n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

You Can….F**k Off

with 12 comments

Nuff' said

Vean, en esta profesión uno esta expuesto a niveles de demagogia que a veces alcanzan cotas insospechadamente altas.

Discursos basados en buenrollismos dignos del nivel argumental de Shakira y que obvian por lo general la extrema complejidad y profundidad de los mecanismos sociales, económicos y mentales que rigen este planeta y nuestra sociedad.

Nada tenemos en esta santa casa en contra del wihsful thinking, por muy inocente que este sea, o por muy naif que pueda parecer. Muchas grandes gestas comienzan con una idea sencilla, inocente incluso. Quizá somos de pensar que comienzan con eso y con muchas labores calladas, silentes y esforzadas, empeñadas en mejorar, en cambiar las cosas. Con una cierta dosis de humildad y con una conciencia critica.

Por ello somos especialmente contrarios al libelo ramplón y basto. Al discurso demagógico fácil y rápido como el lado oscuro de Darth Vader. A la retórica distópica y maliciosa basada en presupuestos falsos y que se compone a partes iguales de medias verdades, mentiras completas y trampas saduceas. Al discurso falsario y simplista, en suma, más digno de un tertuliano de medio pelo que de alguien con un verdadero interés por entender el mundo que le rodea.

Si lo anterior nos galvaniza, cuando viene de la mano de un iluminado erigido en sumo pontífice de lo políticamente correcto, suele patearnos el hígado a la altura del tercer espacio intercostal.

Si quieren un ejemplo, tenemos uno perfecto: El articulo de Bruce Mau para el Architects Institute of America titulado “You can do better”.

Todos recordamos a Bruce Mau, colaborador de OMA en la redacción y edición de SMLXL y diseñador de fama mundial comme il faut.

No entraremos mucho en contarles la vida y milagros de Mr. Mau, que pueden imaginar plagada de lectures de internships y de pasos por Harvard y las más prestigiosas universidades del mundo. Bien por el. Porque tu lo vales Bruce. Enhorabuena a los premiados.

Ahora, alcanzados los objetivos,  Mr. Mau por lo visto ha decidido ponerse el traje de pope salvaplanetas y montar en cólera porque según el, los arquitectos somos todos una banda de quejicas.

Eso se desprende de “You Can Do Better” en el que Mr. Mau nos deja perlas como estas:

“I don’t care about your problems, because they are not real problems. They are luxury problems. You have the luxury of cynicism. The people in Malawi suffering and dying from infections that could be prevented have never heard the word ‘corporatist.’ They have real problems, and they know one thing: They need solutions now. At scale.”

The cynicism and navel-gazing that infect the field of architecture at this moment—the whining malaise and never-ending complaints of powerlessness and economic hardship and marginalization and irrelevance and on, and on, and on—set me on fire. Not because some of this is not true. Not because I don’t share the difficulties we are all grappling with to build and maintain a business during the most challenging economic conditions in living memory. Not because I don’t appreciate and support the dreams and ambitions and authentically good citizenship that form the cultural foundation of the architectural life. I am infuriated for two reasons: First, there is simply no basis in historical fact that could possibly support a complaint about being an architect—of any kind, in any form—at this moment in history. Second, to the degree that there are problems in architectural practice in America, they are self-inflicted. Architecture is largely irrelevant to the great mass of the world’s population because architects have chosen to be.

Toda la pieza exuda reminiscencias de una extraña y ridícula teoría muy instalada en algunas mentes y que se reboza con gusto en lo peorcito de lo políticamente correcto: La de que si formas parte del primer mundo tú derecho a la queja o a tener el más mínimo problema queda completamente anulado.

Simplista. Simplista al máximo. Tristemente simplista para un tipo que da clase en Harvard y que podía haber aprovechado el viaje para leer algo en los ratos libres entre clase y clase. Pongamos un ejemplo muy tonto.

Yo, arquitecto del primer mundo, no me quejo de mi situación porque ¿Cómo se me ocurre? Mi situación por supuesto sigue como va, cuesta abajo y sin frenos. Cada día cobro menos, y no pago impuestos. Si yo no pago impuestos el estado no ingresa. Si el estado no ingresa no tiene dinero (No lo imprimen como si fueran los billetes del Monopoly como parecen pensar Mau y esos dos grandes filósofos que son Andy y Lucas). Si el estado no tiene dinero las subvenciones a ONG’s y la cooperación internacional no tienen dinero.

¿Quieren otro? Yo, arquitecto del primer mundo, no me quejo de mi situación porque ¿Cómo se me ocurre? Mi situación, ya precaria, se va a tomar el viento a la farola y me quedo en el paro. Suponiendo que sea de los que cobra paro, el paro sale de los presupuestos generales del estado (que seguimos recordando no “produce dinero” solo lo gestiona). Si el estado se gasta la pasta en mi subsidio de desempleo y yo no pago impuestos queda menos dinerito para otras cuestiones y volvemos a empezar.

Oigan, asumo que son dos ejemplos de garrafa, y que los hago yo, que no soy ni Keynes ni Hayek ni Joshia Bartlett, pero son reales como la vida misma.

No para Bruce desde luego.

Para Bruce, lo bueno y lo fetén es el discurso demagógico en el que la complejidad se reduce hasta alcanzar el grado de retórica propia de un Sean Penn subido en su barca liándola parda por Nueva Orleáns o de un Bono metiendo Ipods en cajas de la fundación One para luchar contra el hambre (¿WTF?). Ese es el nivel. Ese el podium desde el que el privilegiado Mau (si nosotros somos parte del 1% privilegiado, el es parte del 0,1% privilegiadísimo) se permite aleccionarnos.

Personalmente no tiene que venir nadie a contarme que el mundo, la sociedad, el planeta, llámenlo como quieran, tienen problemas. Ni necesito a Bruce en un pulpito para que me indique, como a muchos totalitaristas vestidos de salvadores les encanta hacer, qué es lo correcto y qué lo incorrecto, donde tengo que dirigir mis criticas y donde no. Mucho menos le necesito para señalar un cúmulo de obviedades a la caza del aplauso facil que haría palidecer a un guionista de La Noria y que hace que uno se confirme como un claro defensor de que se debe hablar de aquello que se conoce y no meterse a pontificar de semejante manera sobre lo que, evidentemente, se desconoce.

Bruce, dear, quiza desconozcas que los arquitectos son unas de las profesiones más generosas que conozco. Que trabajan GRATIS en muchísimos concursos alrededor del mundo para ofrecer lo mejor de si mismos y someterse al criterio de los demás sin esperar nada a cambio. Que dan liebre por gato en incontables ocasiones y que están dispuestos a esforzase como nadie para alcanzar una cierta excelencia en su labor. Que analizan, discuten, estudian y plantean problemas y soluciones que afectan a la sociedad, y que tratan en suma de mejorar su entorno.

No es eso todo. Pocas profesiones como esta colaboran en actividades sociales. Incontables son los profesionales que dedican su tiempo a estas labores. A trabajos gratuitos para ayudar a los demás. A ser miembros de Arquitectos Sin Fronteras, colaboradores de ONGs de todo pelaje. Personas implicadas en la realidad que les rodea, ansiosos por mejorar las condiciones de vida de la sociedad.

Y, aparte de esto… ¿Somos críticos con nuestra situación? Por supuesto. La moralina de Mr. Mau parece decirnos que tendríamos que estar pidiendo perdón por existir y porque el azar, la fortuna o los hados milenarios nos hayan colocado en el primer mundo, y esto, de nuevo, es demagogia de la mala.

Si nos quejamos es porque en gran medida existen motivos para ello y porque una cuestión nada tiene que ver con la otra. Relacionar ambas es reducir la complejidad de las dinámicas sociales hasta alcanzar un nivel digno de las galletas de la fortuna. Un juego de suma cero falso de toda falsedad.

Mau olvida que su posición únicamente conduce al adocenamiento, a confundir la queja llorona con la crítica fundada al sistema. A entender que los problemas son los que Mr. Mau establece y que lo demás, porque el lo ha decidido así, son zarandajas que no vienen a cuento. Todo ello sentado, evidentemente, en su sillón de privilegio. Bruce Mau es el Bono de la arquitectura, La Angelina Jolie del diseño.

Es licito quejarse de que la situación de los arquitectos (En España al menos, e imagino que en algún modo en USA) no es la mejor del mundo. ¿Hay cosas que son peores? Por supuesto, pero repito, no veo la relación, ni por que una cuestión elimina la otra. Quizá es que Mr. Mau solo puede centrar su capacidad en un problema a la vez. O quizá es que, y mucho me malicio que así sea, ha descubierto que lo que le viene bien publicitariamente son estos revuelos simplistas apoyados en la retórica mas infantiloide. Ni lo se, ni la verdad me importa.

Desconfío bastante cuando alguien se eleva a si mismo a la categoría de salvador de la humanidad. Desconfió aun más cuando ese alguien responde a un determinado perfil.

Pero por lo visto a Bruce lo que le gusta es el manifiesto con tintes de propaganda y de hace 40 años readaptado. El mismo mensaje de “Join the Revolution” que cada vez que lo escucho corro en sentido contrario.

Por lo visto, lo que Bruce quiere es que nuestras mentes solo tengan cabida para pensamientos como estos:

“Hey, this is awesome! This is the craziest, coolest, most beautiful time in human history to be alive and working;”

“Wow! I get to constantly learn new things, and everything is uncertain. I want everyone on the planet to get in on the action and be part of this new world of invention and beauty!”

En serio, ¿Esta es la base mental que Mau espera de los arquitectos para defender su diatriba épater la bourgeoisie? Por favor. Dígame que hay algo más detrás de toda esta demagogia de mercadillo que estas dos imbecilidades que tienen la profundidad intelectual de un charco.

¿Podríamos hacerlo mejor? Desde luego Mr. Mau, todos podemos siempre hacerlo mejor. Y de hecho, lo hacemos, o al menos lo intentamos. Lo hacemos incluso mejor que usted: Sin tanto bombo. Sin demagogias. Sin publicarlo en el AIA. Sin tener necesidad ninguna de figurar ni de ser los portadores de la llama eterna de la verdad. Lo hacen muchos arquitectos calladamente. Humildemente. Lo hacen desde hace mucho tiempo. Lo hacen estando en posiciones mucho menos privilegiadas que la suya.

Así que personalmente, admito que I can do better. One always can do better. But in the meantime….you can f**k off, Bruce.

About these ads

Written by Jose María Echarte

enero 14, 2011 at 18:49

12 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. No te zurfure Chema.
    Estaría bien darle tu texto a leer al caradura de Mau y verle la facha. Aunque me parece que, si ha tenido la jeta de publicar esta ¿reflexión? es que la tiene de cemento (la cara, digo) y no se le cambiaría.
    In the meantime, nosotros a lo nuestro.

    Bruno Gianelli

    enero 14, 2011 at 19:23

  2. Las faltas de ortografía restan valor a tus palabras.

    nong

    enero 14, 2011 at 19:50

  3. ¿Y la dislexia incipiente las hace aun mas validas? ^__^

    jmer73

    enero 14, 2011 at 21:13

  4. Me preocupa desarrollar aversión por el blog (como me pasó con el de Edgar González) por culpa de unas cuantas tildes.

    Por cierto, la dislexia es un problema de aprendizaje…y en otro tiempo escribías correctamente. Así que no es incipiente porque no es dislexia.

    nong

    enero 14, 2011 at 22:33

  5. Joder nong!
    Primero, que no hay tantas erratas. El texto se entiende perfectamente.
    Y segundo: Con un texto tan currado como este ¿Lo único que se te ocurre comentar es que tiene faltas de ortografía? Qué bajón tío!

    Leticia

    enero 15, 2011 at 17:24

  6. Jotamer…qué tienes contra el corrector ortográfico del word?
    ^__^ (sin acritud…you know)

    No conocía al Sr Mau (¡!) y después de leer esto no me dan muchas ganas…

    Daniel - CCAD

    enero 15, 2011 at 22:00

  7. Demagogía denunciada con demagogia. :(
    Y con mala ortografía.
    Dedicado a los de “con entenderlo basta”

    Vanksy

    enero 16, 2011 at 0:37

  8. Sí sólo te quedas con la primera parte, el argumento de Mau es una estupidez. De acuerdo. Pero lo que sí merece crítica y no entras en ello es lo de que la mayoría de los problemas han sido causados por nosotros mismos.
    Que levante la mano el que, hace seis años o ahora, rechazó o rechazaría un proyecto de 300 adosados…

    Como dicen en este maravilloso municipio “pontooonces” (¿pues entonces de qué me hablas?)

    Miguel

    enero 16, 2011 at 2:47

  9. Creo que si entro Miguel…. En cualquier caso me parece que el argumento de Mau no es que nos pogamos ciegos de hacer apareados, acosados o chaleses al por mayor, sino que es una sucesion de lugares comunes para ponerse estupendisimo y decidir quien puede y no puede quejarse y de que. En resumidas cuentas creo que su argumento se basa en una moralina muy al uso y que no entra en profundidades ni economicas ni de ningun otro tipo. El tercer parrafo es para mi esclarecedor y apesta a demagogia barata.

    Is it really difficult being an architect in America? It’s difficult to be a female intellectual in Kandahar.

    ¿So?. Es la relacion entre estas dos cuestiones lo que me parece falso y demagogico, la que implica que estando en el primer mundo no puedes criticar nada ni quejarte de nada porque hay quien lo pasa peor. Nadie niega que haya quien lo pasa peor (Y mucho, muchisimo peor) pero de nuevo, es que no veo la relacion y me parece que establecerla para quedar de revolucionario salvapatrias es un juego muy engañoso, mas propio de un publicista o de una campaña electoral sin escrupulos que de otra cosa.

    Jajaja. No tengo nada contra el corrector de Word Dani, aunque si contra el puñetero “clip” de “Parece que estas escribiendo una carta..”. ^_^
    Sosopecho que faltan algunas tildes (Lo revisare) y cada uno es libre de quedarse con lo que quiera.

    ¿Demagogia? ¿Moie? No creo apelar a lo mismo que Mau en ese tercer parrafo que me parece digno de analisis. De hecho es precisamente eso lo que me molesta (me repito, sorry) el establecimiento de esa relacion forzada entre una cosa y la otra que caricaturiza a una profesion entera como corporativistas egocentricos y que se resuelve con ese infantilisimo “Join the revolution” y que deberia ser en realidad “Join the revolution I’ve decided for you”.

    jmer73

    enero 16, 2011 at 12:32

  10. Vale,el argumento de que hay gente que se muere de hambre es simplón a más no poder, pero coincido con Miguel en que la mayoría de los problemas han sido causados por nosotros mismos. Pero no por aceptar los 300 adosados, sino por colaborar con la corrupción, por ejemplo, y por no dar la cara por el usuario, lo que ha hecho que la gente corriente opine como Mau, que los arquitectos se quejan de vicio porque cuando se llevaban dinero no se les oía. Ese es el verdadero problema, que una gran parte de la sociedad piensa así. Sólo hay que leer los comentarios a los artículos de arquitectura de El País.
    Y a nivel interno también nos lo hemos ganado por no reivindicar derechos laboral es antes, sólo por el prestigio de trabajar para fulanito.

    Ana

    enero 16, 2011 at 22:02

  11. [...] This post was mentioned on Twitter by Lauri Ferrés, n+1. n+1 said: You Can….F**k Off: Nuff' said Vean, en esta profesión uno esta expuesto a niveles de demagogia que a veces alcan… http://bit.ly/epz6qn [...]

  12. Ah, que esto va de tildes! Pues yo abogo por la abolicion de estas! Salvo cuando la palabra cambie su significado of course. Me parecen de lo más tercermundista ahora que todo el mundo sabe leer, creo …….sobre todo las acabadas en ..ción!!

    D. Oiza

    enero 17, 2011 at 12:57


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 331 seguidores

%d personas les gusta esto: