n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

Archive for octubre 2007

Un sitio en el mundo

with 5 comments

Siempre se ha dicho que “en España todo el mundo sabe de fútbol y política”. Quizás vaya siendo hora de devenir en unos Bill Gates del acerbo popular y actualizando tal dicho añadamos el apéndice: “y de arquitectura”. Los periódicos aparecen salpicados a diario de declaraciones de alcaldes doctos en materias de urbanismo “y arquitectura”. El efecto Guggenheim ha calado hondo en sus subconscientes y están dispuestos a empeñar sus arcas por poseer el edificio más moderno, el más impactante, el más “lo que sea” en su término municipal.

El edificio o conjunto de edificios, porque Villaconejos de Arriba ya tiene uno y nosotros no vamos a ser menos. Nosotros, dos. O una ciudad entera. Santiago de Compostela acogerá la “Ciudad de la Cultura”, Valencia la “Ciudad de las Artes y las Ciencias”, Barcelona lo hizo con el “Forum de las Culturas”… Cuando ya no queden motivos para levantar este tipo de ciudades, se empezará a vislumbrar otro horizonte.


El actual es desesperanzador. De los concursos de arquitectura se ha pasado a los “concursos sorpresa”. Sin programa, –casi- sin límite de presupuesto y, por supuesto, por restringidísima invitación. Así calificaban la Junta de Andalucía y los empresarios turísticos de la Costa del Sol su expectación ante el lanzamiento de un concurso para el Plan Qualifica: “No sabemos qué nos van a presentar, sólo queremos que tenga un gran impacto para que la gente venga a verlo”. Da igual si es un evento o se materializa en algo más tangible. Málaga quiere un símbolo que catapulte su imagen en el mundo. Las incidencias, que inevitablemente surgirán, se resolverán sobre la marcha.

El Ayuntamiento de Madrid lanzaba hace unas semanas un concurso para un mercado en Sanchinarro bajo la premisa de “queremos un ejemplo de arquitectura singular”. El alcalde de Alicante improvisaba en una rueda de prensa sobre la remodelación del estadio José Rico Pérez: unas torres de 120 metros por aquí, un hotel por allá, cuarto y mitad de comercios y un puñado de restaurantes… “Madrid y Valencia tienen sus torres y yo no me opongo”, oiga. De esos proyectos y sus resultados empezaremos a leer noticias en poco tiempo. Ahora son Valencia y Santiago el epicentro del histerismo de la política de inversiones.

La Ciudad de la Cultura (CdC) ha dado sobradas muestras de en qué puede desembocar un estudio económico improvisado a ritmo de muñeira. Improvisado por inexistente. Intentando solventar el inconveniente de que todos los años no pudieran ser jacobeos, Santiago de Compostela necesitaba otro reclamo turístico, y nada mejor que un macroproyecto de repercusión mundial para recuperar a los peregrinos perdidos. Manuel Fraga se preguntaba en Extremadura, en unos de los primeros mítines de la democracia, “para qué querían los extremeños una Universidad”. Tal vez si se hubiera parado a pensar que la tradición operística de Santiago debe andarle a la zaga a la de Angola, el desvío presupuestario de la CdC no hubiera llegado al 300%, y los presupuestos gallegos destinados cultura y deporte (184 millones de €) no se verían comprometidos en casi un 30% anualmente sólo para su mantenimiento (casi 55 millones de €). Pero todo era para mayor loa del que manejaba la caja y “lo del presupuesto”, era un puro trámite administrativo.

Por otra parte, la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA)  acumula ya un desfase del 260%, y numerosas críticas en lo referente a su funcionalidad –aunque eso sea harina de otro costal-. En los más de 220 millones “distraídos” no está incluida la cimentación que llegó a ejecutarse para una propuesta anterior y que fue desechada. Una cifra –la de la cimentación- de la que todo el mundo conoce su existencia pero nadie su cuantía. Pero todo es poco cuando “se trata de dignificar la ordinariez de la periferia, para hacer soñar a la gente que vive en sitios mejores”. (palabras de Santiago Calatrava en El País). Efectivamente, entre tener una vivienda de 90 metros cuadrados o un zulo con vistas al Palau, es mucho más edificante lo segundo. Y tal vez por eso, para seguir haciendo de los valencianos los españoles con las periferias más dignas, la alcaldesa solicita este año, además de los 409 millones de euros que le corresponden en materia de inversión, otros 866,9 más en concepto de “valencianía”. Recuerda a aquella canción de “españolear” pero en versión autonómica.


Pero, ¿esto es hacer ciudad?
Juan Bollaín, arquitecto y cineasta, fantaseaba críticamente en el corto “Sevilla 2030″ con el nombramiento de la capital andaluza como “Ciudad del Hombre y Primer Modelo Mundial de Ciudad” por parte de Luanda. Sevilla ha hecho del turismo su principal fuente de ingresos, y las primeras imágenes muestran una ciudad copada de iconos arquitectónicos: una copia de la Torre Eiffel, otra del Taj Mahal… Con ironía desmedida intenta explicar qué significa hacer ciudad. Y hacer ciudad es más que coleccionar hitos o, abundando en la idea, tiene poco que ver con ello. “Oiga, tenemos Isozakis, Calatravas, Legorretas… y todo incluido en un solo billete de avión”. El mismo Gehry, al ver su Guggy rodeado de otros tantos iconos del star-system comenta con sorna: “somos amigos, somos compañeros y a ninguno nos gusta la obra de los demás.”

Poco importa el batiburrillo final si a quien paga los honorarios le salen las cuentas en concepto de visitas recibidas. Poco importa que el perfil de las ciudades españolas –y mundiales- se unifiquen hasta el punto de convertirse en idénticas. Poco importa que el presupuesto engorde siguiendo una función exponencial. La Administración Pública, esa que “somos todos”, maquillará las sonrojantes cifras desviadas como acostumbra: acorralará al arquitecto y a la dirección técnica y después empezará a repetir el mantra de las indefiniciones técnicas ad infinitum, hasta que el oído del contribuyente sólo sea capaz de recordar: “es que al arquitecto se le fue de las manos, es que el arquitecto no tenía ni idea, es que… es que…”. Pero se nos olvida que esas indefiniciones técnicas no eran importantes cuando sólo había prisas para conseguir el tan ansiado impacto, y además, los políticos nunca tienen responsabilidades en materia de arquitectura.

Conseguir un sitio en el mundo -en las revistas de viajes al fin y al cabo- es muy caro, sobre todo para los ciudadanos de a pie, que pierden miles de millones de euros susceptibles de ser utilizados en, pongamos por ejemplo ¿vivienda protegida?, ¿sanidad?, ¿una oferta cultural aceptable sin tener que desplazarse a otra ciudad?, por un deseo incontrolable de proyección internacional y exaltación del propio ego del que encarga que, en algunos casos, no acaba respondiendo a las expectativas creadas. El traje nuevo del emperador encandila y ciega a partes iguales y reduce la sostenibilidad de la arquitectura al interior de los despachos de los ayuntamientos. El único sitio donde parece que siempre cuadran las cuentas.

Ah, ¡y tonto el último!.

Written by María

octubre 31, 2007 at 9:18

Publicado en General

Halagadores y agoreros

with one comment

Mientras los lugareños miramos con nuestra consustancial desconfianza el avance del Pabellón Puente sobre el río, esperando que una volada de cierzo se lleve el armatoste por delante, sigue la optimista procesión de ministros por los esqueletos de la Expo, [...] (y nosotros nos quejábamos de las dolinas, cuando somos gente privilegiada frente a los sufridos catalanes).

Todo son halagos para la muestra que la propaganda oficial ya ha instalado en nuestras vidas.

Lo que no mencionan Solbes y Cía es el agujero económico (más agujeros) que dejará el evento en el bolsillo común de los zaragozanos ( y si no, al tiempo) ni las consecuencias medioambientales de la ¿sostenible? cita.

¡Bah!, cuentos de los agoreros de siempre, de los depresivos que renunciamos a un Aragón en la cima del mundo mundial.

Los que queremos que se caiga la obra de la genial Zaha Hadid (la arquitecta del Pabellón Puente), cuyo arte, lo juro, reverencio y admiro con pasión. Aunque cabría recordar, como me dijo un día el propio alcalde Belloch: «esta mujer ha diseñado edificios que no se han podido concluir». Para echarse a temblar.

Joaquín Berdún

Written by María

octubre 30, 2007 at 12:47

Pablo de Médici

with 2 comments

Hace unos años Pablo Escobar -el
conocido narcotraficante colombiano- decidió adquirir una gran
extensión de terreno en el cerro del Envigado cercano a su ciudad
natal: Medellín (sitio donde acabó construyéndose la Cárcel de Máxima
Seguridad en la que tiempo después estuvo preso y luego huyó con un
nutrido grupo de reclusos). Escobar
buscaba promover su imagen como culta y respetable, construyendo y
donando a la ciudad un gran centro cultural, con universidades,
bibliotecas, teatros, museos, etc. Para lograrlo decidió acudir a uno
de los arquitectos más notables y reconocidos del país: Rogelio Salmona.

Inicialmente
la propuesta fue presentada por un grupo de abogados norteamericanos,
pero la magnitud del proyecto generaba suspicacias y resultó claro
quién estaba detrás del proyecto. Aceptar, significaba aceptar
asociar de por vida su nombre –y su persona- al narcotráfico. Negarse,
implicaba exponerse a una previsible reacción del capo. Ante el grave
dilema, el arquitecto se decidió: no acepto porque éticamente estoy en
desacuerdo con el origen del capital. Poco después una hermana de
Escobar insistió de su parte sobre el significado social y los valores
culturales que la obra aportaría a la comunidad.

Pablo le concedía quince días para reconsiderarlo. La tentación no logró vencerlo y, al cumplirse el plazo, Salmona reiteró su posición y su negativa. Ante
esta decisión, la hermana indicó que deseaba transmitirle un recado de
Pablo:

- Mi hermano está seguro de que en sus viajes usted ha estado en la
ciudad de Florencia ¿verdad?
- Desde luego.
- Y presume que usted admira
mucho esa ciudad…
- Sin duda.
- Por eso a Pablo le intriga su actitud y
le interesa saber ¿qué piensa usted que hubiera sido de la ciudad de
Florencia y del Renacimiento Italiano si Miguel Angel -por razones
éticas- se hubiera negado a trabajar para la familia Médici? ¿usted cree que los Médici fueron mucho mejores que nosotros?

Visto en 1.618

Written by María

octubre 27, 2007 at 23:52

Publicado en leyendas urbanas

La carta del Ebro

with 4 comments

Un
grupo de arquitectos ha presentado este viernes en
Zaragoza el
manifiesto "Carta del Ebro", que bajo el subtítulo "Por una
arquitectura sostenible y solidaria" hace un alegato por la
responsabilidad de los profesionales de la arquitectura con las
cuestiones medioambientales. Este documento es una continuación del
"Manifiesto-Compromiso de Montjuic", en el que se alegaba por la
responsabilidad social de los arquitectos y su compromiso social. En
este segundo documento el tema central es la sostenibilidad y la
responsabilidad con el medioambiente.

El documento ha sido presentado en el Centro de Visitantes de Expo
Zaragoza 2008, con motivo de la visita profesional que arquitectos de
todo el país realizan estos días a las obras del meandro de Ranillas.

El documento ha sido coordinado por el arquitecto zaragozano Carlos
Labarta, quien lo ha presentado junto a uno de sus redactores, Félix
Arranz. Los otros redactores del documento han sido Víctor Pérez
Escolano, Ramón Fernández Alonso, Basilio Tobías, Rafael de La-Hoz y
Ramón Sanabria.

Además de los redactores, el manifiesto lo subscriben otros 26
arquitectos, entre los que se encuentran algunos responsables de
instalaciones de Expo Zaragoza 2008, como son Iñaki Alday y Margarita
Jover, que han trabajado en el Parque Metropolitano del Agua, Enrique
Sobejano y Fuensanta Nieto, autores del Auditorio y Palacio de
Congresos, o Patxi Salgado, arquitecto del Pabellón España.

"La arquitectura digna se debe a la sociedad a la que sirve,
proporcionando el marco de encuentro armónico entre la persona y su
medio, ya sea físico o social"
, dice el documento en su primer párrafo.
En la carta se reivindica que la arquitectura tiene ante todo una
"función social frente a otro tipo de consideración", y que en ella
debe primar también "la belleza como expresión formal de su coherencia
y equilibrio"
. Más adelante indica que se debe abogar por una
arquitectura que "establezca un dialogo amable con el medio físico en
el que se inserta"
.

Esto se realiza con construcciones que aspiren a conseguir "el máximo
rendimiento con los mínimos recursos"
, con la utilización de energía
renovables, o con el diseño bioclimático de los edificios. Para los
profesionales que subscriben este documento, la arquitectura es una
materia que siempre ha sabido adaptarse a las nuevas necesidades que le
ha exigido su tiempo, y la adaptación actual pasa por un urbanismo
eficiente energéticamente.

Written by María

octubre 26, 2007 at 23:41

Publicado en profesión

Premio FAD al equilibrio

leave a comment »

Antequera_2

(Foto Jesus Noe Nogueira)

La sede judicial de
Antequera (Málaga), obra de Ignacio Laguillo Díaz y Harald Schönegger,
ha ganado el Premio FAD 2007 de Arquitectura, que cada año distingue
obras realizadas en España y Portugal.

Antonio Cruz (miembro del jurado) ha destacado que se trata de una "arquitectura con una consistencia y coherencia interna
admirable, que en ningún caso pretende la condición de icono".

Written by María

octubre 26, 2007 at 14:16

Publicado en General

Se busca trabajo en mercadillo medieval

leave a comment »

La leve desaceleración del mercado de la vivienda esta arrastrando a
otras actividades que en los últimos años han crecido a la sombra del
boom inmobiliario. Es el caso de lo estudios de arquitectura, que desde
hace algunos meses viven las vacas flacas de un negocio que en las
últimas fechas había tenido un gran crecimiento.

La especial idiosincrasia de los arquitectos ha dado lugar a un colectivo
donde "abundan los trabajadores autónomos dependientes de un despacho y
los falsos autónomos que trabajan de una forma pseudoirregular", ha
indicado una fuente del sector. Antonio Garde, de la
federación de construcción del sindicato CCOO, explica que el sector de
los arquitectos es un sector peculiar donde predominan los despachos
profesionales que son realmente difíciles de controlar ya que con las
vacas gordas han estado bastante distanciados de los sindicatos.

Written by María

octubre 26, 2007 at 9:47

Publicado en profesión

Alicante también puede

with 4 comments

El alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, dijo ayer que habría estudiar
las propuestas para remodelar el estadio José Rico Pérez que incluyen
torres de grandes dimensiones, de hasta 120 metros de altura.

El primer
edil dijo que «ciudades como Madrid y Valencia tienen sus torres y yo
no me opongo
, creo que Alicante también puede tenerlas, y de hecho
están previstos dos grandes edificios en los terrenos liberados del
soterramiento».

Reconoció no haber visto aún los tres proyectos
presentados para la remodelación del campo del Hércules y fue a
preguntas de los periodistas cuando esbozó algunas ideas. Dijo que «se
vayan olvidando si hay que hacer una recalificación para uso
residencial (viviendas)», aunque dejó la puerta abierta si el destino
de los terrenos colindantes es terciario, es decir, para restaurantes,
comercios y un hotel, por ejemplo. «Habrá que estudiarlo porque no es
lo mismo 200 pequeñas tiendas que una gran superficie», dijo. Además,
añadió que «habría que hablarlo antes con las asociaciones de
comerciantes de la zona».

Written by María

octubre 24, 2007 at 13:12

Publicado en alicante, españa, estadios

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 346 seguidores