n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Concursos [No Tan] Libres

with 7 comments

Con ustedes, el macro solar

Hace un tiempo el Ministerio de Cultura intento colar a dedo el proyecto del Centro Nacional de Artes Visuales. Los receptores de aquel proyecto eran el estudio Nieto-Sobejano –Elegidos de entre 5-6 equipos invitados de forma directa-. El CSCAE, con buen pero excesivamente selectivo criterio, impugno la contratación mediante procedimiento negociado por no ajustarse a la LCSP y posteriormente se desarrollo un concurso que ganaron……. Nieto y Sobejano.

Y no es que yo sea de la teoría de la conspiración… que lo soy…pero acaba uno pensando que para ese viaje no me hacían falta esas alforjas.

Independientemente de los meritos de los ganadores (Esa no es la cuestión) o de que merecieran o no ganar…ambas veces, cosa que no pongo en duda, cuando digo que el criterio era bueno pero era excesivamente selectivo, me refiero como imaginaran a que conseguir que aquel proyectazo (Un edificio enorme, de alto presupuesto y muy bien pagado) se llevara finalmente a concurso, no dejaba de constituir una victoria pirrica y quizá algo vacía. No es el megaconcurso ministerial de honorarios enormes el que mas me preocupa sino la larga cola de pequeños y medianos concursos que escapan a esta…. llamémosle atención, por parte del CSCAE o incluso de los Colegios provinciales.

Se convoca ahora el concurso para el Centro de Colecciones de Museos Estatales, los números son apabullantes, miles de metros cuadrados, un presupuesto que roza lo estratosférico y unos honorarios que pasan de los seis millones de euros.

El concurso cuenta con la bendición del CSCAE (el ministerio ha aprendido la leccion), y de forma estricta cumple con lo dispuesto en la LCSP. Como comentábamos recientemente al hablar del tema de los concursos, la opción seleccionada parece ir en la vía de dar respuesta a muchas de las declaraciones de nuestras instituciones en las que la queja generalizada suele ser el exceso de trabajo que supone una licitacion y que llega, en las condiciones normales de un concurso de ideas, al nivel de anteproyecto.

Pues bien, aquí tienen su respuesta. Lo que se pide inicialmente en este caso para poder participar es un currículo. Pueden mirarlo directamente en las bases, (Paginas 9 y 10) pero les resumo que la documentación acreditativa a presentar hace referencia a: Edificios públicos del mismo tipo construidos. Edificios privados del mismo tipo construidos. Edificios públicos de cualquier tipo construidos. Premios nacionales e internacionales. Publicaciones. Medios adscritos al proyecto (Humanos y materiales).

Nada de trabajo pues, salvando la recopilación de las certificaciones de conformidad que emiten las administraciones cuando trabajas para ellas y la preparación de las documentación acreditativa de medios y personalidades.

Los seleccionados, entre 5 y 15, pasaran a una segunda fase en la que (ahora si) se presentara un anteproyecto en un máximo de seis A0. Mucho trabajo, pero unas posibilidades (puramente estadísticas) entre el 20% y el 7%, algo que es impensable en cualquier concurso de ideas.

En cualquier caso, calificar el concurso como “Libre” suena un poco a chiste. Libre para quien cumpla las condiciones de selección, lo que con un máximo de 15 equipos para la segunda fase deja muy a las claras que, casi sin mirar, podríamos hacer una lista de seleccionados sin equivocarnos mucho.

De la misma manera también les digo que conociendo la estructura laboral de muchos, la mayoría, de estudios españoles, donde nadie (Salvo quizá la señora de la limpieza) tiene contrato, la acreditación de los medios humanos se me antoja un posible cachondeo lleno de hojas de compromisos de colaboración. En otras palabras, los medios humanos validos deberían ser aquellos CONTRATADOS (en régimen de legalidad) y no aquellos que pasan por allí emitiendo facturas. Las colaboraciones son muy validas en el terreno de los trabajos complementarios (Geotecnia, estructuras, instalaciones…) pero aun dejan una inmensa cantidad de trabajo que deberá realizarse por el licitador y que todos los que hemos trabajado alguna vez en un estudio sabemos quien acaba manufacturando (estudiantes, recién colegiados, falsos autónomos, alumnos de fin de carrera…).

Estamos pues en la siguiente tesitura: Un concurso de ideas, libre, abierto, en el que solo se valorara la propuesta genera una cantidad enorme de trabajo no remunerado con unas posibilidades de ganar que se sitúan en unos porcentajes ridículos. (Máxime en las actuales circunstancias, en las que muchos compañeros intentan meter cabeza en la obra publica como única salida a la sequía en la privada). A cambio cualquiera puede presentarse sin mayor complicación.

En el caso contrario, el que nos ocupa, un concurso con inscripción por currículo supone un trabajo inicial mínimo, simplemente recopilatorio en muchos casos, y si se pasa el corte las posibilidades de ganar son infinitamente más altas. La desventaja es que muy pocos son los que podrán presentarse: el concurso no se llama restringido, pero es un asunto puramente semántico; La realidad es que esta restringidísimo a aquellos que no tengan detrás una obra construida demostrable enorme.

Sea como fuere las declaraciones de compañeros, instituciones,  decanos y presidentes variados parecen optar por esta segunda vía, sin embargo, para que fuera funcional, es decir para que no acabaran trabajando siempre los mismos, (cosa que de facto ocurre, haciendo que uno dude de muchas cosas…. menos de las leyes de la estadística…) deberían darse una serie de condiciones de contorno que en la actualidad están lejos de ser las normales. A saber:

En primer lugar debería establecerse de forma legal la figura del “medio humano” en los términos antes expresados. ¿Refiere el término a los contratados legalmente? ¿Valen los falsos autónomos? ¿Se admiten las cartas de colaboración de 40 arquitectos que luego pasaran, con toda probabilidad, a ser falsos autónomos o todo lo mas tendrán un contrato por obra? ¿Es asumible un contrato por obra cerrado de un proyecto que va a durar 5 o 6 años, y que se desarrollara en casa del licitador y con sus medios?

De la respuesta sin paños calientes y sin ambigüedades, depende en mucha medida que los estudios españoles se reestructuren, sean mayores, contraten en régimen de legalidad, o al menos se organicen de forma empresarial clara dejando de lado esa idea (falsa) del “atelier” artesanal que, si bien funciona en algunos casos, resulta distópica cuando se aplica a quien puede optar a un proyecto de 6,5 millones de honorarios.

¿Menos estudios y mas competitivos? Quizá. Desde luego queda claro que la actual situación (Donde estudios de mucho postín con mucha obra construida no tienen un solo contratado legal) no casa bien con la “Adscripción de medios humanos al proyecto”.

En segundo, la figura del colaborador debería quedar claramente definida. Con sus atribuciones, competencias y responsabilidades. Es ya anacrónico que sigamos funcionando como un sistema piramidal de base infinita o como un sistema rectangular sin cabeza visible. Ni lo uno ni lo otro, correspondiendo el primer modelo al estudio de cabeza visible laureada que usa (y en incontables ocasiones, abusa) del trabajo de subordinados que no tienen presencia real ninguna; y el segundo al del colectivo de compañeros situados al mismo rango y unidos para poder competir por acumulación contra los anteriores y que suele adolecer de una estructura de cadena de responsabilidad sin la que (sin entrar en su utilidad real o no) la administración como contratante suele sentirse desprotegida.

¿Quién puede firmar que en un proyecto de arquitectura? Esto es: pese a que el director del proyecto sea uno y único… ¿Puede un trabajador que ha hecho toda la adaptación al DB-SI del proyecto firmar ese capitulo junto con el director? En caso de que así fuera: ¿Cómo le puntuaría esto para futuras licitaciones en las que quiera hacer valer su currículo? Hasta ahora por muchos años que lleves trabajados en un estudio, imaginemos que de perfil alto, si tú firma no aparece en ningún documento, administrativamente no existes. Parece por tanto injusto que el sistema premie la experiencia pero se olvide de establecer los métodos para acreditarla de forma clara y sin interpretaciones discrecionales, condenado a los jóvenes profesionales a un limbo infinito (La famosa pescadilla que se muerde la cola – No hay trabajo sin experiencia, no hay experiencia sin trabajo -) del que solo podrán salir con mucha suerte. Les pondré un ejemplo: Servidor tiene firmados anexos de proyectos de otros profesionales (Mayormente Ingenieros de Caminos). Tengo, como es lógico, mi acreditación administrativa de ello. Esta en mi currículo y creanme que la uso.

Quizá el recelo por “la firma” del arquitecto único como valor de lucha contra la intromisión voraz de otros profesionales ha generado este callejón sin salida, y, sin dejar de asumir que en su momento esta defensa de la autoría única pudo tener su sentido, en ciertos aspectos su mantenimiento a ultranza genera complejas e injustas situaciones en las que se favorece un statu quo que, como vemos, es una losa cada vez mas pesada sobre un enorme numero de profesionales atrapados en una inexistencia nada real.

Personalmente entiendo que el concurso de los Museos Nacionales no hubiera sufrido menoscabo ni inseguridad administrativa ninguna de haber incluido un sistema de doble vía en la primera fase: Una por currículo y otra por anteproyecto. No es lo que mas me gusta del mundo, y condena a los participantes sin currículo a una tarea titánica y prolongada y a una enorme cantidad de trabajo, pero al menos establece la opción de que el concurso sea realmente libre.

Ninguna de estas cuestiones son baladíes, de su resolución (O no) depende en muchos aspectos la futura situación y reestructuración de una profesión que si bien esta siempre dispuesta a abrir el (necesario) debate de lo intelectual, parece tener un miedo ancestral a entrar en algo tan básico como el análisis y la resolución de las complejas dinámicas económicas, administrativas, laborales y empresariales que rigen nuestra actividad. El sistema seguido hasta ahora, la intrínseca estructura laboral de la profesión, presenta a día de hoy tremendas carencias, anacronismos, obsolescencias e injusticias inconmensurables y, lo que es peor, se sitúa en un camino cada vez mas divergente del ámbito administrativo que, guste o no, supone una fuente de trabajo considerable.

En este sentido, puede publicitarse hasta el infinito el éxito que supone que se cumpla ley y que un importante concurso tenga carácter de libre (Con las salvedades antes expresadas sobre su mayor o menor libertad), no obstante de poco nos servirá si, analizando calmadamente sus defectos (Que los tiene), no somos capaces de emplearlo como una oportunidad, como una espoleta, para iniciar un debate que no podemos posponer por mas tiempo.

About these ads

Written by Jose María Echarte

marzo 28, 2011 at 11:43

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Pues Nieto y Sobejano son los que este año plantean el concurso de Arquia… darán también las becas por enchufe?

    Nuria

    marzo 28, 2011 at 17:49

  2. Pero qué os creeis?
    Que una empresa de ese calibre puede, y debe, caer en cualquier titulado con firma legalizada?
    Esto no fue, no es y no será nuca asi ni en este país ni en ningún otro.
    Este post, y los otros, son reivindicaciones de garrafòn hechas por boy scout ilusos.
    Joder, por qué no os dedicais a merecer en vez de a reclamar!
    Estos blogs os anestesian en nombre de una falsa libertad.
    Ni en la vieja URSS, ni en el franquismo, ni en disney world, ni en el capitalismo, ni en ningún sistema político se ha permitido el libre acceso a todo. Ni se debe.
    Una oficina de tres personas no puede hacer lo mismo que el q se la ha jugado y tiene a 40.
    Menos llantos

    El otro Zaera

    marzo 29, 2011 at 12:36

  3. “El otro Zaera” creo que el post no trata de que yo desde el salón de mi casa pueda optar a realizar un edificio complejísimo de cientos de millones de euros, se trata de que ya que se exige un currículo que únicamente cumplen 10 estudios en España, a la hora de solicitar medios materiales y humanos estos estén en condiciones de legalidad, y si acreditan colaboradores que estos se lleven una parte del mérito, es decir currículo, o en su defecto sean gente contratada legalmente.

    albertof.

    marzo 29, 2011 at 13:31

  4. El que se la ha jugado y tiene a 40, no los suele “tener” y no se esta jugando nada (Ay, esos despidos de tipo “Mañana no vengas”). Aprenda a comprender lo que lee. (Aunque mucho me malicio que lee usted en diagonal)

    Por otra parte, empieza a cansarme su complejo de inferioridad. Ese que hace que a usted, querido, le guste que le gobiernen (Sin preguntarle mucho), que le exploten (Porque ya sabran los demas lo que le conviene), que le digan lo que es bueno y lo que no (Porque usted no sabe) y que le miren por encima del hombro mientras toca usted la balalaika.

    Cambie el disco. Todo buen troll lo hace de vez en cuando.

    jmer73

    marzo 29, 2011 at 17:41

  5. En Cartagena hay un arquitecto muy famoso, que suele tener muchas personas trabajando en el estudio……. pero tan solo 1 esta dado de alta en la seguridad social.

    amiguete

    marzo 29, 2011 at 22:34

  6. Cool. Ahora que los méritos los dan por la cantidad de gente a la que explot… digo, tengas contratada; sólo tengo que ponerme a contratar gente para que me adjudiquen una obra grande, :)

    Por cierto, en respuesta a esa afirmación tan valiente de: “Que una empresa de ese calibre puede, y debe, caer en cualquier titulado con firma legalizada?”

    Desde luego. Si salimos del endogámico mundo de la arquitectura los casos así no son tan raros: empresas más pequeñas que le comen la merienda a las grandes porque el cliente sabe que le va a poner más dedicación, cuidado, e incluso arte que una para la cual estos proyectos son el pan de cada día.

    Venga, va, hagamos un pequeño y a la par deprimente cálculo. Entre la cantidad ingente de arquitectos de base que hay en España, ¿solo hay quince preparados para este tipo de edificio? Pueeeeeeeeeees vale, yo me voy a quemar escuelas de arquitectura. Que den las firmas de arquitecto en las tómbolas, que pa’lo que valen…

    Es más y así por ir más lejos… ¿de verdad crees que no hay investigación arquitectónica más allá de lo que ves de forma “oficial”?

    Bueno, cierto… “Architecture is different”. Así nos va.

    Bea S.

    marzo 30, 2011 at 0:04

  7. A propósito de post y del comentario de “amiguete”.
    Basta echar un vistazo al último post de Anatxu Z. y ver como han puesto a caer de un guindo a Ferrater….. y otros estudios galera.
    Toda la razón del mundo… esto hay que sacarlo a la luz.

    D. Oiza

    marzo 30, 2011 at 12:10


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 352 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: