n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

¡Tarifing for the pipol!

with 52 comments

Ajustando las cuentas (pero bien) en la feria despañaaaa

Hace tiempo, mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy lejana en la que ser arquitecto no era considerado “un rollo” ni estaba de moda hacerse repostero (Con seis años de carrera y seguro de responsabilidad civil), en este país las tarifas profesionales estaban intervenidas.

Es decir, había unos honorarios mínimos obligatorios, que se controlaban en los Colegios porque se cobraba, siempre, a través de estos. Todos cobrábamos, en teoría, lo mismo por el mismo trabajo.

La idea era la de garantizar al menos un mínimo común y evitarse dumpings, chanchullos, y mangancias varias. Unas reglas mínimas del juego.

Unas que evitaran, por ejemplo, que hubiera impresentables cobrando la dirección de obra al 20% con el acuerdo tácito con el promotor de no ir a la obra (A molestar, se entiende). O que, al mismo precio, distinguieran entre un mangante que después de 5 años presentando proyectos uno tras otro, con mil informes desfavorables, se entera de que hay una normativa urbanística y un arquitecto que sabe donde tiene la mano izquierda. [Ejemplos reales, amigos]

¿Que paso con aquellas tarifas obligatorias?

Pues que con la llegada del mercado común europeo, se liberalizaron los honorarios.

¿Qué se esperaba, y que pasó realmente? Veamos.

La liberalización de honorarios tenía por objetivo favorecer la competencia entre los profesionales y es una práctica antimonopolista muy común en los mercados transnacionales. Sobre el papel, todo correctísimo.

Y, se que esto que voy a escribir les sonara raro, puede ser una medida lógica.

Puede serlo, ojo, en presencia del imperio firme, decidido, radical y justo de la LEY. Es decir, puede serlo si TODOS jugamos con las mismas reglas y si esas reglas se imponen de forma inequívoca por el encargado de controlarlas: El Estado, las administraciones y nuestras instituciones, en este caso.

Es decir, y hablando en cristiano, si existen unas condiciones de contorno en las que las variaciones entre lo que pueda cobrar uno u otro profesional se deben a su eficiencia y calidad y no a su sinvergonzonería, cuando no a su manifiesta ilegalidad criminal.

¿Se dan estas condiciones en este país? ¿Se dan en nuestra profesión?

NO. NON. NOT. NEIN. NIET. UN. EJ. NIE.

[Así, en mayúsculas, y en varios idiomas]

En absoluto. No se daban de hecho cuando se liberalizaron los honorarios, con lo que volvemos los arquitectos –y ya tiene delito en nuestro caso- a poner el tejado sin haber empezado los cimientos: Eliminamos completamente un sistema que funcionaba (Con muchos defectos, ciertamente) para lanzarnos irremediablemente a otro para el que no estábamos en absoluto preparados. Y no es que en este caso quisiéramos, pero se ve que no aprendemos porque esta es una jugada de previsión maestra que repetiríamos después con el CTE: Oiga, en caso de que oponerse a algo no lo vaya a parar, parece lógico que nos preparemos si –como fue el caso en ambas situaciones- “Winter was coming”. Pero no. Aquí vamos a esperar a estar subiditos en el Titanic para después acordarnos de que no sabemos nadar.

¿Y por que no éramos capaces de nadar? No es muy difícil de comprender. Todo nuestro sistema profesional, desde las escuelas y los años de formación al mercado laboral pasando por los Colegios e instituciones mas elevadas (Ejem), estaba, y esta, descoyuntado hasta el tuétano por una mezcla inane de clichés rancios que no se abandonaron a tiempo, mentiras, lugares comunes, fantasmas freudianos propios (y ajenos) y malas practicas que caen directamente en el terreno de la competencia desleal, el dumping y lo ilegal.

Solo conociendo el masoquismo que nos afecta -y que nos lleva a  alienarnos de nuestra propia profesión- puede tragarse con un sistema educativo encaminado en su mayor parte a producir “genios” que acabaran en su mayoría en “genios frustrados” y a los que se orienta de forma directa hacia los trabajos forzados, mal pagados y no sometidos a un mínimo control legal laboral, como salida natural y aceptable.

Solo entendiendo lo mal que lo hemos hecho es entendible que en esas mismas escuelas se redujera el campo laboral a mínimos incomprensibles, denigrando la miríada de posibilidades de trabajo que nuestra profesión podría abarcar. Y no, no me refiero a leer dos “Nature” y creerse uno que es biólogo, ni a estudiar una carrera compleja y dura de 6 años mínimo para acabar haciendo pretecnología performativa con muebles del IKEA. Me refiero a campos naturales de trabajo que hemos ABANDONADO para que los colonicen otras profesiones por completo.

Solo aunando ambas situaciones, una falsa moralina dirigista en las universidades y sus entornos y un mercado laboral cada vez mas estrecho, puede comprenderse sin sacar la motosierra que profesores de universidades PUBLICAS se valgan (se prevalgan) de su puesto para obtener mano de obra barata con la que competir profesionalmente con otros profesionales cuyos costes (Si son honrados) serán, lógicamente, mucho mayores.

Solo comprendiendo como esa podredumbre cala en todo el sistema, es lógico (perversamente lógico) que el resto del mercado se disloque y corrompa, adaptándose hacia los términos de mayor ahorro -aunque este sea absolutamente ilegal y roce los parámetros de la economía sumergida o del sweatshop chino- para reducir unos costes que quedaran falsamente distorsionados y que ocultan hasta limites insospechados la realidad.

Solo con todo lo anterior se puede entender que las remuneraciones, los honorarios una vez liberados, ronden lo ridículo, lo incomprensible y lo ruinoso: Si los gastos son falsos (Por ilegales, además) y a ellos se adaptan los honorarios, estos serán, indefectiblemente falsos.

Solo en este país pueden seguir existiendo instituciones que no solo han hecho muy poco y a destiempo, sino que siguen sin hacerlo. Que han contemplado inermes como se pagaban sueldos astronómicos a determinados profesionales (muchas veces contratados de forma… peculiar) sin levantar la voz ni poner el grito en el cielo o –incluso peor- cantando loas al latrocinio resultante en forma de edificio cool y fotogénico. Instituciones que con la que esta cayendo siguen empeñadas en el discurso rimbombante repleto de “maquinas banales” y “entropías”, sin decidirse –de una maldita vez- a empezar a desmontar esta debacle.

Instituciones que han apadrinado –por ejemplo- un seguro de responsabilidad civil, ASEMAS, con el que no puede saberse exactamente a cuanto asciende el gasto computable de asegurar una obra y que ahora, cuando viene mal dadas, se dedica a exprimir a sus “mutualistas” (Me río yo) inmisericórdemente, mientras quienes nos metían el impreso de inscripción debajo de las narices miran para otro lado.

Solo en Españistan es posible que la inspección de trabajo haga la vista gorda como la esta haciendo (Con gobiernos de izquierda y de derecha). Como la hizo en años anteriores mientras las condiciones se deterioraban cada vez más. Solo en Celtiberia es posible que estemos hablando con normalidad de trabajar gratis. Peor aun, que lo hayamos estado haciendo. Que haya impresentables que hayan cobrado a sus empleados (Es un decir) por trabajar… ¡Y que haya quienes hayan pagado! Que haya administraciones que se aprovechen de esta situación, que contraten a estudios en los que lo único que estaba dentro de la legalidad era el servicio de limpieza, que no se haya pedido un puñetero contrato legal como documentación inexcusable a la hora de justificar los “medios humanos y profesionales” en las licitaciones de arquitectura.

Solo así es entendible que se hagan bajas del 75%. Que se cobren honorarios que no dan ni para pagar la seguridad social un mes de dos trabajadores ni cubran gastos mínimamente. Que el número de arquitectos en precario sea abrumador. Que el paro dentro de la profesión roce el 50%. Que un 7,5% de los profesionales haya emigrado ya. Que, en resumen, salga penosa y tristemente rentable ser un estafador deshonesto, un mangante y un competidor desleal. Y que encima te lo aplaudan.

Solo entendiendo todo lo anterior, es aun más enervante, más vergonzoso, más denigrante, descubrir que todo ha pasado sin que nadie le haya puesto coto. Sin que quienes tenían que vigilar el cumplimiento de las reglas del juego y la legalidad y justicia del sistema hayan hecho nada o, incluso, comprobando que se han aprovechado hasta la nausea –Empresas publicas variadas y ayuntamientos, por ejemplo- del hundimiento de todo un mercado profesional.

¿Y saben que es lo mas distópico? Que lo anterior no es una excepción. No ocurre en un suburbio de Manila.  Es el pan nuestro de cada día, el común y corriente de la vida profesional de una arquitecto en España, país del primer mundo, miembro del G-20, a cuyos voceros arquitectónicos se les ha llenado la boca hasta el hartazgo de contarnos lo inmejorable que era la arquitectura española. Inmejorable por lo visto hasta el punto de que quien quiera ejercer hoy su profesión de forma honrada y honesta se encontrara con lo anterior. En grado superlativo.

Con esos mimbres, con esa falta de legalidad cochambrosa, con esas reglas de juego borradas de la faz de la tierra que garanticen un mínimo de equidad….

¿Cómo narices puede entenderse que unas tarifas liberalizadas puedan ser otra cosa que el último clavo en el ataúd de la dignidad profesional? ¿Cómo se espera que juguemos al fútbol con los pies cuando hasta el más tonto usa las manos y el árbitro, ni esta… ni se le espera?

Es por ello que en esta santa casa abogamos por el retorno a las tarifas mínimas de honorarios obligatorias. Y no, no somos tan inocentes: Sabemos que existen formas de contravenirlas, de engañar. Sin ir mas lejos, los bares próximos a los COAs, vivieron durante muchos años un magnifico modelo que era el de cafecito + intercambio de sobre. Sobre este, que devolvía el arquitecto manguta al promotor, lleno de billetes de esos que ya van cogiendo musgo, para así hacer la pertinente rebaja. Tampoco crean que nos gusta ni lo mas mínimo cobrar  a través del Colegio.

Y aun contando con ello y tragando cierta bilis, entendemos que es –temporalmente quizá- el único método (Salvo que volviera a activarse con brutal contundencia el imperio de la ley en este oasis de sinsentidos que es la profesión) para poner pie en pared y empezar de cero a eliminar ilegalidades y reconstruir la dignidad del gremio. El único aplicable para evitar la sangría de esta profesión que va camino de estar casi al 100% en economía sumergida, de la huida masiva o de la banalización más absoluta.

Pero como comprenderán esto solo es la anestesia que evita que el paciente colapse mientras se le opera (Tristemente, a vida o muerte). Hace falta más, mucho más. Es necesaria, como quizá nunca antes, una labor ardua, poco agradecida probablemente y en muchos casos difícil, de limpieza y reconstrucción. Una que no podemos emprender divididos, ni poniendo el punto de mira en esoterismos variados. Esta batalla será de trinchera, de zapa, de volver a lo básico sin miedos y sin líneas rojas salvo las de la honestidad y la  equidad.

Si quieren un comienzo, un hito, queridas instituciones, déjense de hacerle el caldo gordo a los señores del porcelánico y empiecen por algo tangible.

Quizá reaclamar con dureza lo que es a todas luces lógico, (No se puede jugar al póquer haciendo el lila, con las cartas marcadas y en mesa de tahúres) sea un buen ejemplo.

Un buen principio.

About these ads

Written by Jose María Echarte

mayo 16, 2012 at 12:20

Publicado en Actualidad, profesión

52 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡¡¡ http://www.camparquitectes.com/portfolio/centre-lagunas-de-la-morana-el-oso-avila/ = 2.500 euros (menos la retención correspondiente oiga) !!!!

    Sigamos así...

    mayo 16, 2012 at 13:06

  2. Siempre en el clavo, José Mª…

    Susana

    mayo 16, 2012 at 13:27

  3. totalmente de acuerdo…..

    br1es

    mayo 16, 2012 at 14:26

  4. Amén.

    Yosi

    mayo 16, 2012 at 14:37

  5. sólo decirte que en tu escrito -muy bueno- hay un error. La prohibición de las tarifas obligatorias -y lo que aún es peor, la prohibición de publicar tarifas orientativas- no está basado en ninguna ley europea. Esto es un mentira que se propagó por parte del gobierno de entonces -socialista- y acceptado con alegria por el actual -popular- como una excusa y todo el mundo aceptó sin más. No sólo en Europa, sinó en la misma Unión Europea hay diversos paises con tarifas orientativas y hay por lo menos tres -que yo conozca- con tarifas de honorarios para arquitectos OBLIGATORIAS. Es la misma historia que con la aplicación de la Directiva de Servicios. La transpocisición española decreta muchas cosas, que en la directiva europea no existen ni tan solo se insinúan.

    miq

    mayo 16, 2012 at 14:58

  6. En Alemania existen y son de obligado cumplimiento, en Austria también hasta donde yo sé (no sé si recomendadas o obligatorias)……..
    Si cada vez que hablamos de los alemanes (en tema laboral) parece que lo hacemos para bien, porque nos asustan tanto?
    Claro que aquí también hay convenio laboral (donde se regula lo que deben cobrar hasta los estudiantes) y esas cosas….

    eugenia

    mayo 16, 2012 at 15:00

  7. Escribía el comentario a la vez qze miq……….. diciendo eso, que en Alemania y en Austria existen.
    En qué países más?…….
    Por saber si somos los únicos pringados.

    eugenia

    mayo 16, 2012 at 15:02

  8. Tiene toda la lógica del mundo. Al menos dejar fijado unos honorarios mínimos que sirvan como denominador común para que no acabemos haciendo el capullo: trabajando y perdiendo dinero.

    alvarair

    mayo 16, 2012 at 16:23

  9. More reason than a saint!!! ;)

    jK

    mayo 16, 2012 at 17:24

  10. Busco en la web de la UIA sobre ejercicio profesional en el mundo http://www.uia-architectes.org/texte/england/COAC/ang/compartida/webuia/ , y restrinjo la búsqueda a Europa y a la pregunta “Scales or other mechanisms for calculating fees – Compulsoriness” me sale ésto, que no sé si os ayudará:

    Yes (5): Germany, Greece, Croatia, Malta, Slovenia,

    Depends (2): Italy, Portugal,

    No (15): Andorra, Switzerland, Serbia, Czech Republic, Estonia, Spain, Georgia, Hungary, Ireland, Lithuania, Netherlands, Poland, Romania, Russia, Slovakia,

    Not specified (0):

    Not applicable (8): Armenia, Belgium, Belarus, Finland, France, Macedonia, Sweden, United Kingdom,

    Como han dicho antes miq y eugenia, la Directiva del Mercado Interior no prohibe las tarifas tal cual; lo que prohibe son las trabas al libre (ejem) mercado de servicios que impongan a prestadores y usuarios o consumidores restricciones que no sean inevitables y que no estén justificadas en servir al interés social supoerior (entiéndase básicamente interés consumidores y usuarios). Si en algún país como Alemania hau tarifas obligatorias, es amparándose en ese interés público; tenéis esas tarifas publicadasd en castellano en el web del CSCAE http://www.cscae.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1311:disponible-la-traduccion-de-las-tarifas-de-honorarios-alemanas-hoai&catid=59:juridica&Itemid=100

    Sobre otros temas, entre tantos interesantes que planteáis, como tenéis un fino sentido del humor, os dejo esto:

    http://www.architecture.com/Files/MembersOnly/CharteredPractice/RIBAFeesCalculator-Introduction.pdf

    Salud.

    Elena

    mayo 16, 2012 at 18:46

  11. Totalmente de acuerdo, la situación de los arquitectos en España es miserable, y eso se refleja en las ciudades que vivimos, en las ciudades fantsma que no vivimos, y para la sociedad es algo tremendamente pernicioso que paga y pagará muy caro.

    jacoboarmero

    mayo 16, 2012 at 19:36

  12. miq… tiene toda la razón, no vino impuesta por una normativa europea, fuimos nosotros solitos, los españolitos, que somos muy listos, y en concreto nuestra santa agencia de la competencia española y su director (de cuyo nombre no quiero acordarme…) los que hace unos años suprimieron (no la obligación de las tarifas mínimas, que viene desde mucho antes..) si no más allá, suprimió los baremos orientativos de honorarios, ya no se puede ni ORIENTAR…prohibido, ahora es mejor el libre mercado, la competencia desleal, que mas dá, nos tiramos todos al barro y como los arquitectos somos así, nos rebajamos los honorarios hasta la indignidad, por tal de que nos den el encargo, sin embargo otros colectivos, medicos, abogados, etc. han sabido prestigiarse y mas o menos mantienen la dignidad de su profesión, nosotros la perdimos hace tiempo y o cambiamos mucho mucho mucho y vamos todos a una…o se acabó vivir de la arquitectura, ni dignamente…y eso es lo que tenemos…..sin embargo otros paises de nuetro entorno sin son mas listos y tiene sus tarifas y se respetan a ellos mismos…a su profesión etc. nosotros ni a eso llegamos…que mal está esto….buen articulo n+1

    Ana

    mayo 16, 2012 at 19:40

  13. Otro país donde existen: Holanda. Perfectamente regulados, según tipología, superficie… Lo mismo para los salarios, que se cumple a rajatabla en las oficinas holandesas (no así como en las internacionales, como la fábrica de esclavos del “gran” Koolhaas).

    AML

    mayo 16, 2012 at 19:49

  14. No sé quién es peor: quien explota o quien se deja explotar, pasados ciertos límites (todos necesitamos comer, lo sé).
    Las INSPECCIONES DE TRABAJO muy pocas veces actúan de oficio, si bien a veces lo hacen, pero me gustaría recordar que las denuncias ante la inspección de trabajo son ANÓNIMAS y, por cierto, MUY EFECTIVAS: no cuela el “esta persona no trabaja aquí, está sólo de visita” cuando tienes un puesto de trabajo propio, y hay otros tantos en la misma situación que tú. Las fábricas de esclavos son muy fáciles de detectar, y a menos que los trabajadores mientan (casos se han visto), las cosas sólo pueden salir a su favor.
    Hay quienes sólo aprenden (y aún así les cuesta) ética mediante imposición de la ley! Y se tienen muy merecida la denuncia…

    PRECARIUS

    mayo 16, 2012 at 19:55

  15. Suscribo y apoyo todo lo que dices JMER, pero discrepo de tu solución, porque sencillamente irá contra la todas las leyes europeas de competencia que acabaron con la tarifa regulada. Mi propuesta es que la operación a vida o muerte a la profesión comience en las escuelas públicas de arquitectura: cerrando la mitad; cambiando los planes de estudio para diversificar las salidas profesionales; generando un verdadero sistema de selección del profesorado por su calidad pedagógica; etc. Un fuerte abrazo, A.

    Andrés

    mayo 16, 2012 at 21:07

  16. A ver si va a ser que los arquitectos españoles hemos sido los más tontos de Europa, que no me extrañaría nada. Es más, creo que es lo más seguro, después de doce años de profesión…

    jK

    mayo 16, 2012 at 21:22

  17. Amén

    jmonton

    mayo 16, 2012 at 22:56

  18. pues sí jK, coincido contigo y confirmo que hemos sido de los mas tontos de Europa, a la vista está…pero ojo, siempre nos hemos creído los mas listos, eso está claro…que somos tan “listos” que nadie nos supera….

    Ana

    mayo 16, 2012 at 22:58

  19. Andrés si has leído los comentarios anteriores entenderás que lo que decíamos era que no viene impuesta por ninguna ley de competencia europea, ya que como hemos dicho anteriormente, Alemania las tiene (te ha puesto el link JK) Austria también (voy a buscarlas o se lo pregunto a mi jefe) y más arriba se ha dicho que las tiene también Holanda.
    No creo que vaya en detrimento de la competencia poner unas tarifas mínimas, igual que no lo va tener un convenio colectivo…..eso siempre va a favor de la profesión, y el que diga lo contrario que me dé un argumento válido.
    Es evidente que no se cobra lo mismo en Austria que en España, y que no vale lo mismo construir en los dos sitios por eso igual que hay una base de precios de construcción, debería de haber unas tarifas mínimas.
    Y por supuesto cada uno debería cobrar como mínimo lo que esté establecido en el país al que va a trabajar (así se evitaría la competencia desleal), a mí me pagan como un austríaco, si me pagaran menos la Architektenkammer (el colegio) o la “Arbeitskammer” (el sindicato) se echarían encima de mi jefe de buena gana.
    Yo no encuentro diferencias entre honorarios y sueldos en ese sentido y gracias a Dios aquí el convenio existe y se cumple.

    Si yo voy al dentista A y me dice que sacarme una muela son 100€ (alquiler de la consulta, sueldo de la telefonista, anestesia, material quirúrgico y su mano de obra incluida) y el dentista B me lo hace por 10€…….. uno de los dos no cumple la ley seguro, y todo el mundo lo ve claro. O el tío no es dentista o me va a anestesiar con agua del grifo.
    ¿Porque cuándo hablamos de arquitectos esto no sucede?
    Se me olvidaba es porque solo ponemos la firma, o hacemos cuatro rayas…….
    Y además todos trabajamos para HP y el papel y la tinta nos salen gratis…….pues eso.

    eugenia

    mayo 16, 2012 at 23:13

  20. JK, Eugenia: impresionante el dato sobre Alemania, que no conocía. Debo aclarar mi frase: que yo escribiera “va contra todas las leyes de competencia” no quería necesariamente decir que me parecieran bien: sólo que sería difícil encajarlo en el marco legal que había forzado la liberalización. Pero ahora con esto me habéis dejado de piedra y sin argumentos, y a un paso de pensar que sí, que hemos sido los más tontos. Un abrazo, A.

    Andrés

    mayo 17, 2012 at 10:12

  21. Me temo que por mucho que aboguemos por el retorno a las tarifas mínimas de honorarios no va a producirse. Por mi experiencia como estudiante, con prácticas en diferentes sitios, puedo decir que donde peor se trata a los de mi especie es precisamente en los más laureados lugares. Aquellos en los que, si trabajas, parece que te están haciendo un favor. Los mejores estudios de Arquitectura de España, los más premiados, son los que más grilletes esconden de puertas adentro. Muchas veces, como bien señaláis, “esclavizando” alumnos de la propia Escuela de turno. Cuando he trabajado para empresas grandes, arquitectónicamente despreciables o “poceriles”, se me ha pagado adecuadamente, respetando mis vacaciones, mis horarios, etc. ni más ni menos que como a un trabajador. No así en los estudios “buenos”, donde trabajar gratis está a la orden del día, y sábados y domingos, y mejor te callas porque estás haciendo currículum.

    Quisiera hacer una reflexión. Quizá el problema no esté tanto en la liberalización de las tarifas mínimas, sino en todas las ilegalidades, vicios, injusticias y sinvergonzadas que, ya antes de que esta liberalización se produjese, se dan por doquier. Si simplemente se CUMPLIERA LA LEY, como decís, no habría tantos problemas con los honorarios. El Estado está dotado de todos los recursos necesarios para que esto pueda hacerse, pero inexplicablemente no pasa nada.

    Punto Uno: todos los falsos autónomos, con contrato, y cotizando. Un señor que entra a las nueve de la mañana y sale a las siete de la tarde, con suerte, obligatoriamente, todos los días, NO ES UN AUTÓNOMO y en consecuencia no puede cobrar a través de una factura. Esto es ilegal.

    Punto Dos: convenio para los curritos del sector, que se cumpla. Un Arquitecto Superior no puede cobrar cuatrocientos euros al mes, ni seguir en prácticas después de cuatro años trabajando. Sueldos adaptados a la formación YA. Quizá si fuera obligatorio pagar a los empleados de un estudio con unos sueldos mínimos razonables (¿1500 netos al mes + Seguridad Social como cualquier otro licenciado?) se acabarían muchos problemas. Para ello, bastaría con que nos pusiéramos de acuerdo nosotros, pues somos los que, aceptando lo que es inaceptable una y otra vez, estamos llegando a la demencia colectiva. Tendríamos que hacer una piña, un sindicato, un acuerdo, un lo que sea, y establecer entre todos el mínimo por debajo del cual no íbamos a trabajar.

    Si todos los estudios de España TUVIERAN QUE contratar a sus empleados legalmente y pagarles el mínimo DIGNO de acuerdo a su formación y productividad, un mínimo que no fuera para hacerse rico, sino para que un Arquitecto de 30 a 40 años que vive por cuenta ajena ganara lo suficiente como para vivir, entonces, creo yo, se equilibraría la balanza de los honorarios, y los profesionales autónomos podrían competir en igualdad. La responsabilidad es de todos.

    Muy buen artículo. Un saludo

    Gabriel

    mayo 17, 2012 at 11:44

  22. Hola AML, si tienes los honorarios o tarifas de Holanda -encontré unas guías, però no los honorarios concretos, me los podrías pasar por favor?

    miq

    mayo 17, 2012 at 13:00

  23. No es solo el pais el que hace la diferencia, sino también la presión de la profesión bien organizada, la imagen social que esta conserva y la actuación conjunta.
    En el caso de Alemania, el intento de suprimir los honorarios ha sido continuo, con una pinza de los sectores más neo-liberalizadores y de los socialistes SPD-. Pero, la professión ha hecho muy bien de lobby mostrando las contradicciones legales de este intento, ha forzado la situación, ha demostrado las ventajas sociales de su mantenimiento -en la introducción de la ley de tarifas se manifiesta que el mayor beneficiario de éstas son los usuarios que tienen un marco legal estable-, se han mantenido unidos y sobre todo la DIGNIDAD” del arquitecto se ha mantenido delante de los intentos de privados y administraciones por convertirlos en juguetes de especulación o de prestiigio del político de turno.

    miq

    mayo 17, 2012 at 13:07

  24. Gabriel ya tenemos un sindicato, al que al menos yo, estoy afiliada. Trabajo fuera de España pero la cuota me pareció mínima y decidí que era necesario dar un cambio.
    No sé si está haciendo mucho o poco (siempre hará algo más que sino tuviéramos o eso espero) y aunque no me gustó para nada su apoyo incondicional a la huelga general, ahí está.

    Sobre lo que tragamos durante la carrera, se ha hablado y mucho en algún post de este blog, así como de ofertas de falso autónomo y de pagar por hacer prácticas……. en fin nada que no sepamos.

    No es competencia desleal que en España un estudio tenga a 3 estudiantes cobrando una miseria (con suerte) y en Alemania un señor tenga un estudio con 3 arquitectos que cobren un sueldo justo (más alto encima que el Español) pues sí, no podemos pedir que se paguen sueldos alemanes, pero si podemos pedir que se trabaje con la ley en la mano, no falsos autónomos, no becas para explotar a los estudiantes.
    Eso en España se consigue regulando y poniendo multas y no hay más por desgracia.
    Por cierto no necesita el gobierno dinero…… pues que se dedique a poner multas y a mandar inspecciones de trabajo.

    Sigo diciendo que si lo que queremos es que la profesión vuelva a estar bien mirada debemos valorarnos nosotros mismos y por ende valorar el trabajo de los demás. Algunos compañeros no se merecen que los llamemos así cuando ofrecen esos “trabajos”

    Yo quiero vivir de la arquitectura como asalariada, (de momento ni me planteo ejercer por libre) yo quiero un sueldo digno de acuerdo a mis responsabilidades, mis derechos como trabajador y vacaciones pagadas. Si mi jefe gana mucho o poco no me importa (o no debería) porque él ha puesto su patrimonio para formar una empresa y además se queda trabajando cuando yo me voy, siempre.

    Creo que al menos debería de haber unas tarifas orientativas, para que el que es externo a la profesión entienda que si se hace por debajo de ese precio algo no funciona.
    Por cierto existen para los médicos, y para los abogados ¿no? No entiendo entonces porque seguimos mirándonos el ombligo y no hacia otras profesiones.

    Ayer me pico la curiosidad y estuve buscando algo de información sobre el tema, en un foro un arquitecto decía que había arquitectos que trabajaban por debajo de estas pero que si te pillaban (por denuncia de un compañero, por ejemplo) te podían echar del colegio…………
    Vamos igualito que en España…..

    eugenia

    mayo 17, 2012 at 17:36

  25. Antes escribí que las denuncias ante la Inspección de trabajo son anónimas, lo cual no es exacto. Lo que quería decir es que es un dato confidencial que en ningún caso revelarán a la empresa.
    Y para quien aún así tenga dudas, siempre se puede recurrir a algún amigo que trabaje en cualquier otra cosa, y que seguro que no le importará ayudarnos.

    Más información: http://www.empleo.gob.es/itss/web/Sala_de_comunicaciones/Como_denunciar_ITSS.html

    PRECARIUS

    mayo 17, 2012 at 23:38

  26. Hay empresas de arquitectura que tienen sede en España y en otros países europeos. Mientras en España la plantilla de esto despachos está formada, como podéis imaginar, por estudiantes que trabajan gratis, erasmus y falsos autónomos, en las sedes extranjeras estoy seguro que todos los empleados están en regla, con contrato y con sueldos dignos. Esto depende, además del sentido de la legalidad que pueda tener el empresario, del control que ejerce la administración. Si se realizara una campaña de inspecciones en los despachos de arquitectura españoles se acabaría el problema de los falsos autónomos!

    El problema es que no hay voluntad política para empezar estas inspecciones y los arquitectos no denuncian. Aunque pueda entender que alguien que esté trabajando de manera irregular en un despacho no denuncie para conservar su puesto, es incomprensible que no lo haga en el momento del despido, cuando se va a quedar en la calle sin paro e indemnización.

    Tenemos un sindicato de arquitectos y lo que pide es de sentido común: un convenio de arquitectura (no tenemos), inspecciones, cambio del código deontologico de los colegios, formación en materia laboral en las escuelas, etc. pero ¿cuantos lo conocen y cuantos realmente lo apoyan ???

    DPe

    mayo 18, 2012 at 11:52

  27. Si no me equivoco, Arquitectos Explotados (http://arquitectosexplotados.blogspot.com.es/), el grupo a partir del cual se inició el Sindicato de Arquitectos (www.sindicatoarquitectos.es/), promovió el que se hiciesen inspecciones de trabajo sistemáticas a las oficinas de arquitectura en Madrid. De momento, este Sindicato no es muy grande y por tanto no se puede presionar para que se haga algo parecido en otras comunidades.
    Pero no hay por qué esperar a que alguien venga a rescatarte. En mi opinión, denunciar a tu empresa para mejorar tus condiciones no sólo es positivo para ti, sino que además sienta un precedente que hace que a otros les empiece a entrar el miedo y se lo piensen antes de tener “esclavos” en su oficina.

    Creo que es mucho más fácil y efectivo para un falso autónomo denunciar a la Inspección de Trabajo mientras está trabajando: es más rápido (entre 1 y 3 meses se hace la inspección) y además (a menos que mientas en favor de tu jefe) es imposible negar la relación laboral. En cambio denunciar en el Juzgado de lo Social es mucho más lento, hay que aportar pruebas (facturas, mails, etc) y dar con un juez que considere probado que trabajabas allí sujeto a un horario y condiciones impuestas por la oficina.
    La inspección de trabajo no sólo obligará a tu jefe a pagarte según convenio y hacerte un contrato, sino que además el contrato será indefinido y tendrá en cuenta tu antigüedad (con lo que si luego te echan, mayor indemnización y paro). Creo que para asegurarte la antigüedad es conveniente que conste en la denuncia a la inspección de trabajo, aunque de todas maneras le pedirán a la empresa tu contrato y, como no habrá, tu alta en el régimen de autónomos (donde aparecerá esta fecha).

    PRECARIUS

    mayo 18, 2012 at 14:08

  28. La solución no es la vuelta a las tarifas reguladas que como todo el mundo sabe, son fácilmente salvables. Lo que tiene que haber es un control real y efectivo sobre la calidad de los proyectos para evitar que se hagan proyectos de mierda por 4 duros y reventar el mercado.
    Ese control se debería hacer en el visado no como ahora que es un mero trámite de comprobación de que “está todo”.

    Dan

    mayo 18, 2012 at 16:27

  29. Buen artículo, como siempre, pero si me permitis, no entiendo la manía con las inspecciones !!! A ver, que el que nos emplea es un colega.
    Somos lo menos corporativistas que hay. Nos deberíamos preocupar por valorar nuestra RESPONSABILIDAD, nuestro grado de FORMACIÓN, hacer entender a la sociedad qué hace un arquitecto y dejen de creer que somos el impuesto revolucionario de quien hace cuatro dibujitos, debiéramos NEGARNOS a la dictadura de la mezquindad de los promotores que se aprovechan del mercado dinamitado al que asistimos impasibles.
    De este modo nuestro empleador podría cobrar dignamente y, consecuentemente, pagarnos dignamente.
    Apoyemos al conjunto de la profesión y ante los agentes externos que propiciaron la abolición de las tarifas (si no recuerdo mal fue Alfonso Guerra quien las eliminó). En cualquier caso a quien no le pueden interesar que vuelvan no debiera ser a ningún arquitecto.
    La verdad que se me cae la lagrimilla cuando el mecánico del taller me cobra 50€ la hora de currelo. HEMOS PERDIDO HASTA LA DIGNIDAD !!!!
    O nos apoyamos y velamos por los intereses conjuntos de la profesión, o valoramos nuestro trabajo y lo hacemos respetar o esto no tendrá solución…quizá sea ya demasiado tarde.
    S2

    Joss

    mayo 20, 2012 at 16:16

  30. Es la pescadilla que se muerde la cola. Mientras siga habiendo oficinas de arquitectura que se nutran de mano de obra barata, los precios de los servicios de arquitectura seguirán por los suelos. No sólo perjudican a quienes explotan por 2 duros, sino también a aquellas oficinas que tratan de sobrevivir dignamente sin aprovecharse de nadie pero ven que la gente les mira como a estafadores cuando ofertan unos honorarios mínimamente razonables.

    Por otro lado, no puedo considerar “colega” a quien me explota. No echemos balones fuera: buena parte de la responsabilidad de que estemos como estamos es de nuestros propios “compañeros”, que no merecen tal nombre.

    PRECARIUS

    mayo 20, 2012 at 18:01

  31. Yo flipo! Las inspecciones no son una manía, sirven para no acabar trabajando en condiciones tercermundistas.
    Me importa un pepino que el “colega” que no paga la seguridad social de sus trabajadores sea arquitecto como yo. Me interesa que respete la legalidad como hacen muchas empresas que tienen su plantilla contratada de manera legal y a las que hace competencia desleal.

    Dpe

    mayo 21, 2012 at 9:36

  32. Magnífico artículo, José María : cuentas muchas cosas, ciertas pero por una vez no puedo estar más en desacuerdo con las conclusiones, especialmente con la frase “Es por ello que en esta santa casa abogamos por el retorno a las tarifas mínimas de honorarios obligatorias”.
    Estas tarifas obligatorias en nada solventarían el problema mayor (contrataciones irregulares, explotación de becarios, servicios de mala calidad, uso de software ilegal) que genera competencia desleal. Quien opera de esa manera no sufriría una repentina “conversión”, sino que seguiría actuando igual y a cambio cobrando más.
    Apuntáis que algunos países europeos de primera línea tienen honorarios obligatorios… eso no quiere decir nada, también países muy atrasados los tienen.
    Los arquitectos debemos ser autocríticos, y reconocer que los honorarios obligatorios lo que generaron fue una situación de comodidad que durante muchos años evitó que se evolucionara, se compitiera y se mejorara. En un mercado con un número razonable de profesionales (la explosión del número de colegiados se produce a partir de finales de los 80), las tarifas obligatorias eran una invitación a la mediocridad, más que otra cosa (si voy a cobrar lo mismo le ponga más o menos horas, más o menos calidad, lo normal es que se tienda a maximizar el beneficio, no el esfuerzo).
    Ni mucho menos estos honorarios obligatorios garantizaron en aquella época nada de lo que se persigue: los estudios no estaban profesionalizados y la situación de falsos autónomos viene precisamente de aquella época y de aquella tradición, en la que no existía el concepto de “empresa de servicios de arquitectura” sino que todo empezaba y acababa en el profesional, lo que potenciaba esa idea de que ese profesional tenía colaboradores y no empleados. Esta situación que comentáis no ha sido tanto una ilegalidad buscada con ánimo de lucro (eso lo fue después), sino algo peor: una cultura, un modo de operar, algo que los arquitectos creían que estaba bien, pues todos los arquitectos eran profesionales, estaban colegiados, eran “autónomos” e incluso podía entenderse como una humillación que todo un “Arquitecto” fuera empleado de otro “Arquitecto”. No se si tenéis algún amigo abogado, o dentista. Tenían exactamente la misma situación y la reconversión en su sector empezó pocos años antes que en el sector de la arquitectura, con una acción similar desde el Ministerio de Trabajo. Los abogados tenían la figura del “asociado”, que era el equivalente a nuestro “colaborador”… y por cierto, este era un sistema del que se aprovechaba todo el mundo, pues realmente sólo estalló cuando empezó la crisis, cuando empezó a faltar el trabajo y el dinero.
    Os recuerdo que en la época del boom la tasa de ocupación de nuestro oficio era cercana al 100% y había gente que se movía de estudio en estudio y de empresa en empresa ante la constante subida del mercado. También hubo mucho falso autónomo al que le venía muy bien hacer cosas que como empleado no se podían hacer: desgravar impuestos, o el IVA de determinados gastos, tener una flexibilidad laboral total, hacer doblete en varias oficinas, compatibilizarlo con algún empleo público o firmar por fuera… a ver si ahora resulta que todo el mundo era tonto y se cayó del guindo hace cuatro años.
    Cuando la inspección de trabajo dio una charla en el COAM hace 4 años, no os podéis imaginar las caras de incredulidad de muchos de nuestros mayores, ellos no entendían que estuvieran haciendo nada malo. Era lo que se había hecho toda la vida, y todo este proceso era una “agresión” a un modelo. Yo digo que ese modelo está bien liquidado (bueno, falta una profunda reconversión de los COAS y del CSCAE, aunque en su situación actual yo promovería más bien su demolición), el problema es que no lo hemos sabido sustituir por otro modelo mejor, más eficaz y de más calidad, justo cuando además hemos vivido una época de revolución tecnológica que nos lo hubiera permitido…. Por eso tenemos, entre otras cosas, un visado del siglo XIX (había que garantizar la identidad del arquitecto, que es poco más de lo que se hace hoy) en el siglo XXI
    No se trata de que existan unos honorarios obligatorios (no me parece mal que existan unos baremos orientativos de referencia, meramente indicativos) sino que se hagan las cosas bien para que la competencia sea leal. Los arquitectos, históricamente, hemos afrontado todas nuestras dificultades como colectivo con lloriqueos por nuestros privilegios perdidos en lugar de proponer un modelo alternativo a la sociedad. Hemos tratado de mantener un modelo decimonónico a toda costa, hemos sido inmovilistas, mientras ingenieros, interioristas, etc… nos han ido comiendo territorio en nuestras narices. Además, no es cierto que hayamos sido la salvaguarda de nada, ni nuestra titulación ha protegido a la sociedad de nada, ni nuestros colegios han velado por nada. Toda la basura construida en los años del desarrollismo, posteriormente en los 80 y en el Boom de la década pasada, han sido firmado todos por arquitectos titulados, todos han contado con el visado de los Colegios, y en gran medida, muchas de esas castañas se han proyectado bajo el modelo de honorarios obligatorios… y aún seguimos llorando por el pasado, por ese paraíso perdido, en lugar de proponer un modelo diferente.
    Un honorario obligatorio atenta contra la libre competencia, no porque lo diga la UE, sino porque lo dice el sentido común. Los honorarios obligatorios impiden ser más competitivos o atractivos a estudios jóvenes que empiezan, pues no podrían ajustar sus precios. Impiden a quien emplee una tecnología superior o más eficaz, rentabilizar esta bajando precios al reducir plazos, etc. Hoy los clientes saben muy bien lo que contratan: promotores, gestoras de cooperativas, bancos, etc… tienen un concepto muy claro de lo que necesitan de un estudio de arquitectura, y de los costes que esto tiene en el mercado.
    Otra cosa es que la rebaja de honorarios vaya a costa de fraudes laborales, tributarios, o de cualquier tipo. Para eso tenemos un marco jurídico, laboral, fiscal, y lo que hay que hacer es aplicarlo, usarlo, mejorarlo y defenderlo… decir que, ya que hay muchos estudios que tiran honorarios a costa de no pagar a becarios, no pagar a la Seg.Social, no pagar Hacienda, contratar falsos autónomos, etc, lo que hay que hacer es subir los honorarios, en lugar de luchar contra eso, es un error. Por cierto ¿dónde está el CSCAE en esta verdadera competencia desleal?
    De hecho, quien ha tirado los honorarios por el suelo no ha sido tanto el sector privado, sino el sector público (con su lamentable modelo de concursos) y nosotros mismos por la excesiva competencia en un modelo arcaico y atomizado (en un mercado más concentrado, más parecido al anglosajón, con más estructura empresarial y de servicios, las bajadas de honorarios en la crisis no han sido como aquí)
    Es en el sector público donde deberían existir, ahí si una franja de mínimos y máximos. El Estado no puede aceptar bajas temerarias (un privado sí) ni tampoco modelos tipo Calatrava en el que un arquitecto tarife a lo bestia, e incluso sobre los sobrecostes generados por su propia acción.
    Compartimos análisis de lo que está mal, pero yo creo que la visión de la manera de arreglarlo es otra. La arquitectura debería parecerse cada vez más a otros sectores “de servicios”, dejar de pensar que somos tan especiales, y empezar en concentrarnos en dar un servicio serio, de calidad, eficiente, a nuestros clientes. Cuántas veces por creernos “artistas” hemos dado como colectivo un mal servicio profesional, pues esto era lo secundario…
    Estamos de acuerdo en que hay que combatir el fraude y las prácticas desleales (en todo, no sólo en arquitectura), y en que unas terifas orientativas no hacen daño a nadie, pues también es cierto que algún talibán del libre mercado, se ha pasado con la prohibición de las tarifas orientativas. Eso sí, volver a temas “obligatorios” (tarifas, visados, colegiaciones) es un regreso al pasado.
    En cualquier caso, enhorabuena por la labor que hacéis desde N+1, dando difusión a cosas muy importantes y generando un debate más necesario que nunca.

    Julio

    mayo 21, 2012 at 10:39

  33. Antes podía luchar ofreciendo un producto de más calidad, mayor dedicación, mayor atención. Ahora sólo importa el precio. Eso es a lo que ha conducido la desregulación.

    mmmailpost@gmail.com

    mayo 21, 2012 at 11:01

  34. Nada impide seguir dando calidad, dedicación y atención. El problema de la falta de trabajo actual no viene causado por los honorarios desregulados. Hay cientos de mercados de productos y servicios en los que se ha producido un aumento y mejora de la oferta, en calidad y cantidad, y en paralelo una bajada de precios. No es incompatible. Es un tema de economía de escala. Un sector atomizado y “minifundista” como el de la arquitectura en España no puede aprovecharse de las ventajas de la economía de escala, ni ampliar su cartera de servicios, ni muchas otras cosas. Problema de enfoque y de visión empresarial. Lo de los honorarios obligatorios es como lo de las subvenciones al cine. Un proteccionismo que sólo produce comodidad, y de ahí a la baja calidad hay sólo un paso. No hay más que mirar al pasado.

    Julio

    mayo 21, 2012 at 12:14

  35. Lo siento por la expresión: pero yo no trago con lo de la “economia de escala”, con lo de modernizar el mercado, con lo de enfoque empresarial,… Lo siento. No voy a replicarte más, pero todas esas expresiones no las acepto. Yo he trabajado en grandísimos despachos (en el extrangero) y se lo que significan estas expresiones. Lo del mercado angosajón … tampoco trago. Simplemente, la desregulación en Inglaterra destruyó la immensa mayoría de despachos -y solo ahora vuelven a aparecer- y conllevó un “mercado” monopolista de unos pocos despachos -los que tenían buenos contactos poíticos y una estructura financiera sólida (hay que recordar que p.e. Norman Foster es un simple pequeño accionista de su ex-despacho, y la mayoría pertenece a una empresa de capital riesgo-).
    Lo siento, yo no trago estas “verdades universales”. Lo siento.
    Tal vez, porque mi idea de la profesión no está asociada a la idea de “vender/comerciar”
    No quiero replicar más, porque mi idea inicial era solo apuntar que hay otros muchos paises, en los que existe -dentro del libre mercado- una regulación que ha posibilitado la existencia de la competencia, de unas normas claras, la existencia de pequeños, medianos y grandes despachos al mismo tiempo, y ha posibilitado que la arquitectura siga floreciendo y que los arquitectos sigan existiendo y puedan seguir vivendo de su profesión.

    mmmailpost@gmail.com

    mayo 21, 2012 at 12:34

  36. mmmh…. y entonces qué hago? soy falsa autónoma – el estudio somos mi jefe y yo – cobro 700 euros netos que se me quedan en 500 al pagar mi seguridad social como autónoma – no tengo familiares que me puedan cubrir la espalda – casi que no llego a fin de mes – si denunció y le hacen una inspección a mi jefe me quedo sin trabajo, es decir, me quedo en la calle – y no se encuentran trabajos tan facilmente hoy en día…(este me costó encontrarlo 5 meses)
    Se que hago mal… pero ahora mismo, necesito comer!

    claudia

    mayo 21, 2012 at 12:59

  37. Claudia: ¿500€ netos media jornada? Por favor, no me digas que es jornada completa… ¿Y cuánto llevas trabajando?

    No sé como van las cosas en tu oficina, pero normalmente una inspección de trabajo no acaba con el despido de los trabajadores. A la Inspección de Trabajo (Seguridad Social) lo que le interesa es que se regularice tu situación, con lo que tu jefe cotizará por ti, no que la empresa quiebre.

    Pero aún en el peor de los casos, si cierra y te echa tendrá que hacerlo legalmente (cuando ya le han pillado no hay escapatoria), con lo que te tendría que pagar una indemnización por despido improcedente (45 días/año lo trabajado antes de la reforma laboral, y 33/días año el tiempo restante), siendo el salario día de alrededor de 70€ según convenio para una arquitecta (la mitad en caso de ser media jornada).

    A esto súmale el paro si llevas más de un año trabajando, que serán aproximadamente unos 1030€/mes (netos), o la mitad si estabas a media jornada.
    No importa que hayas cobrado sólo 500€: el paro se calcula en base a lo que deberías haber cobrado, no lo que cobraste realmente.
    Conozco un sólo caso en que la denuncia acabó con el despido de los arquitectos falsos autónomos (repito que no es lo habitual). Entre indemnización y paro, cobraron bastante más de lo que hubiesen ganado trabajando 3 años más en la oficina. Y encima, de cara a concursos públicos u oposiciones, su experiencia estaba avalada por su vida laboral (que hasta entonces la mayoría no tenía). Cualquiera de ellos considera que mereció la pena.

    Te recomiendo leer este artículo donde explican de forma muy clara la situación legal de un “falso autónomo” como tú: http://laboro-spain.blogspot.com.es/2010/12/falsos-autonomos-mercantil-contrato.html

    PRECARIUS

    mayo 21, 2012 at 13:21

  38. Hará 2/3 años comenté en el blog. Siendo un arquitecto técnico que se dedica al cálculo estructural, se me tachó de “aparejador que viene a pillar cacho”. Aún así creo que mis argumentos siguen siendo válidos:

    – Instaurar un sistema que fomente la especialización, introduciendo controles efectivos orquestados por la administración.

    – Responsabilizar a la empresa constructora de la calidad y la seguridad y salud durante toda la puesta en obra, eliminando la dirección facultativa.

    – Dar la posibilidad al arquitecto de reducir su responsabilidad civil si así lo desea (delegando en otros profesionales los subproyectos que considere oportuno)

    Llevamos casi 4 años de crisis y aquí no se ha movido nada. Quizás sea tiempo de preguntarse si la situación de nuestros colectivos es sólo debido a la crisis o hay algo que no funciona en cómo nuestros colegios han organizado nuestras profesiones.

    Y como ejemplo, ahí tenéis a los ingenieros industriales, con “sólo” un 10% de paro, diversificados, altamente especializados, con sus proyectos efectivamente verificados por industria, empresas instaladoras que se responsabilizan de lo que ejecutan que por ende se traduce en baja siniestrabilidad y seguros de responsabilidad civil razonables.

    Os quiero recordar que pedir la introducción de tarifas conlleva admitir que el mercado falla en nuestro sector (esto es un hecho) y esto se da por una legislación inadecuada que concentra en nosotros toda la inseguridad jurídica del proceso edificatorio. ¿Es que alguien sabe cuánto repercutir en concepto de seguro de responsabilidad civil en cada intervención profesional? ¿Cómo se puede ser competitivo en un entorno con tanta incertidumbre?

    Un at

    mayo 22, 2012 at 9:48

  39. Para Un at:

    muy de acuerdo con lo que apuntas. Mi aportación va por ahí, más que volver al modelo antiguo, inventar uno nuevo que funcione mejor, mirando a gremios y a paises en donde se han hecho las cosas de otra manera. Claro que se vivia muy bien cuando en España había sólo 5.000 arquitectos y todo estaba muy protegido. Ya me hubiera gustado a mí titularme en los 60 o los 70. El problema es que en España hay cerca de 50.000 arquitectos (más o menos uno por cada 1.000 habitantes, un disparate), y la legislación que hay no tiene vuelta atrás. Proponer la vuelta a los honorarios obligatorios es, cono todo el cariño, una propuesta teórica que puede valer sobre el papel, pero todos sabemos que es imposible.
    Vale, ya sabemos que antes se vivía mejor, vale, ya sabemos que ese retorno al pasado es imposible, ni siquiera aunque todos los arquitectos nos pusiéramos de acuerdo. ¿Ahora qué, más lamentos?. Efectivamente, como bien apuntas, los ingenieros nos llevan la delantera y ante nuestra inacción se van a comer el mercado. Las grandes ingenierías ya son propietarias de sus propios estudios de arquitectura, cuando precisamente la estructura legal está montada a la inversa (el arquitecto es el “paraguas” legal que cubre con su responsabilidad a todos los intervinientes). De ahí el tema de la responsabilidad civil y de los seguros, que es una pasada. El otro día me comentó un compañero que se ha salido de Asemas y ha cerrado un acuerdo para asegurarse por casi un 5% de facturación, y estaba hasta satisfecho ¿en qué otra profesión pasa esto?

    Para mmmailpost@gmail.com :
    noto cierta acritud en tu respuesta, y lo lamento. Mi reflexión no va contra nadie, y desde luego yo si acepto tus expresiones o ideas. Yo no he pretendido decir que mis ideas sean “verdades universales”. Lo que es cierto es que la tendencia apunta a una división muy fuerte entre estudios grandes y profesionales especializados e independientes, es decir, precisamente los que más van a sufir son los estudios medianos. No lo digo yo sólo, hay informes serios al respecto, la realidad es que cada vez están cerrando más estudios de 5 a 10 personas, y además en españa, como estudios realmente grandes no hay, estos están reduciendo plantilla. Mientras, las grandes ingenierías cogen cuota y se llevan muchos proyectos de arquitectura y de urbanismo.

    Dices que no concibes la idea de la profesión como “vender o comerciar”. Entiendo pues que trabajas gratis para tus clientes. Claro que nuestra profesión va de algo más que eso: damos un servicio a la sociedad, y somos responsables de algo muy importante, creo que junto a médicos y abogados, somos unos profesionales que se hacen cargo de cosas esenciales para las personas: salud, cobijo, ley…. pero en paralelo, nuestro trabajo tiene un valor, un coste, y está dentro de un mercado. Las personas pueden elegir o comparar entre profesionales (no como antes, que había tan pocos profesionales que en algunas provincias o regiones todo lo hacían unos pocos). No es incompatible todo lo que nuestro oficio tiene de importante, con encauzarlo a través de un sistema profesional sólido, en el que quepan enfoques empresariales, y porqué no, acciones comerciales. Si no somos conscientes de que tenemos que “vendernos” en el buen sentido de la palabra (es decir, ofrecernos, que sepan que existimos) ya vendran otros más listos que nosotros que lo hagan, y lo peor es que no les preocupará además la arquitectura. En ese sentido, bienvenida una regulación como la que comentas, pero dudo que en esos países que dices sea tan proteccionistá, rígida e inoperante como la que aquí tuvimos y ahora parece que añoramos.

    Julio

    mayo 22, 2012 at 12:26

  40. Perdón por los gazapos ortográficos, las prisas
    Aquí dejo, para quien le interese, y al hilo de lo hablado, un link que da acceso a un estudio de 2010 del RIBA bastante serio sobre el futuro de la profesión. Se esté o no de acuerdo, recomendable su lectura y algunas pistas que aporta.

    http://www.buildingfutures.org.uk/projects/building-futures/the-future-for-architects/the-future-for-architects-report/

    Julio

    mayo 22, 2012 at 12:55

  41. Pues suerte, porque nuestros argumentos chocan frontalmente con unos cuantos dogmas convenientemente instaurados entre el colectivo profesional por los discursos populistas de los colegios.
    Y para más inri, las etsas están a rebosar. La carrera de arquitectura tiene demanda y es obvio que muchos estudiantes se cambiarían con el panorama actual. ¿Para cuándo una pasarela conveniente a estudios de ingeniería industrial para estudiantes de 2° curso de arquitectura?

    Un at

    mayo 22, 2012 at 19:33

  42. En España tenemos un problema añadido, es nuestra mentalidad. Decía Julio que al existir las tarifas obligatorias se fomentaba la mediocridad porque íbamos a cobrar lo mismo dedicando más o menos.

    Pero el trabajo no será igual de bueno si le dedicamos menos, y esa es nuestra responsabilidad.
    La calidad es nuestra responsabilidad, y ya no hablamos solo de calidad “arquitectónica” que suena muy bien, sino de calidad a secas. Técnica, económica, ecológica etc.
    Un trabajo bien hecho solo se puede hacer si se cobra por él lo justo y si se hace en un tiempo razonable.
    (También se puede hacer explotando a unos cuántos durante un par de semanas pero no es discutible)

    Por supuesto si no atajamos el problema de la precariedad laboral seguiremos igual, el “jefe” cobrará más y los “esclavos” seguirán sin ver un duro, pero esto ya está regulado, lo que hay que hacer es cumplir la ley.

    Abogo por al menos unas tarifas recomendadas, y por supuesto que en sector público sean esas y no otras.
    Además que sigo diciendo que es evidente que los constructores y promotores deberían saber “cuánto vale” nuestro trabajo que no quiere decir que sepan “cuánto cuesta” que muchos te dicen que por hacer 4 rayas de nada…..
    Pero si un señor se quiere hacer una casa, no lo sabe. Y si uno le pide 5 y otro 2 tal vez pregunte porqué esa diferencia (en el mejor de los casos), tal vez se lo pida al más barato y luego diga que los arquitectos son todos una panda de impresentables que no pisan la obra y le hacen un garaje de 1,6 m (porque seguro que el que lo hacía por 5 solo cubría gastos) mientras que si lee en algún sitio que la cosa ronda los 7 sabrá a que atenerse…….. o tal vez no.

    No puedo estar más de acuerdo en que España está lleno de ETSA…….. pero falto de profesionales, por eso el mecánico si es bueno (y desgraciadamente si es malo también) puede permitirse el lujo de cobrar 50€ por hora de trabajo.

    eugenia

    mayo 23, 2012 at 22:06

  43. Hablando de inspecciones, hoy acabo de recibir este correo de HNA (no voy a negar que me alegro de que esté pasando esto, porque si bien es cierto que las tarifas también las bajan quienes hacen una chapuza en lugar de un trabajo decente, buena parte del problema está en la mano de obra barata):

    Estimado/a Mutualista,

    En las últimas semanas hna está teniendo conocimiento, a través de los propios afectados, de un número creciente de inspecciones de trabajo, por parte de la Seguridad Social, dirigidas a profesionales de la arquitectura, que desempeñan su actividad por cuenta propia.

    En particular, en la Comunidad Valenciana tenemos constancia de más de 80 expedientes de inspección incoados desde principios del mes de Mayo, que pueden dar lugar a los correspondientes expedientes administrativos, de los que deriven importantes sanciones económicas como consecuencia de las irregularidades que la inspección detecte por impago de las cuotas de hna, en su función alternativa al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

    En Cataluña, Andalucía, Canarias, Extremadura y Región de Murcia se están produciendo movimientos similares, lo que nos hace entender que nos encontramos ante una estrategia sancionadora y recaudatoria a nivel nacional dirigida a los profesionales liberales y en particular al colectivo de Arquitectos.

    En hna, como ya estamos haciendo respecto de los afectados de la Comunidad Valenciana, nos ponemos a su disposición para informarle sobre su situación actual, y asesorarle acerca de las alternativas de que dispone para regularizar, si fuera necesario en su caso, su situación evitando posibles sanciones.

    Puede contactar con nosotros a través de:

    Teléfono: 913 840 443
    Correo electrónico: clientes@hna.es
    Red de oficinas: http://WWW.hna.es
    Reciba un cordial saludo.

    José Manuel González Martínez-Lacuesta
    Responsable Red Asesores hna

    PRECARIUS

    mayo 24, 2012 at 14:32

  44. En la pasada Asamblea del COA de Sevilla, en el turno de ruegos y preguntas expuse las siguientes cuestiones relacionadas con este tema:

    – Según la memoria de gestión del pasado año “Se participó en la redacción – a partir de los antiguos Baremos de Honorarios – de la información a facilitar al ciudadano en materia de honorarios, documentación aún pendiente de terminar”. Se me contestó que aún está en proceso, así como el Colegio de Almería hizo una propuesta similar al CACOA para publicar una referencia de los costos de redacción de los proyectos, que también se está estudiando.

    – El Decano informó que desde el Colegio no se puede hacer nada en contra del “dumping” (trabajar por debajo de los costos) excepto informar de que esa práctica existe, y que según la Legislación vigente no se pueden publicar tarifas mínimas ni siquiera baremos orientativos, o sea, que el Colegio tiene las manos atadas. Resumiendo las palabras del decano sólo los arquitectos podemos luchar contra la bajada generalizada de honorarios por parte de los propios arquitectos, el Colegiode Arquitectos no puede hacer nada más.

    Por tanto poco podemos esperar de los COAs en este aspecto.

    Víctor

    mayo 31, 2012 at 21:13

  45. No sé qué especifica exactamente la legislación en este sentido, pero el Colegio de Arquitectos de Galicia, que había retirado los baremos de honorarios, el año pasadó volvió a publicarlos con este aviso en la primera página:
    La Ley estatal 25/2009 de 22 de diciembre de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, en su modificación de la Ley 2/1974 sobre Colegios Profesionales con su “Artículo 14. “Prohibición de recomendaciones sobre honorarios” establece que “Los Colegios Profesionales y sus organizaciones colegiales no podrán establecer baremos orientativos ni cualquier otra orientación, recomendación, directriz, norma o regla sobre honorarios profesionales”. Hasta ese momento, el Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia ofrecía a sus colegiados un baremo orientativo que cada año se completaba con los Módulos y Ca correspondientes, a los efectos del cálculo de las cuotas correspondientes al servicio de visado de los trabajos profesionales. Hoy en día este Baremo NO ESTÁ VIGENTE por lo que, únicamente a los efectos de consulta histórica, dichos documentos siguen disponibles a continuación.

    AML

    junio 1, 2012 at 11:46

  46. sabes si aún se pueden consultar? si te los bajaste, por favor, me los podrías pasar?
    miq

    miq

    junio 1, 2012 at 19:55

  47. Para quienes no tenéis baremos aquí os dejo el que utilizábamos (y procuramos utilizar) en Andalucía https://docs.google.com/open?id=0B006Ow__LCpcbXZPai05bjBfVXM y el que me bajé del COAM, adaptado al CTE https://docs.google.com/open?id=0B006Ow__LCpcVzVQcVhJb19zWlE
    Espero que os sirva… y que los vuelvan a poner en vigor.

    jK

    junio 1, 2012 at 21:32

  48. Estmás en la web del COAG, en el apartado Profesión / Visado / Marco regulador, y es el último documento que aparece: http://www.coag.es/profesion/visado/lexislacion.aspx
    Hay que entrar con código de colegiado.

    AML

    junio 2, 2012 at 12:52

  49. Muchas gracias.

    Pero, no soy arquitecto gallego, y no puedo entrar.

    Tienes una copia?

    recuerdos y gracias

    miq

    junio 2, 2012 at 12:56

  50. Ahí están (espero que no haya problema por publicarlos):
    https://www.filemail.com/dl.aspx?id=OLEDFDCDROVRRSR

    AML

    junio 2, 2012 at 13:05

  51. No, porque son a “efectos historicos”

    muchas gracias AML. !!!

    miq

    junio 2, 2012 at 13:11


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 331 seguidores

%d personas les gusta esto: