n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Architecture, !It’s Toasted!

with 11 comments

El otro día estaba viendo “Mad Men”, serie  de la que desde ya me declaro fiel seguidor. En parte por que me gusta ese look años cincuenta de soplar güiskis en la oficina como si fuera agua de lanjarón, en parte por que fuma todo cristo, a todas horas y en todas partes y además sin filtro (aquellos tiempos, ahhh), y en parte por que mi santa se ha declarado acérrima fan de Don Draper y su peinadito sexy y como todo el mundo sabe, mi casa es una democracia y mi mujer el partido único.

A lo que íbamos, la serie, si no la han visto ustedes, so herejes, trata sobre una agencia de publicidad en los años 50. No es este el argumento principal, pero el otro día los creativos (Con el apuesto Don a la cabeza) se enfrentaban al dilema de cómo publicitar Lucky Strike (La marca de tabaco), dado que las autoridades habían empezado a sospechar que el tabaco, muy bueno, lo que se dice muy bueno no era, y Lucky ya no podía emplear la antigua frase “It’s God for you”.

El apolíneo Draper les dice a sus enfadados clientes que el problema básico es que hay seis marcas de cigarrillos y que todas venden sensiblemente lo mismo. ¿Cómo diferenciarse del resto? En un momento de epifanía Draper, el magnifico, pregunta como se fabrica el tabaco. La respuesta es larga pero incluye una frase “It’s toasted”.

Eso es, ese es el truco “Lucky Strike. It’s Toasted” (Esto aun lo pone en las cajetillas de reds) El dueño de Lucky le dice a Don que todos los cigarrillos son toasted. Don, ese hombre, responde: “No, todos los cigarrillos son veneno. Pero Lucky Strike…..es tostado (It’s toasted)”.

Me acuerdo de esto por que hablando con un compañero el otro día, surgió la idea común y compartida de que esta crisis actual no es solo económica y financiera. Es además para los arquitectos una crisis estructural. Y profunda.

¿Qué vendemos los arquitectos, que sabemos hacer? Básicamente proyectos, nuestra capacidad intelectual para desarrollarlos, controlarlos, dirigirlos. En otras palabras y más en la línea de la metalengua actual dominante, vendemos el Know-How del proceso edificatorio. Completo o por partes.

En esta línea, y siguiendo una razonamiento lógico, uno pensaría que trabajan mas los que ofrezcan mejores proyectos o controlen mejor las obras o ofrezcan un servicio que haga que los promotores (Públicos o privados) o aquellos que les contratan, pasen por el procedimiento administrativo y constructivo sin una sola, o con las menos trabas posibles.

Es evidente que el valor del producto es un dato a tener en cuenta. Un Ferrari (aunque a Izaskun Chinchilla le parezcan aparatosos) es mejor coche que un Golf. Es evidente que sus precios no son comparables por que pertenecen a lo que en el mercado de venta de vehículos se denominan “segmentos distintos”.

Creo que lo he dicho ya en mas de una ocasión, cuando se habla de que la profesión esta desprestigiada, no miremos muy lejos, no busquemos culpables. Los primeros a quien debería señalar nuestro, tan entrenado, dedo acusador es a nosotros mismos. La falta de respeto que mostramos por nuestra propia profesión es pasmosa. Nos hemos autoconvertido en firmadores de lo que sea, en productores de papeles sin el mas mínimo valor técnico cuya única finalidad es obtener una licencia “COMO SEA”, mintiendo si hace falta, trampeando incluso. Hemos decidido conscientemente que no vamos a las obras por que total, ya esta allí el jefe de obra que se encarga de todo y además cobramos una reducción del final de obra a condición de no ir (aberrante y sin embargo, real como la vida misma).

Añadanle a esto la guinda del pastel. En esta sociedad nuestra, en este país, cualquier individuo investiga mas sobre el coche que se va a comprar que sobre la casa en la que va a vivir. Dado que el coche le costara 18.000 euros y la casa 200.000 (en el mejor de los casos), la estulticia queda mas que demostrada. Todo vale y da igual como este o quien lo haga.

Así que contemplen el panorama. Da igual hacerlo bien o mal. De hecho es casi mejor hacerlo mal, fatal, por que se hará más rápido, como los churros de hecho, y el papelito que producimos (Me niego a llamar a eso proyecto, o documento técnico) lo fabricaremos en serie reduciendo costes. Yo ya pensé una sección constructiva allá en 1987 y llevo poniendo la misma toda la vida. Incluso cobraremos menos por no ir a donde deberíamos, por no controlar lo que es nuestra responsabilidad. Este es el mercado que tenemos. Esta la realidad de la profesión. Atrevase usted a cobrar mas para ofrecer un producto de calidad que a nadie parece interesarle.

Pero, ¿Existen esos segmentos en nuestro mercado? Difícilmente. Y si los hay no son muy diferenciables. Las grandes firmas, los grandes estudios de arquitectura se cuentan con los dedos de una mano de Django Reinhart. Los divinos y las Rock Stars son los que son, (No muchos en el computo total), y pasado eso, el resto es una masa bastante informe. Puede que esto no fuera de por si malo, pero añadámosle el hecho de que quitándole a EL y a Sir Norman y sus alegres amigos del premio Pritzker, en este país cobramos aproximadamente todos igual, o al menos basándonos en los mismos principios.

¿Un Ferrari a precio de golf? Efectivamente. Eso es lo que estamos vendiendo.

Y, no, no me refiero a la calidad arquitectónica tal y como la solemos entender entre nosotros. Me refiero a algo tan simple como el hacer las cosas bien. Un bloque de viviendas podrá ser un vomitivo ejemplo de fachadismo hortera, lleno de cariátides de bucraneos y hasta de metopas, pero podrá cumplir la normativa, ofrecer unas viviendas dignas (ejem). Una ejecución de la obra coherente. Un control preciso de las instalaciones etc. Hablando en plata, si hay que ser puta….la mejor de la casa.

Evidentemente, y siguiendo con el símil, se tarda algo mas en construir un Ferrari que en construir, no ya un golf, sino un SIMCA 1000. Pero no excesivamente más en hacer un buen proyecto que en hacer uno malo. Exige dedicación y aprecio por lo que se hace y un cierto sentido de la responsabilidad. Si uno lleva una dirección de obra, seria lo lógico que fuera por allí de vez en cuando. Si uno proyecta un edificio en el que el ancho de calle es determinante debería al menos medirlo una vez in situ. O incluso, pidiendo lo mínimo, debería ir al solar.

Hasta aquí, podríamos estar mas o menos de acuerdo todos. Sin embargo, la cruda realidad es que la relación buen profesional-mucho trabajo, no es en absoluto cierta. Es de hecho tendente a ser inversamente proporcional, llegándose al punto de que quien más trabaja es quien (con mucha diferencia) lo hace peor. Proyectos que mienten sobre las alineaciones, que representan como plana una calle con un desnivel del 15%, que dejan pilares delante de un inodoro en medio de un baño, que incumplen taxativamente las ordenanzas. Obras que no se han ido a ver ni una sola vez, cambios efectuados a pelo de los que el director de obra no sabe nada (Y aun así finales de obra firmados en barbecho con una alegría entre histerica e irresponsable) y un largo etcétera.

Y ahora, además, la crisis. Que pasara después aun no lo tengo claro. Pero si tengo claro que deberíamos empezar a considerar que lo que hacemos tiene un valor. Y comporta una responsabilidad. Si no lo hacemos hay otras profesiones que quieren comerse esta tarta y que si lo tienen clarísimo. Que se respetan y que saben dar a lo que hacen el valor que tiene. O nos adaptamos o acabaremos convertidos en decoradores de medio pelo. En un complemento prescindible del ingeniero de fachadas y del ingeniero de instalaciones, todos a las ordenes de un ingeniero de caminos que, este si, cobrara por la calidad de lo que de, dirá que no cuando tenga que decirlo y le dará a su firma sobre un proyecto el valor que sabe que tiene.

De momento y tristemente, estamos como el dueño de Lucky Strike. Asustados y sin saber que hacer. De momento, todos somos veneno, todos somos iguales.

Y yo la verdad, prefiero ser Toasted.

About these ads

Written by Jose María Echarte

junio 11, 2008 at 17:39

11 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Todo muy bonito: el perro preciso, el felpudo una maravilla, las cortinas encantadores. Pero…
    ¿Que tenemos para negociar? O amenazar, mejor.
    Solo renunciar al encargo ¿O me equivoco?
    Al menos en estas latitudes nadie entiende (aún) conceptos como: eficiencia, elegancia, rapidez, armonía, tranquilidad.
    El “COMO SEA” es cultural, y la única arma que tendríamos seria el apoyo de los colegios, o sea: del resto de los compañeros. Que es ahí donde los ingenieros se mueven en bloque como un Scrum de rugbiers nezelandeses.
    Usted lo sabe bien por otra conversación: entre los amantes del traje mao es todos contra todos.
    En fin.

    jp

    junio 11, 2008 at 17:52

  2. Madre mía con la dislexia

    jp

    junio 11, 2008 at 17:53

  3. Lo se, lo se. Un dia un amigo economista me dijo una frase que no olvidare. Era algo asi como “Vuestro mercado (El de la construccion en general con todos sus agentes intervinientes) no ha sabido purgar la incompetencia”. Cuanto mas lo piesno mas creo que le veo cierta logica, maquiavelica y cruel si usted quiere, pero logica…
    Y estoy de acuerdo con lo del bloque. Nosotros somos mas el ejercito de Pancho Villa, despues de asaltar una destileria de Jose Cuervo (reposado).

    Jose Maria Echarte Ramos

    junio 11, 2008 at 18:22

  4. Paradójicamente, hoy, tenemos a algunas OCT como los mejores aliados.
    Ya verá cuando tengan que asegurar “condiciones dignas de habitabilidad y de goce estético coherente y contemporáneo”. O mejor “reducción de desfase presupuestario entre proyecto y obra”

    jp

    junio 11, 2008 at 18:31

  5. Es curioso que lo mencione por que hoy lo hemos estado comentando.
    Se aseguran las estructuras (decenal) por que los seguros se fian de que mas o menos se hacen bien, de que hay un control, de que la norma se aplica con cierta seriedad o de que Dios vive en ellas y tabaja a traccion…
    Pero no se arriman a nada mas. Ni muertos. De hecho el codigo tecnico destila la palabra “seguro” en todas sus paginas, creo que ese era uno de sus objetivos, y sin embargo, ninguna aseguradora en su sano juicio se moja con otra parte del proceso edificatorio que no sea la estructura.
    Es curioso que se pueda asegurar un Ferrari, un objeto que es mayoritariamente chapilla, que puede ir a 300 por hora y que se mueve, y no se asegure (por ejemplo) el sistema de abastecimiento de agua de un edificio.

    Jose Maria Echarte Ramos

    junio 11, 2008 at 22:45

  6. No he hecho más que leer el post y aún estoy temblando, derrochais alegría a borbotones. Una caverna ya servia de dulce hogar en otros tiempos y aunque el arquitecto fuera peor y menos cualificado que vosotros, todos sabiamos apreciar las ventajas de estar medio a salvo de los peligros. Desde entonces hemos progresado mucho y precisamente por lo dura que resulta la situación actual, se precisan architectos bien construidos de solidos principios y por pedante que resulte, con un gran corazón. Como siempre cada uno debe decidir cómo aceptar o afrontar las cosas, yo confio en que alguien como tú puede desatar sus manos y hacer con paciencia mucho más de lo que cree.
    En cualquier caso ánimo y gracias por vuestras palabras.

    Mark

    junio 15, 2008 at 23:21

  7. Hola,
    lo que no puede ser es que los arquitectos (algunos) os conforméis con las chapuzas que os obligan a hacer en las constructoras (los que no seais autónomos). Lo que hay que hacer es dar calidad. Y por cierto, eso de convertirse en decoradores de medio pelo: “que yo sepa, cada uno tiene su profesión” el arquitecto diseña casas, el fontanero arregla tuberías, el decorador decora la estancia que el arquitecto ha construido, etc. Nadie quiere, que yo sepa, meterse en la profesión del otro ¿no es cierto? aunque parece que en vuestro caso, algunas veces no es así.

    Yolanda

    junio 15, 2008 at 23:36

  8. Yolanda, yo lo que creo, sinceramente, es que querías ser arquitecto, y te quedaste en decoradora, y ves que tienes pocas competencias.

    Daniel

    junio 16, 2008 at 12:05

  9. Yolanda, no se trata de conformarse. Supongo que su inocencia le hace
    pensar que las constructoras nos obligan a hacer ciertas cosas y que
    son malas como la quina. He visto constructoras de muchos colores pero
    aun no me ha llegado Luca Brassi con una oferta “que no pueda
    rechazar”, y contrariamente a lo que pueda pensarse, no me he
    levantado con una cabeza de caballo metida en la cama. Por otra parte
    no es el arquitecto que trabaja para una constructora al que se
    refiere el post. Lealo con detenimiento.
    Querida Yolanda, le aclaro, aqui no se trata de como usted dice
    “querer o no querer” meterse en la profesion del otro. Se trata de
    poder o no poder. Se trata de la LOE. Se trata de la capacidad legal
    para contratar. Se trata de responsabilidades civiles, seguros,
    demandas, competencias, colegios, visados y un largo etcetera.
    Se trata, valga el ejemplo, y no se me ofenda por lo que va a leer, de
    que yo puedo hacer un proyecto de decoracion y un decorador no puede
    firmar un proyecto edificatorio. Y no es una cuestion de ser mas o
    menos listo, o de hacerlo mejor o peor. Se trata de que la LOE me da
    ciertas atribuciones legales exclusivas. Es esa estructura economico-
    legal la que el me preocupa en el post. Esas competencias legales que
    cada vez cuesta mas defender. Por que no se equivoque, la tarta de la
    edificacion se la quiere comer todo el mundo (Usted incluida). Cuando
    en el post se critica esta situacion, se critica que los aparejadores
    son ya Arquitectos tecnicos. Que los decoradores son Arquitectos de
    interiores y que los Arquitectos (que creo recordar somos tecnicos y
    no hacemos solo la fachada…pese al NY Times) cada vez somos mas
    vulnerables en parte gracias a nosotros mismos.
    ¿O cree usted que es baladí que los ingenieros de caminos tengan
    ingenieros tecnicos de obras publicas y no ingenieros tecnicos de
    caminos?.

    Jose Maria Echarte Ramos

    junio 16, 2008 at 12:27

  10. A mi no me preocupa que los que no den calidad lo hagan a bajo precio. La gente que me contrata a mi busca que controle bien su obra y haga bien el proyecto. A mi me preocupa el saber que hay gente que da calidad a bajo precio. Que te hace una vivienda de diseño por 7000 € incluido proyecto, d.o. y seg y salud, con aparejador incluido. Y encima esos mismos te dicen que la cosas está muy mal.
    Hijos mios!!! si quereis vender marcas blancas ponedle un envase feo como mínimo. Que si el contenido es el mismo que el de la marca buena y el envase también como vamos a conseguir luego que otro pague un precio alto.
    Creo que desde los colegios se deberían dar cursos de economía. Deberían obligar a todos los arquitectos a leer unos cuentos libros de economía, aunque sean betsellers, como:
    EL ECONOMISTA CAMUFLADO
    FREAKCONOMICS
    LAS TRAMPAS DEL DESEO
    O INCLUSO LA SEMANA LABORAL DE 4 HORAS
    Y donde está el CSCAE que debiera estar haciendo cursos de cálculo de costes, fijación de precios, …
    Y ademas deberiamos estar elaborando estrategias de fijación de precios ancla, de mejora de la imagen de la profesión, ….
    Creo que nos miramos tanto el ombligo que hemos olvidado que estamos en una sociedad capitalista. Y esto no está reñido con la buena arquitectura quizá lo contrario.
    En otros ambitos el capitalismo ha traido mejores pcs, medicamentos, …
    Que ha pasado en nuestro sector? No sabemos movernos en este mundo de “libre” mercado

    Miguel

    junio 16, 2008 at 17:30

  11. Gran entrada esta, estoy totalmente de acuerdo con Jose María, y también con Miguel, es el gran problema que tenemos en nuestra profesión, y lo peor de todo es que los que más encargos tienen son los que menos se preocupan por estas cosas, a mi han llegado a decirme que si un estudio geotécnico está mucho mejor que otro, que es bueno saberlo pero que probablemente a la larga les costará más, así que mejor el que es más barato!! y lo dicen con toda la cara dura y falta de profesionalidad y de moralidad, es indignante, y esos son los que después quieren que les hagas el trabajo perfecto y correcto para poder dormir tranquilos, pero a su vez te aprietan para que te vendas a precio de saldo, cada uno a su escala no debe ceder!!! hay que acabar con estos Panchos Villa de Pacotilla!!!

    dziga vertov

    junio 26, 2008 at 11:46


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 339 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: