n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

El Hola y Perez Hilton

with 6 comments

Existe de un tiempo a esta parte un debate abierto en algunos de los blogs que leemoss (Y en parte acentuado por cierto articulito de funesto recuerdo publicado en El Pais) sobre medios de comunicación, red y arquitectura, nos encomendamos a Dios (Le Corbusier) y al diablo (Bjarke Ingels) para escribir sobre el tema.

Empecemos por lo mas lúcido sobre los blogs de arquitectura que hemos oído en mucho tiempo. El comentario es del ínclito Iñaki Abalos y no sabemos si es fruto de una opípara comilona, de que el catering del Congreso-cursodeverano estaba pocho, o de un exceso de sinceridad, pero no tiene desperdicio.

Vean, vean… y escuchen, escuchen.

Por donde empezar [Inserte crujido de nudillos aquí]. Lo que Abalos nos viene a decir es que antes la critica se la hacia un amiguete y ahora se la hace cualquiera. Siendo la palabra clave “cualquiera”.
El antes, es en nuestra opinión, el ahora. Los medios de comunicación tradicionales siguen obviando una gran parte del debate sobre la arquitectura y lo esconden debajo de una mullidísima alfombra tapizada de magnificas fotos de Hisao Suzuki.

La sinceridad no obstante se agradece, las publicaciones de arquitectura en este país, siendo muchas, no dejan de ser un mainstream preestablecido. Un ente de una inercia imparable (por lenta y muy acomodaticia en la mayoría de los casos)perfectamente estratificado y casi comparable a cualquier otro segmento de publicación de los que pueblan los mass media.

Así, esto les parecerá una chorrada pero no lo es en absoluto, la comunicación “oficialista” de la arquitectura ha conseguido sus últimos objetivos:

Ser igual que la prensa rosa.

Esta verdad, que puede parecer una boutade, no lo es tanto si se analiza la subdivisión que ha alcanzado el sistema de medios dedicados a la arquitectura.

Sobre todas las revistas reina el Croquis. Es la de mayor tirada, se vende en el VIPS, es internacional y tiene una sede en San Lorenzo del Escorial que da gloria verla (Símbolo de triunfo en nuestro país). Y además es palabra de dios. El que sale en el croquis…. Ha salido en el Croquis, que narices. Es el HOLA de la arquitectura, dedicado a publicar “La espuma de los días” sin entrar en muchas disquisiciones incomodas y sin rascar con la uña demasiado no sea que la cosa cante como la Callas…. debajo de Onasiss.

Por debajo de tan egregia  y cucheistica publicación, el resto. Pasajes (Pronto), AV (Semana), Arquitectura Viva (Diez Minutos) y un largo etcétera. Ninguna se pisa curiosamente el terreno. Todas quieren ser el HOLA. Y de hecho han escogido caminos divergentes para conseguirlo. La via trendy-cool del “estoesloultimo” y “esto se lee fatal, luego debe ser bueno” de Pasajes, la vía recopilatoria y algo (¿Muy?) pelotillera de los anuarios de AV etc…

Y sin embargo hay algo que TODAS tienen en común. Llevamos años leyéndolas, y estaríamos dispuestos a jugarnos la pensión de la Hermandad en una apuesta, Rien ne va plus, a que se cuentan con los dedos de la mano del capitán Garfio las criticas serias densas y completas aparecidas en cualquiera de ellas.

Digámoslo de otra manera. ¿Ha dicho alguien, alguna vez, si el emperador estaba desnudo?. El emperador no es ya que este desnudo. Es que esta haciendo streaking en un Barça-Madrid en horario de máxima audiencia.

Volvamos a Abalos. Abalos echa de menos el Hola, el Semana y el Diez minutos. Y hasta el Elle Deco y el Cosmopolitan, al que debemos la famosa frase, Architecture is the new Rock and Roll que tantas alegrías nos ha deparado.

En realidad lo que echa de menos es un sistema lento, controlado, obsoleto, rígido y por ende una falta total de critica tal y como la entendemos en esta santa casa.

Volvamos, para cerrar la metáfora, al mundo de la prensa rosa, en cuyo reino todo era del color de los capullos de alhelí en flor, y la brisa soplaba calma y apacible, bucólica incluso, hasta que llego un pequeño cabroncete, un Blogger, que ha hecho temblar el sistema predirigido y amigablemente cómodo que reinaba en los medios. A la sazón, y con ustedes, un tal Pérez Hilton.

Nauseabunda y ácidamente irreverente, el blog iniciado por Mario Lavandeira en 2004 es ahora el espejo en el que se miran las publicaciones encumbradas y “detodalavida”. No sometido a ningún tipo de control, lo que empezó como un minúsculo blog de chismorreos es ahora la Biblia de la prensa rosa americana, el espejo en el que se miran las publicaciones mainstream y ha llegado a alcanzar un valor en red de $1,489,256.52
(Para que se hagan una idea, n+1 vale $3,387.24, and proud of it, boys and girls!).

¿Por qué?. Sencillo, Pérez Hilton, era rápido, era colaborativo (dado que se nutria originalmente de los comentarios de su propio blog y de una dirección de correo standard) era acido como un pomelo chungo y no respondía ni a nada ni a nadie. Libertinaje critico en toda regla. (Sin entrar en la opinion que nos merezca el contenido, que no vamos a eso).

La diferencia, la causa, es más que evidente. Pasar del “Mi amigo me hace la critica (Y luego se la hare yo a el)” al “Cualquiera puede publicar de forma sencilla sus opiniones sobre cualquier tema”. Como diría Mr Wolf: ya esta bien de chuparnos… las criticas. [Y de los jurados de concursos mejor ni hablemos, que nos entra la vena de la teoría de la conspiración y podemos no parar.... oido lo oido]

Y es eso precisamente lo que son los blogs de arquitectura salvando las enormes distancias de contenido, evidentemente. O al menos es eso lo que deberían ser, o es eso lo que son los que en esta santa casa nos interesan. Un espacio libre de ataduras, de deudas y de contubernios. Del “Oye trátame bien que luego ya, si eso…”. No se trata de que la herramienta haya creado la necesidad, que ya existía, ni que haya generado algo nuevo (El descreimiento y el no tragarse las ruedas de molino lo recuerdo ya de mis años de estudiante). Se trata de que las facilidades de comunicación posibilitan una situación para la que la anquilosada estructura de divulgación existente no estaba, ni mucho menos, preparada. La gente, los arquitectos !Opinan!. Valgame Louis Khan…

El  ejemplo musical es mas que evidente. Antes entre un grupo de música y un consumidor había 300 elementos en guerrilla chupando del bote, opinando y sobre todo cobrando y pagando peajes (No me explico como sino Frank se digno a que Bono le destrozara el My Way). Ahora hay dos clicks. El del Firefox y el del Myspace. Auto-publicación. Autogestión. Amor al arte (O sea, de gratis, my friends) y pocas deudas “oscuras” que pagar. Fácil y sencillo. Y una audiencia mundial (Bueno, ya saben, no todos tenemos un lector de noticias cool… pero vamos haciendo lo que podemos)

Y lo mejor de todo es que ni siquiera existía la competencia. Las revistas del ramo y sus tardías y aburridísimas paginas Web siguen dedicándose enteramente a la divulgación aburrida y no a la critica. A la tibia y complaciente descripción de los resultados siempre que vendan y nunca a analizar si, por ejemplo, lo que tan maravillosamente ha quedado en un JPG petado de pixeles va a tener un mantenimiento que hace inviable su propia existencia.

De la prensa generalista es mejor ni hablar. La arquitectura no interesa, interesan los arquitectos. Sobre todo si son Zaha Hadid, el marido de la sexóloga reconvertida en editora que salía en televisión o el novio de Miuccia Prada. El  enfoque humano que le llaman, que debe ser eso de hacer un articulo sobre las “arquitectas” emergentes y que salgan las de siempre y no muchas compañeras que se dejan los cuernos sin tanta llantina de por medio.

Por otro lado, tampoco esperen ninguna critica en esta zona del tablero. Como ejemplo les recordamos que para el País, China es cojonuda, “Los mejores” creo que decía Galiano justo antes de que empezaran a exportar leche con tochos de madera (Vulgo melamina), o de que descubriéramos que los campos de trabajo y reeducación forzada ahora eran supermodernos de la muerte y se publicaban en el Croquis. Las piramides ahora se construyenb en china, y con los mismos salarios.
Si las revistas del ramo son complacientes, los medios generalistas son ya una epopeya a la elegía. Son de un dulce que da grima, abstenerse diabéticos, son Anne Igatiburu vestida con uno de estos.

Con este panorama, en el que, cumpliendo la tradicional máxima de que “El que se mueve no sale en la foto” o aquella no menos celtibérica de “Los amigos de mis amigos, son mis amigos (uh, vaya lío)” los blogs de arquitectura, aquellos que aportan un contenido propio, elaborado y una línea editorial definida y no un todo vale, son el único sitio donde poder leer y debatir sobre, por ejemplo, que el sistema de Colegios es como la tribu de Hugh el troglodita, o que Alejandro Zeta pidiendo millones “por que al de al lado se los dan” nos esta poniendo como profesión a los pies de los caballos.

¿Son todo ventajas?. No, como muy bien sabe Spiderman, un gran (ejem) poder, conlleva una gran responsabilidad. El hecho de que todas las casas de bien de este pais tengan una conexión ADSL y de que la información sea de acceso sencillo no ha evitado que en vez de tener a jóvenes ávidos de conocimiento delante del ordenador, tengamos a la Vaner y al Richal chateando en lenguaje ininteligible por el Messenger.
En otras palabras, sigue pareciéndonos que el simple dato no es información y desde luego no es critica ni mucho menos opinión. Buena o mala, acertada o desacertada, concurrente con aquello que pensamos o en las antípodas de nuestras entrañas.
Así, la facilidad y accesibilidad de la red ha traído, como hicieron sus hermanas mayores, un nuevo todo vale basado en una nueva (de nuevo) ausencia de critica al por mayor.

La figura del editor, del personaje o personajes que deciden una línea editorial coherente o que trazan lineas en la arena, esta en muchos casos perdida en un marasmo de enlaces al peso en los que es imposible encontrar el mínimo hilo conductor lógico. Agregadores de noticias al uso que hacen lo mismo que el google reader pero con mas morbo por aquello de los comentarios.
Si alguien pensaba que el súmmum de la publicidad viral lo había conseguido J.J. Abrahams con la infecta “Cloverfield” puede darse con un canto en los dientes al descubrir que los maestros de la viralidad son, en realidad, los arquitectos.

En parte, debemos darle las gracias de esta sinsustancia a la prensa seria habitual que, perdida como un pulpo en un garaje, tira de pagerank o de stats para saber quien es el arquitecto “mas influyente” y el que todo lo sabe en la red. Trágico error que acaba con jurados de bienal que nadie se explica, o como ya hemos explicado muchas veces en un ejemplo que debemos agradecer a Alfredo de Hoces, “Con los reyes del Guitar Hero, dando clases a Santana”. En otras palabras, la banalidad y la superficialidad están a la vuelta de la esquina y el reverso tenebroso, que diría el amigo Darth, tiene un poder que no te lo creerías, Mari Loles.

La información y la critica son necesarias, libres y fluyendo que es gerundio. Es eso lo que la red facilita de forma inimaginable hace tan solo unos años. Son tan necesarias como saber que no es lo mismo el HOLA, la gran cantidad de blogs que se dejan los cuernos produciendo material y el apilado falto de criterio del sumar por sumar para el que la cantidad supera ampliamente a la calidad y en el que la capacidad critica es el mas voluble que los matrimonios de Elizabeth Taylor.

¿Culpa del sistema Fan-fatal que impera en nuestras escuelas, que enseña a adorar al santo por la peana y no a cuestionarse si el halo lo tiene un poco empañado?… En parte. Las escuelas (que hasta hace unos 9 años PROHIBIAN usar un ordenador) están en su mayoría tan perdidas como la prensa generalista. ¿Culpa de la prensa? Desde luego, aunque no se puede esperar mucho de ese lado de la valla. ¿Culpa de nuestras instituciones, NUESTRA culpa? La que mas nos duele y la mas evidente.

Pero mientras el niño que toca el “Through Fire and Flames” en Youtube, se convierte en académico de San Fernando por la vía de los hechos consumados, algunos seguiremos dedicandonos a esto de la critica, de la difusion o a hablar de lo que consideramos importante, llamenlo como quieran.

Y sin sentido arácnido ni nada, oigan. Que tiene mas merito.

About these ads

Written by Jose María Echarte

septiembre 27, 2009 at 19:40

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Interesante reflexión sin duda.

    Pero creo que hay un enfoque que no he entendido que hayas tocado o que, directamente, no has tocado.

    En tu opinión, los análisis del Hola, los vencedores de esas bienales y el famoseo del que hablas, ¿está dirigidoa los arquitectos o a la masa?

    Es obvio que la parte de Pasajes et altris sí, porque nadie en su sano juicio lo compraría (hace mucho que dí por descontado que ningún arquitecto estaba cuerdo). El problema es lo que apuntas al final pero creo podría ser más desarrollado: la inercia que aplican en las escuelas de arquitectura.

    La verdad, desde que un profesor me dijo que Gaudí no era gran cosa y estaba sobrevalorado para un año después hacer 1000 viviendas iguales (viva C&P), la escuela la uso para obtener el dichoso papelito.

    Luego, Sayonara.

    Álvarez del Vayo

    septiembre 28, 2009 at 4:50

  2. Como siempre excelente artículo, sin pelos en la lengua, y acercándose mucho a lo que nosotros también entendemos que es la realidad en la que nos movemos.

    Por poner algún pero, y debido al riesgo que siempre supone generalizar, quizás habría que destacar que en la propia revista del colegio, se vienen publicando artículos que son muy interesantes y que hasta hace cuatro días nadie los publicaba.

    Por otro lado por ahondar más en el tema de lo “ligero” de las publicaciones en papel. Resulta desconcertante pensar el criterio que siguen para la publicación. Creer que puede haber una crítica es casi impensable, pero el criterio de selección de lo que vemos también se las trae. Pero este tema bien daría para un nuevo post…

    Otro nteresante planteamiento que aparece en el artículo y que también destaca en el comentario Álvarez del Vayo, es la relación entre este espectáculo de las revistas y su reflejo en las escuelas de arquitectura. Al final los estudiantes son los principales ojeadores de estas revistas, así que culo veo, culo quiero.

    Otro tema que a nosotros no deja de sorprendernos, es que los blogs de arquitectura en la red, por A o por B, tienen relativamente poca audiencia. Si comparamos con la gente que entra en blogs de cualquier otra temática, (salvando excepciones) las visitas son muy pocas. O por lo menos así lo entendemos nosotros.

    stepienybarno

    septiembre 28, 2009 at 7:14

  3. Justo eso pensaba el otro día, que la audiencia de estos blos es casi anecdótica.

    Y llegué a la conclusión de que es porque la Arquitectura es un mundo que no se deja penetrar por lo que se ha venido a llamar “vida 2.0″.

    No es que ahora haya que ser más papistas que el papa, pero en la calle, la Arquitectura, quizás por su componente físico, o quizás por su inamovibilidad histórica, es casi la antítesis a la dinámica y el movimiento que implica Internet.

    Pero me temo que, también, esto sería materia para otro post.

    Álvarez del Vayo

    septiembre 28, 2009 at 10:51

  4. Es cierto, esto da para mucho mas. Seguiremos…
    Y lo malo no es que vaya a los arquitectos, ni a la masa, sino a la masa de arquitectos que es la peor combinacion posible. Se han hecho lo suficientemente “easy reading” como para no molestar al endogamico grupo al que van dirigidas (Quiza el Hola se escape algo.. por eso es la mas conocida) y lo suficientemente endogamicas como para alejar a cualquiera. Hay mucho de ello en las escuelas, y es un tema que daria para una serie completa.

    Estamos generalizando claro, hay aventuras editoriales que nos parecen muy interesantes (Y que son, lamentablemente, minoritarias) y revistas, o partes de ellas, que aun nos interesan y nos seguiran interesand. Aun con ello, gran parte del debate se obvia en practicamente todas, y se comulgan una cosas que es incompresible que pasen el mas minimo filtro de seriedad.

    No tenemos muy claro porque (Salvo excepciones.. ejem) las visitas son las que son. Respecto al mundo 2.0, creemos que la definicion es “la etiqueta del mes”, el sabor de la semana de Baskin Robins… ya sabes una moda que tiene sus cosas buenas se llame como se llame: conectividad, socialidad etc) y que tiene muchas cosas horrorosas, entre ellas ciertas viralidades no muy entendibles.

    jmer73

    septiembre 28, 2009 at 19:14

  5. Para mi gran parte de este flujo de información un tanto caótica se debe a la ausencia de conformidad sobre que vale y que no. Cada cual tiene claro (o no) que vale para si, pero pisa en arenas movedizas sobre si los demás opinarán lo mismo. El traje del emperador y el miedo a no verlo o estar viendo otro traje. La endogamia como defensa. El desinterés popular casi general, salvo deshonrosos casos. ¿Es mas importante la presentación superespectacular del edificio o que su coste por metro cuadrado y su mantenimiento sean humanos? ¿es más o menos arquitecto el que se preocupa más o menos por estos asuntos? ¿cuántos proyectos vendidos como sostenibles no lo son o al menos, a mi no me lo parecen? En fin, un largo reguero de cuestiones que, al menos yo, no tengo claras y cada vez las tengo menos. Un profesor de la escuela decía “todo puede valer, pero no todo vale”. Entiendo esa frase y la comparto, pero soy incapaz de colocar cada caso en su sitio. Por eso la única revista a la que estoy suscrito es Detail y a menudo me emocionan las obras que al mirarle las entrañas siguen siendo bellas.
    Un criterio como otro cualquiera.

    JCM

    septiembre 29, 2009 at 7:21

  6. La verdad es que estas preguntas me parece que no tienen respuesta clara, y cada vez cuesta más posicionarse ante lo que se ve. Aun así hemos entrado en una época de auténticas barbaridades arquitectónicas tanto en papel como por desgracia, construidas.
    Así que lo que apuntaba ese profesor; “todo puede valer, pero no todo vale”, cada vez tiene más vigencia. Mira que es buena la frase. Me parece que a partir de ahora se la robaremos más de una vez!.

    Respecto a lo que es o no buena arquitectura y que en consecuencia se debería publicar y que quien vea las revistas pueda aprender y disfrutar un rato es una cuestión bien complicada. Para empezar por que aquí si que son todos los que están (salvo excepciones) pero no están todos los que son. Y esto es bien importante pues los que no están en numerosos casos son mucho más interesantes que los que están.

    y luego está el tema de que se obvian tratar asuntos de interés que terminan siendo transcendentales para la profesión, como muchos de los artículos que se publican en este mismo blog.

    Y respecto a lo que comentaba Álvarez de Vayo, sobre que la arquitectura parece no responder a la “vida 2.0”. Tenemos por algún ejemplo por ahí, que hace pensar lo contrario. Parece que si el blog o la publicación digital no tratan temas “tan serios” quizás tenga más visitas que otra que se deja los cuernos y se moja que no veas. Y como ejemplo de página con contenido y muchísimas visitas tenemos “plataformadearquitectura”. La particularidad es que está enfocada en América latina.
    ¿Podría funcionar una “platarformadearquitectura” con carácter más estatal?

    stepienybarno

    septiembre 29, 2009 at 16:00


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 339 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: