congresos), ante la denuncia del SUP sobre la carencia de licencia de Uso y Actividad, dice:

[…] los edificios municipales no necesitan licencia urbanística ‘de ningún tipo’, y así se recoge en el artículo 151 de la Ley 9/2001 de 17 de julio de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid.

Hace una lectura del artículo más propia de un estudiante de primaria que de un gestor público medianamente capacitado.

Lo que dice específicamente el Artículo en cuestión es:

4. Cuando los actos de uso del suelo, construcción y edificación sean promovidos por los Ayuntamientos en su propio término municipal, el acuerdo municipal que los autorice o apruebe estará sujeto a los mismos requisitos y producirá los mismos efectos que la licencia urbanística a los efectos de la presente Ley, sin perjuicio de lo dispuesto en la legislación de régimen local.

No se trata en el caso que nos ocupa de ninguno de los tres supuestos. El SUP hace referencia a la licencia de actividad.

Es más, el articulo en ningún momento dice que la licencia sea innecesaria, sino que esta es sustituida por el acuerdo municipal que autorice el acto (en este caso la actividad) y que lo hará en las mismas condiciones y con los mismos requerimientos que la licencia en si, esto es: Sometida a los preceptivos informes técnico y al cumplimiento estricto de la normativa de aplicación en ese momento.

Así pues, si la licencia (O, recordemos, el acuerdo municipal que los autorice o apruebe […] sujeto a los mismos requisitos) es necesaria:

¿Por que es importante la existencia o no de la Licencia de Actividad?

Al poco de esta desafortunada interpretación, el Ayuntamiento de Madrid vuelve a intervenir

La delegada ha remarcado que el Madrid Arena cumple los requisitos de seguridad exigidos en la legislación que le corresponde por el momento de su construcción, la Ley del Suelo de la Comunidad, y ha aclarado que las normativas posteriores no prescriben la adaptación a las nuevas disposiciones en esta materia. “La ley no se aplica con carácter retroactivo”

Se hace necesario apuntar que esa referencia al carácter no retroactivo de la ley es engañosa y como poco discutible.

El edificio puede contar con licencia de obras, y esta ser conforme a la ley si se solicitó antes de 2006 (Año en que se aprueba el Código Técnico de la Edificación) y en ese sentido no tendría porque haberse adaptado. Las licencias de edificación, como parece lógico, no se revisan con carácter retroactivo a edificio terminado.

Ahora bien, ¿Qué ocurre con la licencia de uso y actividad (O la autorización EN LAS MISMAS CONDICIONES, esa que como hemos visto es prescriptiva y de aplicación según el artículo 151-4? La existencia de la una (La de Obras o Urbanística) no exime de la tenencia de la segunda (La de Actividad).

Si la licencia existe y es anterior a la fecha de aprobación del CTE, lo normal es que se encuentre en regla. Ahora bien, de no existir y haberse solicitado en fecha posterior, como afirma el SUP, lo más probable dados los fuertes cambios normativos tras la aprobación del Código Técnico de la Edificación es que el edificio no se ajuste a la normativa vigente. En este caso, y ya que la norma no se estaría aplicando con carácter retroactivo sino que se estaría solicitando una primera licencia de Uso y Actividad, le seria de aplicación TODO el contenido normativo.

Así, no se le esta preguntando a la delegada si el Pabellón cumplía la normativa en el momento de obtener licencia de obra (Solo faltaría), sino si tiene la de ACTIVIDAD –según el SUP recordemos, no- y de que fecha es ésta.

La propia delegada nos habla de las informaciones publicadas en ElPais, según las cuales el mismo consistorio habría solicitado la citada licencia de Actividad a fecha de 2009, de la que al parecer desistieron por la imposibilidad de adaptar el edificio a la nueva normativa (en mayor medida, el CTE). Cabe preguntarse ¿Si la tenían, por que la solicitaron de nuevo?

Para desmentirlas, la delegada, lo justifica aduciendo que la solicitud únicamente respondía a la intención de vender el pabellón lo que hubiera implicado un cambio de licencia.

Si embargo, esto constituye una verdad a medias, las licencias pueden traspasarse sin que ello implique un cambio de las mismas ni la necesidad de adaptarlas a la normativa vigente en caso de haberse quedado obsoletas (Basta para ello un cambio de titularidad). Siempre, claro, que el uso permanezca inalterado.

[La sospecha de quienes esto escriben es que para transmitir (Vender) una licencia de actividad esta debe existir (O existir recordemos su equivalente, en las mismas condiciones Y CON LOS MISMOS EFECTOS), motivo por el cual se solicito en 2009, con la consiguiente negativa que bien pudiera haber influido en la venta, o mejor dicho en la no-venta. Al fin y al cabo, y esta no es una cuestión baladí: ¿Qué posible cambio de uso iba a sufrir un pabellón de usos múltiples que no estuviera ya –de haber existido la licencia- en su muy genérica denominación, recogida –por ejemplo- en la muy amplia publicidad del mismo en su propia pagina web?]

Por tanto, ¿Lo que dice la delegada es que era necesario revisar las condiciones de seguridad del Madrid Arena para venderlo (un simple cambio de titularidad si se iba a ejercer la misma actividad) pero no para organizar en el una macrofiesta aun cuando la normativa había cambiado y se era –hubo informes de por medio- consciente de esa obsolescencia en materia de seguridad? Parece algo desproporcionado, un tecnicismo ilógico o al menos, sospechoso.

Y es que de no existir la citada licencia (Quizás sea ésta la importancia principal del asunto), la situación es completamente diferente y harto mas delicada: El uso (La fiesta en cuestión) no se habría realizado en un local con licencia de Actividad en vigor -a la que complementaría con un plan de evacuación y seguridad particularizado- por lo que cualquier actividad a implantarse debería haberlo hecho solicitando una licencia de Uso especifica, en toda su extensión, que de hacer caso a las declaraciones del SUP sobre las obsolescencias normativas del edificio, no hubiera sido viable.

El debate es en este campo claro, máxime cuando se trata de edificios de titularidad pública:

Aun en caso de existir la licencia de actividad, la pura lógica indica que las normativas cambian y evolucionan en aras, en no menor medida, de mejorar la seguridad de los usuarios de los edificios. ¿Debe por tanto la administración acogerse a la no retroactividad de la ley para dar cobertura bajo una licencia genérica a actividades cuya especial peligrosidad ha provocado cambios restrictivos en materia normativa?

El escudarse en ese articulo 151-4 es una penosa excusa de mal pagador que elevada al surrealismo viene a decir que si la licencia de Actividad la hubiera pedido un particular no le hubiera sido concedida por no cumplir la normativa, pero que el ayuntamiento puede alquilar el edificio, en las mismas condiciones (es decir, sin cumplir) y para los mismos fines sin problema ninguno. Y recordemos que la licencia de Actividad no es de “Mercería” donde todo lo más caben dos personas, sino de un espacio capaz de albergar hasta diez mil. Hay un punto donde la ley, por muchas puertas traseras que tenga, debe ceder ante la lógica. Una que dicta que si a un particular le es exigible algo, con mayor razón a una administración.

Sin embargo y dicho lo dicho, crean que todo lo anterior es infinitamente nimio comparado con el hecho de que cuatro personas hayan perdido la vida. Lo que no lo es tanto es que planee sobre la tragedia la sospecha de que, de nuevo, el marasmo administrativo en que los políticos han convertido la aplicación de la normativa y sus enormes (Y electoralistas) intereses por “atajar” su funcionamiento haya podido colaborar dejando los –enormes- vacíos necesarios para que el rancio y chapucero “Nunca pasa nada” haya devenido en esta ocasión en el triste “hasta que pasa”.

¿No nos resulta tétrico y falto de dignitas que los responsables políticos de un edificio de titularidad pública tengan que tirar del carácter retroactivo de la ley para justificarse? ¿No son los infinitos cambios normativos que padecemos -sus responsables políticos, los mismos que ahora miran a otro lado, así los venden- una garantía de mejora de condiciones de seguridad para los ciudadanos? ¿De que sirven si, en aquello para lo que su reforma y estricta observancia serian por su especial peligrosidad necesarias, quedan perdidos en un sucio juego de “pasar la patata caliente” y de tecnicismos de mercado fenicio?

De nuevo, todo apunta a que la autocrítica, el análisis de los porqués de lo sucedido, quedaran oscurecidos o tristemente no llegaran ni a producirse. ¿La solución de la Alcaldesa de Madrid? La de siempre: Muerto el perro, se acabo la rabia.

Dejar hacer, dejar pasar, parece ser –también en lo relativo al urbanismo, las licencias y los usos y actividades- el único credo por el que se guían la alcaldesa y sus antecesores y compañeros de la Comunidad. Ese y el de olvidar que lo que ellos llaman “tramites a aligerar” y que alegremente se dedican a eliminar o a poner en manos privadas, tienen una traducción en el mundo real que conlleva la protección de los ciudadanos, la vigilancia de los funcionarios que firman informes y que no son “colaboradores” bizcochables mas preocupados por el beneficio que por la seriedad de su trabajo y por las implicaciones posteriores de ese confiarlo todo al mercado.

La solución es un procedimiento administrativo y técnico entendido como tal. Público. Claro. Serio. Sin atajos. Llevado a cabo por funcionarios responsables. Con medios para hacerlo. Con responsabilidad en hacerlo bien y la tranquilidad de que su negativa o el contenido de sus informes no afectará a su trabajo por poco que gusten al político de turno o a sus muy colocados amigos.

La solución ya existe, no hay que inventarla. Y conlleva grandes dosis de responsabilidad, algo de lo que la casta política anda muy falta en este país.

Quizá solo hay que dejar de desmontarla, de vender esa responsabilidad a precio de saldo. De privatizar lo que implica la seguridad de muchísimos ciudadanos y de –por lo menos- dejar de jugar con ello al gato y al ratón lingüístico.

About these ads

Written by Jose María Echarte

noviembre 6, 2012 a 15:07

10 comentarios

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Efectivamente, somos un país de legislación normativa hinchada por anabolizantes hasta el hartazgo, donde se puede justificar una cosa y la contraria, creando pleitos que duran años. Y en esa sopa espesa legislativa nos movemos los técnicos sin saber nunca al 100% si estamos haciendo las cosas bien. Al final el que decide suele ser un juez, y suele decidir en función del seguro de responsabilidad que nos cubre. Generalmente somo culpables de todo.

    Vivimos en un país que ladra muy alto pero muerde poco. Mucha Ley y poca ejecución e inspección de su cumplimiento. Hoy nos lamentamos de 4 muertes que se podrían haber evitado, y en vez de hacer lo posible para que no vuelva a pasar, vemos cómo ahuecan el ala todos los responsables, por acción u omisión, de que en ese edificio público hubiera un fatal exceso de aforo.

    Excelente post José María. Un abrazo.

    Jesús A. Izquierdo

    noviembre 6, 2012 at 15:41

  2. a) 55×35=1925m2; luego 3850 (2p/m2) en USO discoteca/concierto.
    1.-NO HAY USO QUE PERMITA SUPERAR 3850 personas (ni el de lata de SARDINAS)
    b) 3850/200=19,25m de pasillo para evacuarlos.
    2.-DADAS 2 TRONERAS de 2,5 y UNA DE 3 POR LADO (4 lados-1 escenario) CUMPLE JUSTO
    SI NO METES MÁS (asientos de madera aparte).

    Si nos ponemos a debatir sobre cosas obvias que no dejan lugar a la duda esto puede parecer un programa nocturno de fútbol, a ver si es fuera de juego o no (con video incorporado que quita dudas). O las mismas noticias “que lo debaten todo”. ¿Desde cuando se debaten las noticias –los datos-?
    Hasta existe un software que cuenta los espectadores con una foto, o la empresa LYNCE que dice contarlos 1 a 1, y convertimos en dato la cifra de asistentes. Pero la sociedad se ha cargado los DATOS (y todas las profesiones liberales) y los substituye por OPINIONES (que cualquiera vale y tiene una).

    El túnel de bateo de SANT BOI cayó y el abogado de las familias tardó 2 años en encontrar un arquitecto que le peritase una cosa obvia (ver foto de bloques sin armadura de la noticia enlazada http://www.elmundo.es/elmundo/2011/04/27/barcelona/1303926699.html ) y se ha fallado favorable ahora una cosa OBVIA –que no hacía falta juicio-.

    DEBATIR lo OBVIO sin incorporar un solo dato está llenando los juzgados, sin una sola PROBETA, GEOTÉCNICO, CÁLCULO o ANÁLISIS. Ir a un JUICIO de PERITAJE es directamente un COLOQUIO, porque entiendo que es más fácil hablar (y nuestra profesión por los suelos).

    Un saludo JMER y n+1s. (Hablamos de todo porque parece ser la única opción que nos queda pero esperemos volver a ser TÉCNICOS ).

    oscarq

    noviembre 6, 2012 at 18:05

  3. HASTA QUE PASA: felicidades por tu reflexión. Sabemos mucho de los problemas que puede tener un técnico que se empeñe en hacerlo bien, con responsabilidad, sin amiguismos. La mediocridad de nuestros políticos (seguro que hay alguna excepción) requiere entornos mediocres, que hagan lo que ellos o ellas desean “son el poder” , “saben de todo” y no dudan en eliminar a quien no firma lo que hay que firmar o no hace lo que hay que hacer.

    MGR

    noviembre 6, 2012 at 18:51

  4. Os recomiendo que si tenéis un encargo con una cierta complejidad de usos o de actividades clasificadas, solicitéis la licencia de actividad simultáneamente con la licencia de obra. Si no se hace así y por ejemplo la obra dura tres años, dada la agobiante producción de normativa que sufrimos, se corre el riesgo de que en el momento del final de obra la actividad sea ilegalizable.

    pbol

    noviembre 7, 2012 at 10:40

  5. Se han juntado muchos factores, y dentro de esta horrible tragedia lo único bueno es que espero que salgan a la luz todas las malas prácticas que son tan frecuentes. Como decís, el edificio no tenía licencia. Me temo que, dentro de una interpretación muy torticera de la ley, esto pudiera ser justificable. Es decir, el Ayuntamiento como tal no tiene la obligación de concederse a sí mismo la licencia. La denegación de ésta a la que aludís, en el momento de ser solicitada para posible privatización, puede no ser vinculante porque el incumplimiento de la normativa vigente no tenga carácter retroactivo. Me temo que puedan ser capaces de hacer una justificación vergonzante y querer salvarse, lo cual no debería de eximirles, en caso de que lo consiguieran, de dimitir todos en bloque, por la sencilla razón de que su manera de interpretar las normas no es igual para sí mismos que para el resto de ciudadanos, y sobre todo que ha tenido como consecuencia la desgracia de cuatro muertes. Aunque me da que ninguno va a hacerlo por las buenas.

    Pero hay más cosas. La empresa organizadora del evento tenía una alta deuda a la Seguridad Social, muy superior a los 26.000 euros que se dijeron. Esto quiere decir que por Ley el Ayuntamiento no podía, en ningún caso, concederle el espacio ni la organización de la fiesta. El Ayuntamiento habría prevaricado por esta razón. Por otro lado, hay una acreditada amistad entre el vicealcalde y el empresario, y más allá de su presunta relación personal, parece que está demostrado que ha habido un trato de favor por parte del Consistorio hacia esta empresa en concreto a lo largo del tiempo. Lo cual explicaría la rapidez con la que M.A. Villanueva salió a defender a la empresa, haciendo unas afirmaciones contrarias a toda prudencia, en las cuales por cierto se ha reafirmado.

    Personalmente estoy harto de ver cómo se cometen tropelías en determinadas fiestas, donde el problema principal siempre es el de meter mucha más gente de la que se permite. Creo que ésta es la principal causa de lo sucedido en el Madrid Arena. Si el aforo era de 10.000 personas, como he visto justificado en alguna parte (a pesar de lo que dice oscarq), estoy seguro de que había 19.000. En algún lugar de alguna normativa o protocolo de acción policial está establecido que las fiestas no se disuelven si no se supera EL DOBLE del aforo permitido, que es cuando se trata de un hecho delictivo (así me lo dijo un Policía frente a una denuncia que hicimos en una fiesta que no clausuraron), por eso los empresarios tratan siempre de quedarse por debajo de esa suculenta cifra. La propia Policía ha dicho que hubo mucha gente que “se coló” en la fiesta porque no cuadran los números. Pero seamos realistas, ¿en qué fiesta le dejan a uno colarse sin pagar, así porque sí? La empresa quiso que la verdad oficial fuera que las bengalas asustaron a la gente provocando avalanchas, y hasta en TVE se dijo que se estaba buscando a los que tiraron las bengalas para imputarles por homicidio imprudente (ahora parece que las bengalas las tiraban los agentes de seguridad para intentar disolver el tapón). La siguiente versión que quieren hacernos creer es que la gente “de un botellón cercano” (pero, ¿quién va a hacer botellón ahí si no es para ir luego a la fiesta?) se empezó a colar en masa. Esto lo hacen para endosar el marrón a la empresa subcontratada para la seguridad de acceso, que es distinta de la organizadora. Pero, teniendo en cuenta que sólo un 30% de sobreaforo duplicaría los beneficios de la organizadora y supondría un grave riesgo sin beneficios para la empresa de seguridad, ¿quién será el responsable del sobreaforo?

    Yo me quedo con el testimonio de dos chicas sensatas, que antes de que pasara nada se dieron cuenta de que había muchísima más gente de la que debía, y que no se podía respirar. Por eso fueron a poner una reclamación pero, oh, sorpresa, “no nos quedan hojas de reclamaciones”. No podían hacer mucho más, entre otras cosas porque en la puerta se habían quedado con su entrada nada más llegar, pero aun así se fueron a una Comisaría a denunciar el problema que había en Madrid Arena. La Policía les dijo que ellos no podían hacer nada ya que no se trataba de ninguna agresión física, que, en todo caso, pusieran una reclamación en la Consejería de Consumo. Pero, ¿cómo y para qué iban a ponerla? No tenían su entrada, y tampoco era recuperar su dinero lo que pedían. A mí es que esta historia me suena mucho, demasiado, porque ya la he vivido. Si no hubiera habido muertes en el Madrid Arena todo hubiera seguido igual: el empresario se habría forrado con la fiesta trapicheada con el Ayuntamiento, nadie se hubiera enterado de las irregularidades y los peligros del exceso de aforo, y se hubieran seguido haciendo las cosas así. ¿De qué nos sorprendemos? ¡Pero si Madrid ha funcionado así toda la vida! ¿Hasta cuándo? Hasta que cuatro niñas lo pagan con su vida. Quién fuera juez para meterlos a todos en la cárcel.

    Jesús Cordero

    noviembre 7, 2012 at 12:17

  6. @Oscarq. Revisa la tabla de ocupación del SI. Tabla 2.1, página SI3-2: uso pública concurrencia, zona de espectadores de pie, osea la pista, 0,25 m2/persona, es decir 4 personas por m2. Por tanto doble de personas en la pista, doble de ancho necesario de pasillos para evacuar… Las dimensiones que das tú, yo desconozco las reales, no cumplen.

    Yosi

    noviembre 7, 2012 at 13:44

  7. Asisto impàvido a estos tristes acontecimientos, y por tristes no sòlo me refiero a la tragedia de las chicas muertas, mis condolencias para las familias; sino triste me refiero al doble rasero de la aplicaciòn de normativas por parte de nuestra administraciòn y a la falta absoluta de profesionalidad a la hora de aceptar responsabilidades. Parece como si el “lanzamiento de patata caliente” fuese disciplina olìmpica española.

    Y es una pena, teniendo, como tenemos (bueno, me uno al carro aunque ya lleve varios años en Francia yo también fui arquitecto aspañò autònomo dejàndome el lomo en rehabilitaciones) una normativa que ha sufrido un cambio importantìsimo y extenso, donde vienen descritos y argumentados técnicamente baremos por los cuales tal cosa es aceptable y tal cosa està fuera de normativa. Tenemos profesionales como la copa de un pino. Qué cuesta aplicar todo este entramaje a cada uno de los casos? Independientemente de amiguismos y favores “aquì yo no he estado”?

    Creo, lamentablemente, que es intrìnseco a la sociedad bàsica española, el poder sacar un mìnimo provecho “siendo màs listo”, y cuento anécdota:

    (alzamiento de telòn)

    Me contacta una asociaciòn, que ocupa un local de propiedad municipal en el que han salido grietas y que estàn preocupados. Tras visita girada al edificio, se comprueba que en cien años (o màs) nadie ha hecho un mantenimiento en su vida: Tejado de uralita agujereado, escorrentìas de agua, cerchas metàlicas oxidadas, armadura de los pilares oxidadas, hinchadas y grietas que amenazan rotura fràgil de soportes y vigas. Ah, edificio expuesto al viento y con carga de nieve, para añadir arena al saco.

    Comento a la asociaciòn que hay que apuntalar el edificio y que el informe lo va a declarar inapropiado para uso pùblico, porque amenaza caìda. Me dicen que eso es imposible, que no està tan mal (y es que de arquitectura todo el mundo entiende, como de fùtbol). La asociaciòn saca fondos alquilando una amplia sala del edificio y que no pueden pasarse sin esos ingresos.

    Una vez acabado el informe lo presento a la asociaciòn, se presenta a la municipalidad para poder acometer una rehabilitaciòn, y lo primero que hacen es cerrar la sala.

    Tercer acto, que es el que màs me gusta: La asociaciòn me injuria porque he puesto en el informe cosas que no son ciertas, que el edificio no està tan mal, y que si puedo escribir un informe contradiciéndome. Negativa por mi parte de cambiar una coma de mi informe, (se imaginan al juez preguntàndome el dìa que haya un sinistro?). Drama, amenazas, y me comentan que se buscaràn a otro arquitecto que les redacte un informe favorable.

    Habré perdido el cliente, pero al menos yo duermo tranquilo. Mi sala no llegaba a las 20.000 personas como el Arena de Madrid, quizàs sòlo serìan 400, pero yo duermo tranquilo. Sòlo espero que ningùn compañero haya estado tan necesitado como para tener que firmar un informe expiador.

    Sed profesionales, mis arquitectos.

    Augusto

    noviembre 7, 2012 at 15:17

  8. Queda pues claro, YOSI, que para el USO de lata de SARDINAS (7700) no cumple.
    Yo no he entrado en si quieren bailar (2p/m2) o si sólo son espectadores (4p/m2); el AYUNTAMIENTO da un aforo de 10.600 (9600 en gradas y es de suponer +1000 en pista) y yo sólo remarco que con esa configuración no evacúas más de 3850 en pista.
    Ese es otro de los problemas que ahora surgirá al no estar sectorizado el público y distribuirse a su gusto por el PABELLÓN.

    oscarq

    noviembre 7, 2012 at 15:26

  9. “…o afectará a su trabajo por poco que gusten al político de turno o a sus muy colocados amigos.” ¿Aquí “colocado” lleva una segunda intención, aludiendo a que han sido puestos a dedo?
    Bromas aparte, hace uno un trabajo pequeñito de ampliación de 20m2 de una vivienda existente y pasa el mal trago de pedir al promotor un estudio geotécnico (?) porque lo dice el CTE, por temor a la responabilidad que implicaría no hacerlo, por que se verá uno sentado ante el juez a la mínima de cambio y normalmente el juez lo suele tener claro con nosotros. Sin embargo, para un caso como este, mucho me temo que nadie asumirá ninguna responsabilidad y eso es francamente descorazonador. Una metáfora de lo que ocurre en general en este país basura que tenemos, con perdón para la basura.

    JCM

    noviembre 7, 2012 at 15:48

  10. @oscarq. Perfecto, tu último comentario deja mucho más clara la explicación.

    Yosi

    noviembre 7, 2012 at 19:31


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 312 seguidores

%d personas les gusta esto: