n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Parrandas

with 13 comments

Esto se hunde! / ¿La manzana? ¿La casa? / Si bueno… eso también.

Ya tenemos aquí la bienal de arquitectura de Venecia. Con su cositas y su Arsenale y sus comisarios y sus viajes y su todo.

Y dirán ustedes ¿Para que sirve una bienal de arquitectura?

Y diremos nosotros que sirve para más o menos lo mismo que llevarse a Angelina Jolie a Ruanda. Queda bien en la foto.

Eso si, en la línea de aquel Less Aesthetics, More Ethics con que nos ilustraron hace unos años, y al que le duraron las buenas intenciones lo que tarda en hacerse la digestión de un risi e bisi con unas copitas de grappa, las bienales se caracterizan por ser fructíferas en afirmaciones tan grandilocuentes como huecas.

Veamos:

En lo tocante a la representación patria, salvo mínimas excepciones que parecen más pensadas para justificarse que por un convencimiento real, a la Bienal de Venecia van los de siempre a hacer lo de siempre, que es entonar muy alto el “Yo he venido aquí a vender mi libro”.

Se supone, nobleza obliga, que hay un motivo común para los participantes. Common Grounds lo han llamado este año bajo el comisariado de David Chipperfield. Lo curioso es que como tantas otras cuestiones, este “lugares comunes” es simplemente una etiqueta fallida, puesto que en ningún momento (Salvo raras excepciones) se abordan esos territorios comunes, esos puntos de contactos o esas cuestiones extensivas y profundas que afectan a una profesión que debería estar ya hace tiempo replanteándose muchas cuestiones y no perdiendo el tiempo en repintar el viejo cascaron con el que pretende transitar por una tormenta.

A la postre, el Common Grounds es tan falso como aquel Less Aesthetics more Ethics que propuso Fuksas (Impagable su reseña en archleaks) y que tuvo lugar en 2000, justo cuando empezaba el salvajismo neoliberal del que la mayoría de los invitados de la epoca participaron con denuedo, pasión y ansia viva, sin que ninguna critica se les escuchara, ninguna luz roja se les encendiera y a pesar de lo claramente insostenible y corrupto del sistema. Tras aquel oportuno (Y falso) ejercicio de moralina mediática, y una vez desechas las maletas venecianas, la ética se dejo en casa en un cajón donde no molestara y se empezó –con denuedo- a vender la maravillosa estética del universo arquiestelar. Ética ¿What ética?, parecían preguntarse nuestros pares-estelares mientras actuaban en países de éticas distraídas con procedimientos de éticas dudosas.

La realidad es que a esto hace muchos años que podríamos llamarlo turismo arquitectónico. Un evento entre la alfombra roja de los Oscars y la feria del libro del que no espera uno grandes reflexiones perdido el debate en un totum revolutum tan incierto como la extraña mezcolanza de participantes. De haberlo será tan vacuo como se nos viene enseñando en los últimos tiempos. El rey neoliberal ha muerto, viva el nuevo rey. Que es el mismo por supuesto.

Sin afán de ser exhaustivo la presencia Española más o menos oficial nos trae una muestra, la de AV, comisariada por Fernández Galiano, en la que unos estudiantes de incertísimo futuro hacen de pedestales humanos (Como lo leen) de las obras de la generación que –en gran medida- les ha legado la actual situación. Desconozco cual es el common ground aquí, salvo el burdo buenismo hipócrita de “regalar” los viajes a los pedestales para después vestirlos de El Aviador Dro y sus Obreros Especializados. Desconozco si hay un premio al pabellón con mejor metáfora incorporada, pero desde luego si querían contarnos la situación del arquitecto español, les ha quedado redonda. E insultante. A partes iguales.

Y no es la única situación peculiar, Vicente Guallart presenta en la selección oficial (Pagada por ustedes y por servidor) el concurso “Les 16 portes de Collserola”, un ejemplo preclaro del flagrante desprecio de la administración –y especialmente de algunos cuyo único interés por ella parece el de usarla como trampolín- por la labor de los arquitectos del que ya les hablamos en su día.

Juan Herreros nos muestra tres obras a través de (creo entender) unos esquemas de flujo que representan a los agentes intervinientes en ellas y sus conexiones. Aun con el interés que se le supone, se pierde una oportunidad que resultaría tremendamente reveladora de las autenticas dinámicas de poder y control existentes en la estructura profesional que se esconde detrás de cada proyecto: La de que -quizá con otros proyectos, quizá abandonando la figura de “vender mi libro”- junto a las relaciones de causalidad o de dependencia, se desvelaran las económicas y laborales. Si se pintaran de rojo los flujos de las… llamémoslas “no muy enseñables”, el diagrama de muchos proyectos publicados ad nauseam parecería el baño de “El Resplandor”.

Sin entrar en demasiadas profundidades (quede lo anterior como una serie de apreciaciones personales) la lista de nombres seleccionados no nos resulta extraña: Galiano, Herreros, Campo Baeza, Moneo, Tuñon, Sobejano y Nieto, Menis, Guallart, Geli (Ni imaginarme quiero la maqueta de esa extrañísima fundación…), RCR, Patxi Mangado… Llámenme malpensado, llámenme paranoico, pero acaba uno por sospechar que en este país la presencia (o no) de alguien en una bienal no responde tanto al planteamiento del comisario general–banalizado hasta el extremo como ya hemos dicho- y a la conveniencia del debate que pueda generar, como a una tupida red de amistades, corrillos, favores mas o menos (seguramente menos) confesables y puñaladas en la oscuridad. En definitivas cuentas: al amiguismo mas galopante. A la acción nefanda de eternas camarillas cuyo mayor y único objetivo es el control total.

No resulta chocante desde esa perspectiva de supremacia del control (Y aquí pueden llamarme ya amigo de la teoría de la conspiración si lo desean) que la “avezada” prensa generalista nacional no solo obvie lo anodino y canso de la repetición en el bolo veneciano y la oscuridad con la que se selecciona a los invitados oficiales, sino que intente vendernos una fantasía paralela que no solo no encaja con la realidad sino que se traza además con los mas burdos brochazos. El País, sin ir mas lejos, nos anuncia a bombo y platillo (No es la primera vez que lo hace, y con los mismos escasos mimbres) que:

Venecia rompe con la arquitectura espectáculo

Curiosa afirmación, dado que junto a lo mas estelar del panorama patrio no faltan en Venecia el ubicuo Norman Foster el propio Chipperfield, Zaha Hadid, Jean Nouvel, Rem Koolhaas, Siza, Toyo Ito…. digamos que de romper, se esta rompiendo poquito.

Se mantiene pues viva la estrategia que venimos observando de un tiempo a esta parte, en la que los principales secuaces del neoliberalismo mas descarnado (Algunos como Gehry, cuando defendía la enorme libertad de la que gozaba, a las clarísimas, otros como Foster mas sutiles –pero igual de perversos- cuando en su propio panegírico-documental autofinanciado alababa las bondades de la construcción china con los ¿trabajadores? viviendo a pie de obra) se acostaron una noche estelares y se levantaron low-cost sin que mediara para ello proceso alguno de reflexión o sin que –y he aquí lo mas grave- las intenciones hayan cambiado un ápice, sino solo los modos. El cambio no es por tanto tal, sino una simple impostura sobrevenida mas por razones puramente publicitarias que por un análisis consciente y honesto de la realidad. Es lo que interesa, e interesa repetirlo mucho.

Resulta así tremendamente revelador que la recomendación para los jóvenes arquitectos de muchos de los comisarios y lumbreras multiestelares de las que transaran estos días por el Arsenale sea que se marchen. Que se vayan muy lejos. Lo más lejos posible. Quizá ese sea el único common ground a la vista: La terminal de embarque internacional del aeropuerto correspondiente. Eso si, los unos en la sala VIP, viajando de obra en obra full-glamour-style, los otros en la cola de Ryanair, huyendo.

Y junto al elogio falso e interesado de la diáspora –que pasa así por arte de magia de ser un drama social a ser unas vacaciones hype- aparece la no menos perversa tendencia a recomendar, desde una muy asegurada posición de poder y control, que se abandone profesional y -lo que es mas peligroso- educativamente la complejidad inherente a la profesión para convertirla en una suerte de pretecnología artistizada de la que estos falsos prometeos, por supuesto, no están dispuestos a participar y que convertiría a generaciones completas de futuros profesionales en masilla altamente moldeable.

Quizá esa reflexión de la que hablábamos debería tener un hueco en lugares como una bienal, donde mas allá de la tendencia al amiguismo repetitivo, debería reinar un autentico espíritu de análisis, alejado de la exposición de egos inmisericorde y de la venta de peligrosas consignas de banalización interesada y simplista. Esa reflexión de la que tan faltos hemos estado y que en gran medida nos ha conducido a donde estamos.

Porque, no se dejen engañar: Nada es casual y por mucho que nos digan, la arquitectura estelar no esta muerta.

Solo esta –según se ve- de parranda.

About these ads

Written by Jose María Echarte

agosto 30, 2012 at 0:52

Publicado en Actualidad, venecia

13 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Dios. Cada dia me gusta mas leeros porque decís lo que pienso con mejores palabras. (mucho mejores). Corrillos de colegas, becarios sin beca y caterings de p… m…. para… para… Pata llamarlo de otra manera y ser el mismo perro de siempre. Ágora bien, como mola la maquetita de la Kazuyo, eso si.

    Daniel Espada

    agosto 30, 2012 at 1:24

  2. José María, estupendo, como siempre, muchas gracias.

    alejandro

    agosto 30, 2012 at 1:40

  3. Hace unos días una amiga y colega italiana, muy metida en temas de moda, me decía que en Milán es ya pecado mortal que se vea o identifique siquiera una marca, que hay que llevar vintage o cosas de productores minúsculos y artesanales. O sea, la élite que ventea los aires dominantes y se prepara, salinamente, a que todo cambie para que todo siga igual: los pobres idiotas recién llegados de Kazakistán con sus D&G bien grandes tatuadas hasta en el culo y sus pàlacios de justicia extrusionados en titanio, nosotros de riguroso y carísimo anonymous design (firmado por los mismos de siempre), poniendo un mohín de desprecio a los que no hacen sino imitarnos con un poco de retraso. Y bueno, la moda, al menos, va de eso: lo triste es ver cómo la arquitectura calca sus mecanismos.

    Ignacio

    agosto 30, 2012 at 8:37

  4. Una gran reflexión, con las palabras claras, como siempre. Y desde las escuelas, estos temas no se tratan, seguimos viviendo en una realidad paralela… en la realidad de las bienales que a los grandes les interesa mostrar. No hay más que ver como los temas de PFC siguen esa “órbita” de la arquitectura estelar… auditorios, museos en cualquier pueblito de España.
    Lo que comenta Ignacio sobre la moda… es para reflexionar. Gracias por el aporte.

    Lu

    agosto 30, 2012 at 9:44

  5. Cuanta ironia, realidad y verdad en tus palabras.
    Solo me queda agradecerte tu esfuerzo.
    Saludos

    dandieva

    agosto 30, 2012 at 22:54

  6. Un gustazo leeros. Creo que nadie como vosotros refleja mejor la situación de la arquitectura en la actualidad.

    Felicidades por el análisis tan certero de la situación de las escuelas de arquitec… digo, de la bienal de Venecia.

    Grillo

    agosto 31, 2012 at 0:00

  7. “una simple impostura sobrevenida mas por razones puramente publicitarias que por un análisis consciente y honesto de la realidad.” Si, de acuerdo. Y?
    Esta implacable afirmación vale también para cualquiera de los bolos especializados en colectivos, en ocupaciones de solares, en arquitectos enfurecidos, en arquitectura vengadora etc………. o para cualquier plataforma donde esten invitados, se autoinviten o promocionen ustedes.
    Son asuntos de amiguetes. La única diferencia es la cantidad de poder que maneja el grupo. Por todo esto tengo la impresión de que el fondo del artículo es tan envidioso como reivindicativo.

    Yo quiero ser uno de ellos

    septiembre 1, 2012 at 8:22

  8. Si os hubieran invitado…..(cosa q es posible si el curator es coleguita) el tono del artículo sería otro, no?

    Yo quiero ser uno de ellos

    septiembre 1, 2012 at 8:24

  9. “Son asuntos de amiguetes. La única diferencia es la cantidad de poder que maneja el grupo. Por todo esto tengo la impresión de que el fondo del artículo es tan envidioso como reivindicativo.”

    Sí, cosas de amiguetes… pero que los gastos y las copas corran con su dinero….y no con el de todos
    Tu reflexión es el perfecto ejemplo del “que hay de lo mío”.

    Ah, creo que te quedas en la superficie ¿Poder para joder al de al lado, o para usar un “alumno atril”? WTF??????

    dandieva

    septiembre 1, 2012 at 11:33

  10. Yo no quiero ser uno de ellos. El fin no justifica los medios. es algo tan sencillo como eso. Se trata de ética, ¿O dependen nuestros valores de estar o no estar invitado. ¿Ser del club es suficiente? o “ande yo caliente ríase la gente”..
    Felicidades Jose María por tu capacidad de análisis y de crítica, actualmente mirar para otro lado, no ver lo que no me gusta o desear ser uno de ellos, nos lleva a este sin sentido en el que lo único interesante que ofertamos a nuestros profesionales es: ¡coge la maleta y vete!.

    MGR

    septiembre 1, 2012 at 12:15

  11. No comentas nada del pabellón de Cataluña , creo que es un ejemplo de democracia ,como sale a concurso un comisaríado, donde gana una buena idea , vogadors, y donde a su vez los comisarios solicitan propuestas y un jurado las elije.

    Magui Gonzalez

    septiembre 2, 2012 at 18:58

  12. [...] parrandas and reprise Andreas Angelidakis : Trolling around the 13th Venice Biennial of Architecture [...]

  13. [...] Parrandas. Artículo publicado en el blog n+1. http://nmas1.wordpress.com/2012/08/30/parrandas/ [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 335 seguidores

%d personas les gusta esto: