n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Just Smile and Wave….

with 8 comments

 

Dejen de buscar. No atosiguen más sus neuronas. El cambio en la arquitectura de principios del siglo XXI ya esta aquí. Ya ha llegado. No desesperen, desde n+1 sección Cambios de Paradigma y Nuevas Tendencias nos aprestamos a descubrirles la posición que, como buenos arquitectos de nuestro tiempo debemos adoptar en estos tiempos de la crisis y el fin de ciclo.

Y la posición no es otra que la que ven en el video. Just smile and wave boys…. smile and wave. O en otras palabras, ponerse lo mas de perfil que se pueda mientras se excava el tunel de huida y se entona la bonita canción de Javier Krahe “Cuervo Ingenuo”, aquella que decía en su estribillo:

“Lo que antes ser muy mal, permanecer todo igual y hoy resultar excelente”

O, en otras palabras: Cambiar la música, pero seguir tocando. Los mismos y, de ser posible, lo mismo pero llamándolo de otra forma.

Veamos como.

Quizá el primer atisbo de humo –y por tanto de fuego y chamusquina- nos lo trajo Frank Gehry, que se caía, o mas bien se tiraba, del guindo en varias entrevistas diciéndonos que el era mas verde que una ensalada de berros, mientras nos contaba –precisamente el- que se había acabado el derroche y la política del exceso.

Tímidamente, y en suelo patrio, teníamos que haberlo supuesto con la aparición de congresos que, apoyados en una frugalidad de escaparate -un muy vendido “menos”- parecían rebelarse contra los anteriores excesos –el ahora perseguido, sobre el papel, “mas”-. Una lastima que entre los ponentes (Junto a otros de interés real que desde luego no eran la cabeza de cartel) se encontraran algunos de los representantes no ya del “mas” sino hasta del “por”, entendido este como multiplicación, o como “más ubérrimo”. Jacques Herzog anduvo por allí. El mismo Jacques Herzog que se mostraba encantado de que:

[…] en España las instituciones, los alcaldes, tienen sensibilidad respecto a la arquitectura. Saben cuál es su importancia y no enfocan los proyectos sólo en términos de utilidad sino también de estética. Quieren que los edificios sean bellos y graciosos. Estas serian las razones por las que le gustaría trabajar en ese país.

Esto ya con la crisis en ciernes y las salvajadas de los -por lo visto- sensibilísimos alcaldes españoles empezando a revelar su cara más horrible en las obras publicas. Bellos y graciosos. Graciosísimos.

No queda lejos tampoco el publirreportaje de hora y media “Cuanto pesa su edificio Mr. Foster”, del que el resumen mas sintético y perfecto es su rebautizo en “Cuanto pesa su ego Mr. Foster”. Una huida hacia delante en HD y con bellísimos bodegones en la que Mr. Foster no se preguntaba en ningún momento por sus relaciones con Kazajstán o por sus intervenciones fuera de todo criterio razonable en Masdaq y en la que incluso, presa de esa separación de la realidad que afecta a todas las arquiestrellas, se mostraba encantado con las condiciones de trabajo de los obreros chinos que construyeron el aeropuerto de Beijing llegando hasta el punto de querer importarlas a Europa. No tenemos muy claro que 5 turnos, viviendo a pie de obra, con mano de obra esclava -la mayoría proveniente de campos de reeducacion- sea la receta….pero ¿Quien sabe, Mr. Foster, cuanto pesa un convenio de los trabajadores?

Volviendo a Celtiberia, Televisión Española emite, en fechas recientes, el documental “Se acabo la fiesta” dedicado al mundo de las grandes obras publicas y los dispendios masivos de estos últimos años.

El programa sigue –empleándolo como estructura- el libro de Llatzer Moix “Arquitectura Milagrosa”, y falla en los mismos puntos que aquel al introducir la figura del alcalde prevaricador de Palafolls como opuesto “bondadoso” a las maldades del exceso de las grandes ciudades y sus castas políticas.
Prevaricador si, el mismo libro lo explica, dado que los concursos para construir las obras de Isozaki o Miralles que se ubican en el municipio son, como poco, sospechosos y como normal un tongo como una catedral. El fallo, inexplicable para una televisión publica, es no entender que no hay ninguna diferencia entre Palafolls y la Valencia de la Ciudad de las Artes y las Ciencias: Ambas han seleccionado a dedo (Y con actitudes de hortera de bolera) a arquiestrellas saltándose a la torera o Frosbury (lo que viniera a mano) la Ley de Contratos del Sector Publico, o al menos haciendo un uso torticero de la misma, una cuestión que esta en la misma raíz de muchos de los casos que tanto Moix como el documental abordan y cuya única diferencia con Palafolls es que, por una vez, la cosa no se fue mucho de presupuesto. Si solo lo económico fuera el problema esto podría llegar a ser entendible, pero no lo es en ningún modo: Viene acompañado de un soberano desprecio por los procedimientos, por los controles y por el rigor. Por la responsabilidad y por el hacer pausado y sometido a la racionalidad, algo que –a otra escala- ocurre en la misma medida en Palafolls.

El documental añade otro problema: Esta muy bien que se acabe la fiesta, pero resulta algo raro que algunos de quienes me lo cuentan hayan estado de deejay en ella, con un gin&tonic en la mano.

No podía faltarnos Rem Koolhaas. Rem, a quien todos admirábamos. Rem, que se fue a oriente al aroma del petrodólar y que allí hizo de su capa un sayo y de su trabajo un mal chiste con forma de estrella de la muerte. Y de paso inventarse aquello de “The Generic City”, que no es sino la justificación (gafapasta) de los urbanismos completamente irracionales y espurios de lugares como Dubai y Kuwait. Ciertamente, aquello de la ironía Koolhaasiana, hace tiempo que dejo de ser tal para convertirse en el uso de su fama como teórico a modo de ariete defensor de actuaciones inexplicables.

Rem es quizá quien con más dedicación se ha empeñado en la labor de revamp personal y profesional. Así, como parte de su (orquestadísima) campaña, el hit librero-arquitectónico de esta temporada parece ser “Project Japan. Metabolism Talks”. Lean al efecto la magnifica reseña de Fredy Massad y Alicia Gerrero Yeste. Poco más se puede añadir. Koolhaas aprovecha un volumen sobre el Metabolismo japones, uno de esos movimientos olvidados por nuestros queridos planes de estudios y que conviene revisitar, para excusar por comparación su particular “Delirious Middle East”.

Y como no hay dos sin tres, la guinda a la tarta Koolhaasiana es la reciente entrevista en Der Spiegel, en la que Koolhaas, que parece ser un Koolhaas pasado por el Tardis de Dr. Who venido de una realidad paralela, nos dice, sin despeinarse:

SPIEGEL: One could also describe the face of our cities as the face of neoliberalism.

Koolhaas: Under neoliberalism, architecture lost its role as the decisive and fundamental articulation of a society.

SPIEGEL: How does a society articulate itself?

Koolhaas: Take, for example, the prefabricated building. No matter how misguided this ultimately turned out to be, it actually was a very clear articulation. But neoliberalism has turned architecture into a “cherry on the cake” affair. The Elbphilharmonie is a perfect example: It’s icing on the cake. I’m not saying that neoliberalism has destroyed architecture. But it has assigned it a new role and limited its range.

Dicho por alguien como Koolhaas, la afirmación de que el neoliberalismo ha limitado en alguna forma su reinado arquiestelar, resulta como poco risible. No olvidemos que Koolhaas ha trabajado en China que es, a todos los efectos y para estas cuestiones, un sistema neoliberal puro en el que las corporaciones son sustituidas por un gobierno ubicuo. Un hipercapitalismo sin freno con todos los resortes del poder a su servicio. Si Koolhaas quería menos limites… solo le quedaba por probar en el imperio Klingon.
Lean el resto de la entrevista, no tiene desperdicio. Entre otras perlas, Rem nos descubre que (Los corchetes son míos):

These are cities [Las “Generic Cities” porque Rem ha venido a hablar de su libro]  that make no demands and, consequently, create freedom. Some 80 percent of the population of a city like Dubai consists of immigrants, while in Amsterdam it is 40 percent. I believe that it’s easier for these demographic groups to walk through Dubai, Singapore or HafenCity than through beautiful medieval city centers. For these people, (the latter) exude nothing but exclusion and rejection.

En otras palabras, que los inmigrantes lo tienen más fácil y son mas libres (ejem) en el desapacible entorno urbano de Dubai…. a pesar de ser la mayoría de ellos mano de obra en régimen de semiesclavitud viviendo en condiciones miserables (Vean a todos los efectos, “The Dubai in me”. No dejemos que la realidad nos estropee una teoría jutificativa.

Para terminar, y sin animo de ser exhaustivo, esta semana se publica un articulo sobre la presentación de “Atlas. Arquitecturas del siglo XXI; África y Oriente Medio”, donde su editor Luis Fernández Galiano, nos dice que si, que lo de Oriente Medio es preocupante pero que:

“Bueno, hay algunas obras decentes. El proyecto de Nouvel en la Isla de los Museos de Abu Dhabi es muy bonito. El de Foster no está mal y el de Pei es decente”

Sin palabras. Esta todo muy mal…. menos lo de los usual suspects, claro.

Al menos esta vez Fernández Galiano (Que ha sido el mayor importador de arquiestrellas a este país. Una suerte de Don King arquitectónico con menos gracia capilar) no se pregunta -como hizo cuando cuestionábamos la alegría con que se publicitaban las obras de los juegos olimpicos de Beijing, de nuevo, olvidando la inexistencia de derechos civiles- “¿Y si los mejores estuvieran construyendo para los mejores?”. Algo, aunque poco, hemos mejorado.

En fin, ya son suficientes ejemplos. ¿Detectan un denominador común? ¿Un patrón? ¿Una tendencia?.

Quizá detecten como nosotros la sana intención de seguir en el machito sin mirar atrás. La de olvidar lo pasado dándolo por falso, justificándolo mediante la hipérbole mas surrealista o simplemente ignorándolo. O quizá, la mas absoluta y surrealista falta de autocrítica y de análisis.

No hace mucho nos preguntaban en la tristemente desparecida “Proyecto Sinergias” si pensábamos que la crítica era necesaria. Nuestra respuesta no podía ser más clara: La crítica de arquitectura, la responsable, la seria, la que es “honesta y despiadada” es un estamento más de la profesión, tan necesaria como el tío de los encofrados. Y aquí tienen el porqué y los resultados patentes de su inanidad en estos últimos años. Que esto, todo lo anterior, llegue a publicarse sin analizar las grandes dosis de cinismo y de falsedad que contiene (salvo honrosísimas excepciones) es prueba mas que patente de que la música seguirá sonando, cambiadas dos corcheas, y de que los mismos quieren seguir tocándola. Todo vale y el cambio de chaqueta se hace a plena luz del día en el convencimiento de que nadie esta mirando y de que si alguien mira lo hace con un ojo tapado…por la cuenta que le trae.

La receta esta servida para volver al desastre de forma cíclica –Todo es en esta vida cíclico-  “The song remains the same”, que cantaba Led Zeppelín,  la misma falta de crítica, que bendijo en su día –silente y complaciente hasta lo melifluo- los dispendios del neoliberalismo y la época de la abundancia. Solo es cuestión de tiempo, las viejas costumbres son difíciles de olvidar.

Así que ya lo saben, esa es la actitud: Just smile and wave boys…. smile and wave. Y mientras haciendo el agujero. Es una pena que nuestros queridos popes de la arquitectura no tengan ni la ironía ni la gracia de Skipper, Rico, Kowalski y Private. (Ni su capacidad de construir con pocos medios, claro esta).

Y, oigan, en la medida de lo posible, look cute and cuddly, que viene a ser el equivalente de pixelar la fachada y ponerle un algo de efte.

About these ads

Written by Jose María Echarte

enero 10, 2012 at 21:05

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Y ahora vienen las estaciones del AVE en Galicia…3 para ser más exactos…pero ojo es ADIF quien las promueve…en fin.

    fernando

    enero 11, 2012 at 9:10

  2. Y ahora llegas las estaciones del AVE (fénix?) en Galicia. 3 para ser mas exactos, pero ojo, las promueve ADIF… una para Foster (Orense, ¿algo en el pueblo de la moza?), Portela en Coruña y Juan Herreros en Santiago…a ver en que quedan..

    fernando

    enero 11, 2012 at 9:12

  3. perdón por la repetición….aun no acabe el café…

    fernando

    enero 11, 2012 at 9:13

  4. Por fin alguien dice en alto lo que en el libro de Moix pasa desapercibido o al revés, aplaudido como una gran gestión: la travesura delictiva del alcalde de Palafolls. Increíble.
    También es interesante señalar cómo el documental es una burda copia del libro del propio Moix, capítulo por capítulo, sin ninguna referencia a éste (me refiero al libro, al menos a Moix tuvieron la decencia de darle voz). Yo no la vi.
    Lo malo es el gran eco de “se acabó la fiesta” en la blogosfera como colofón y punto final a una situación que en realidad sigue, de tal forma que ya está todo olvidado, perdonado, pasamos página, construimos en lugar de criticar, sonreímos felices y comemos perdices. Pues no.
    Gran resumen y magníficas metáforas, jajajaja, enhorabuena, Echarte!

    paco

    enero 11, 2012 at 16:03

  5. Fernando, tu link no funciona porque hay una coma en lugar de un punto antes de “es”. Saludos.

    paco

    enero 11, 2012 at 16:04

  6. Si, el documental es todo un ejercicio de cínismo refinado, con nuestros Koolhaas patrios participando sin el menor atisbo de verguenza,

    Deedee

    enero 15, 2012 at 14:00

  7. “Esta muy bien que se acabe la fiesta, pero resulta algo raro que algunos de quienes me lo cuentan hayan estado de deejay en ella, con un gin&tonic en la mano.”

    Frase brutal. No lo habría definido mejor. Es lo mismo que pensé al ver el documental.

    Buen artículo. Un saludo

    pW

    enero 15, 2012 at 18:10

  8. Gracias Paco, corregido!

    fernando

    enero 16, 2012 at 14:30


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 331 seguidores

%d personas les gusta esto: