n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Los Gustos de Su Orejidad

with 6 comments

Viene siendo cierto que de arquitectura y medicina, todo el mundo opina.

Lo cual entra dentro de lo entendible, y forma parte de un cierto ruido de fondo. Que las opiniones sean por lo general, entre caóticas y chusquísimas es también de una normalidad que hace replantearse la educación que recibe esta sociedad o la incapacidad de la profesión en general para hacer algo mas que practicar el onanismo egocéntrico con canapés de salmón.

No obstante cuando una figura publica se tira a la piscina de opinar y criticar lo que debemos preguntarnos es que autoridad le reviste para hacerlo.

O en otras palabras, ¿esta opinando fuera del tiesto?

En Inglaterra, el príncipe Carlos, que va a heredar cuando haya escasez de ginebra y la reina deje de estar lo que viene siendo “macerada”, tiene una larga tradición de empotrarse un casco en la cabeza, apoyarlo en las orejas, y lanzarse a sentar cátedra de lo mala que le parece lo que el llama “la arquitectura moderna”.

Habría que preguntarle que cree el que es la arquitectura moderna, dado que si nos remontamos a los orígenes del estilo internacional estamos hablando ya de unos 80 añitos en canal, desde que dejamos de fusilar alegremente los eternos mármoles del Partenón a la brava. Pero en fin, disquisiciones semánticas aparte.

Parece que a su orejidad, lo que le pone los ya escasos pelos como escarpias de gozo british, es según sus propias palabras

[...] que los edificios deben ser diseñados en una escala humana y deben ser sostenibles, deben respetar el carácter del entorno local y ser capaces de una variedad de usos a lo largo de su existencia

Vamos, la gallina. Respecto a lo del carácter del entorno local, de aplicar la teoría in extremis, deberíamos seguir viviendo en domus romanas, o, en el caso de su cebollencia, en chozas pictas.

Traduciéndoles, lo que le gusta al príncipe heredelo es lo clásico.
Perdón, lo clasicorro.
Perdón de nuevo, la copia clasicorra mas tontaca que imaginarse pueda. Resumida en la frase “para que voy a pensar yo, si ya pensó Paladio por mi hace mucho tiempo”.

No debe entrarle en su cerebrito real que los edificios se construyen de determinada manera por unas determinadas razones. Que los templos griegos son la transposición a un material distinto, (La piedra) de los antiguos templos minoicos (de madera), o que la arquitectura romana no tenia empacho ninguno en avanzar sin preocuparse excesivamente de  si las cosas quedaban mas o menos clásicas.

Tampoco debe haberle explicado nadie con éxito que la National Gallery de Mies ES un templo griego construido en el siglo XX. Ni creo que entienda que una cosa es la razon interna de funcionamiento de las cosas y otra muy distinta la copia absurda y sin aprendizaje ninguno.

O simplemente que si Paladio naciera hoy en día, no haría la Villa Rotonda tal y como la conocemos. Punto.

Pero a el todo esto, por un oído le entra y por el otro le debe salir. Sitio, desde luego, hay.

La ultima hazaña de tan egregio personaje es la de oponerse a que Richard Rogers construya unas viviendas en Westminster. Escribiendo alegremente al promotor (El Emir de Quatar, long live the petrodollar) para recomendarle que abandone a su arquitecto y se busque otro, mas del agrado de sus clasicorras meninges.  Por lo visto, ademas, Carlitos tiene, lo que podriamos llamar, una mania persecutoria con Rogers. Vamos, que no son lo que se dice amigos del alma.

No es que aquí seamos de caérsenos la baba mucho con Rogers, capaz de lo mejor y de lo peor, pero es que la alternativa de Carlitos es como para salir cantando el himno de Riego por Picadilly Circus. Vean, vean, ESTAS PERLAS son los arquitectos favoritos de Chaaaarles a los que (por la puerta de atrás, en todos los sentidos, incluido el metafórico) ha encargado un proyecto alternativo, sin que nadie le hubiera dado vela en el entierro.

Que les podemos decir. Bofill es de traca, pero al menos se marca unas columnas dóricas en plexiglás que de tan malas podrían ser hasta buenas.

Aquí los amigos Quinlan& Francis, no. Ellos son de hacerte un pórtico de arenisca donde menos te lo esperas.

Un solo vistazo a la pagina web y te das cuenta de que parece que Paladio haya vomitado sobre ella, lo que se confirma cuando en la portada encuentras un enlace a “Palladio Quiz answers here”. Sicalíptico.

No es que sean malos. Es que son peores, y encima se rebozan con alegría en ello. Ay, hombre de dios, si lo vas a hacer, hazlo, pero encima no me lo cuentes, que es peor.

Quinlan&Terry, si fueran medicos, lo curarían todo con unas preciosas sangrías y la modernísima técnica de la aplicación de sanguijuelas sobre el cuerpo para drenar los “humores malignos”. Tal es equivalente de la patochada arquitectónica.

Y esto es lo que le priva a Carlitos. Lo que le pone el león del escudo de los Windsor rampante.

Lo deseable seria que cuando alguien con un megáfono opine, sepa de lo que esta opinando o en su defecto reconozca su supina ignorancia sobre el tema y se calle. También seria deseable que ese alguien supiera que tiene el megáfono por razones tan democráticas y lógicas como que su tataratataratataratatarabuelo tenia un garrote mas gordo que el nuestro, o más mala uva al usarlo.

Así, el querido heredero, podrá hablar con autoridad incuestionable de una gran cantidad de temas, entre los que se encuentran los tampax, como criar a un porrero que se disfraza de nazi, tallajes de coronas, calidades de mantos de armiño o incluso los males de la endogamia y el casarse entre primos aplicados al pozo genético de las monarquías europeas y su espectacular caída del IQ.

Pero de arquitectura, la verdad, es mejor que se quede calladito, o al menos que opine en la intimidad. No es que vaya a estar mas guapo, que lo vemos harto complicado, pero oigan, algo seguro que mejora.

Richard Rogers debería hacerse una camiseta que dijera “Paladio nunca lo haría”, con una foto de un mamotreto de los que le ponen a Carlos la corona de punta, y la fecha debajo.

Es eso, o hacerse un Guy Fawkes por la vía directa y ver el pórtico de arenisca volver al formato cantera mientras se toma uno un güiskito.

Escocés, por más jorobar.

About these ads

Written by María

abril 26, 2009 at 15:50

Publicado en Actualidad, crítica

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Lo de Para que voy a pensar yo, si ya pensó Paladio por mi hace mucho tiempo” me ha llegado al alma.

    De cualquier forma yo pienso desde hace mucho tiempo que la gente no cambia de opinión, al menos sin un ímprobo esfuerzo externo, yque los cambios de mentalidad social se dan, simplemente, porque se mueren y vienen otros sin sus prejuicios.

    Álvarez del Vayo

    abril 27, 2009 at 6:19

  2. [...] a n+1 sobre la gente que opina sobre arquitectura sin conocimiento de causa me he descubierto escribiendo [...]

  3. Yo ilustraría esto con el siguiente vídeo:

    [Faemino y Cansado a medio camino entre el Tratado y el Manifiesto.O incluso más allá]

    Trumbo

    abril 27, 2009 at 8:18

  4. ¡Dios salve a la oreja!

    fernando_mh

    abril 27, 2009 at 20:02

  5. la gente suele decir y repetir continuamente: “sobre gustos no hay nada escrito” , la verdad, es hay demasiados libros escritos sobre este tema, es una lástima que la gene no los lea… (antes de opinar)

    almalé

    mayo 4, 2009 at 14:09

  6. [...] a n+1 sobre la gente que opina sobre arquitectura sin conocimiento de causa me he descubierto escribiendo [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 333 seguidores

%d personas les gusta esto: